fbpx Un cine hacia el socialismo: imágenes del PRT ERP
Cultura //// 10.10.2016
Un cine hacia el socialismo: imágenes del PRT ERP

Entrevista al Grupo Revbelando Imágenes, que acaba de editar un libro que analiza la producción cinematográfica desde y sobre una de las experiencias político-militares más importantes del continente. “Raymundo Gleyzer fue una figura central dentro del cine de su época, un artista comprometido con una gran visión de las posibilidades que brindaba el medio”.

APU: ¿Cómo surge el libro Un cine hacia el socialismo. Imágenes del PRT ERP?
Grupo Revbelando Imágenes:  Es este el cuarto libro de una serie producida por Revbelando Imágenes y la revista digital Tierra en Trance. Reflexiones sobre cine latinoamericano. Estos trabajos son el resultado de una década de existencia de este grupo de acción, reflexión e investigación autogestiva; que a su vez convoca a otros investigadores, docentes, periodistas, realizadores y militantes a participar de sus producciones con dossiers especiales, programas de radio, proyecciones en diversos ámbitos y seminarios. Un cine hacia el socialismo fue uno de esos dossiers, publicado primero en la web. Consideramos que la materialidad del papel nos permite otro tipo de circulación, de encuentros y discusiones, y por eso decidimos su edición en formato libro. Tal vez tardamos más de lo previsto (por nosotros mismos) en conseguir la publicación, pero esto tiene que ver también con nuestra forma de trabajo que, al menos hasta ahora, se da por fuera de las instituciones y subsidios que se manejan en el rubro. En ese sentido, como forma de financiamiento, lanzamos un sistema de pre-venta que nos ayudó a juntar el dinero suficiente para el impulso final.
APU: ¿Por qué abordar hoy la producción cinematográfica del PRT ERP?
GRI: Cuándo nos remontamos hacia las raíces del cine político argentino, cuándo indagamos en los referentes de los realizadores audiovisuales contemporáneos que entienden la imagen y el sonido como expresión artística y profesional, pero también como herramienta discursiva para la difusión de ideas y problemáticas actuales, nos encontramos con los grupos fundantes del cine militante de los años setenta: Cine de la Base y Cine Liberación. Nos parece que analizar y compilar el trabajo cinematográfico de un partido político de izquierda, así como también las revisiones históricas de ese partido que se dan en los últimos años, aporta a la historización de las luchas populares en nuestro continente.
APU: ¿Cómo analiza esa herencia? ¿Quienes la recuperan hoy?
GRI: La herencia es difusa, tal vez rizomática, porque no existe un partido con las características del PRT-ERP en la actualidad. Hoy el trabajo de Cine de la Base, así como la figura de Raymundo Gleyzer, principal referente del grupo, es recuperada por diversos sectores, por grupos de cine y artistas individuales, por sectores políticos y también por instituciones cinematográficas y escuelas de cine. También hay algo de clima de época en todo esto, en especial a partir del 2001 con la recuperación política de esta parte de nuestra historia, pero también está la materialidad profunda de esa ideología encarnada en los realizadores que siguen esos ejemplos en diferentes contextos.
APU: ¿Cuál es la actualidad del cine militante en el país?GRI: El cine militante que ha resurgido al calor del estallido de diciembre de 2001 ha vivido grandes cambios en estos 15 años. Creemos básicamente por dos cuestiones. Por un lado debido a cierta institucionalización de algunos grupos,  sumado a la profesionalización y las subjetividades personales de sus integrantes. Por otro lado por las modificaciones en el accionar que producen las nuevas tecnologías, las posibilidades de los relatos transmediáticos, la difusión por internet, la facilidad de filmar y difundir al instante con cualquier dispositivo móvil, que convierten a cualquier espectador en posible productor.
APU: ¿Cómo se recupera la figura de Raymundo Gleyzer, a 40 años de su desaparición?
GRI: En este caso en particular, con este libro, nosotros la recuperamos desde su accionar grupal, militante y partidario dentro de Cine de la Base, ya que no tomamos sus trabajos anteriores para el análisis, como sí hacen otras publicaciones (El cine quema, Compañero Raymundo...). Para nosotros fue una figura central dentro del cine de su época, un artista comprometido con una gran visión de las posibilidades que brindaba el medio. Cada uno de sus relatos fílmicos da cuenta de esto, y nos parece incluso que reducir su memoria a la producción documental es un gran error, ya que fue el gran gestor de Los Traidores, una de las mejores películas del cine argentino, narrada en clave de ficción.
PRESENTACIÓNJueves 13 de octubre, 19 horas: Espacio Para la Memoria y la Promoción de los Derechos Humanos "Virrey Cevallos" (Virrey Cevallos 630, CABA).Entrada libre y gratuitaProyección en copia restaurada de "Me matan si no trabajo y si trabajo me matan" (Cine de la Base, 1974).