fbpx Sindicales | Page 162 | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Sindicales
12.02.2011

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo) La Cooperativa La Alameda tiene una larga tradición de denuncia del trabajo esclavo. Usa como sede un bar recuperado en Lacarra 720 y por Directorio 3998, frente a Parque Avellaneda y ha denunciado a más de 80 firmas, entre las que se encuentran las “selectas” Cheeky, Awada, (estas dos vinculadas a la familia política de Mauricio Macri), Portsaid, Montagne además de las multinacionales Adidas, Le Coq Sportif o Puma. Pero no se especializa solo en el rubro textil. Y esto le ha llevado a entrar en contacto con UATRE, el gremio rural de Gerónimo Momo Venegas.
En 2009, Oscar Taboada denunció trabajo infantil y esclavo en la empresa avícola Nuestra Huella S.A.. Un delegado de UATRE Pilar, José Luis Cáceres, fue el representante de la empresa para ofrecerle dinero a cambio de retirar la denuncia. El cohecho fue filmado y expuesto públicamente (http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-117710-2009-01-05.html). Cáceres fue ascendido en la estructura del gremio UATRE que conduce el recientemente detenido Venegas.
En 2010 UATRE optó por la violencia. Organizó una patota de cien hombres hasta la puerta de la sede del ministerio de trabajo en Pilar. Allí amenazaron de muerte al trabajador Agustín Navarro Farías quien fuera echado de Nuestra Huella SA por activismo sindical de base. Ese día se había realizado una audiencia de conciliación tras el bloqueo de la Alameda y el MTE (Movimiento de Trabajadores Excluidos) a los molinos de la empresa esclavista y explotadora de niños Nuestra Huella SA.
El detalle: Nuestra Huella SA es propiedad de Leticia Esther Luaces, Luz Luaces y Alejandra López Camelo. Esta última es la cuñada del secretario general de UATRE Pilar, Jorge Herrera. (Agencia Paco Urondo)

 

09.02.2011

Entrevista realizada en febrero de 2011 a Aníbal Rucci, hijo del dirigente de la CGT asesinado, José Ignacio Rucci. Se analiza la vertiente ideológica del dirigente gremial y el rol del Movimiento Obrero en las vísperas del regreso de Perón.

 

31.01.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en la revista de la Fundación Rucci) La "libertad sindica!" es aquella que contribuye al fortalecimiento de los sindicatos como poder indispensable para la eficaz representación de los trabajadores frente a los empleadores y al estado, no la que sirve para fragmentar las organizaciones.
Desde hace aproximadamente quince años se discute el denominado Modelo Sindical Argentino hacia el interior del movimiento obrero, a partir de una fracción del mismo -legítima pero minoritaria- que creó la denominada CTA. La discusión no surgió con la creación de esta central; la preexiste pero con diferentes actores. Los anteriores cuestionamientos al “modelo" provenían de quienes querían debilitar las organizaciones de trabajadores y quebrar el vínculo de éstos con el ideario y sentido del peronismo. Es universalmente reconocido -incluso por sus críticos- que el movimiento obrero argentino se ha destacado por la fortaleza de sus organizaciones, y que esto fue consecuencia de la promoción estatal a través de un régimen legal que propendía a la estructuración de los trabajadores en organizaciones sindicales fuertes, de amplio ámbito de actuación geográfico y comprensivas de todos los trabajadores de una actividad, desalentando su fragmentación en pequeñas organizaciones sindicales cuya multiplicación llevaba inmanente notas de debilidad.
Para una eficaz defensa de los intereses y derechos de los trabajadores, el sindicato debe ser fuerte; si el sindicato no posee poder de conflicto tampoco lo posee de negociación, y tales carencias redundan en ineficacia en la representación de sus trabajadores.
Precisamente la fortaleza del movimiento obrero argentino surgió, en gran medida, del régimen legal promotor de la unidad, impulsor de la concentración y disuasivo de la atomización. Dos características tradicionales del régimen legal de asociaciones sindicales son las que lo permitieron.
La ley y la unidad
La primera de ellas, el sistema de personería gremial. En nuestro régimen jurídico los trabajadores tienen derecho a constituir en un mismo ámbito (actividad u oficio dentro de un ámbito geográfico determinado) tantos sindicatos como crean conveniente; pero solo uno de ellos tiene la facultad exclusiva de representar los intereses colectivos de los trabajadores del ámbito. La expresión mas ciara de ¡a actuación en representación del interés colectivo es la negociación colectiva; allí se está representando a todos los trabajadores que puedan llegar a integrar ese colectivo, independientemente de quienes sean los individuos que lo integren en cada momento puntual. El derecho a representar con exclusividad los intereses colectivos se atribuye a aquel de los sindicatos que resulte más representativo en su ámbito, a quien se le otorga la personería gremial, que lo califica como tal. La representatividad se mide por la cantidad de afiliados cotizantes, de resultas de lo cual es la propia voluntad mayoritaria de los trabajadores, manifestada por la afiliación y su mantenimiento en la organización sindical, la que determina cuál de los sindicatos representará el interés de todos los trabajadores. Por otra parte, el sistema no es estático; cuando el sindicato con personería gremial pierde su mayor representatividad a manos de otro sindicato, aquel pierde la personería gremial que se desplaza hacia éste con todas las atribuciones que de ella se derivan.
Quiero poner especial énfasis en señalar que esta característica -la distinción que nuestro sistema legal efectúa entre sindicato más representativo y los que no lo son (a los que se denomina "simplemente inscriptos) y la atribución a aquel del derecho exclusivo a negociar colectivamente-, ha sido expresamente convalidada tanto por la O.I.T. como por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en sus dos recientes fallos "ATE d Estado Nacional" (noviembre/2008) y "Rossi, Adriana d Estado Nacional" (diciembre/2009).
La segunda característica del sistema que contribuyó a la fortaleza del movimiento obrero es la llamada concentración, que implica adoptar los mecanismos legales idóneos para promover la unidad alentando el mantenimiento de los trabajadores en la organización sindical, y desalentar la fragmentación de las organizaciones sindicales. El sistema legal no impone la unidad ni prohíbe la fragmentación, sino que promueve la primera y desalienta la segunda a través de disuasivos tales como el reconocimiento de mejores derechos al sindicato con personería gremial. Tales mejores derechos, valga aclararlo, no impiden al sindicato simplemente inscripto la administración de la entidad, la organización de sus actividades, la realización de asambleas, ni la formulación y ejecución de su programa de acción. Además, la ley prevé los mecanismos aptos para una efectiva democracia interna, de forma tal de garantizar un amplio pluralismo hacia el interior de cada organización sindical, la participación de los afiliados en la vida de la entidad y en la toma de decisiones a fin de que la actuación del sindicato responda a la voluntad genuina y mayoritaria de los afiliados. Todas las posiciones expresadas y todo el debate necesario en el seno del sindicato, las decisiones de la entidad adoptadas de forma tai que respondan a la voluntad de la mayoría, y hacia el exterior; frente a los contendientes principales -empleadores y estado- unidad en la ejecución de la decisión democráticamente adoptada.
Este ha sido el tradicional modelo de organización sindical argentino, consagrado en el Decreto-Ley 23852/45 (1945) y las Leyes 14.455 (1958), 20.615 (1973) y 23.551 (1988 y actualmente vigente); y que se pretendiera quebrar con el Decreto-Ley 9270 (1956), Decreto 969/66 (1966), Ley de facto 22.105 (1979) y Proyecto Mucci (1984). La Ley de Asociaciones Sindicales vigente, que data de 1988, fue producto del amplio consenso logrado por los dos bloques mayoritarios en el Congreso de la Nación (Unión Cívica Radical y Partido justicialista) y de todo el movimiento obrero. Quiero traer a cuento lo señalado por un entonces diputado nacional por la UCR y destacado abogado laboralista -Ricardo Cornaglia- quien resaltó respecto a la ley 23.551 que "...la primera nota que el intérprete debe reconocer es que ésta es una norma legal de consenso. Su texto es el resultado de múltiple acuerdos previos..." y relata que quienes se opusieron a su sanción en la Cámara de Diputados fueron Álvaro Alsogaray y Federico Clerici (UCD) bajo la invocación de que el sistema de unidad promocionada por el Estado afectaba la "libertad" (Ricardo Cornaglia, Derecho Sindical, Ed. La Ley, p. 87 y 85 respectivamente).
Fragmentar y debilitar
Ya los trabajadores habían advertido en 1947 y 1948, en oportunidad de discutirse en el seno de la O.I.T los Convenios n° 87 y 98 que bajo la invocación de la supuesta "libertad" podía esconderse la debilitación de las organizaciones sindicales, y por tal motivo fue rechazada la pretensión patronal de incluir en ambos convenios las mal denominadas "libertades sindicales negativas" (las "libertades" de no afiliarse y de desafiliarse).
Las organizaciones sindicales son conscientes que la eliminación de las herramientas disuasivas de la fragmentación conllevan a la debilidad sindical. Incluso aquellos sindicatos cuestionadores del modelo, cuando lo que está en riesgo es su personería gremial, no vacilan en defenderla con invocación de las disposiciones legales que en abstracto critican.
Creemos que la "libertad sindical" debe entenderse corno aquella libertad que contribuye al fortalecimiento de los sindicatos como poder indispensable para la eficaz representación de los trabajadores frente a los empleadores y al estado; entender a aquella como una mera "libertad" que pueda servir también para fragmentar las. organizaciones de trabajadores es solo un eufemismo mas del liberalismo ideológico detrás del cual está el riesgo -intencional o involuntario- de la debilidad sindical.
El autor es diputado nacional y reconocido abogado laboralista. (Agencia Paco Urondo)

