fbpx “Lunáticos viajantes”: las aventuras de Los Redondos en tierras uruguayas | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 13.03.2022
“Lunáticos viajantes”: las aventuras de Los Redondos en tierras uruguayas

En diálogo con AGENCIA PACO URONDO, Jorge Costigliolo, periodista y escritor uruguayo, contó detalles del libro publicado en 2021 que recorre los conciertos que el grupo liderado por el Indio Solari y Skay Beilinson dio del otro lado del charco.

Por Mariano Nieva

Jorge Costigliolo es periodista y escritor. En comunicación telefónica con AGENCIA PACO URONDO compartió sensaciones de Lunáticos viajantes. Las increíbles andanzas de Los Redondos en Uruguay (2021), un trabajo donde narra cada una de las visitas de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota a tierras uruguayas. Se refirió a los shows que incluyeron la intimidad del pub La Skina hasta las multitudes en el Estadio Centenario, a la relación del Indio y Skay con la prensa local y a cómo se fue forjando esa relación intensa de la banda con el público charrúa, entre otros temas. “Creo que ese vínculo que tenemos los que vivimos de esta lado del charco con Los Redondos, tiene mucho que ver con lo parecidos que somos. Sobre todo, los porteños y los habitantes del conurbano bonaerense argentino con los montevideanos fundamentalmente”, afirmó.

AGENCIA PACO URONDO: ¿Cómo fue que tomaste la decisión de escribir Lunáticos viajantes. Las increíbles andanzas de Los Redondos en Uruguay?

Jorge Costigliolo: Cuando me hacen esta pregunta, siempre suelo responder que jamás se me hubiera ocurrido escribir sobre Los Redondos. Una porque sentía que ya estaba escrito absolutamente todo sobre la banda. Y otra, porque no soy un ricotero enfermo de esos que se conocen las letras y los acordes de todas las canciones de punta a punta. Por eso, lo primero que pensé ante la propuesta que me hicieron, fue: ¿desde qué lugar me paraba para hablar sobre ellos?

APU: ¿Quién fue el responsable de hacerte la propuesta entonces?

J.C.: Joaquín Otero, quien es mi editor en Penguin Uruguay, en 2020 me dijo: “Jorge, el año que viene se cumplen 20 años de los shows que dieron Los Redondos en Montevideo. ¿Qué te parece si hacemos algo?” Y si bien al principio acepté entusiasmado, después me cayó la ficha y dudé en si podría estar a la altura de escribir sobre una banda tan importante. Así que decidí reconstruir la historia del paso de Los Redonditos por Uruguay. Desde los primeros conciertos en el ‘89 hasta los del Estadio Centenario en 2001, donde hice que hablara otra gente, los que entendía eran los verdaderos protagonistas.

APU: ¿Cómo fue el trabajo de investigación y diagramación que terminó conformando el libro?

J.C.: Lo que hice fue empezar a buscar a las personas que de alguna manera la banda les cambió realmente la vida. Y que además, ese cambio que experimentaron al entrar en contacto con la obra redonda, los impulsó a generar algo. Entonces por ejemplo, busqué al jugador de fútbol recién retirado de la actividad profesional, Santiago “Bigote” López quien a la hora de firmar contrato con algún equipo tenía estipulado que si tocaban en su momento Los Redondos o luego el Indio o Skay en sus etapas solitas, no entrenaría, concentraría ni jugaría tampoco para poder asistir a sus recitales. Después, hablé con un pibe que tenía una banda tributo, con un profesor de filosofía que daba clases en la universidad con los temas de Patricio Rey y entrevisté además a la pareja conformada por Jorge Borelli y Raquel Viana que a finales del 2001 estrenaron una obra de teatro que se llamó Banderas en tu corazón.Y que estaba basada en los temas compuestos por Beilinson – Solari. Así que a partir de estos testimonios es que empecé a reconstruir la historia intentando que el libro tuviera un sentido local.

APU: ¿En cuánto tiempo lo tuviste listo?

J.C.: Siempre digo en broma que el libro me llevó más de 30 años terminarlo. Desde la época en que conocí a Los Redondos allá por el ‘87 hasta que puse el punto final en el texto. Pero en verdad lo escribí en cinco meses aproximadamente, porque aparte de las pocas fuentes que consulté, sabía que puertas tenía que golpear y cuáles no. Además, creo que Lunáticos viajantes tiene la extensión justa con sus poco más de 130 páginas.

Paisito redondo

APU: ¿Cuántas veces Los Redondos actuaron en Montevideo y cómo se empieza a dar ese vínculo tan fuerte de la banda con el Uruguay?

