fbpx Johann Scheerer: el productor detrás del nuevo sonido de Omar Rodríguez-López (ex The Mars Volta) | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 05.07.2020
Johann Scheerer: el productor detrás del nuevo sonido de Omar Rodríguez-López (ex The Mars Volta)

Entrevista exclusiva con Johann Scheerer, músico, ingeniero y productor alemán. Es el fundador de Clouds Hill Studio, un estudio ubicado en Hamburgo por el que pasaron bandas como Bosnian Rainbows, Peter Doherty, Faust y Gallon Drunk, entre otras.  

Por Rodrígo Lugones | Foto: Stefan Schmidt

 

En exclusiva, AGENCIA PACO URONDO conversó con Johann Scheerer, músico, ingeniero y productor alemán. Es el CEO de Clouds Hill Studio, el estudio ubicado en Hamburgo por el que pasaron bandas como Bosnian Rainbows, Peter Doherty, Faust y Gallon Drunk, entre otras. Además, es el lugar elegido por el multifacético artista puertorriqueño Omar Rodríguez-López (ex guitarrista de The Mars Volta) para realizar sus últimos trabajos. 

 

AGENCIA PACO URONDO: Comencemos por el principio, para que el público argentino pueda aprender un poco más sobre tu carrera y tus recientes proyectos. Contanos, por favor, un poco sobre tu carrera, con quién trabajaste, cuándo nació Clouds Hills Studio y dónde se encuentra.

Johann Scheerer: Comencé como músico cuando tenía 13 años. Firmé mi primer contrato importante a los 17 años con el sello discográfico Epic/Sony Music. Pero pronto me interesé por el lado tecnológico de las cosas. Cuando el sello nos dejó unos años más tarde, comencé a grabar mi banda en mi primer apartamento con un mini disco de 8 pistas. Eso fue cuando tenía 19 años.

Poco después construí mi primer estudio en dos contenedores de construcción que estaban uno encima del otro. Tenía una mesa de mezclas en vivo Soundcraft Spirit y una computadora con Cubase. El piso superior era la sala de control y el contenedor inferior era el estudio con 16 metros cuadrados. Era muy ruidoso porque estaba ubicado directamente al lado de un ferrocarril. Simultáneamente estaba trabajando en un estudio profesional como asistente. Debido a la experiencia con mi propia banda (Sony nos llevó a Nueva York para grabar nuestro disco debut), rápidamente me sentí cómodo en el gran estudio y comencé a trabajar de forma independiente y en mis propias producciones con amigos por la noche.

Después de un par de años fundé Clouds Hill Recordings. Eso fue hace 15 años. Siempre se suponía que era un estudio analógico. Tenía una máquina de cinta y una mesa Amek Mozart, pero pronto me di cuenta de que si quería dirigir un estudio de alquiler que pudiera competir con los estándares internacionales, tenía que conseguir una mejor mesa y trabajar duro. Eso es básicamente lo que hice en los primeros años.

APU: Quisiera saber cómo es que llega un artista oriundo de Puerto Rico, que luego vivió en Puebla y más tarde se mudó a los Estados Unidos, a conocerte y a grabar con vos. ¿Cómo y cuándo se conocen con Omar Rodríguez-López? Él te ha dado un rol muy importante, que no suele darle a cualquiera, ya que como sabemos le interesa ocuparse de cada detalle de sus producciones artísticas.

J.S.: Debido a mi conexión con la banda alemana de Krautrock Faust, me reuní rápidamente con artistas internacionales como James Johnston de Gallon Drunk y otros. Realmente disfruté trabajar con artistas que no fueran de Alemania. Nunca fui fanático del moderno "sonido alemán" en música alternativa o indie, si es que podemos decir que algo así existe.

Un par de años más tarde, creo que fue 2006, cuando Omar estaba de gira por el álbum Amputechture (de The Mars Volta) nos presentó un amigo en común y lo invité a Clouds Hill para tocar en un disco que estaba escribiendo y produciendo en ese momento. Omar sólo tenía un día libre, así que trabajamos muy rápido. Le pagué un taxi desde Berlín a Hamburgo, ida y vuelta.  Mirando hacia atrás, ese viaje en taxi súper caro fue una de las mejores inversiones de mi vida.

