fbpx “Antes dependías más de revistas o radios, hoy podés hacer un camino alternativo”
Cultura //// 02.02.2013
“Antes dependías más de revistas o radios, hoy podés hacer un camino alternativo”

Entrevista con la banda de rock instrumental Poseidótica, antes de sus recitales en Club V, donde repasarán toda su discografía. Charlamos de la independencia, la vigencia del formato Compact Disc, la libertad sonora ante la ausencia de letras, y unas pocas cosas más

APU (Por Juan Ciucci): Bueno, en principio cuenten cuál es la expectativa de este show, ¿van a tocar todos los discos?
Martín Rodríguez: Bueno, vamos a tocar los tres discos. La idea es: el viernes 15 vamos a tocar La Distancia y Crónicas del futuro, que es el segundo y tercer disco. Y el sábado 16, Intramundo que es el primer disco, más los temas nuevos. Así que estamos ahí ensayando, ya armando. Es como una especie de festejo tal vez, como decir: bueno, teníamos ganas de tocar y de hacer una fecha más como de culto, porque el lugar es chico. Lo tomamos como decir “vamos a tocar todos los temas” y para el que le gusta la banda me parece que es una buena oportunidad y para el que no nos conoce también. Puede ir ahí a encontrarse con la banda, en una historia más cara a cara porque el lugar es otro estilo, como un lugar under, pero para justamente tener otra experiencia. Después de venir de tocar en Niceto es un cambio como… Bueno, para hacerlo más… no te digo un ensayo con público, pero bueno, una sensación más íntima, cara a cara.
APU: ¿Tiene que ver con la nueva participación en la banda, tener ya como fijo de baterista a Walter Brodie que toquen todos los discos? ¿Hay como un nuevo espíritu de banda?
Walter Broide: En realidad es una excelente oportunidad para tocar todos los temas. Para mí los temas que no hice y que aprendí, me gustan un montón. Más que los que hice quizás, porque los hizo otro que tiene esa doble gracia de tocarlos y reinterpretarlos. La verdad que somos medio bichos de ensayo, ensayamos un montón. Si bien estuvimos armando un montón de temas nuevos y demás, nos gusta repasar la discografía. Y este es un momento excelente para refrescar toda esa emoción de cada disco, encontrarle la identidad otra vez. Y claro, pasaron tantos años desde que grabamos el primero y todo lo que está pasando ahora que nos reencontramos es un muy buen momento musical para repasar. Eso es un poco también la excusa de este show.
MR: Sí, tenemos ganas de tocar y nos pareció una buena idea… uno tiene que ir buscando. Ahora veníamos de unos shows, por ahí de Niceto con muchísimo crossover invitando a gente, a los músicos a que se sumen a la banda. Y ahora es como que dijimos “bueno, vamos los cuatro a tocar como tocamos los cuatro y a lo que es más parecido a la sala”, no buscando un súper show, más relajado, pero musicalmente a cara de perro.

APU: Eso me interesaba también, tiene muchos ensayos la banda, ¿no? Muchos ensayos, mucho tiempo, hay mucho trabajo detrás de eso.
Santiago Rúa: Y hay que mantener los temas también en ritmo. Lo de la fecha también es un poco, de nuevo, integrarlo a Walter con los temas, ensayarlos, tocarlos, sacarles una vueltita demás también. Y que se yo, siempre ensayamos un montón.
WB: Igual un montón es un par de veces por semana. Se vive intensamente el ensayo, digamos. Hay como objetivos claros. Ya estamos más viejos, se hace como más fácil programar la emoción, entonces vamos ahí a cortar un poco. Pero hoy, ponele, día feriado, emocionados, estuvimos seis horas. Así que como que hay un deseo de estar ahí.
MR: Sí, capaz lo que es cierto es que sí nos lo tomamos en serio y ensayamos un montón y es el momento del encuentro. Tal vez hay otras bandas que uno se entera, te enterás que no ensayan mucho, o ensayan justo para cuando tienen la fecha. Nosotros que se yo, ya en enero cuando estábamos todos acá nos pusimos a ensayar. Por ahí todavía no había ninguna fecha, pero no importa, estamos acá, de última componemos o zapamos, nos divertimos. Es una parte vital, digamos.