28.01.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por Nahuel Placa) El sábado 22 de enero se lanzó la segunda colección “No Chains”, la marca impulsada por las cooperativas La Alameda (Cooperativa 20 de Diciembre) de Argentina y Dignity Returns de Tailandia, que tiene como principales objetivos concientizar a las personas sobre la necesidad de terminar con el trabajo esclavo y promover la dignidad de los trabajadores y el consumo responsable.
El evento se realizo en el Mercado de Economía Solidaria ubicado en Bompland 1660, Palermo, y contó con la presencia de periodistas como Marcelo Zlotogwiazda, Gisela Busaniche, Rolando Graña, entre otros que expresaron su apoyo a la iniciativa. Además, se realizó una video-conferencia en simultáneo con Tailandia y se proyectó un video relacionado al trabajo esclavo textil.
 
La Alameda surgió a partir de la Asamblea Popular del barrio Parque Avellaneda, tras la crisis de diciembre del 2001, y tuvo como un de sus objetivos la lucha por fuentes de trabajo dignas y genuinas. En el 2004 consiguieron el apoyo financiero del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a través del Plan Manos a la Obra, y de esta manera  ponen en funcionamiento emprendimientos productivos como el taller textil.
 
Por su parte, la cooperativa tailandesa surgió cuando un grupo de trabajadores que producía para Nike, se vio ante la situación de defender sus puestos de trabajo sosteniendo la producción en forma colectiva ya que la patronal había presentado repentinamente la quiebra. Tras un acampe frente al Ministerio de Trabajo de su país, los trabajadores consiguen un crédito para impulsar la cooperativa y el apoyo de la organización Ropa Limpia en Europa.
 
El contacto entre las cooperativas se dio a partir de congresos como el organizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que tuvo lugar en Perú, en el 2008 y otro organizado en Bangkok en el 2009. Tras intercambiar ideas y compartir experiencias, descubrieron que el principal eje que las unía era la recuperación de la dignidad de los trabajadores. Las ganancias obtenidas por la marca “No Chains” no solo se dividen entre ambas cooperativas sino que una tercera parte de los ingresos se destina a un fondo común del que pueden disponer ambas o alguna otra organización que decida sumarse al proyecto.
 