J. C.: En realidad fueron cuatro las visitas que incluyeron algunos shows grandes. Como las presentaciones en el Palacio Peñarol, un Teatro de Verano de donde se tomaron fragmentos que fueron incluidas en el único disco en vivo de Los Redondos En directo (1992) y los dos Estadios Centenario. Además, en las primeras tres oportunidades que vinieron hicieron tres recitales en La Skina, que era un pub donde entraban unas 150 personas a tope. Por otra parte, lo que me pareció interesante de esta etapa inicial es que aquí se empieza a construir esa familiaridad entre el grupo y el Uruguay. Porque para poner en contexto la historia, aún no había internet y encima la banda del Indio y Skay no pertenecían a ningún sello discográfico ni a una productora que tuviera sus conexiones en este lado del Rio de la Plata. Por lo tanto, como todo se originó muy a pulmón y de boca en boca, aparecieron un montón de personajes muy importantes como por ejemplo Aldo Silva, quien fuera mánager de grupos históricos del rock local como Los Estómagos y Los Buitres y que es el conductor del informativo central del canal 12. Una persona muy prestigiosa que fue uno de los responsables para que Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota actuaran en nuestro país.

APU: De todos modos también, creo que hay otro elemento que nos emparenta a uruguayos y argentinos que refuerza este lazo, y es la idiosincrasia. Nos parecemos demasiado.

J.C.: Estoy completamente de acuerdo con lo que decís. A lo que agregaría que por ejemplo, antes de la salida de Momo Sampler (2000) último trabajo de Patricio Rey, desde el titulo y el concepto mismo del álbum presentan un guiño al carnaval y a la murga tan característicos del Uruguay. Por otra parte, sé que el Indio en un par de entrevistas previas incluso a la edición del disco hablaba del Tablado del club Albatros, un espacio tradicional donde el cantante venia bastante seguido a desenchufarse y disfrutar del carnaval uruguayo. Pero sí, creo que ese vinculo que tenemos los que vivimos de esta lado del charco con la banda, tiene mucho que ver con lo parecidos que somos. Sobre todo, los porteños y los habitantes del conurbano bonaerense argentino con los montevideanos fundamentalmente.

APU: En Argentina se repite lamentablemente como una tragedia cultural, el cierre de espacios históricos del under donde dieron sus primeros pasos muchas bandas, entre ellas Los Redondos. Y en su lugar, se terminaron levantando edificios de departamentos o estacionamientos que condenaron a estos reductos al olvido. En este sentido, ¿que nos podés contar acerca de La Skina, el pub de Montevideo donde actuó Patricio Rey para un puñado de personas?

J. C.: Si bien vivo bastante cerca del lugar hace mucho tiempo que no paso por allí. Pero creo que donde estaba La Skina ahora hay un restaurante. Algo totalmente impersonal y que no significa nada con respecto a aquel pasado tan rico. Un boliche que por otra parte, estuvo inspirado en el Parakultural de Buenos Aires. Aquel sótano que estaba ubicado en la calle Venezuela del barrio de San Telmo. La Skina además, era el único pub que existía por aquellos años con esa onda en Montevideo. Hasta que ya entrados los ‘90 apareció Junta cadáveres y otros más, donde podías ir a tomar cervezas y escuchar alguna banda de rock en vivo.

Estadio Centenario. El templo de Momo

APU: Para los conciertos del Estadio Centenario de 2001 se dieron una serie de curiosidades con respecto a cómo Los Redonditos organizaban como producción independiente sus recitales. Y es que esa vez participaron del evento el diario de mayor tirada del Uruguay y la Municipalidad de Montevideo.

J.C.: En verdad todo fue muy extraño. Eran momentos en que Los Redondos venían con complicaciones para organizar sus shows en Buenos Aires. Recordemos que el último había sido un año atrás en la cancha de River Plate, que tuvo como saldo serios incidentes con muchos heridos y una persona fallecida. Por eso es que también, creo eligieron la opción montevideana para presentar Momo Sampler por considerarla la más segura y factible aunque tuvieran que resignar dinero y hacer concesiones. Y como el estadio Centenario tiene su propia logística y administración que incluye además a la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) , la Negra Poli como manager y apoderada de la banda, tuvo que aceptar hacer una coproducción junto a la intendencia de Montevideo y el periódico El Observador que hizo las veces de auspiciante.

APU: Mencionaste al diario El Observador como uno de los auspiciantes de los conciertos del Centenario. ¿Cómo era el trato con los medios de comunicación locales, ya que aquí en Argentina el Indio y compañía tuvieron a través de los años, una relación por momentos distante y conflictiva con el periodismo?