APU: En lo instrumental también me interesaba que bueno, en algunos shows llevaron a gente de otros estilos. Por ahí en lo que es rock instrumental no hay tana experiencia, el público acá no tiene tanta oferta en su momento, ahora un poco más, pero es un país con mucha tradición de música instrumental ¿Se sienten en diálogo con eso? ¿Sienten alguna influencia de eso, pensando en tango o folklore o es una parte separada?
Hernán Miceli: Digamos que nos sentimos bien y nos gusta también incorporar sonoridades que no son las propias de la banda. Por ejemplo, cuando hicimos el crossover con los chicos de Violentango justamente ellos aportan otro color, otra sonoridad y otros tintes que no los tenemos en la banda y que está bueno absorber eso.
SR: Y por ahí la experiencia de tocar, que se yo, con un bandoneón, un tamborista, son cosas que uno nunca…
WB: El bandoneón es un sueño cumplido, ¿no? Hacer un Superastor con bandoneón.
SR: Claro, el violín ¿viste? Nos dimos lujos así buenísimos. Pasa por ahí también, el disfrute de compartir la música con otra gente, que se cope con lo que hacemos nosotros, nosotros con lo que hacen ellos.
WB: Aparte está también el desafío de encontrar un volumen general a la propuesta, reformatear lo que querés para que entren más elementos. Y aparecen nuevos lugares, te vas mezclando con la energía de la gente. Y creo que fue muy enriquecedor este año como músicos y como grupo de músicos que quieren hacer cosas. Estuvo muy bueno. Y ahora volvemos a la raíz, back to roots.
MR: Sí, vos preguntabas con el diálogo con el pasado y es verdad. Estaba pensando, la música por ahí antiguamente, los cantos todos de voces, por ahí era así o más percusivo, que es muy ancestral. Después como que toda la música más moderna era instrumental. Digamos, la música clásica era instrumental en gran parte, en el tango también hay muchas orquestas. Pero bueno, nosotros siempre lo concebimos como empezar de cero. Ni siquiera estábamos pensando, imagínate cuando armamos la banda instrumental “che a ver qué otras bandas instrumentales hay”. Se fue dando y fue como nos sentimos naturalmente. Y no estamos trazando muchos paralelos, que posiblemente existan. Pero lo mismo cuando hablamos de influencia, es un quilombo porque como que cada uno escucha cualquier cosa, no hay una unidad. Pero, obviamente, todo eso hace el combo musical que somos.
APU: ¿Cómo se organiza la banda? ¿Cómo arman los recitales, la edición de los discos?
MR: Somos una banda independiente, se fue dando, pero también lo elegimos, digamos. Porque también en su momento hubo ofrecimientos. Y nos sentimos cómodos siendo independientes, tenemos nuestro propio sello discográfico, Aquatalan Records, que de a poquito se va armando su catálogo. Y nos movemos todo entre nosotros, no es que hay alguien que se ocupa por nosotros. Si hacemos las remeras de la banda, las mandamos a hacer nosotros… Diseño por suerte tenemos mucha gente ayudando. Van pasando los años y hacemos nuestras experiencias. Por ahí hacemos remeras con uno, otro diseñador. Hace muchos años que estamos, entonces también pasó mucha gente. Así como pasaron músicos, pasaron de todo. El público, que también va cambiando, hasta nosotros como equipo de trabajo. Y vamos aprendiendo también con quién conectarnos y haciendo nuestras experiencias. Algunas buenas, otras más o menos, otras malas y así tratando de aprender y sacar lo mejor, digamos.
APU: Tienen mucha relación con otras bandas, también se está generando como una especie de espacio como de diálogo.
SR: Sí, las bandas que también están en la misma, haciendo discos, y nos cruzamos por ahí. Por ahí no somos de compartir muchas fechas con las bandas amigas, pero hay una cosa, un grupo, una escena o como se llame.
MR: Sí, son años de tocar. Años de conocer gente, muchos que nos conocemos hace un montón. Obviamente tenés afinidades de todos los estilos, pero te vas conociendo, vas compartiendo escenarios, vas conociendo la movida. Y sí, por suerte, hay como una unidad o una movida de bandas. Te diría dentro del under, no hablando de un estilo en particular. Es como que hay un under ahí y hay unas bandas que conocemos y hay una buena onda.
