fbpx María Eugenia Bielsa: "La construcción puede ser la punta de lanza para la reactivación económica de Argentina" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Sociedad //// 18.08.2020
María Eugenia Bielsa: "La construcción puede ser la punta de lanza para la reactivación económica de Argentina"

AGENCIA PACO URONDO RADIO (FM La Patriada, domingos de 10 a 12) entrevistó a la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, sobre el relanzamiento del Plan Procrear, entre otras políticas destinadas a la construcción y la vivienda. 

Por Martin Massad y Juan Cruz Guido

AGENCIA PACO URONDO: ¿En qué consiste el nuevo Plan Procrear?

María Eugenia Bielsa: Procrear es una marca nacional, una marca registrada que produce confianza. Permitió a muchas familias, personas y parejas acceder a la vivienda durante el 2012 y el 2015. Luego, en el período 2015 a 2019, modificó su objetivo y se trasladó al sector financiero, entendiendo que éste podía llevar adelante, con el mismo espíritu, el mecanismo que Procrear tenía originalmente.

Ahora, el relanzamiento tiene que ver con regresar a las mejores prácticas de este Plan, incorporando cuatro líneas de crédito que permiten mejoramientos en las viviendas, que son: mejoramiento microcrédito, mejoramiento refacción, mejoramiento sustentable y mejoramiento gas. Estos son créditos personales que aplican a viviendas existentes donde las familias pueden ser propietarias, pero no solo eso necesariamente, e incluyen también a los beneficiarios de Procrear en otras etapas. Luego están los créditos hipotecarios que se convocan a partir de septiembre de 2020, que son las líneas tradicionales: ampliación, construcción, lote con servicios y desarrollos urbanísticos. A ellos le incorporamos un desarrollo intermedio que se llama “desarrollos habitacionales” para poder construir propiedades en contextos urbanos ya consolidados permitiendo pensar en relaciones público-privadas, con sindicatos, con organizaciones de la comunidad, con colegios profesionales, con gremios, etc.

APU: Los microcréditos hasta $50.000 con una tasa del 24% para refacciones: ¿se van a empezar a sortear a partir de la semana que viene?

M. E. B.: Efectivamente, el martes que viene termina la inscripción a los créditos personales para refacción. Las personas interesadas deben entrar en la página del Ministerio de Desarrollo y Hábitat y completar un formulario, cuyos datos serán verificados por el Banco Hipotecario. Tuvimos una demanda muy importante en los primeros días: desde el 4 hasta el 12 de agosto se registraron más de 140.000 formularios en todo el país para microcréditos y refacciones, con distintos montos que oscilaron entre $100.00, $250.000 y $550.000. Estos créditos son muy ventajosos y permiten modificar un baño o hacerlo a nuevo, realizar los muebles de cocina, cambiar los pisos de una vivienda, pintarla, hacer alguna ampliación necesaria. No aplican como créditos hipotecarios, sino que son créditos exclusivamente personales y tienen una gran demanda.

APU: En cuanto a los créditos hipotecarios, éstos serán actualizados con una fórmula que sigue la evolución de los salarios y tienen un tope del 2%. ¿A qué se refiere este tope?

M. E. B.: La cuota aplica en relación a los ingresos del ciudadano, por lo que cuando el salario supera la inflación en más del 2%, allí se utiliza el valor de la inflación. Esto ya había sucedido anteriormente en el último periodo de gobierno del 2012 al 2015 de Cristina Kirchner. Es decir, esta es una fórmula mixta que admite un mecanismo más conveniente para el tomador de crédito, que le da seguridad a la reposición de los recursos del Estado y, además, es un sistema absolutamente transparente que se va a publicar mensualmente en la página del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación.

La semana próxima, luego de realizada la validación, haremos el primer sorteo con el objetivo implícito de que esto, además, movilice rápidamente la economía. Es decir, aquel que va a hacer una modificación en su casa va a convocar a un plomero, un electricista, un albañil, etc., y esto va a dar como resultado que repercuta en la economía del país.

 APU: ¿Cuál es la cantidad de créditos totales que brinda el Plan Procrear 2020?

M. E. B.: Son alrededor de 300.000 créditos, con la expectativa de algunos sectores que pueden acceder a un crédito beneficioso para invertirlo en su vivienda. Tengamos en cuenta que es para individuos con vivienda única. En el caso de los créditos personales, estos puede ser para inquilinos o propietarios de vivienda única. No es un crédito que esté ligado a la especulación o al ahorro, o a segundas o terceras viviendas. Por el momento, tuvimos una respuesta muy importante. Estamos también expectantes ante el crédito hipotecario que aún no está disponible, porque hay que hacer una serie de adecuaciones informáticas para la nueva fórmula. A partir de septiembre veremos la respuesta para seguir otorgando financiamiento.

