fbpx Tiempo, destino, amor: los discos solistas de Luca
Cultura //// 22.12.2012
Tiempo, destino, amor: los discos solistas de Luca

Un repaso por aquellas grabaciones menos escuchadas de Luca, que nos sirven para foguear el recuerdo y extrañarlo un poco menos.

Por Juan Ciucci l La aparición de SUMO continua siendo disruptiva en nuestra música popular, a pesar de la distancia y de la (irremediable) pequeña producción del grupo. Fueron 5 años de una plenitud musical inquietante. Una formación tan sólida, a pesar de los distintos nombres, con un sonido de una crudeza que aun cuesta localizar.
Ese límite comenzó a abrirse merced a las grabaciones encontradas que en formato pirata (aquella trilogía del ULTRA RARE TRACKS) ampliaban el universo sumiante, aunque con muy mala calidad de registro. Pero eran gemas preciadas, enfrentadas a la virtual desaparición que ha sufrido el material de la banda. Los GRANDES EXITOS o las OBRAS CUMBRES poco agregaron, y las reediciones de los discos esperan mejor suerte. Es interesante pensar la falta de apoyo por parte de la industria a la construcción del “mito SUMO”, para valorarlo como es debido. Sigue siendo una experiencia genuina y con visas de iniciación, inmiscuirse en las comarcas en donde Prodan reina.
El proceso exhumatorio comenzó en 1989 (el año esperado), con la edición de FIEBRE. Un puñado de canciones de lo que sería el sucesor de AFTER CHABON, más algunas versiones en vivo conformaban un disco extraño, casi ajeno. La imagen en tapa de Luca, terminaría convirtiéndose en un clásico de remeras. Brilla tu luz para mí, quizás la pieza más bella del disco, junto a la vibrante versión del clásico de los ´50, Fiebre. Cual objeto inacabado, producto de la conclusión del contrato con la discográfica, no llega tampoco a ser un disco en vivo, aunque nos ofrece cuatro versiones que permiten vislumbrar la potencia de esta aplanadora. Sin dudas, el grito iniciático de “¡Scotland!” en la voz del pelado en Crua–Chan, vale esta fallida placa. Y acentúa la falta de un verdadero disco en vivo de SUMO, algo a esta altura casi inexplicable.
{youtube width="500" height="350"}Ct6l5UXgo04{/youtube}
La mayor renovación fue provocada a partir de 1993 por Silly Records, el sello independiente de Las Pelotas. Ese año reditaron CORPIÑOS EN LA MADRUGADA, aquel primer trabajo independiente, casi inhallable. Por primera vez para los muchos pudo escucharse una grabación de la primera formación del grupo con Stephanie Nutal en batería y Alejandro Sokol en bajo. Ese primer SUMO aparece en Warm Mist, la canción que mejor expresa los fantasmas que perseguían a Luca, y a toda una generación. Imposible no mencionar Teléfonos/White trash, o la imponente versión antológica de Fuck you, el más rabioso punk que hayan dado estas pampas.
{youtube width="500" height="350"}6mAO_u6InlI{/youtube}
Pero lo que en verdad resultó absolutamente novedoso fue TIME FATE LOVE, que en 1996 nos presentó a un Luca pelilargo en las sierras cordobesas, alejado de aquel estallido rocker, en versiones intimistas que lo posicionaban en la avant-garde del Siglo XXI. Cuando todos esos chicos novedosos pelaban guitarritas y cantaban casi susurrando, aparecían estas grabaciones encontradas de 1981, donde Prodan lo hacía sin poses ni caretas. Una autentica grabación lo-fi, merced a rudimentarias herramientas y una creatividad exultante. Brighton past es sin dudas una de las más bellas composiciones de Luca, junto con la aquí también presente Time Fate Love. La primer formación de Sumo aparece en Regtest y en la (mejor) versión de un clásico absoluto, Divided by joy, el único resquicio postpunk del disco.
{youtube width="500" height="350"}Q5tPVVAfeZk{/youtube}
Un año después publicaron PERDEDORES HERMOSOS, segundo grupo de grabaciones, dónde aparecían algunas realizadas en las sierras, y muchas otras del ´83 en su aterrizaje de Hurlingham. Un disco más rockero, ya cercano al Luca conocido, con versiones de Lou Reed (Billy), David Bowie (Soul love) y Jhon Martin (Solid Air). El tema con que dan nombre al disco se ubica dentro de lo mejor de su producción, y nos muestra otra faceta de la tribu que acompañó a Luca, y a la que él representó. Cada día es una gran canción de ese primer SUMO, compuesta junto con Arnedo, Sokol y Daffunchio. Reggae blues constituye un nuevo paso en el sendero que marcaría la línea del mejor reggae que se escuchó en estas tierras suramericanas. Esa es otra de las herencias del pelado, a veces desestimada por los cultores del género.
{youtube width="500" height="350"}fvLkmBYdLn0{/youtube}
Quizás aparezcan nuevas grabaciones, alguien con poder sobre los derechos comprenda la necesidad de un buen disco en vivo, o algún músico recuerde que posee un tema compartido y se digne a publicarlo. Sólo sabemos cuánto se lo extraña, la undécima vez que escuchamos Estallando desde el océano, No tan distintos, Percusion baby o El ojo blindado. A 25 años, nos sigue faltando, aunque no haya muerto.