APU: Y con la situación de lugares para tocar ¿cómo ven que está la situación ahora? Para muchas bandas es muy complicado eso.
WB: Nunca fue tampoco muy muy abundante que digamos la situación, ni en las mejores épocas. Ahora lo que pasó, quizás, es que están los lugares clásicos que ya están habilitados y tiene su lado positivo obviamente todo eso. Pero está medio corto, no es fácil para los grupos armar las movidas, pero esa también es un poco la gracia del undergound y buscarse la vuelta, poder plantar tu bastión artístico, encontrar lugares, generar lugares. Nosotros ahora ya estamos pensando en buscar un teatro, encontrar uno para poder hacer una historia o cualquier lugar atípico digamos, y tratar de convertirlo en parte de lo nuestro, que eso también está bien. Lugares hay, que se yo.
SR: O sea, si querés tocar, tocás. La realidad no es que no podés tocar, pero bueno, es esto de buscarle la vuelta y encontrar el lugar indicado.
WB: O sea, si estás buscando dinero no estás en el país correcto, está claro. Si estás relacionado por el disfrute de la música hay un montón de lugares donde sí, no ganás dinero, pero podés hacer que todo funcione, que la gente que trabaja, trabaje y vos mismo ir mejorando y tener la experiencia y el disfrute de tocar. Pero claramente no es un circuito comercial profesional, está re lejos de serlo.
MR: Sí, para las bandas que arrancan me imagino que debe estar bastante difícil todavía el tema. Nosotros ya teniendo un poco, que se yo, varios años, se nos facilita. Fuimos creciendo o hicimos cosas para crecer y por ahí a veces tenemos más opciones de lugares y a veces no y los tenemos que inventar. De hecho esto de Club V, fue iniciativa nuestra. Teníamos ese lugar a mano, es un lugar que son buena onda, podés arreglar la movida bien. Entonces dijimos “bueno, ¿por qué no?”, para cambiar un poco. Y después por ahí surge hacer otro lugar como Niceto, pero ahí ya sabés que es otro tipo de fecha, otra preparación más “rompebolas”, es otra historia, digamos. Y no cualquiera lo puede hacer. Cuando nosotros lo fuimos haciendo está el cuánta gente vendrá y no sabés, si van cincuenta tipos no te va a ir muy bien, es siempre a riesgo. Pero bueno, también por ahí tenemos a favor los años que hace que tocamos y el camino que fuimos haciendo.
APU: Quedó colgado de antes el tema de las nuevas tecnologías. ¿Ayuda un poco en ese problema para contactarse, para distribuir y todo lo demás?
WB: Las nuevas tecnologías, que son las tecnologías del presente, están re contra difundidas… El futuro ya llegó hace rato y hay toda una red de comunicación natural entre la gente que ya es del futuro, lo estamos viviendo ahora, pero es del futuro. Está todo híper conectado, está muy bueno que todas las propuestas a través de una pantalla tienen como el mismo peso, sea una foto, una tipografía, una propuesta o algo para escuchar. Desde ese océano es mucho más jugoso también para bandas que no tienen la puesta o los años y todo, pero tienen buena música y la pueden mostrar y la gente la va conociendo. Y uno hace lo suyo también. Qué se yo, como decía Martín, el hecho de estar muchos años y sabiendo, conociendo un poco a la gente, vas conociendo a la gente que comunica la música, vas conociendo vos maneras de comunicarlo mejor. Vas teniendo una inteligencia para armar las cosas que después se ve un resultado y un plan general. Ves un poco la diferencia, decís que bueno, evidentemente, estás más concentrado en todo lo que significa esta promoción. Pero estas nuevas presentes tecnologías son un golazo y las usamos todo el tiempo. De hecho, vos las vas a usar ahora mismo para subir esta nota, ¿no?
SR: Lo que sí, a la hora de editar el soporte sí somos clásicos. Nos gusta el CD, no es que hacemos una cosa más virtual. Lo tiramos, pero nos gusta editar el CD, nos gustaría editar algún vinilo, pero también está complicado porque no hay fábricas acá.
WB: Saquemos los discos en estado sólido, que son en CD todavía (risas).
