fbpx Los organismos de derechos humanos repudiaron el otorgamiento de la prisión domiciliaria a Etchecolatz | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
DDHH //// 27.09.2020
Los organismos de derechos humanos repudiaron el otorgamiento de la prisión domiciliaria a Etchecolatz

Cuestionaron con firmeza "la decisión del Tribunal Oral Federal N° 6 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, integrado por la jueza Sabrina Namer y los jueces Guillermo Costabel y Rodrigo Gómez Uriburu, de otorgarle el beneficio del arresto domiciliario al genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz en el marco de la causa Puente 12".

El colectivo de organismos de derechos humanos rechazó la decisión de la Justicia Federal de otorgarle el beneficio de la prisión domiciliaria al represor Miguel Osvaldo Etchecolatz. De esta manera, el texto que lleva la firma de Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S, Capital en la Red Nacional de Argentina,  Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y Comisión Memoria, Verdad y Justicia, entre otros organismos, repudió “la decisión del Tribunal Oral Federal N° 6 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, integrado por la jueza Sabrina Namer y los jueces Guillermo Costabel y Rodrigo Gómez Uriburu, de otorgarle el beneficio del arresto domiciliario al genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz en el marco de la causa ´Puente 12´, en la que fue condenado en 2018 a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad”.

“Si bien por ahora el beneficio no se hará efectivo por la existencia de otras causas judiciales en las que no lo obtuvo, en caso de hacerlo, el genocida Etchecolatz volvería a la casa de Mar del Plata, donde ya tuvo domiciliaria y fue repudiado por el colectivo de Vecinos sin genocidas y los Organismos de Derechos Humanos”, detallaron los organismos.

Además, contextualizaron: “La decisión judicial que aquí cuestionamos se da a 44 años de “La Noche de los Lápices”, tras más de 40 años de pactos de silencio que nos impiden saber dónde están los cuerpos de las y los 30.000 detenidos-desaparecidos y las y los jóvenes que siguen aún sin conocer su identidad, y a 14 años de la segunda desaparición de Jorge Julio López. El único lugar para los genocidas es la cárcel común”.