fbpx Valeria Salech: “Vamos a luchar para tener cannabis con justicia social y soberanía nacional” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Sociedad //// 17.11.2020
Valeria Salech: “Vamos a luchar para tener cannabis con justicia social y soberanía nacional”

En diálogo con AGENCIA PACO URONDO, la presidenta de Mamá Cultiva habló sobre la nueva reglamentación de Cannabis Medicinal que dispuso el Gobierno, los derechos que amplía y lo que falta por conquistar.
 

Por Josefina Figueroa |  Foto: Leonardo Rendo

Valeria Salech es presidenta de Mamá Cultiva, ONG creada con el objetivo de conseguir un marco legal para el cultivo de cannabis para la salud. A una semana de la nueva reglamentación de la Ley 27.350 de Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus Derivados, habló con AGENCIA PACO URONDO sobre lo que implica este avance y los próximos pasos a seguir en el camino de la ampliación de derechos. 

Agencia Paco Urondo: ¿Cómo analiza la la nueva reglamentación de la Ley 27.350?

Valeria Salech: La actual reglamentación es la que esperábamos en 2017. Que tuviera en cuenta el Artículo 8, donde se genera un registro para que las personas que cultivamos no tuviéramos miedo de ser allanadas, denunciadas, robadas, etc. Eso no lo habíamos logrado. La Ley 27350 es mala desde su concepción pero empeoró con esa reglamentación. Entonces, el camino corto que nos postulamos, a partir del cambio de gobierno, fue mejorar esa reglamentación y trabajar en una nueva ley. El primer objetivo lo logramos. Realmente nos encontramos con un ministro (Ginés González García) que supo escuchar nuestro reclamo. La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti y la subsecretaria de Medicamentos e Información Estratégica, Sonia Tarragona, se pusieron al hombro esta cruzada, nos convocaron a tres meses de haber asumido, tomaron notas de nuestras sugerencias para la nueva reglamentación, invitaron al CONICET, con la diputada Carolina Gaillard y entendieron lo que pedíamos. Actuaron en consecuencia. Yo creo que si no salió antes la reglamentación es porque hubo una pandemia de por medio, pero la verdad, es que lo tomamos como un triunfo: nos hicimos escuchar. Todavía falta un montón pero es una alegría sabernos escuchadas, respetadas por un ministerio de Salud que, en medio de una pandemia mundial, se hizo un hueco para trabajar una nueva reglamentación acorde a lo que esperábamos las familias en 2017. 

APU: ¿Hoy es suficiente este ajuste legal, teniendo en cuenta que lo esperaban hace tres años?

V.S: La verdad es que hoy la realidad es otra. Con un registro de usuarias/os y con la importación de aceites del extranjero no es suficiente. Lo que pasó en estos últimos años es que tuvimos un Estado que perseguía, criminalizaba y estigmatizaba a los usuarios de cannabis, a través de la ministra Bullrich. Es todo este tiempo se crearon unidades, lazos solidarios, organizaciones de cannabis con una fuerte perspectiva de salud en las diferentes provincias del país, que antes no existía.
Ahora lo que necesitamos una nueva ley que contemple esta realidad y ya está presentada en el Congreso. 

APU: ¿Cuáles son las bases?

V.S: La ley que intentaremos que llegue a las Cámaras a fin de año o principios del que viene, es una norma de regulación del cannabis para la salud presentada por Carolina Gaillard. Lo que vamos a tratar de generar es un marco regulatorio integral que tenga en cuenta el desarrollo de la investigación, el acceso y todas las acciones que sean necesarias para el desarrollo de cultivo. Esto es: la comercialización, la producción, importación, exportación de cannabis, sus semillas, sus derivados, resinas, extractos, productos elaborados a partir de los componentes del cannabis para la salud. Necesitamos una mirada regional y pensar que todo esto que menciono ya está pasando: las organizaciones sociales, los clubes de cultivo, el cultivo casero, la producción pública, la privada, de materia vegetal, de derivados y de semillas. Necesitamos un marco legal a todo esto para que el Estado intervenga el mercado y no pase como en otros países donde se legalizó el cannabis y la comercialización quedó en manos de pocas empresas. Nosotras, como país y ciudadanas vamos  luchar para que el Estado tenga un rol protagónico en la regulación y que podamos tener cannabis con justicia social y soberanía nacional. Por esa ley vamos el año que viene.