HM: La cuestión del CD para nosotros todavía tiene como cierto peso porque es una manera también de plasmar la obra completa. O sea, si bien somos músicos y componemos música también hay todo un desarrollo muy craneado del arte y lo que es la estética que acompaña a esa música. Entonces para nosotros también es importante mostrar la obra completa.
APU: Quizás las nuevas tecnologías te sacan por tema y no por todo el disco, ¿no?
MR: Sí, de hecho igual hace poco metimos el Alma de las máquinas, que es un tema nuevo y lo subimos a Youtube y ahí fue como un experimento.
HM: De hecho creo que eso también que vos decís llevó a que la gente cambie un poco la forma de escuchar música. Yo recuerdo hace algunos años sentarme a escuchar un disco. Ahora está la información ahí tan candente que es un tema de acá, un tema de allá y te armás un playlist de cosas. Y no sé, cambió un poco la escucha en algunas personas. En mi caso no fue consciente, pero me llevó a eso. Hoy es muy difícil que me siente a escuchar un disco.
WB: Te digo un cosa, fíjate también como contrapunto de esta saturación empieza a valer más la obra de tener el disco, de hacerlo con todo huevo, porque es un formato medio oprimido. Ahora hay disquerías nuevas, estas “disquerías boutique”, que son realmente hechas por amor al disco y a esa obra que decía Hernán, de que en realidad hay todo un proceso gigante y hasta que vos llegás a resolverlo todo, en cuanto a la música, a la emoción, la producción, todo y queda plasmado ahí. Y eso tiene un valor para nosotros, para toda la vida y al que le gusta para toda la vida también, en esa situación –el disco, con esa tapa, ese olor-.
SR: Sí, como una cosa romántica.
HM: Es hermoso ver el proceso de ir a la imprenta, de ver las pruebas de impresión o ver los bocetos. En algún punto es el paralelo de nosotros componemos temas y no es que en diez minutos hiciste así, es todo un proceso hasta que llegás a algo y con la gráfica por ahí pasa lo mismo. O, pensándolo conceptualmente, también es todo un desarrollo que está bueno vivirlo.
MR: El día que vas a buscar el disco a la fábrica, ¿no?
HM: Hoy me estaba acordando justamente cuando estaban dando una película de una banda de rock y pegan un hit y de repente eran los ’60 y les hacen el disco, el simple, en el vinilo chiquitito. Y claro, yo me acordaba de cuando tuvimos Intramundo, nuestro primer disco, en la mano y fue la gloria.
SR: Tirarlos para arriba, ¿no?
HM: Una caja llena de discos, ¿entendés? Es tu obra replicada por mil.
MR: Va cambiando la cosa. Sí, esto de las nuevas tecnologías, por otro lado, está bueno para la difusión, ¿no? Les debe pasar a ustedes también con la revista o la página. Hoy la gente por ahí se entera de la fecha por otro canal, no es tan necesario… Antes por ahí dependías más de que te pasen, que aparezcas en la revista de rock o que aparezcas en la radio. Hoy por hoy, podés hacer un camino alternativo. Tal vez te lo permite un poco esto de las nuevas tecnologías, que lo pueden escuchar ahí en internet, que puedas difundir por Facebook o por Twitter.
WB: Está la reacción natural del tipo que agarra algo que le gusta y ya lo comparte con sus amigos que dicen “che, acá, a esta hora, mañana”. Se facilita mucho la decisión.
SR: Antes si venía poca gente a un show te planteabas si habías pegado muchos afiches o no… (risas)
MR: Que igual sirve todavía. Los flyers y eso ahí también te das cuenta, contraponés porque también con lo que decía Sebastián de los playlist, cuando ponés todo en eventos de Facebook también es como que hay una saturación. Las nuevas tecnologías colapsaron, hay una súper saturación. En una época me acuerdo que era como más o menos, si en el evento de Facebook había 200 confirmados, bueno, 100 iban. Y ahora eso ya no te marca, no es tan así digamos.
