fbpx Mujeres de la Contraofensiva: entrevista con Susana Brardinelli | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Dossier //// 26.07.2021
Mujeres de la Contraofensiva: entrevista con Susana Brardinelli

Hoy Presidenta del Consejo Escolar de Quilmes, ayer militante montonera, Susana nos cuenta sobre aquellos años de dictadura y exilio en los que formó parte de la Contraofensiva montonera

Por Paula Viafora | Foto: Gustavo Molfino

Llega sobre la hora de la entrevista. En su rol de presidenta del Consejo escolar de Quilmes nos cuenta que tuvo una ardua jornada peleando con las empresas proveedoras de gas de su distrito. Es junio y las clases están comenzando, después del cierre al que habían obligado los números de la pandemia a mediados de abril, y la necesidad del gas en las escuelas es imperiosa. Cálida y conversadora, Susana Brardinelli enseguida comienza a hablar de la sentencia de la Contraofensiva, dada a conocer unos días antes. Todavía no se apagan los ecos y las repercusiones, ni su sorpresa por el fallo que le trae una mezcla de alegría y nostalgia, pensando con cuántos compañeros fueron partiendo en el camino.

Empezamos a reunirnos impulsados por los jóvenes (hijos de los participantes de la Contraofensiva, entre los que está su hija Virginia Croatto, autora y directora del documental “La Guardería”). De a poco se fueron sumando más compañeros. Los jóvenes armaron grupos de investigación, buscaron en lugares increíbles, sótanos abandonados de diarios, elementos para aportar a la instrucción de la causa. A eso hay que sumarle el compromiso y enorme entrega de nuestro abogado: Pablo Llonto. Hace dos semanas llegó el momento tan esperado de la sentencia, ejemplar para mi: cárcel común, si la salud de los condenados lo permite, es decir van a poder ejercer derechos que no tuvieron nuestros compañeros, pero no nos oponemos a eso. También serán degradados y revisados sus ingresos económicos. Estas personas eran miembros del aparato de inteligencia del ejército. Después de haber subvertido el orden constitucional de un modo tan sangriento y genocida como quedó demostrado, deben hacerse cargo. De más está decir que hasta ahora no se han hecho cargo de nada", contó en diálogo con AGENCIA PACO URONDO.

Su relato sigue: "En cambio nosotros nos hicimos cargo de la historia al aportar más de 250 testimonios, construyendo lazos entre situaciones difíciles, se reviven las pérdidas, los malos momentos, los compañeros que se fueron muriendo en estos años...y ellos ni siquiera se hacen cargo del del derecho de los familiares a saber dónde están los restos de nuestros compañeros. Por suerte, yo tengo la tranquilidad con respecto a  Armando (Armando Croatto, su esposo activo militante asesinado en 1979). Fue llevado muerto a Campo de Mayo después de una cita resultó una encerrona. De todo el grupo hay 3 muertos ( se los diferencia así porque se recuperaron sus cuerpos) y los demás están desaparecidos. También hay hijos y nietos recuperados. Por eso decimos que Contraofensiva fue una síntesis de lo que pasó durante esos años. La decisión de cada compañero de volver fue voluntaria. Lo discutimos, lo charlamos, organizamos como venía cada uno y con qué obligaciones. sabíamos que acá había una dictadura y lo que estaban haciendo con los que caían. Nadie vino sin saber lo que podría pasar, si compartimos el convencimiento de que era lo que teníamos que hacer”.

La charla no se detiene, Susana habla convencida: "Al volver con la Contraofensiva nos pudimos establecernos en zona sur porque Armando era muy conocido. Nos fuimos a zona oeste y trabaje con otro nombre como aparadora de calzado y también en una curtiembre de pieles finas, también milité desde la clandestinidad

Preguntada por APU sobre sus comienzos en la organización dice: “Yo militaba desde antes de conocer a Armando. Él era diputado por la Tendencia y el 1973 “le renuncia” a Peron junto a otros ocho compañeros presidente porque no querían apoyar la reforma del Código Penal ya que establecía una serie de figuras muy represivas, intolerables. Después de su renuncia nos fuimos a Córdoba y ahí nacieron mis hijos Pasamos a la clandestinidad rotunda con el golpe y vivimos en distintas ciudades."

Por último, llega el momento del exilio: “Depues del asesinato de Armando viajo a Madrid. Una vez allí desde la conducción de Montoneros me consultaron sobre mis intenciones. Yo dije, a la Argentina sola no vuelvo, pero quiero seguir luchando contra la dictadura. Un tiempo trabajé en la Casa Peronista Montonera de Madrid, siempre vinculada a lo sindical, haciendo informes. Yo soy maestra y psicóloga. No mucho tiempo después, en 1980, me propusieron ir a Cuba, por un año aproximadamente, a trabajar en la Guardería: me dieron una semana para pensarlo. Era una buena opción, ya que eso me iba  a permitir seguir estando con mis hijos que ya habían perdido a su padre. Acepté y ese año se transformó en cuatro. Llegamos y tuvimos un tiempo de instrucción antes de hacernos cargo. Teníamos la responsabilidad de cuidar y educar a los hijos de nuestros compañeros. Sabíamos lo que pasaba con los hijos de los militantes en Argentina, hasta donde llegaba el horror. No éramos maestros. Éramos “las tías” y “los tíos”. Los chicos asistian al jardín o escuela primaria, bien atendidos y cuidados por la tropas cubanas. Los criamos en un ambiente cálido de muchísima contención.Fueron años en los que aprendimos y nos enriquecimos mucho, ser los tíos de este grupo fue una experiencia muy fuerte en mi vida” Ante nuestra pregunta sobre el número de niños y niñas que pasaron por la Guardería, Susana agrega: “ En el momento de mayor cantidad hubo 31, desde bebés hasta adolescentes. Si sus padres sobrevivían los venían a buscar, sino se les avisaba a los abuelos y venían ellos, con enormes dificultades para regresar al país en forma clandestina”.

En 1983 fue la encargada de cerrar la puerta de la Guardería para siempre y regresó a la Argentina. Volvió a inscribirse en la docencia y retomó su trabajo de maestra, continuando su militancia en el SUTEBA.

Justicia

APU: ¿Sienten que la sentencia hizo justicia?

SUSANA: Si. Los más jóvenes pudieron recuperar la historia de sus padres. Creo que quedó demostrado que las respuestas a la Contraofensiva estaban en sintonía con lo que estaba pasando en el país. Además es importante la enorme difusión de la sentencia, cuyos fundamentos conoceremos en agosto.

APU: De poder volver el tiempo atrás ¿hoy tomarias nuevamente la decisión de integrar la Contraofensiva?

SUSANA: Si bien es contrafáctico, yo tomo la decisión todos los días, en la medida en que a mi edad, jubilada de la docencia, y nada más que por la jubilación, acepte una candidatura y un cargo para segur construyendo un país mejor.

Después de la charla con Susana, de este mini viaje por su vida que parece haber durado mucho años más que los reales nos queda la idea que ella, su familia, sus compañeros, son personas “especiales” y por eso lograron y siguen logrando tantas cosas que van quedando en la historia y de las que, sin duda, se hacen cargo a cada paso.