Mientras en el mundo se globalizan las  prácticas esclavistas, el vértigo del consumo y el ocultamiento, esta iniciativa binacional (de proyección mundial) busca globalizar el trabajo digno, el consumo responsable y la toma de conciencia desenmascarando a las poderosas multinacionales. Una globalización distinta, otro mundo posible. (Agencia Paco Urondo)

27.01.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por José Cornejo) Originalmente, la agenda de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, señalaba que este miércoles 26 por la tarde asistiría al Club Albariño, en el pauperizado barrio de Soldati. El club había sido ocupado y posteriormente desalojado, así que había una gran expectativa sobre el discurso presidencial sobre la materia. Sin embargo, el martes 25 fue el día más caluroso de la década (43ºC de sensación térmica), la presidenta tuvo un leve bajón de presión y entonces reprogramó su agenda. Hizo de anfitriona en Casa Rosada de ocho campeonas mundiales de boxeo argentinas.

Armando Cavalieri, titular del poderoso Sindicato de Empleados de Comercio, debió haber estado enterado de este cambio. O al menos su operativo secretario de organización, Ramón Muerza. Ante la inminencia de las elecciones en su gremio, que pueden ser históricas si El Gitano es derrotado, alguno de los dos tuvo una brillante idea. Mandar una patota a Casa Rosada para denunciar a la lista opositora, La Borlenghi, y de paso, intimidar un poco a la presidenta y su ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para que esta lista no pueda presentarse a elecciones.
Así las cosas, a las 17.55 de ayer, con más de 30º de calor y una humedad exasperante, dos grupos intentaban entrar al Palacio de gobierno. Por Balcarce 50, los pacientes asistentes al homenaje deportivo y transpirados cameramen. Por Balcarce 24 en cambio, medio centenar de muchachones, algunos en notable estado de ebriedad, otros pocos con supuestas remeras de Carrefour (no las mismas que se ven en esa multinacional).
Casa Rosada no es la sede del gremio de Comercio en Moreno 625, donde habitualmente Cavalieri y Muerza intimidan a los sectores críticos. Veloz de reflejos, el agente que estaba en la reja les prohibió el acceso. Hubo un forcejeo fugaz, pero ante la llegada de nuevos efectivos, los cabecillas de la patota entendieron que estaban al borde de un escándalo mediático y que la resultante podría ser exactamente la contraria de lo que habían ido a buscar. Alguno de los matones le arrojó en la cara de los policías volantes donde denunciaban a La Borlenghi con acusaciones tan graves como “Nievas (el dirigente de este sector) se recibió de abogado con los recursos que le abonó el gremio” y otros delitos igual de significativos. La impresentable pandilla firmaba los volantes con un inverosímil "Supermercadistas por el cambio (15 de abril)". Luego ensayaron dos veces “yo soy argentino, soy soldado, del pingüino”, a ver si con esto convencían a los policías (?) pero ante la incapacidad de algunos de aprenderse el sencillo cántico y otros de negarse rotundamente a hacerlo, desistieron de continuar.
Antes que el reloj marcara las 18.30, los frustrados apretadores partieron para la sede de Comercio, a confrontar con los delegados de la lista opositora. Hasta las 20 de ayer, no se habían registrado incidentes.
Sorprende la torpeza de Cavalieri para llevar adelante exitosamente una elección, en un secretario general que formalmente atravesó no menos de seis comicios internos. Pero la explicación excede la edad del sindicalista enriquecido. Tiene que ver con un proceso mucho mayor. Al calor de la recuperación del empleo y del valor de la política como herramienta de transformación, muchas bases obreras han comenzado a cuestionar fuertemente las conducciones empresariales de muchos gremios. Esto se ha visto dramáticamente en el asesinato de Mariano Ferreyra, pero hay mucho más. Se pueden encontrar efervescencia sindical con conducción kirchnerista (Comercio, Bancarios), de izquierda (Kraft - Alimentación), kirchnerista y hasta de izquierda con kirchnerismo (Pianelli, de CTA-K en Subtes, UTA). En todos los casos, el elemento en común son conducciones gremiales genuflexas a la patronal correspondiente, cuando no son ellas mismas las patronales. La respuesta violenta por parte de estos últimos indica tanto que están a la defensiva, como la peligrosidad que están dispuestos a desplegar para mantener sus negocios. (Agencia Paco Urondo)

26.01.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por José Cornejo) El próximo 23 de marzo se acerca una fecha que puede ser histórica. Se votará para Secretario General de uno de los gremios más grandes de Argentina: el sindicato de Empleados de Comercio.



Un poco de historia
 
El sector mercantil fue uno de los pocos “beneficiarios” de las políticas económicas de etapa neoliberal. A la destrucción de empleos en la industria (de alto valor agregado y enormes derechos laborales), se la suplantó con el desarrollo del sector servicios, con un altísimo nivel de precariedad. Como beneficiario del proceso, Armado Cavalieri. ¿Su fórmula del éxito? Trabajadores pobres, sindicalistas ricos.
 
En 2007, el Ministerio de Trabajo estimaba que en Argentina había 400 mil empleados de Comercio, 150 mil de ellos afiliados al gremio mercantil. Casi 61 mil sindicalizados trabajan en la Capital Federal, seccional que conduce Cavalieri y que a partir de ella maneja la Federación a nivel nacional. Ese mismo año, Cavalieri en lista única había ganado por enésima vez las siempre polémicas elecciones de su gremio.
 
Y no le fue mal. Su sociedad con las grandes cadenas de supermercados durante más de 25 años le ha permitido amasar una fortuna que el diario Perfil estiman en más de cien millones de pesos, usando como testaferro a su hijo Sebastián y a su asesor Roberto Gómez. Sorprendentemente, no hay en toda la web muchas más investigaciones contra su persona que la nota mencionada. Un curioso manto de silencio cubre su obsceno comportamiento. Todo esto explica su nostalgia por el presidente riojano, su membresía y alianza con los gremios Gordos y su desconfianza con los Kirchner.
 
A los que les fue mal fue a los trabajadores. Junto con gastronómicos, tienen el dudoso privilegio de contar con el peor convenio del sector privado urbano formal. La corrupción extrema de la conducción de Cavalieri le ha generado fuga de trabajadores (en los casos más conocidos, hacia el gremio de Camioneros) y una fuerte disidencia de base de sectores kirchneristas (la Verde-bordó, conducida por la Agrupación Ángel Borlenghi). Todo este sector crítico parece condensarse tras la figura del Secretario Gremial, Oscar Nieva.
 
