fbpx CABA: un año sin Justicia para Ariel Villa
Violencia Institucional //// 02.09.2015
CABA: un año sin Justicia para Ariel Villa

El joven de 19 años murió de 22 disparos. Se supone que fue víctima de un tiroteo entre bandas criminales que controlan el Bajo Flores. La responsabilidad de las fuerzas de seguridad. 

 
Por Santiago Asorey
El joven de 19 años fue asesinado de 22 disparos en septiembre del 2014 en el Bajo Flores, en Capital Federal. Ariel fue víctima de un tiroteo en el barrio. No hay imputados, ni indagados en la causa radicada en la fiscalía de Pompeya. La familia lucha en soledad por el reclamo de Justicia. 
Hoy se cumple el primer año del asesinato de Yiyo, como le decían sus familiares y amigos. Ariel era alumno de la Escuela media 3, que se encuentra en la calle Agustín de Vedia. Era hincha de San Lorenzo y le gustaba la música de Romeo Santos. Había hecho la primaria en la Escuela 4 del Barrio Illia.
Su muerte se suma a la de otros chicos de la zona, como Maximiliano Milesi (18), Delia Herrerra (28), Juan Pablo Molina (19) y tantos otros. Se duda sobre cuál fue la responsabilidad de la fuerza de seguridad.
Para la familia de Villa fue el comienzo de un interminable calvario. En primer lugar, las dificultades para encontrar un abogado que tomara el caso. Finalmente se logró. Pero a un año de ocurrido el crimen no hay imputados. El fiscal que lleva la causa es Adrián Gimenez, de la fiscalía de Pompeya.  La celeridad que la Justicia alcanza cuando los muertos pertenecen a otro estrato social no es la misma que para los pibes de los barrios más humildes. Por su parte, los grandes medios de comunicación tampoco cuentan este tipo de historia, lo que ayuda a invisibilizar el caso. 
Cuando ocurrió otra muerte, la de Maxi Milesi en febrero de este año, el portal Infobae tituló: "Dos muertos y una ambulancia baleada”. No hay rostros ni nombres propios en esas historias.  
Ariel pertenecía al mismo barrio que Ezequiel Demonty, el joven asesinado por la Policía Federal en septiembre del 2002. Los dos tenían la misma edad cuando fueron ultimados. La causa de Ezequiel fue acompañada por el diputado nacional Leonardo Grosso. Contó con el protagonismo de los docentes y los alumnos de la Escuela “3”, quienes de la mano del ex director de la escuela, Eugenio Perrone, sostuvieron la bandera de "Justicia por Ezequiel". Los dos chicos fueron víctimas de distintas formas de violencia que son hijas de una misma lógica que tiene como actor central a las fuerzas de seguridad, sea como represor o en connivencia con grupos y mercados criminales. 
Relacionadas: “La violencia institucional actual contra muchos jóvenes está vinculada con el proyecto de la Dictadura”