A partir de ese momento, colaboramos en muchos proyectos. Básicamente nunca nos detuvimos. Por supuesto, tuvimos algunos años en los que hablamos menos o incluso algunos en que no hablamos en absoluto durante 12 meses, pero uno de nosotros siempre regresaba con un nuevo proyecto.

Tocó un par de guitarras en los discos que hice, produje algunas de sus películas. Grabó bandas sonoras en Clouds Hill y actuó en el Festival de Clouds Hill un par de veces. Simplemente me llamaba y me preguntaba si podía vivir en nuestro departamento de artistas y ensayar para una próxima gira europea. Así es como los Bosnian Rainbows cobraron vida. Literalmente dentro de Clouds Hill. Esa es una de las razones por las que creo que me pidió que produjera el disco.

Más tarde regresó con At the Drive-In y produje su último EP Diamánte, y finalmente colaboramos en una sesión que luego se convertiría en The Clouds Hill Tapes Pt. I, II y III. Me encanta trabajar con Omar. Veamos qué sigue.

OMAR RODRÍGUEZ-LÓPEZ Y FAUST EN CLOUDS HILL:

APU: The Clouds Hill Tapes, Pt. 1 apareció en formato digital el 19 de junio, y es el primero de tres discos que irán saliendo este año y registrarán nuevas versiones de canciones que Rodríguez-López sacó en sus últimos trabajos solistas junto a Ipecac Recordings. Con la novedad de que son nuevas versiones (en este caso de los discos Roman Lips, Umbrella Mistres, Weekly Mansions, Killing Tingled Lifting Retreats, Arañas El La Sombra y Sworn Virgins), ¿Cuál fue la técnica de grabación, la banda tocó en vivo y luego se realizaron overdubs, o fue grabado cada instrumento por separado?

J.S.: Las técnicas de grabación fueron bastante diferentes. En Pt. I, lo que más hicieron fue tocar en vivo. La Pt. II es más como un atasco de dos instrumentos en combinación con algunas sobre-grabaciones de teclas y voces. Y la Pt. III vino como una preproducción de Marcel Rodríguez-López (hermano de Omar) donde yo agregué muchas cosas.

Estoy trabajando en un texto más largo sobre el lado tecnológico de las grabaciones que encontrarás en mi blog de producción (ver blog). Si están interesados, puede encontrar algunas ideas sobre la producción de At the Drive-In allí.

APU: Hay una gran cantidad de “arreglos para auriculares” en las canciones. ¿Cómo trabajan el espectro sonoro de los temas, teniendo en cuenta que están tan cargadas de capas, efectos y secuencias electrónicas o de sintetizadores? Imagino que mezclar algo así es complejo, ¿No?

J.S.: ¡Cada mezcla puede ser difícil! A veces, las voces y el piano solo pueden tomar días para mezclarse. El diablo definitivamente está en los detalles aquí. Una disposición transparente y reducida puede ser destruida por la reverberación incorrecta. Encontrar el sonido correcto puede llevar horas y días.

Es divertido, pero la imagen estéreo es realmente algo en lo que pienso primero. Como fanático de la música, me encanta escuchar con auriculares y me encanta el estéreo.

No soporto el audio envolvente o 3D. Escuchar en mono también puede ser muy agradable. Pero el estéreo es el verdadero negocio. Hay tanto que se puede hacer. Una excelente mezcla estéreo usa no solo los lados sino también “arriba y abajo”. Y no me estoy refiriendo a las frecuencias aquí. Si se hace bien, hay un lado superior e inferior izquierdo y derecho. Si se hace bien, nada es más emocionante. Se siente como agregar alas a la mezcla. Esas alas siempre necesitan un centro sólido, de lo contrario la mezcla se vendrá abajo. Como una mariposa se estrella cuando se rompe el centro.

Siempre tengo eso en mi cabeza mientras mezclo. Centro sólido, hermosas alas.

APU: ¿Recordás el set up que Omar usó para grabar estas sesiones? Me refiero a los pedales de guitarra, y la guitarra que utilizó (si no me equivoco una Ernie Ball Signature).

J.S.: Usó una guitarra Music Man / Ernie Ball Albert Lee Signature y un montón de pedales. Por lo general, configuramos dos o tres amplificadores diferentes en la misma habitación y los ponemos con un micrófono condensador. Luego agregamos micrófonos de sala. Nada demasiado elegante, supongo.