Un poco de presente
 
La primera semana de diciembre de 2010 los sucesos se precipitaron. Cavalieri convocó a la Asamblea de Memoria y Balance, donde debe dar cuentas de la gestión del gremio. Quizás algunos números no estaban muy prolijos, porque envió medio centenar de barrabravas al quinto piso de la sede de Comercio, Moreno 625, donde la gente de Nieva tiene su base operativa. La advertencia fue clara: “no vayan a la Asamblea de Memoria y Balance”. Recordando los eventos del año anterior, donde un militante sindical de la Borlenghi terminó en coma, Nieva y su gente tomaron la decisión de no asistir.
 
Envalentonado y veloz, Cavalieri jugó su segunda carta. El 14 de diciembre convocó a un plenario en Parque Norte, donde la lista azul (o sea, él) pretendía afirmar ante un millar de delegados que volvía ser la única alternativa de las elecciones venideras. El ministro Carlos Tomada – que tuvo un mes muy caliente debido al conflicto ferroviario –, asesorado por el laboralista Héctor Recalde, tomó cartas en el asunto y desaprobó la pretensión de Cavalieri.
 
Así las cosas, comenzó la colecta de avales para presentar listas, que requiere un mínimo del 3% del padrón, 1.820 avales. Para obtenerlos, la lista Azul ha puesto todo el aparato. En él, juega un rol estratégico Ramón Muerza, el secretario de Organización del gremio. Garante de la explotación en los mercados de la trasnacional francesa Carrefour, Muerza cuenta con una fuerte cantidad de afiliados temerosos de perder su empleo. Pero las cosas no han salido como antes y Cavalieri no ha ahorrado en imaginación. Últimamente se han visto pulposas promotoras prometiendo sortear rodados a cambio de firmas para avalar la presentación de la lista de Cavalieri.
 
Del otro lado, la Verde – Bordó, cuyo capital crítico reside en una militancia joven, fogueada contra las patronales negreras y el sindicato cómplice y protegida sindicalmente desde la secretaría gremial de Nieva. Las afiliaciones llueven cuando se invoca la posibilidad de vencer a Cavalieri.
 
Las elecciones son el 23 de marzo de 2011. Nieva sabe que en estos comicios se juegan los derechos laborales de los trabajadores pero también intereses muy peligrosos, que tocan una de las fibras del peor capitalismo, el sector servicios. También tendrán consecuencias sobre los trabajadores y el equilibrio de la CGT, que en 2012 elige nuevamente Secretario General.
 
Si Cavalieri vislumbra perder las elecciones, se verá obligado a negociar un conjunto de secretarías del Sindicato que en la práctica impliquen su despedida en 2015. Pero si se siente seguro, o herido en su orgullo de ancianidad irá a la guerra. La fecha límite debería ser este 28 de enero, cuando se presenten los avales y la lista final de candidatos ante la Junta Electoral del sindicato. Naturalmente, se guardan copias por si los muchachos de Cavalieri “pierden” los papeles.
 
La experiencia de los tercerizados ferroviarios demuestra que hay que ser muy cauteloso con estos sindicalistas del tipo de Cavalieri. Pueden ser empresarios, pueden ser sicarios. (Agencia Paco Urondo)

25.01.2011

Villa General Güemes, Formosa (Agencia Paco Urondo) Derecho a réplica: a continuación publicamos un texto enviado como desmentida al artículo "Formosa: el Mocafor denuncian más casos de trabajo esclavo".

"Por la presente se desmienten categoricamente como falsas las denuncias a los medios por parte del delegado de mocafor, (movimiento campesino de formosa) sr. Benigno López, de Villa. Gral Belgrano, Formosa el denunciante nos acuso frente a medios periodísticos del país y Paraguay de tener personal en condiciones esclavitud. Mocafor también nos acusa de "oligarcas" y de lucrar con la provista de alimentos a nuestros empleados.
Nuestra empresa familiar "caminos ganadera" y Oliverio W. Caminos su presidente, desmienten categóricamente todas estas acusaciones y las clasifican como totalmente falsas, fabulaciones hechas para obtener reconocimiento y propaganda periodística gratis para Mocafor y Benigno López en el pais.
Todos nuestros empleados cobran lo que manda la ley o aun más. Nunca se ha esclavizado a nadie y menos se ha retenido a alguien en la empresa en contra de su voluntad. Todos nuestros empleados están en blanco. Todos viven en viviendas dignas, casi todas relativamente nuevas, bien pintadas y de calidad muy superior al promedio de la zona. La empresa emplea unos 21 asalariados, pero indirectamente unos 200 personas en diferente grado se benefician de las obras y mejoras instituidas por nuestra empresa, en esta zona remota y difícil del país, durante los últimos 10 años. (albañiles, alambradores, tractoristas, mecánicos, estaciones de servicio, veterinarios, vendedores de ganado, electricistas, ferreterías, gomeros, molineros, perforadores para buscar agua, maquinistas, corralones de materiales, aserraderos, etc.).
Oliverio W Caminos medico que trabaja diariamente en su profesión y que ha invertido en Formosa sus ahorros personales y familiares por más de 10 años no es un “Oligarca”.
Hace varios años compramos campos abandonados, donde ya nadie cultivaba nada, ni arreglaba una casa o un alambrado desde hacia muchísimos años, algodonales abandonados que estaban en venta hacía mucho tiempo y nadie los compraba. En estos campos remotos que casi nadie quería, alambramos, construimos casas para el personal, nuevas oficinas, galpones, instalaciones ganaderas, trajimos teléfono satelital a zonas donde el teléfono no llegaba, construimos varias instalaciones sanitarias y baños para desinfectar el ganado, controlamos la garrapata y otras tantas pestes asociadas. Le dimos al personal casas nuevas en su mayoría y mejoramos, pintamos y limpiamos el abandono que reinaba en esas remotas latitudes, donde ya casi nadie invertía. Mejoramos la enfermería de Leyes e hicimos muchas otras donaciones. Saneamos estos predios y plantamos pasturas subtropicales en algunas parcelas donde solo había maleza y renovales inaccesibles de vinal, trajimos genética de Santa Fe para mejorar el ganado que compramos en la zona de a poco. Adquirimos motos y dos camionetas para nuestro personal. Aclaro que no somos la gran empresa que su artículo refleja pero solo una empresa pequeña o mediana familiar de gente de trabajo).Después de leer esta infamia en los diarios e Internet el Sr Benigno López fue llamado personalmente por el Dr. Oliverio Caminos para obtener los nombres de sus informantes. Estos fueron contactados y todos desmintieron haber hablado con López y negaron fehacientemente el haber proporcionado a este individuo, ninguna información falsa o de ningún tipo sobre nuestra empresa. La empresa así también investigo en detalle la posibilidad de que alguna irregularidad existiera sin conocimiento de sus administradores y no encontró ninguna falencia o acto irregular como los denunciados, así comprobando la absoluta falsedad de la denuncia.La denuncia de Benigno López y MOCAFOR es falsa, mal intencionada y hecha sin causa alguna. Sospechamos que obedece al deseo de obtener publicidad periodística gratis para el y para MOCAFOR. La empresa se reservara el derecho de iniciar acciones legales por difamación contra López y MOCAFOR. López reconocido en la zona de Belgrano como “Piquetero” nunca tuvo en la zona de Villa Gral. Belgrano un empleo reconocido. Lopez nunca contacto a nuestra empresa para corroborar los hechos antes de hacer públicas sus denuncias.Oliverio W. Caminos, “Caminos Ganadera”, Belgrano, Villa General Guemes, Formosa, (Agencia Paco Urondo)

