fbpx La emotiva carta de la madre de un hombre asesinado por la policía
Violencia Institucional //// 29.05.2015
La emotiva carta de la madre de un hombre asesinado por la policía

Elena Vargas escribió una carta a la jueza que lleva la causa de su hijo Roberto, el hombre fusilado por la policía bonaerense en Azul. "Un testigo escuchó a 'Tato' gritarles a los policías: '¡Soy un ser humano!' No hubo misericordia, lo mataron peor que a un animal, señora jueza".

La carta completa que Elena Vargas le envió a la jueza que interviene en la causa que investiga el asesinato de Roberto Vargas. 
"A la Sra. Jueza Mariana Irianni
"Le escribe Elsa Vargas, la mamá de Roberto Javier “Tato” Vargas, muerto por la policía el 10 de mayo pasado, por quien le pedimos que haga justicia y los asesinos sean llevados a juicio y condenados, ese juicio que a mi hijo le negaron, al fusilarlo de más de diez balazos, de los cuales cuatro le impactaron en su cuerpo, tres de ellos cuando estaba desarmado en el suelo, ya herido en una pierna, y no era un peligro para los policías, ni para nadie nadie.
"Sepa señora que si mira el expediente Ud. verá que no hubo enfrentamiento alguno como pareciera que le constara aún al Sr. Fiscal, que se toma su tiempo para recaratular la causa como “homicidio calificado”, por lo cual la causa sigue sustanciándose como “averiguación causal de muerte”, cuando está muy claro que se trató de un caso de “gatillo fácil”.
"A mi hijo “Tato” lo mataron brutalmente, lo patearon en el suelo, lo golpearon en la nuca, que está destrozada, tenía una oreja desgarrada y mal cosida, con hematomas de golpes en la cara, en la boca y una quemadura de cigarrillo en el medio de la frente. Esto demuestra la saña con la que se actuó, sumado a que un balazo le entró por la nalga y quedó alojado allí. Queda claro que le dispararon en el suelo, indefenso, ya herido. Un testigo escuchó a “Tato” gritarles a los policías:-Soy un ser humano!. No hubo misericordia, lo mataron peor que a un animal, señora jueza. Esto consta en el expediente.
"Señora jueza, me he preguntado el por qué de esta muerte, de este crimen, con mi familia, con personas de los derechos humanos, y encuentro la figura de “gatillo fácil”, que no sabía qué era. Y veo que son fusilamientos a personas con antecedentes o no, muertos para aleccionar a la sociedad por la policía y fuerzas de seguridad, para que quede claro quién manda en los barrios y que nadie se atreva a discutir nada, asesinatos para meter miedo en la sociedad. Asesinatos disfrazados de enfrentamientos con “delincuentes”, porque la versión policial involucra a la víctima con algún hecho delictivo, porque si se sabe que lo mataron de un balazo en la nuca, que se trató de una ejecución extrajudicial no sería “uno menos”, sino que pasa a ser lo que es, un asesinato. Y el policía matador afrontaría entonces una causa judicial. Por eso plantan pruebas, por eso ponen armas al lado del muerto, por eso simulan “enfrentamientos”, por eso hacen operaciones de prensa como la que hicieron con mi hijo “Tato”, para intentar sembrar la duda en la población y acallar las preguntas de los periodistas que ven lo que pasó: que la versión policial era mentirosa y que se trató de un asesinato.
"La familia Vargas tenemos la intención de constituirnos como querellantes a través de mi persona, al mismo tiempo que la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Argentina lo hará como amicus curiae. Porque entendemos que precisamos garantizar una investigación transparente, independiente de la policía y no tendenciosa, porque queremos saber la verdad de los hechos, porque queremos que se haga justicia. Mi hijo nunca mató, nunca violó, y si hubiera hecho algo malo, el Estado lo tenía que detener y juzgar. Y no matarlo a sangre fría, como hicieron esos policías que figuran en el expediente judicial como los que dispararon contra mi hijo.
"Esperamos de Ud. Señora Jueza que tenga el coraje de madre, el valor cívico y las convicciones bien plantadas para hacer justicia, para que los responsables de la muerte de mi hijo sean llevados a juicio y condenados. No pido la muerte para ellos, pido la pena que les corresponda por un asesinato frío y brutal, para el cual, no encuentro ni encontraré consuelo."