fbpx Fundación Eva Perón, memoria viva | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Dossier //// 21.10.2021
Fundación Eva Perón, memoria viva

Elisa Alioni y Fabiana Montenegro visitaron el Museo Evita donde funcionó el Hogar de tránsito Nº2. La llamada “Casa Carabassa”, sede del Instituto y Museo –ubicada en Lafinur 2988- alberga en sus fachadas y en su interior el recuerdo de la obra realizada por Evita. 

Por Elisa Alioni y Fabiana Montenegro 

Enclavado en una de las zonas más paquetas de Buenos Aires, se encuentra el edificio  donde funcionó el Hogar de tránsito Nº2. El edificio, declarado monumento histórico nacional, fue intervenido en 1923 por el arquitecto Estanislao Pirovano, con el estilo neocolonial de principios de siglo XX. Fue pensado como una vivienda unifamiliar, hasta que el Hada buena llegó.

Fundación Eva Perón. 
Era costumbre que las primeras damas participaran de la “asistencia social”, a través de las Sociedades de beneficencia. Sin embargo, las damas que la integraban no vieron con buenos ojos darle ese lugar a Evita. El desaire tuvo consecuencias impensadas para ellas: Evita no solo las eliminó y destruyó la sociedad sino que además creó su propia institución.

Dijo Evita: “No es filantropía, ni es caridad, ni es limosna, ni es solidaridad social, ni es beneficencia. Ni siquiera es ayuda social, aunque, por darle un nombre aproximado, yo le he puesto ese. Para mí es estrictamente justicia. (…) Porque la limosna para mí fue siempre un placer de los ricos: el placer desalmado de excitar el deseo de los pobres sin dejarlo nunca satisfecho. Y para eso, para que la limosna fuese aún más miserable y más cruel, inventaron la beneficencia y así añadieron al placer perverso de la limosna el placer de divertirse alegremente con el pretexto del hambre de los pobres. La limosna y la beneficencia son para mí ostentación de riqueza y de poder para humillar a los humildes.”