24.01.2011

Publicado en El Descamisado. Año 1 Nº 20. 2 de octubre de 1973.

19.01.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, gentileza Mónica Oporto) El precandidato presidencial del Peronismo Federal aseguró que, de imponerse en las elecciones de octubre, propondrá cambiar "cinco o seis leyes" para quitar poder a los sindicatos. "Han ido ganando derechos que perjudican a los argentinos", acusó.

El precandidato presidencial del Peronismo Federal, Eduardo Duhalde, aseguró hoy que si accede a la Casa de Gobierno con las elecciones de octubre propondrá cambiar algunas leyes porque "hay sectores (del sindicalismo) que han ido ganando derechos que perjudican a los argentinos"."Si es que llego a la Presidencia voy a cambiar cinco o seis leyes porque no podemos seguir pensando que los dirigentes gremiales de la educación son dueños de la educación y los dirigentes gremiales de la salud son los dueños de la salud", dijo hoy declaraciones a radio Brisas, de Mar del Plata.El ex presidente afirmó que las reformas alcanzarán además al sector aeronáutico porque "los dirigentes gremiales de Aerolíneas que tiene 10 mil empleados y diez gremios que deciden cuando sale un avión y cuando no sale"."Hay que cambiar las normas donde hay sectores que han ido ganando derechos que perjudican a los argentinos", opinó el dirigente del justicialismo disidente, quien agregó que cualquiera sea el candidato con el que concurra "el oficialismo no puede ganar la segunda vuelta" electoral.El ex gobernador bonaerense dijo que en Argentina "hay que poner orden: se debe construir la paz en el país, y no matar a nadie", al tiempo que sostuvo que el gobierno "no puede explicar por qué se mataron a diez personas".Duhalde manifestó que "por no reprimir, se hace que la gente haga justicia por mano propia" e insistió en que el Estado "debe hacerse cargo de la seguridad, de la prevención y de la represión". "Este gobierno ha inculcado que el estado no debe reprimir, lo que es la base de un gran error que hace que cada uno haga lo que se le antoje: debemos hacer un país ordenado, serio y pacificado", sostuvo. (Agencia Paco Urondo)

18.01.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por José Cornejo) Agencia Paco Urondo entrevistó a Aníbal Rucci, hijo del secretario general de la CGT, José Ignacio Rucci, asesinado el 25 de septiembre de 1973, a 48 horas de la última victoria electoral de Juan Perón. En una extensa entrevista, Aníbal - titular de la Fundación J. I. Rucci, con sede en la CGT - muestra su percepción de la realidad sindical argentina. Por la extensión y lo valioso de la misma, se presentará en dos partes. En esta primera se abarca desde el último gobierno de facto hasta el presente. Se adjunta también el video correspondiente a la entrevista al final de la nota.

Agencia Paco Urondo: La CGT y Ubaldini van resistiendo a las “políticas maquilladas” del alfonsinismo. ¿Te parece que Ubaldini terminó siendo heredero de la figura de tu padre?
 
Aníbal Rucci: Yo creo que nadie es heredero de nadie. No podes ser heredero cuando las situaciones políticas son distintas. Una cosa fue ser Secretario General de la CGT durante gobiernos militares; otra cosa es ser Secretario General durante una parte del gobierno militar y una gran parte de un gobierno democrático, como el de Alfonsín, y otra cosa es serlo durante la democracia. Son actitudes políticas distintas que tienen que utilizar los secretarios generales. Siempre en una misma función: tener poder político para poder defender los derechos de los trabajadores. Incorporar a los trabajadores a todos los estamentos de la nación. Yo creo que no se puede comparar uno con otro. En el carácter de lucha, yo te puedo decir que son muy parecidos, pero son dos cosas distintas a la vez.
 
APU: La estrella de Ubaldini se empieza a apagar a principios de los ’90. La CGT de los 90, ¿no traiciona ese legado de combatividad?
 
AR: Una cosa es trabajar con un gobierno en función de mejoras para los trabajadores y otra cosa es ser socio de un gobierno. Son dos cosas distintas. Lo importante es, durante un gobierno democrático, que la CGT esté lo máximo con el gobierno que fuese, pero dentro de los límites que corresponden. Te digo más. Dentro de la CGT, el secretario de prensa fue De Gennaro. Fue en la época de Ubaldini en los noventa. Ahora, cuando los derechos del trabajador no son respetados... Yo puedo apoyar a un gobierno en ciertas cosas, porque beneficia a la representatividad de los trabajadores. Pero durante el gobierno de Menem fue prácticamente un casamiento entre el gobierno y algunos dirigentes gremiales.
 
APU: También durante los 90, hubo fracciones que combatieron desde adentro y terminaron conduciendo la Central en 2003. ¿Hay una recuperación del espíritu de lucha a partir de esos sectores?
 
