fbpx Cautelar insólita: un juez ordenó levantar un paro docente
Sindicales //// 03.05.2016
Cautelar insólita: un juez ordenó levantar un paro docente

En Bahía Blanca, el subrogante Plou ordenó al gremio universitario levantar una huelga, derecho constitucional de los trabajadores. Con la paritaria abierta y el gobierno nacional formulando ofertas que se empeoran a sí mismas, la resolución asoma como la primera muestra de cobertura judicial a la política macrista hacia los trabajadores. Groseros errores de concepto decoran el escrito.

Por Diego Kenis
La cobertura judicial a la política antisindical macrista quedó inaugurada el viernes en Bahía Blanca, con el dictado de una medida cautelar firmada por el juez Pedro Plou para obligar a los docentes universitarios a levantar un paro, el mismo día en que en la capital argentina una movilización obrera sin precedentes en dos décadas advirtió al presidente Mauricio Macri por sus políticas de exclusión, depreciación de salarios y despidos.
Plou es magistrado en Junín pero fue designado subrogante en Bahía Blanca, una jurisdicción federal que en los últimos años ingresó en una crisis institucional de tal magnitud que hoy no tiene jueces titulares excepto Gabriela Marrón, que en marzo partió rumbo a un bienio en Centroamérica junto a su marido marino. 
La docena de carillas escritas por su reemplazante desde Junín invaden las facultades del Ministerio de Trabajo, que a través de la herramienta de conciliación obligatoria es el único habilitado para una medida de ese tenor, y colisionan de frente con la garantía constitucional del derecho a huelga, que el magistrado mencionó pero colocó por debajo del derecho a aprender de los alumnos, que entiende fuera del plano material de comer y vestirse.
De ese modo, Plou hizo suyas las concepciones de los demandantes, padres y madres de una treintena de alumnos de las escuelas dependientes de la Universidad Nacional del Sur (UNS), que consideran que es posible mantener la calidad que reconocen a la educación que sus hijos reciben pero se muestran indiferentes respecto de las condiciones de trabajo de quienes la imparten y consideran que el reclamo sindical “nada tiene que ver con el desarrollo pedagógico, intelectual y formativo de sus hijos”, pese a que explícitamente los docentes incluyen entre sus reclamos un incremento presupuestario que permita a la UNS pagar la luz y el gas del año.
No es extraño que los demandantes tomen tales opciones. Entre los miembros del grupo  se cuentan nombres vinculados al gobierno municipal macrista de la ciudad y el principal vocero de las inquietudes de los progenitores fue el diario La Nueva Provincia, del tío Vicente Massot, que encargó la cobertura del tema a una madre del grupo que escribe del conflicto en tercera persona pero el sábado tuvo la primicia de la cautelar. Convenientemente, omitió incluir en su nota las declaraciones públicas que la vicerrectora y el rector de la UNS, Claudia Legnini y Ricardo Sabbatini, formularon entre el jueves y el viernes. Ambos funcionarios mostraron su preocupación por el recorte de hecho que los tarifazos suponen para el presupuesto universitario aprobado en el lejano octubre de 2015. La situación, que se repite en todas las Universidades Nacionales, viene siendo otro de los motivos de los paros de actividades y será eje central de la reunión que este martes 3 mantendrán varios rectores del país con el presidente Macri. Todo indica que será difícil llegar a fin de año pagando la luz, y mucho más ejercer el derecho a aprender sin ella.
“La intervención del Poder Judicial no podrá dar solución al conflicto pero mucho menos conculcar el derecho de huelga. Un derecho de rango constitucional que disponen las organizaciones sindicales para promover y defender los intereses de los trabajadores”, expresó la gremial Asociación de Docentes de la Universidad Nacional del Sur (ADUNS) en un comunicado en que reseñó algunos de los descomunales errores de concepto del juez del apellido onomatopéyico.
Entre los “enredos, confusiones y cambios de roles” de la cautelar dictada por Plou, el gremio de los docentes universitarios bahienses indicó que “los demandantes no son actores dentro del conflicto gremial” y que ADUNS no tiene competencia para negociar directamente en una mesa paritaria con la UNS o el Ministerio de Trabajo, como pretendía imponer el juez, sino que debe hacerlo a través de las Federaciones que a nivel nacional agrupan a los gremios de base. En abierto desconocimiento de la mecánica, Plou ordenó a la UNS y al Ministerio comenzar negociaciones salariales que ya fueron abiertas formalmente a fines de marzo pasado. Son los riesgos de informarse por La Nueva Provincia, que circunscribe la narración del conflicto a los docentes preuniversitarios pese a que involucra también a los del nivel superior.
A ello se agrega que el paro que ordenó levantar el juez finalizaba el mismo día en que se dictó la medida cautelar, por lo que su decisorio judicial devino abstracto aunque se inscribió como una inesperada presión de cara a la reunión de ayer entre los representantes docentes y la patronal, que en cada encuentro de la mesa paritaria realiza una peor oferta de incremento salarial.
La medida de fuerza excede a la adhesión local de ADUNS, ya que fue determinada por la CONADU Histórica a la que ésta adhiere, y por ello transitó tres días de paro entre el miércoles y el viernes pasados. Durante toda la semana, una arquetípica carpa blanca estuvo instalada en el playón del principal complejo de aulas de la UNS. Por allí pasaron los docentes en asamblea y con sus clases públicas, estudiantes preocupados por la situación y trabajadores no docentes también en paro el viernes.
“Claramente, la carpa ha generado un impacto conmovedor y empático, no solamente con la comunidad universitaria sino con la comunidad en general, que transita por las calles de la ciudad y se ha sumado al sinnúmero de actividades desarrolladas en ella”, indicó el viernes a AGENCIA PACO URONDO el secretario general de ADUNS, Sergio Zaninelli. A contramano del razonamiento del juez Plou, Zaninelli refirió que “elegimos la carpa, como símbolo del conflicto que está atravesando la universidad argentina en este momento, en este país y con este gobierno nacional, afectada no solamente en las cuestiones salariales y laborales de los trabajadores, sino también por el ahogo presupuestario”. Un día antes, durante el encuentro de Científicos y Universitarios Autoconvocados que se desarrolló en la carpa blanca de ADUNS, la vicerrectora Legnini habló por la Universidad, recordó que el miércoles el Consejo Superior aprobó el presupuesto de la institución para 2016 y manifestó su preocupación por la situación económica de la casa de estudios. “Esta Universidad es muy ordenada con sus números, y por eso ahora pareciera que no pasa nada. Pero no es así”, advirtió. “El presupuesto se aprobó ayer (por el miércoles), pero yo no sé cómo llegamos (a fin de año)”, concluyó.
 
Foto: Luis Salomón- ADUNS.