Esta vez sólo usé micrófonos de sala porque Omar quería que el disco no fuera sobre su guitarra. Se suponía que el sonido de la guitarra era más como un tipo de cosa atmosférica. Menos sonido de rock más sonido de sonido, jaja. Tan pocas bolas como sea posible, sabés a lo que me refiero. El disco tenía que ser todo sobre la voz.

Para los micrófonos de la sala, utilicé un Neumann USM 69 antiguo. Habrá más información sobre eso en un par de meses en mi blog de producción.

APU: Si bien las plataformas de streaming han posibilitado la llegada directa y rápida de la música a todas partes del mundo con un sólo click, a los amantes de la música nos faltan las clásicas fichas técnicas de los discos, donde podemos saber quién tocó en cada canción, quién grabó, mezcló y masterizó un disco. ¿Podrías contarnos cuál fue la formación de la banda con la que grabó Omar, y quiénes participaron, junto con vos, del proceso de grabación de éste material?

J.S.: La formación de la banda fue: Audrey Paris Johnson en la batería, Virginia García Alves en voz, Leo Genovese en teclados, Marcel Rodríguez-López en sintetizadores y programaciones, y Omar Rodríguez-López en guitarra.

Produje, grabé y mezclé los discos. Mi amigo Peter Schmidt mezcló la Pt. 3, y Linda Gerdes y Sebastian Muxfeldt también ayudaron a grabar las sesiones. Las 20 canciones fueron grabadas en 5 días. Como puedes imaginar, trabajamos básicamente todo el día.

APU: Trabajaste con Omar Rodríguez-López en el álbum de Bosnian Rainbows, una banda que podríamos llamar de Synth-Rock. Aquella banda surgió a partir de una redefinición artística de ORL, The Mars Volta se había separado, él renunció a ser “el dictador de la música” y se embarcó en proyectos de “democracia creativa”. Su sonido cambió junto con esa "redefinición". ¿Cómo fue trabajar en estas sesiones con Omar?

J.S.: No estoy seguro de todo ese discurso sobre el dictador vs. la democracia. Creo que fue algo que los medios hicieron más grande de lo que realmente fue. Sabés, nunca me di cuenta de ningún tipo de cambio forzado en la forma de trabajar de Omar. Debo admitir que no soy fanático de las decisiones democráticas en la producción musical. En cada sesión necesitás una mente fuerte. Un líder con una visión. Ese suele ser Omar en sus sesiones y no hay nada de malo en eso. En algún momento su decisión es que yo decida las cosas. Pero esa también es una decisión muy poderosa, si sabes a lo que me refiero. Darle el poder a otra persona requiere mucha fe. Construimos esa fe entre nosotros durante la última década y media.

Entonces: trabajar con Bosnian Rainbows fue divertido. Imagínense un par de personas siempre de muy buen humor, todos músicos notables y únicos pasando el rato. Y un tipo como yo que constantemente intenta que trabajen. En algún momento se levantarían, tomarían sus instrumentos y tocarían una o dos tomas. Justo en el clavo. Creo que hicimos el disco en tres días más o menos. Todo estaba en la cinta. No se encendió ninguna computadora durante la sesión. Incluso la reverberación y los retrasos se imprimieron en cinta antes de enviar las cintas a Baltimore, donde Matt Bittman las mezcló y las dominó en 1/4 de cinta.

APU: Hablando de Bosnian Rainbows, he visto el Live Sessions que ellos grabaron en Clouds Hills, una pieza musicalmente bellísima que también se destaca desde el punto de vista visual. La apuesta de Clouds Hills es integral. ¿Cómo puede el público argentino llegar a ese contenido a través de internet? La cuarentena se presta para disfrutar de buena música...

J.S.: Algunos de ellos están disponibles en YouTube. Y todos están editados en vinilo. Cuando comenzamos, queríamos que fueran sólo ediciones de vinilo y colgar una canción en YouTube. Pero teniendo en cuenta que Clouds Hill Recordings celebra su 15 aniversario este año, como regalo, intentamos liberar tanto como podamos de esas sesiones "...en vivo en Clouds Hill" , digitalmente por primera vez. No siempre es fácil porque hay contratos involucrados. Pero estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo.