Además de que ya está financiado en la propuesta del presupuesto 2021, vamos a poder hacer alguna modificación presupuestaria que permita continuar trabajando con este programa que creemos que es muy esperado.

APU: Según un informe del año 2018 del CIPPEC son 3,5 millones de familias que no tienen una vivienda adecuada en el país. ¿Alcanza el Plan Procrear para poder solventar este déficit de las familias argentinas o hay que hacer algo más?

M. E. B.: Claramente no alcanza. Este es un programa dirigido a un sector que está en condiciones de tomar un crédito. De hecho, no es el único programa que lleva adelante el Ministerio. Invito a los municipios, a las provincias y a los ciudadanos a que ingresen en la página del Ministerio, a través de argentina.gob.ar, para tomar conocimiento del resto de los programas que llevamos adelante. También estamos trabajando en el Programa Activar, a través del cual firmamos nuevos acuerdos que permitan poner en acción entre 25 mil y 30 mil viviendas que estaban detenidas en el tiempo por diferentes circunstancias. Esto abarca una gran cantidad de viviendas puestas en el mercado de la vivienda social.

Dentro del Ministerio, no podemos seguir postergando lo referente a infraestructura, equipamiento, condiciones de urbanidad para los 4426 barrios populares. Como esto trasciende la gestión de un gobierno, como pedimos determinadas cosas para cuidar la salud, sabemos que en los barrios populares esas condiciones la mayoría de las veces no están.

Cuando suceden estas crisis, en muchos sectores se expone la pobreza y la situación de inequidad. Por el otro lado, también se convierte en una oportunidad para poner el foco en ese sector, que si bien tuvo políticas de acción social, estas fueron discontinuas. En ese sentido, los argentinos debemos vivir esta situación como una verdadera oportunidad para darnos un programa de condiciones de urbanidad en barrios populares, que trascienda estos cuatro años y permanezca en el tiempo, pudiendo llegar a todos y todas a los que tiene que llegar.

APU: ¿Qué lugar ocupa el sector de la construcción en la dinámica económica de la Argentina pospandemia?

M. E. B.: En general, hay un convencimiento de que ante cada crisis la industria de la construcción ha cumplido un papel multiplicador. Es un sector que genera puestos de trabajo, demanda mano de obra calificada o permite calificarse en los mismos procesos de construcción. Además, demanda entre un 90 a 95% de materiales de producción nacional, que incluso se consumen en la misma localidad o barrio, activando la economía barrial. Permite convocar, desde cooperativas de trabajo, organizaciones barriales y políticas hasta grandes empresas. El flujo monetario tiene un círculo muy virtuoso en la industria de la construcción, por eso nuestra expectativa es que sea una punta de lanza para la reactivación económica de Argentina.

También es real que no tenemos referencia de cuánto va a crecer, porque ya veníamos con una industria muy deprimida. En los primeros meses comenzamos a acomodar la administración, pero con muy poco volumen. En esta realidad de pandemia a veces la obra pública o privada se abre en algunas regiones y luego hay que retraerla. Por lo tanto, la valoración y asertividad del impacto puede surgir cuando hayamos logrado estabilizar los contagios.

Es importante remarcar que no hemos cambiado la política respecto de salud o economía, la prioridad es la salud con la implementación de protocolos adecuados. A veces los avances generan retrocesos y estamos dispuestos a transitarlos. Probablemente hacia fin de año podamos hacer una evaluación más certera. Asimismo, en la discusión del presupuesto esa visión del rol que le cabe a la industria de la construcción sin ninguna duda estará presente.

APU: ¿El plan Procrear tiene un sentido federal?

M. E. B.: Todos los programas y políticas que se implementan desde el Gobierno Nacional permean en las distintas acciones de los ministerios. Así, desarrollo territorial, espíritu federal, integración de la trama urbana en localidades intermedia y media, políticas de género y diversidad y reactivación económica constituyen los ejes centrales que estructuran las acciones que llevamos adelante desde el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat.

Todo ello en coordinación con los demás ministerios y sus áreas que aportan ayuda y dan sustento a esta mirada respecto a la industria de la construcción. De hecho, estos temas los estamos trabajando con el Ministerio de Obras Públicas, con la Jefatura de Gabinete, con el Ministerio del Interior, con el Ministerio de Desarrollo Productivo y con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Asimismo, también trabajamos con el Conicet que nos ayuda en temas que para nosotros también son muy importantes como el mejoramiento ambiental de las viviendas o el conocimiento de las técnicas regionales.