APU: Siguen teniendo un trabajo estético fuerte en los afiches todavía, ¿no? Para las fechas…
HM: Sí, estamos trabajando con los hermanos Valle, Diego y Mariano. Ellos nos contactaron y justo estábamos por sacar Crónicas del futuro. Nos juntamos, pegamos mucha onda, entendieron de toque lo que queríamos y ahí se armó una relación que, hoy en día, desarrollan todo lo que sean los flyers, los afiches. Y como que estamos muy copados con la estética que pelan ellos, que va muy de la mano con lo que nosotros flasheamos también. Bueno, también se ocupan de las visuales, que tiene que ver un poco con esto que decías vos de los lugares para tocar. Nosotros cuando salimos a tocar a un lugar que podemos explotar eso al mango, las visuales pasan a un plano súper fuerte. Y cuando también se da la situación de tocar en lugares que por ahí no podés mostrar todo tu potencial, ahí es otra cosa. Pero bueno, estos chicos están a full con las visuales, todo lo que sea gráfica e imagen.
WB: Sí, desde el día uno engancharon el viaje.
SR: No hace falta explicarles nada, es como que los pibes ya saben por dónde pensamos nosotros también.
MR: Nunca fue “no che, ese afiche no me gustó, hacé otro”, jamás. Siempre es “¡Uy! Mirá lo que se mandaron ahora”.
WB: Yo creo que brindamos todos el año pasado por el equipo que armamos de trabajo, digamos. Toda la gente que se sumó a la familia, desde el lugar que se sumó…
MR: Acá está Ramiro, por ejemplo, que es nuestro sonidista.
WB: Que viene a todos los ensayos, no hay sonidista que venga a todos los ensayos.
SR: El sonidista que viene a los ensayos, eso es grosso.
WB: Y mucha gente con realmente muy buena gana de sumarse al viaje aportando lo suyo. Nosotros le entregamos también ese espacio y juntamos un equipo demoledor que sentimos que todos juntos podemos ir a romper o ir a por cualquier cosa, digamos. Entonces todo eso también motiva y es todo una bola de nueve que empuja, y acá estamos.
APU: Lo último que les preguntaría sería ustedes entre lo musical y la imagen si entienden (y veo que sí, que lo comparten) si tienen alguna reflexión de que al ser música instrumental, que sea tan sencillo o llame a tanto a una evocación de imágenes. ¿Cómo lo piensan?
HM: Lo que pasa es que la música, si yo no te digo el nombre del tema, tenés veinte mil disparadores. Si yo te digo “este tema se llama Los extraños”, ya te estoy condicionando. Y me parece que lo que pasa con los hermanos Valle es que por ahí no se atan tanto al nombre del tema y flashean. Está bueno también ver eso, la interpretación de otra persona sobre la música que vos creaste que, por ahí, en el momento de componer pensabas o flasheabas sobre alguna película con cierta imagen y, de repente, sorprenderte con otra visión.
MR: Otro punto de vista.
HM: Yo a veces flasheo tocando en vivo que veo pibes que están re contra flasheando con los ojos cerrados y digo qué estará pensando este pibe. Y en la imagen que tenés atrás es un astronauta o cualquier otra cosa y ese pibe por ahí está pensando otra cosa con los ojos cerrados.
MR: Sí, eso les pasa a todos. A nosotros también. Capaz cuando hacemos el tema, justamente esto que decíamos de los nombres, de conceptos, después le mandamos un nombre por lo que nos tira la música, digamos. Ahí es cuando nosotros proponemos eso, este es nuestro nombre y lo que nos tiró a nosotros, por ahí, como decía él, otro lo escucha y está imaginando una cosa que nada que ver.
HM: O incluso, tenemos un tema que se llama “Acuático”, que forma parte justamente de una obra acuática, de un período acuático nuestro que flasheamos con cosas del agua. Y bueno, lo usaron en la película “Carancho” con otro sentido, otra cosa. Y también, por ahí un editor lo agarró para hacer algo que era cualquier otra cosa de la que flasheabas vos. Y funciona, está bueno.
APU: Eso lo piensan liberador por no haber letra.
MR: Y sí, eso te permite abrir mucho más ese campo.
WB: Queda como una etapa para el que lo escucha. Vos le das los elementos que siempre te queda una libre para eso que dice él, el viaje personal. Y sí te puede disparar para… nosotros tratamos de que vaya para algún lado porque es parte, justamente como artistas, de lo que queremos comunicar, eso hacia dónde va. Pero es muy abierto el tema. Que no haya letra es espectacular.
MR: Está bueno, lo hace libre.
Poseidótica son
Hernán Miceli: GuitarraSantiago Rúa: GuitarraMartín Rodríguez: BajoWalter Broide: Batería