Sé que tenemos algunas personas en América del Sur que siguen las actividades de Clouds Hill y tal vez, después de la pandemia, ¿podremos establecer algo allí? Me encantaría organizar una sesión de grabación "In Exile" en Argentina, Chile, Brasil, Ecuador, Costa Rica, Puerto Rico. Solo decime a dónde ir y allí estaré . Si hay una charla tecnológica, llevame (se ríe). En serio: los latinoamericanos realmente lo entienden. Lo sé y no puedo esperar para hacer algo por "allá abajo".

BOSNIAN RAINBOWS LIVE AT CLOUDS HILL:

APU: Por lo que vi (en algunos videos de YouTube y también en redes sociales) Clouds Hills realiza un festival cada año, donde participan artistas como Omar Rodríguez-López, entre otros. Contanos un poco sobre eso.

J.S.: Comenzó como un festival organizado "solo por el estudio Clouds Hill". Más como una fiesta de clausura anual para mostrarle a la gente lo que sucedió durante el año en el estudio. Me gusta la idea de que el festival sea extremadamente diverso. En el primer festival tuvimos una banda de rock, mi antigua banda The Ape, tocando en un espacio triangular con el público en el medio, una mujer tocando canciones de la iglesia católica alemana del siglo XVII en un acordeón, y Faust y Omar Rodríguez-López improvisando una sesión de Krautrock en nuestra cocina. Ese está realmente en YouTube. Qué noche.

Se hizo más y más grande con los años. El año pasado presentamos Gone Is Gone y Teenage Fanclub. Es genial tener a las estrellas más grandes del mundo justo al lado de los recién llegados, todos actuando sin un escenario, en el piso de las salas de estudio. Todas las puertas están abiertas, la mitad de la audiencia lleva calcetines y nadie se roba nada, ni se rompe nada. Es un gran experimento de confianza y karma. Experimenté que especialmente los "grandes nombres" disfrutan del festival. Hace un par de años, una de esas bandas conocidas vino a mí después del festival y me dijo: "Gracias por recordarnos por qué estamos haciendo esto".

Festival Clouds Hills:

APU: Por último, Omar es un artista latinoamericano; en sus películas y en su obra musical ha tratado siempre de realizar colaboraciones con músicos de todas las nacionalidades, afro-descendientes, latinos, orientales, europeos. Realmente cree en el encuentro de las culturas y el respeto de las diferencias. Vi que vos también fomentás en tus redes sociales el apoyo a la búsqueda de justicia por el salvaje crimen racista contra George Floyd. ¿Querés comentarnos algo sobre esto a modo de cierre?

J.S.: Nací y crecí en un país que inició dos guerras mundiales y (casi "con éxito") intentó eliminar a la población judía. Asesinaron a millones de personas sólo por el color de su piel, su religión y / o porque vivían sus vidas como si quisieran vivir sin seguir la extraña idea de una "raza" superior. Como alemán, tengo la responsabilidad de cortar las cosas de raíz. Incluso, aunque yo no esté involucrado en crímenes racistas, sé que tengo que hacerlo. Pasar este estado de alerta a mis cuatro hijos. La prevención es complicada, podemos verla ahora luchando contra la pandemia, porque estamos luchando contra algo que es invisible la mayoría de las veces.

Cuando se trata de racismo, el problema a menudo es invisible para una gran parte de la población, pero es muy notable para la otra parte. Divide a la población. Es silencioso para la mitad, y extremadamente ruidosa para la otra. Ese contraste extremo hace que sea muy difícil para ambas partes.

Ahora sabemos que incluso la palabra "racismo" o "crimen racial" son términos inadecuados, ya que no hay razas, la raza humana es una, sin diferencias.

Pero desafortunadamente, también es un hecho que muchos de nosotros fuimos criados con la idea de que no somos iguales. Simplemente escuchen todo lo que dice Jane Elliott y obtendrán una idea bastante buena de lo que se trata todo esto.

Soy afortunado: soy un hombre, soy blanco y no soy parte de ninguna minoría desfavorecida, ¿quién soy yo para hablar o incluso dar una conferencia sobre estos temas? Lo único que puedo hacer es ser antirracista y vivir mi vida de manera antirracista.

La música es un lenguaje universal que me coloca en una posición aún más cómoda: puedo "hablar" con todos en este planeta a través de la música. Y puedo aprender y enseñar al mismo tiempo haciendo música. En un nivel superficial que es la comprensión internacional, ¿no te parece? O tal vez al menos es un buen punto de partida.

Escuchá The Clouds Hill Tapes, Pt. I, de Omar Rodríguez-López: