fbpx Daniel Santoro: “El peronismo es la respuesta para el futuro de la humanidad” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 26.07.2020
Daniel Santoro: “El peronismo es la respuesta para el futuro de la humanidad”

AGENCIA PACO URONDO conversó con el artista plástico Daniel Santoro sobre arte, militancia, Evita y la cosmogonía en la estética peronista expresada en su obra.

Por Inés Busquets | Foto cuadro: Daniel Santoro, "Colonia de vacaciones en Mina Clavero", 2009, óleo sobre tela, 140cm x 110cm.

Recorrer la obra de Santoro es adentrarse en un lenguaje único. Como el apotegma emblemático del peronismo, "la única verdad es la realidad", Santoro logra materializar el espíritu de un pueblo en su realidad más concreta: una trama de referencias complementarias y a la vez contradictorias. La creación del mito con la figura de Eva y la construcción de una metáfora onírica en un marco de sentido real.
Hay un universo. Una doctrina. Un movimiento. Una construcción colectiva. Una cosmogonía que trasciende el tiempo. Un mundo peronista que Daniel Santoro representa con su mirada y expresa con su pincel. Una ideología que gracias a él también se convirtió en una obra de arte.  

AGENCIA PACO URONDO: ¿Cómo fue tu formación entre el arte y la militancia peronista?

Daniel Santoro: Empecé con el arte desde muy chico. Hice la Escuela de Bellas Artes y junto con eso la militancia también. Esas dos cosas se cruzaban permanentemente y se solapaban también. Hasta que después del ´76 me refugié en la Escuela de Bellas Artes, fue más sistemático el aprendizaje y me pude dedicar plenamente, ya cuando la militancia pasó a un segundo plano. Por eso siempre van juntos mis dos intereses.

APU: ¿Cómo se dio la construcción de la estética peronista desde la identificación popular?

D.S.: Me centré en el tema ya de grande. En los noventa con Menem tenía muchas conversaciones, yo siempre fui anti menemista antes que nada y lo pensé siempre como una traición al peronismo, una traición interna y esas conversaciones las teníamos en los bares con muchos compañeros que se sentían defraudados con esa instancia. Ahí empecé a elaborar el Manual del niño peronista que es un manual  de uno o dos libros de apuntes con reflexiones gráficas sobre todo y eso es lo que me impulsó a empezar a abordar el tema desde el punto de vista de la pintura, del dibujo.

APU: Una resignificación del peronismo…

D.S.: Exacto un poco buscando eso. Al principio como una búsqueda arqueológica, mi primera muestra con el tema fue en el 2000, casi 2001, estaba De La Rúa todavía y se llamaba Un mundo peronista. Era como un descubrimiento, que había un mundo peronista, yo hacía de arqueólogo y lo que habían ahí eran muebles, cerámicas, libros, y lo demás eran mis pinturas. Fue una muestra que tuvo mucha repercusión y bueno ahí es donde me explayé sobre todo en temas que estaban desde hacía cinco o seis años antes en el Manual, que lo empecé a hacer en el ´96 más o menos y eso que estaba en los manuales se amplió y se pudo exponer en esa primera muestra, después sucedieron muchas otras.

APU: Si hablamos de una estética peronista, ¿cuáles serían los elementos más importantes en tu obra?

D:S.: El problema de qué es el peronismo es uno de los ejes, de la búsqueda conceptual, poner al peronismo como un mundo, como una especie de apuesta a la humanidad, como una novedad política que viene a poner una voz, dar una respuesta a los sufrimientos del hombre. Eso sería, la cuestión de humanizar el capital es un hecho muy clave en la propuesta del peronismo, la comunidad organizada es otra vía también. Son parámetros más allá de las tres banderas que rigen la acción del peronismo, el concepto mismo del peronismo.

APU: Como una identidad propia…

D.S.: No solo como una identidad propia sino hacia el mundo, como una respuesta al neoliberalismo, como una respuesta global, no solo a la Argentina. Yo creo que el peronismo es la respuesta para el futuro de la humanidad, me parece que es así. Los sucesos de Chile me dan la pauta de eso, los chilenos tienen esa angustia existencial, esas protestas en Chile tienen que ver con la falta de peronismo. Buscan algo que para nosotros se llama peronismo, cuando digo peronismo, digo cualquier cosa que tenga como parámetro poner en el centro al hombre y no al capital. Eso es la forma que encuentra el peronismo de expresarse y que acá se llama peronismo pero creo que es una apuesta universal, eso que el humanismo cristiano tiene también, por eso podemos decir que el  Papa, de algún modo, también es peronista, es peronista  en este sentido, no quiere decir que sea exactamente peronista.

APU: Cuando uno ve el universo peronista ve en su armado una cosmovisión religiosa o espiritual…

D.S.: Me gusta pensarlo así, la Trinidad como la tercera posición, las tres ramas del movimiento, el número tres es un emblema que pasa por la Cábala, pasa por el Taoísmo, todas las cosmogonías tienen la búsqueda del tres. Es el acuerdo entre el uno y el dos, es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Son las posiciones que tiene, entre el capitalismo y el comunismo estaría el peronismo, digamos, hay metáforas que a veces sirven como motor, no quiere decir que tengan una verdad revelada en sí misma, sino que son motores que incentivan incluso la búsqueda de una mitología, construir una mitología es también uno de los aspectos de mi obra que yo valoro.

APU: En este esquema ¿cómo definirías la figura de Evita?