AR: En los 90, el MTA (N. del R.: el Movimiento de los Trabajadores Argentinos, sector conducido por Hugo Moyano) que enfrentaba las privatizaciones. Después toma el poder de la CGT. Ahí cambia la actitud de la Central. Uno siempre tiene que luchar por la unidad del movimiento obrero. Esto es fundamental, porque cuando uno toma partido, está siendo funcional a la ruptura del movimiento obrero. ¿Cuál es hoy mi anhelo? Ver nuevamente mañana al movimiento obrero unido en función de un proyecto de poder en conjunto. Pero sí, con la llegada del MTA a la conducción de la Central cambió la política de la conducción del trabajo de forma abismal.
 
APU: En la historia del movimiento obrero en Argentina ha habido encuentros y desencuentros.
 
AR: El movimiento obrero se recicla siempre. Peleas y divisiones hubieron siempre. Pero los dirigentes gremiales, a pesar de lo que digan muchos, son muy inteligentes. Y hay un punto donde el movimiento obrero nuevamente se junta y conforma un bloque para llevar adelante sus políticas.
 
APU: Hay hoy otra vez una profunda crisis de la CTA. ¿Te parece que eso pueda llevar nuevamente a la unidad del movimiento obrero?
 
AR: Últimamente estoy escuchando bastante a Micheli. Ellos (N. del R.: La lista 1 de la CTA) tienen una concepción muy diferente de lo que debe ser el gremialismo. Hoy escuchamos seguido esto de “cambiar el sistema sindical”. Escuché a intelectuales decir lo mismo y me causa extrañeza. Porque si vos vas como sindicato de base, sindicato por empresa, lo único que estás logrando es debilitar el sistema gremial argentino. Es debilitar la posibilidad que tiene el trabajador a través de su representante, de llevar adelante las mejoras necesarias. Si yo tengo cien compañeros vienen de un gremio, cuando vamos a discutir los salarios con los empresarios, ¿vamos a conseguir los mismos salarios que un gremio de  50 mil afiliados? La presión ¿es la misma, la negociación es la misma? Jamás lo va a ser. Lo que pasa que detrás de todo esto, lo que hay, es un intento de destrucción del movimiento obrero. Y aquéllos que dicen que no tiene que haber un movimiento obrero con ideología política, en realidad lo que están diciendo es “quiero tener un movimiento obrero con la ideología política que yo quiero”.
 
APU: A fines del año pasado, la CGT sacó un comunicado diciendo que el asesinato de Mariano Ferreyra era una agresión al conjunto de la clase obrera. ¿Te parece que en ese nivel de violencia este asesinato se une al de tu padre?
 
AR: Yo creo que un asesinato se une a todos los asesinatos. El asesinato del compañero Mariano Ferreyra tiene que ser investigado, tienen que aparecer los culpables, tanto como en el asesinato de mi padre. Ningún cargo te puede poner primero en la fila de las investigaciones. Hay que terminar de una vez por todas con la política de la agresión. La política es el arte de lo posible y tiene que llegar al consenso. Porque sino te convertís en extremista de un lado o del otro. Si sos de extrema derecha creés que tenés la razón en todo y si sos de extrema izquierda también, no hay consenso. Y la política es un espacio lleno de grises. Hay grises, sino no se podría concebir la política si no hubiese discusión, así fuese acalorada y fuerte de las ideas, que creo que tienen que ser fuertes. Lo que no sirve más, y creo que algunos están añorando, es volver a los setenta.
 
APU: Te parece que hay un fantasma que se despierta.
 
AR: Algunas cabecitas andan fantaseando con conformar movimientos sociales que pueden solucionar, según ellos, la política argentina a través del desorden. El desorden a veces es necesario, pero es el último recurso. Es muy necesario cuando tenés una dictadura en el gobierno. No es para nada necesario cuando tenés un gobierno elegido democráticamente. Ahí lo que tenés que hacer, como se debe hacer en la política del consenso es, la lucha de ideas y respetar los votos. No suele decirse que para que haya dirigentes sindicales, hay elecciones en fábrica directas, elecciones para comisión interna, elecciones directas para representantes por provincia y región y después, como en el caso de la CGT, hay elecciones de un (plenario) confederado de todo el país que representan a más de cinco millones de trabajadores. O sea que hay elecciones directas en todos los momentos y no como dicen, que abajo no hay elecciones directas… entonces yo me pregunto, si yo soy afiliado a alguna de las filiales de la CTA, ¿tengo la misma logística que puede tener Micheli por ejemplo, para pelear las generales?
 
APU: Los gremios grandes se imponen a los chicos, que es lo que pasa de hecho.
 
AR: Bueno porque según la cantidad de afiliados, es la cantidad de representantes. Pero acá (N. del R.: en la CGT) de hecho, Ubaldini vino de un gremio chico.
 
APU: Camioneros es un gremio chico.
 
AR: Camioneros no es un gremio que tenga un millón de afiliados. Pero el otro sistema, el que llaman “directo”, ¿quiénes más se pueden presentar con las mismas posibilidades logísticas como las que tienen Micheli o Yasky? Cuando hablo de logística, hablo de plata, etc. ¿De dónde la conseguís? Tenés que viajar por todo el país. Vos no sabés lo que es una elección que según ellos tiene un millón y medio de afiliados. Fijate que no es un sistema tan lindo porque se están peleando hasta el día de hoy, a ver quién ganó. Tampoco lo veo tan clarito… como dicen “el movimiento obrero de la CGT es un movimiento bla bla, el nuestro es el mejor”. Yo no lo veo. Ninguno de los dos dice que perdió.
 
APU: En 2012 supuestamente termina el mandato de Moyano, ¿cómo imaginás el cambio de gestión si llega a haber una sucesión?
 
AR: Como son todas las sucesiones, o seguirá el compañero Hugo. Eso lo decidirá el Confederal. Como te decía antes: cada gremio con su cantidad de delegados va al confederal y ellos verán si habrá un nuevo Secretario General o si seguirá Hugo al frente de la CGT. (Agencia Paco Urondo)

16.01.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en Télam) Un grupo de delegados de la firma AGR, dependiente del Grupo Clarín, que fueron despedidos, realizaron ayer una protesta frente a la planta impresora de la empresa en demanda de la inmediata reincorporación de los cesanteados. Según explicó a Télam Nicolás Rivero, uno de los delegados despedidos, -nos vamos a quedar acá hasta que tengamos una respuesta de la empresa. Aquí no hay sindicatos, no hay organizaciones, lo que hay son delegados injustamente despedidos con sus familias realizando una protesta legítima.

