fbpx Denuncian que uno de los detenidos por el ataque al despacho de Cristina Fernández de Kirchner es inocente | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 25.03.2022
Denuncian que uno de los detenidos por el ataque al despacho de Cristina Fernández de Kirchner es inocente

El abogado de Jaru Alexander Rodríguez Carreño (uno de los detenidos por el ataque al despacho de la vicepresidenta Fernández de Kirchner en el Congreso) habló con AGENCIA PACO URONDO.

Por Juan Borges | Foto: Daniela Morán

Martin Alderete, el abogado de Jaru Alexander Rodríguez Carreño, uno de los detenidos por su presunta responsabilidad en el ataque al despacho de la vicepresidenta Fernández de Kirchner en el Congreso, dialogó con AGENCIA PACO URONDO y defendió la inocencia del joven. “No hay ninguna prueba que certifique fehacientemente la culpabilidad de Jaru Rodríguez”, señaló el letrado 

AGENCIA PACO URONDO: ¿Quién es Jaru Alexander Rodríguez Carreño?

Martin Alderete: Jaru Rodríguez es un inmigrante de origen venezolano que vive en el país desde hace siete años. Es estudiante de la UBA. Actualmente estaba trabajando para la aplicación de delivery llamada Rappi. Milito en algunas organizaciones sociales y actualmente estaba militando en la organización MTR (Movimiento Teresa Rodríguez) Cuba, colaborando en un comedor popular en Ciudadela. En ese marco se dirigió a la movilización convocada el día 10 de marzo al Congreso Nacional para expresar su repudio contra el acuerdo del gobierno con el FMI.

APU: ¿Qué delitos se le imputan a Jaru Rodríguez?

M.A..:A Jaru se le imputan los delitos de asociación ilícita, lesiones, atentado a la autoridad, incendio y varias contravenciones cometidas ese día en la plaza de los dos Congresos. Es decir se le imputan todos los delitos cometidos ese día porque supuestamente fue una asociación ilícita que tiene por objeto cometer desmanes en movilizaciones. Lo particular es que no se lo ve hacer nada ilícito en esa jornada, ni tampoco las cámaras registran nada. La fiscalía tampoco puede demostrar nada de lo que aseguran, o de qué forma parte de una organización delictiva. De hecho no hay ninguna organización política en particular identificada, le endilgan a la llamada Movimiento Teresa Rodríguez cuando hay no menos de cinco desprendimientos de la misma y que llevan sus siglas. No hay vinculación entre los diferentes detenidos en la causa. De hecho no hay ninguna prueba que certifique fehacientemente la culpabilidad de Jaru Rodríguez.

APU: ¿Por qué la acusación recae sobre Jaru Rodríguez?

M.A.: Recae sobre Jaru Rodríguez por una lógica de criminalizar la protesta social, perseguir y estigmatizar a los manifestantes. Perseguir a todos aquellos que se organizan para manifestar. A Jaru lo pudieron identificar entonces lo detuvieron, de allí que decidieron involucrarlo. Era simplemente un manifestante más entre tantos. Sin ningún tipo de acción delictiva y sin embargo se lo persigue.

APU: ¿Cuál va a ser la estrategia para obtener su liberación?

M.A: La estrategia para recuperar su libertad es remarcar que no hay ningún elemento que lo inculpe. Seguir denunciando esta situación de arbitrariedad de detener a una persona por el simple hecho de haber asistido a una marcha y por otro lado el absurdo de intentar incluirlo en una organización criminal. Además de la discusión jurídica y técnica en el expediente la estrategia también es visibilizar esta situación y denunciarla públicamente, además de convocar a distintos sectores a que se solidaricen y se expidan respecto de la gravedad de esta situación que es estigmatizar a organizaciones sociales y perseguir a personas por el simple hecho de manifestarse y ser reconocidas en una manifestación en la cual hubo incidentes.

APU: ¿Hubo allanamientos en su domicilio?

M.A.: Si así es. Se encontraron en su domicilio un rifle de aire comprimido, una publicación de la organización CUBA MTR. Además, secuestraron un cuadro del Che Guevara y la foto de una botella que dicen pertenece a un coctel molotov, simplemente una imagen. No hubo ningún herido de un balín de rifle comprimido y en cuanto a las imágenes y publicaciones políticas no constituyen delito sino estaríamos hablando de persecución al pensamiento.