D.S.: Es muy polisémica la figura de Eva Perón, a través de sus íconos ella se revela con una riqueza icónica muy fuerte, mucho más que incluso la de Perón, el ícono de Eva es trascendental, tal vez el único que se le puede comparar es el ícono del Che Guevara, trasciende a su propia ideología, a sus propias convicciones políticas, se convierte en algo de uso universal porque es un emblema que trasciende lo político y se convierte en una forma de vida, de héroes sociales, de héroes que por el sacrificio, por la capacidad de inmolarse en un cuerpo joven, todas condiciones que hacen a que se vuelvan invulnerables desde el punto de vista mítico. Eva tiene esa capacidad que solamente el Che Guevara logró en el siglo XX, ellos dos lograron esa posición, los demás han envejecido han quedado fuera de uso, pensemos en Mao, han quedado parcializados, en cambio ellos se universalizaron. Todo lo contrario, siguen creciendo incluso, se pueden reformular continuamente. Eva tiene esa capacidad, incluso las distintas lecturas desde  el hada buena, la benefactora, la madre cuidadosa, hasta la diosa destructora, como si fuera Kali capaz de amenazar con desmontar una ciudad, con hacer con las cenizas de los traidores cosas, cosas terribles, cosas crueles. Puede ser una mujer cruel o la mujer más adorable. Esa es la polisemia del ícono, esa capacidad tan extendida que es muy difícil de encontrar en otro lado. Eso tiene mucho que ver con la mitología universal, La mujer del látigo en su momento y el hada buena al mismo tiempo. Desde distintos ángulos el anti peronismo tiene también un trauma con Eva Perón y eso enriquece al ícono, lejos de dañarlo. Al contrario no hay nada que pueda dañar un ícono mitológico, es invulnerable, no se puede hacer nada por destruirlo entonces se crece, cuando intentan vulnerarlo le dan otra faceta más, crece más todavía, es como  un diamante que se le lustra otra fase más entonces da más brillo, eso es la posición de Eva Perón, que en la política es raro. En ninguna otra invención política en el mundo se ha generado eso, un ícono que se sale de la política y de pronto invade en lo social.

APU: Quería que los niños tuvieran las mismas posibilidades…

D.S.: Ella hablaba de reponer la justicia, no de caridad, no es simplemente justicia sino reponer la justicia al que le faltó todo debía tenerlo todo y tenerlo todo significa tener todo lo que tuvieron los chicos más ricos, de esa manera emparejaba ella,  creía realmente en la meritocracia  en el sentido de que vas a tener tus méritos porque saliste del mismo lugar de donde salieron todos, entonces eso si ahí está librado cada uno a su capacidad, pero el punto de partida es igual para todos es una especie de democratización increíble, intolerable desde el punto de vista del capitalismo como lo conocemos, por eso es tan traumática la acción de Eva Perón. Ella nunca creyó en la necesidad solamente sino que creyó en los deseos. Ella quería cubrir los deseos, por eso el roble de Eslavonia, las cortinas de voile suizo, la ropa de Gath y Chaves. La envidia es el otro elemento central que toma, la envidia es uno de los dramas sociales que desencadena la injusticia social, entonces cuando los ricos hablaban y todavía hoy lo dicen: los negros resentidos, cuando hablan de ese resentimiento lo dicen como un emblema que ellos llevan como una especie de logro, que han logrado que esos negros terminen siendo resentidos porque han envidiado desde chicos, entonces la envidia produce el resentimiento que hace un daño en el alma de la gente. Entonces lo que ella quería es que esos chicos no tengan que envidiar, para que no se les arruine el alma y terminen siendo resentidos; es genial la propuesta de ella, que no van a envidiar porque  van a tener todo lo que tuvieron los niños ricos. Es un gesto tan revolucionario, tan increíble, tan de ella. Una creación absoluta el concepto de incorporar la envidia a lo político, politizar la envidia es una creación de ella que no le van a perdonar nunca. Cuando escriben viva el cáncer le están dando la respuesta más horrible a esto que hizo.

APU: Hoy cuando rige la moda del odio y la grieta se profundiza: ¿remite a ese momento?

D.S.: Claro, sin dudas ese odio que tienen que ver con todos los traumas, todo ese fantasma que genera la acción del peronismo. Desencadena un odio  que permanece en el tiempo, los odios se estabilizan y son siempre los mismos, se dicen las mismas cosas en contra del peronismo y aparecen cada vez que hay una acción del peronismo. Primero el fantasma que se pone por delante, que impide ver la realidad, nadie ve la realidad del peronismo sino ven los fantasmas. Por delante tienen como una pantalla donde se proyectan los fantasmas y no se ve lo que hay detrás, eso es una cosa de lo que nos tenemos que cuidar los peronistas porque agitamos eso fantasmas y después no entendemos por qué se desencadena tanto odio, también hay que hacerse cargo del odio que desencadenamos porque a veces la acción es agitar fantasmas, entonces hay que tener un poco de cuidado, por ahí algunas veces.

APU: ¿Cómo creés que va a circular el arte después de la pandemia?

D.S.: Yo creo que la obra hay que verla, la presencia física es fundamental,  o sea que tarde o temprano va a volver el circuito artístico a funcionar así, es como el teatro, el teatro por las redes no existe, tienen intenciones, pero es una emergencia, después hay que ir al teatro y con las artes plásticas pasa lo mismo, las instalaciones hay que vivenciarlas, osea que no hay más remedio que volver al esquema. Creo que se va a volver, habrá que esperar. No creo mucho en estas emergencias así, no son la solución. Las redes no reemplazan la experiencia de estar ante la obra, esa es la verdad.

 

Página web

http://www.danielsantoro.com.ar/