Rivero señaló que -somos diez delegados, cinco despedidos en el 2004 y otros cinco despedidos ahora, en diciembre del 2010. En todos los casos hay orden de la justicia de permitir la reinstalación de los cesanteados, pero la empresa no la acata. También -dijo- el Ministerio de Trabajo le impuso una multa a Clarín y la empresa está pagando la multa pero no reincorpora a los despedidos. O sea que no acata ni la decisión de la justicia, ni la de la cartera laboral.
Agregó que -vinimos aquí porque AGR, que es donde se imprime la revista Viva, la revista Genios, folletería de supermercados y las guías de teléfonos, pertenece al Grupo Clarín, según ellos mismos lo reconocieron y estar acá con nuestras familias, es la única manera que tenemos de manifestar para que se resuelva nuestra situación. Rivero indicó que -nos vamos a quedar aquí con nuestras familias en forma pacífica hasta que tengamos una respuesta de las autoridades de la empresa. (Agencia Paco Urondo)

14.01.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Pedro Wasiejko, secretario adjunto de la CTA y secretario general de la Federación de Trabajadores de la Industria y Afines (FETIA) denunció que no sólo en el sector agrícola se deben eliminar formas de servidumbre sino también en el sector pesquero. Wasiejko indicó que “en Mar del Plata, los fileteadores de pescado son contratados por supuestas cooperativas que son truchas y padecen condiciones de trabajo sumamente indignas”.

En este sentido, reclamó al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, que “así como promueve la política de tolerancia cero para resguardar los derechos de los turistas, sería importante que promueva el mismo bajo nivel de tolerancia para los empresarios que en la provincia que gobierna someten a los trabajadores a condiciones totalmente irregulares e indignas”.
“La gran mayoría de los establecimientos en los que se procesa pescado en Mar del Plata figuran como cooperativas cuando no son tales. Someten a los trabajadores a 12 o 14 horas de trabajo, sin proveerlos de la indumentaria y ni de los materiales que necesitan para realizar el trabajo que deben ser costeados por los propios fileteros. Trabajan sin las condiciones adecuadas de seguridad e higiene, padecen problemas de salud y no tienen ningún tipo de cobertura médica ni pueden recibir la Asignación Universal por Hijo ni asignaciones familiares en tanto los obligan a figurar como monotributistas. Cuando baja el trabajo, no tienen ningún tipo de cobertura ni amparo. Son más de 8000 los trabajadores que están sometidos a estas condiciones”, señaló.
La FETIA agrupa a más de 20 mil trabajadores del sector industrial y está integrada por el Sindicato de Obreros y Empleados de Refinerías del Maíz (Soerm), el Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino (Sutna),  la Unión de Obreros Metalúrgicos (UOM) de Villa Constitución, la Federación de Obreros y Empleados Telefónicos (Foetra),  la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Atgyp), la Asociación de Trabajadores Autogestionados (Anta), los trabajadores del Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina (Sica), la Unión de Trabajadores de la Industria y Afines (Utypa), la Asociación del Personal Aeronáutico (APA) y el Sindicato de Obreros y Empleados del Papel (Soep), entre otros. (Agencia Paco Urondo)

06.01.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por José Cornejo) El ex secretario general de la CTA, Víctor De Gennaro y el candidato a ocupar ese lugar, Pablo Micheli buscan presionar a través de sus salarios a los empleados de la Central de Trabajadores Argentinos. Pero esta medida no se comprende si no se hace un somero repaso a la historia reciente de la CTA. A continuación, las banderas de Germán Abdala y la herencia de De Gennaro.

A los 38 años, Abdala ya había sido electo secretario general del gremio estatal ATE por tercera vez. Con un cáncer que se lo comía, todavía había tenido tiempo para percibir  - antes que muchos - la traición del PJ menemista y la derrota de Ubaldini en una CGT cada vez más claudicante. Corría 1991 y el ministro Cavallo inventaba la Convertibilidad. Abdala había sido uno de los ocho diputados justicialistas que había roto con la dupla Menem – Duhalde y ahora lanzaba una corriente crítica del oficialismo sindical: el Congreso de los Trabajadores Argentinos, CTA.
En ese entonces, el CTA era una idea, un proyecto, una fantasía. ¿Cómo financiarla? Germán puso todo su gremio en la patriada y desde entonces los empleados y la pequeña estructura de CTA es solventada por ATE, el gremio más importante de la entonces corriente crítica de la CGT. El 13 de julio de 1993, Germán falleció y sus cenizas fueron devueltas a su balneario de origen, Santa Teresita. El Congreso de los Trabajadores Argentinos quedó en manos de su sucesor en ATE, Víctor De Gennaro.
 
Probablemente el mayor logro del CTA sea la primera movilización nacional de envergadura cuestionando el modelo neoliberal: la Marcha Federal (1994). Esta se hace en conjunto con otra fracción crítica de los Gordos de la CGT, el Movimiento de los Trabajadores Argentinos (MTA), ya en ese entonces conducido por Hugo Moyano. A partir de entonces comienzan las agachadas del Tano de Lanús. La primera gran agachada del Tano va a ser silenciar su sociedad con el Negro Moyano en la Marcha Federal.
 
La segunda será en 1996, cuando De Gennaro modifica el nombre del Congreso de los Trabajadores Argentinos por Central de los Trabajadores Argentinos, constituyéndose una alternativa a la CGT. La división de la clase obrera organizada nunca fue planteada por Abdala ni por el documento de Burzaco, el acta fundacional.
 
La tercera gran agachada de Víctor será en 2001, y tiene dos partes. A) Mantuvo inmovilizada a la militancia en un inminente Partido de los Trabajadores que jamás lanzó. B) Mucho más grave, mandó a guardar a su militancia el 20 de diciembre de 2001, mientras otros valiosos compañeros dejaban la vida.
 