J.C.: Respondiendo a tu pregunta, yo no sé con certeza si fue un poco de condescendencia o si realmente había buena onda y respeto de Los Redondos para con los medios locales. Por ejemplo, hay una parte del libro donde Aldo Silva, ese prestigioso conductor de la TV local que te mencioné antes, cuenta cómo él había participado de la producción que hizo que Patricio Rey actuara en el Palacio Peñarol y en el Teatro de Verano. Le había organizado a la banda varios encuentros con la prensa a lo que los músicos se negaron de manera rotunda. Finalmente y luego de mucho trabajo pudo convencer al Indio y lo llevó a tres programas de radio. Recordemos que en aquel momento hacía un par de semanas que Solari se había peleado públicamente, utilizando palabras muy duras desde el escenario del estadio Obras Sanitarias, con el periodista argentino Carlos Polimeni. Pero sinceramente, nunca fueron demasiado esquivos con la prensa uruguaya lo que hizo que con el tiempo, dieran muchas entrevistas tanto radiales como escritas. Es más, incluso creo que Skay llegó a estar en algún programa televisivo.

APU: La otra cosa que sorprendió a todos los que participamos de aquellos shows en tierras uruguayas, fue ver sobre el escenario una banda soporte por jornada. Rompiendo con la tradición ricotera de “Solos y de noche”.

J.C.: Exactamente, y creo tener una respuesta para eso. Aquí en Uruguay, todo artista extranjero que actúe tiene que pagar un impuesto con parte de las regalías obtenidas de los shows a la Asociación General de Autores del Uruguay (AGADU). Pero, si se incluye en el espectáculo internacional un número local ese porcentaje impositivo baja considerablemente. Así que me parece que vino un poco por ese lado la invitación que Los Redondos le hicieron a Tribu Mandril y Zevelé, quienes hicieron de teloneros el domingo y el lunes respectivamente.

APU: ¿Cómo recordás la cobertura local que se hizo con respecto a “las bandas”, denominación que se utiliza para el público que acompaña a los Redonditos de Ricota, que viajó desde la Argentina?

J.C.: A partir de que Los Redondos se empiezan a hacer muy masivos y comienzan a salir más en las crónicas policiales que en las de cultura, por aquí pasaron casi inadvertidos. Solo se sabía que era un fenómeno de otro lado, por lo cual los medios locales no lo reflejaron. Quizás porque aquí, no existía una avidez de consumir amarillismo y hechos de violencia. Sin embargo, cuando se anunció que el grupo llegaba en 2001 para tocar en Montevideo, se activó una suerte de alerta que emanaron algunos medios de comunicación que veían siempre a los jóvenes como una amenaza de alterar la paz social. Después toda la fiesta de banderas, bombos y cánticos que desplegó la gente que llegó desde distintos puntos de Argentina sinceramente no asustó a nadie ni mucho menos fue mal recibido. Es más, el público se portó muy bien, te diría que mucho mejor que cuando se juega el clásico máximo del fútbol uruguayo entre Nacional y Peñarol.

APU: Te formulaba esta pregunta además, porque por un lado hacía relativamente poco que en algunos lugares de la provincia de Buenos Aires la banda había sufrido suspensiones y prohibiciones de sus shows, justamente por el miedo de las autoridades a que el público destroce todo a su paso; la más recordada se dio en 1997 en la localidad de Olavarría, cuando por primera vez Los Redondos se vieron obligados a dar una conferencia de prensa. Y por el otro, por los problemas que siempre hubo con la policía.

J.C.: Estoy convencido que el público local se portó bien porque sabía, con los antecedentes de Olavarría y Mar del Plata, que si se portaba mal se suspendía directamente el show o la banda no venía nunca más. Esto atravesado también por un contexto en donde se estaba pudriendo todo a nivel político y social en ambas orillas del Rio de la Plata. Sin embargo, para esa época la policía uruguaya había sacado un poco el pie del acelerador en cuanto a la represión en estos tipos de eventos. Muchos recordamos recitales de Los Ramones, Los Piojos o de nuestra Tabaré en donde sí hubo disturbios ocasionados por culpa de un feroz accionar policial. Y si bien por estos lugares no tenemos los gravísimos casos de gatillo fácil que existen en la Argentina a mano de los uniformados. Nosotros sufrimos acá un episodio en 1994 que se conoce como la Masacre del Filtro donde mataron a dos personas en una manifestación a favor de unos ciudadanos vascos que el gobierno iba a extraditar. Y como consecuencia de esto se prohibió la presentación en Montevideo de Negú Gorriak, una banda también de origen vasco, que estaba de visita en nuestro país porque se temía que ocurriera una batalla campal entra la policía y el público.

APU: Para finalizar, ¿tenés pensado una vez que las condiciones sanitarias lo permitan, hacer algún tipo de presentación en Buenos Aires de Lunáticos viajantes. Las increíbles andanzas de Los Redondos en Uruguay?

J.C.: La voluntad de ir para poder hacer una presentación del libro como corresponde está. Es más, me gustaría que sea en El Salón Pueyrredón porque es un lugar que me encanta y además con Batra el encargado del lugar, me une una amistad de muchos años.