fbpx Asesinatos de Kosteki y Santillán: "No queremos que la causa prescriba"
Violencia Institucional //// 25.06.2015
Asesinatos de Kosteki y Santillán: "No queremos que la causa prescriba"

Entrevista al padre de uno de los militantes asesinados por la policía bonaerense el 26 de junio de 2002, Alberto Santillán.

Por Juan Ciucci
APU: Se cumple un nuevo aniversario de los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. ¿Qué opina al respecto?
Alberto Santillán: Nos preocupa que a 13 años de los asesinatos de Maxi y Darío todavía no se haya juzgado a los responsables intelectuales. Estamos luchando contra el tiempo, porque la causa puede prescribir. Es una burla para los familiares que estamos luchando hace años. Hay candidatos en estas elecciones que tuvieron que ver con la masacre. Felipe Solá era gobernador de la provincia de Buenos Aires y Aníbal Fernández era secretario general de la presidencia de la Nación en ese momento: nunca fueron llamados a declarar.
APU: ¿Cómo sigue la causa?
AS: En el año 2010 archivaron la causa, por responsabilidad del fiscal Miguel Osorio, amparado por el juez Ariel Lijo. En 2014, logramos que la causa siguiera. Los únicos que aportamos pruebas somos nosotros, los familiares. La Justicia parece que no trabaja. Nos cambiaron tres veces de fiscal. No hay voluntad de avanzar en la causa.
APU: ¿Quiénes los acompañan en la lucha?
AS: Los organismos de Derechos Humanos y el Frente Popular Darío Santillán. También muchas personalidades que están comprometidas con esta lucha. Somos miles de personas buscando justicia. Queremos que sea definido como un crimen de lesa humanidad para que no prescriba. Vamos a seguir luchando por esta causa.
APU: ¿Cómo serán las actividades programadas para este año?
AS: Vamos a hacer actividades durante todo el día 25 y habrá marcha el 26. Todos los años muchos amigos nos vienen a hacer el aguante. También nos van a acompañar mujeres que participan de la lucha “Ni una menos”. El 26 la marcha va a ser a la mañana. Va a hablar también la hermana de Luciano Arruga, que fue amenazada, le prendieron fuego el coche.