La última del Tano ni siquiera es una gran agachada. Es su modesta despedida del campo nacional y popular. A saber: lo pone a Micheli como candidato a presidir la Central, un sindicalista de muy pocas luces, escasamente respetado y con una historia militante apenas conocida. Luego somete al conjunto de la CTA a una elección fraudulenta que la Comisión Electoral adicta a él debe reconocer, destruyendo los ideales de democracia sindical de Germán y tantos otros compañeros que fueron y son partes de la Central.
 
Hay más. Mientras el Ministerio de Trabajo y la Justicia resuelven como continuar el comicio, De Gennaro siempre dispuso de una oficina en la sede de CTA, sobre calle Piedras al 1000. Junto con Micheli, continuaron haciendo uso antes, durante y después de la elección de las instalaciones de la Central. El lunes pasado, y con gran alharaca mediática, hicieron una pomposa toma de posición… de la oficina que siempre tuvieron.
 
La última es la primera. En una magistral jugada política, De Gennaro y Micheli consideraron que para forzar la toma del secretariado general de la CTA, lo mejor que podían hacer era dejar de pagar los salarios a los 60 empleados contratados por la Central. Suspendieron los sueldos de diciembre y el aguinaldo, dado que estos dependen de ATE. Casi en simultáneo con violar derechos laborales tan elementales alcanzaron a vislumbrar el vendaval de juicios que se sumaría a su ya alicaída y fraudulenta imagen. Luego de una semana de mora, dieron marcha atrás a la medida.
 
Tano, ¿te parece que Germán murió para que hicieras esto? (Agencia Paco Urondo)

05.01.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en el blog de la Juventud Sindical) Se cumplieron, el 24 de Diciembre, diez años de la concentración realizada por la CGT disidente, que conducía Hugo Moyano, en Plaza de Mayo bajo el lema “por una Navidad solidaria” en la que miles de trabajadores y desocupados reclamaron el “cambio de modelo económico” que conducía Fernando de la Rúa y “la creación de puestos de trabajo”. En el año 2000, el compañero Hugo Moyano, titular de la central sindical disidente, señaló que el gobierno “debe cambiar el modelo económico y crear puestos laborales” para enfrentar la desocupación que afecta a más de cuatro millones de personas.

El dirigente le pidió a Dios que “ilumine a los gobernantes, para que tomen decisiones que mejoren la situación de los argentinos”. Moyano estuvo acompañado por los dirigentes Julio Piumato (judiciales) y Juan Manuel Palacios (UTA), y el sacerdote Luis Farinello, quien bendijo los alimentos y rezó por que todos los argentinos tengan “pan y trabajo”.
Durante ese año, la desocupación había superado la frontera establecida en 1995 en la crisis del “Tequila”. En diciembre de 2000 había 4.088.000 personas con problemas laborales, 377 mil más que en 1999. El presidente Fernando de la Rúa, consideró por aquellos días que “los datos son alentadores y derrotan los pronósticos pesimistas que decían que el desempleo iba a subir”.
Días antes del acto de la CGT en Plaza de Mayo, y luego de haber acordado el “megacanje” de deuda, el Primer Mandatario había emitido un mensaje navideño optimista de cara al 2001 que fue criticado por la central obrera disidente y por distintas organizaciones sociales. Doce meses después, con un país sumergido desde lo económico y lo social, se produjo la caída del gobierno de la Alianza, luego de dos jornadas de violencia y saqueos que dejaron un saldo de 39 muertos en todo el país. (Agencia Paco Urondo)

04.01.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en ACTA, por Sebastián Rollandi) La CTA propone una agenda social que de cuenta de la necesidad de profundizar las transformaciones sociales y económicas en el sentido de la distribución de la riqueza y el pleno acceso a todos los derechos económicos, sociales y culturales para nuestro pueblo.
Medidas estructurales:

•Reforma tributaria integral progresiva: que paguen mas los grupos concentrados de capital que obtienen rentas extraordinarias. Eliminación del impuesto a las ganancias para los asalariados. •Ley de entidades financieras: derogación de la ley de la dictadura militar. Colocar el crédito al servicio de la producción y la creación de fuentes de trabajo, privilegiando a las Pymes. •Restitución de los aportes patronales: para financiar que la jubilación mínima sea el 82% del salario mínimo vital y móvil. •Aprobación de la ley que establezca la participación: de los trabajadores en las ganancias de las empresas, tal como lo manda la Constitución.
Medidas Coyunturales económicas sociales.
•Convocatoria al Consejo del Salario: Poner en funcionamiento todas sus comisiones. Definir el costo de la canasta básica en forma urgente y provisoria hasta que se restablezca la confiabilidad de las estadísticas oficiales ( Indec), para tener parámetros claros para la discusiones salariales. •Definir por ley el principio constitucional de “a igual salario igual trabajo”: eliminación del trabajo en negro y de toda forma de terciarizacion, con una cláusula que obligue a todas las empresas que reciben subsidios estatales a regularizar la contratación de trabajadores. •Ley que regule el trabajo: de un millón y medio de trabajadores de casas particulares. •Creación por ley de un fondo federal: para equiparar los salarios del sector público. •Universalización del seguro de desempleo. •Firma del convenio 158 de OIT que prohíbe el despido sin causa. •Aprobar una nueva ley de riesgos del trabajo: que derogue lo que esta vigente, que no resguarda la salud de los trabajadores. •Convertir en ley la Asignación Universal por hijo : incluyendo a los monotributistas. Universalizar el subsidio prenatal. •Aumento a partir del 1º de enero de la Asignación universal por hijo. •Equiparación de las Asignaciones familiares de todos los trabajadores estatales del país. •Constitución de un ámbito tripartito para el seguimiento y control de precios de la canasta básica. •Convocar a los Movimientos Sociales a discutir y programar acciones que den una solución integral del tema tierra, vivienda y hábitat. •Plena restitución de sus tierras a las comunidades: de pueblos originarios •Nueva ley de Financiamiento Educativo que lleva la inversión educativa al 8% del PIB en 2016, para dar cumplimiento a las metas de la ley de educación Nacional. (Agencia Paco Urondo)