fbpx Cultura | Page 263 | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura
05.03.2011

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en Prensa Web) El escritor argentino Alberto Granado, quien fue compañero de viaje del revolucionario Ernesto “Che” Guevara, falleció este sábado en horas de la mañana en su residencia de La Habana a los 88 años de edad.

Según confirmaron sus familiares a Radio Nacional de Venezuela, Granado murió mientras dormía y para este día se organizan los actos fúnebres del también científico sudamericano.
 

Nació en la localidad de Hernando en la central provincia de Córdoba, Argentina, el 8 de agosto de 1922 y luego de cumplir 30 años de edad, el escritor decidió partir de su Argentina natal para dedicarse a viajar por toda Latinoamérica en compañía de su amigo Ernesto Guevara.
 
El ya célebre viaje por Sudamérica empezó en diciembre de 1951, a bordo de "La Poderosa", una motocicleta Norton del año 39, y nueve meses después se separaron en Venezuela, cuando el Che regresó a Buenos Aires a dar sus últimas materias de Medicina.
 
Granado, que ya era bioquímico, permaneció en Venezuela y trabajó en el leprosorio de Cabo Blanco situado en La Guaira, estado Vargas, hasta que partió en 1955 a Europa.
 
En 1960, después del triunfo de la Revolución Cubana, se reencontró con su amigo Ernesto Guevara, comandante del Ejército Rebelde, y un año más tarde se mudó a la Mayor de las Antillas.
 
En 1978 publicó su libro "Con el Che por Sudamérica", en el que relató las distintas vivencias de su viaje junto a Guevara por el continente en el que según Granado se fabricó la conciencia revolucionaria de ambos.
 
Entre 2002 y 2003, Alberto Granado fue asesor de la película Diarios de motocicleta, del brasileño Walter Salles, quien narró en la gran pantalla el famoso periplo.

 
 
(Agencia Paco Urondo)
 
 

04.03.2011

 
Mar del Plata (Agencia Paco Urondo) Ha sido una preocupación constante de la sra. Presidenta de la Nación, la de crear nuevos espacios para que aquellos sectores mas vulnerables de la sociedad, tuvieran una creciente igualdad de oportunidades relacionadas con el mejoramiento de la calidad de vida en general.
Deseo acercar por este medio, una propuesta de inspiración re distributiva, pero en primer lugar, paso a enumerar a aquellos sectores a los que apunta la misma:

Los pueblos originarios
Los habitantes de localidades rurales
Los miembros de organizaciones sociales que luchan por satisfacer sus necesidades básicas insatisfechas
Los miembros de las centrales sindicales.
Considero que si un pueblo totalmente bloqueado en todos los sentidos, como es el caso de Cuba, ha sido capaz de formar a decenas de miles de médicos provenientes del tercer mundo y de los sectores secularmente excluidos como es el caso de los pueblos afro descendientes y originarios, ¿Cuánto mas podríamos hacer nosotros, empezando en una primera etapa, por saldar la deuda social pendiente con nuestro pueblo?
Para el caso de los pueblos originarios, propongo que en las ciudades en que se localizan los principales centros universitarios, construir o alquilar pensiones u hoteles en las que se puedan hospedar jóvenes becados provenientes de los pueblos originarios que habitan en las regiones cercanas a dichas universidades, y atendiendo a la formación de aquellas especialidades mas prioritariamente requeridas (podrían ser médicos, técnicos agrícolas, maestros, enfermeras), por supuesto, el compromiso firmado para acceder a dichas becas, consiste en ejercer su actividad en beneficio de sus comunidades de origen.
En dichas instalaciones que harían las veces de hogares transitorios, deberían participar de la gestión, alguna autoridad de los pueblos originarios, que harían las veces de orientadores en la preservación de los valores culturales y morales ancestrales de dichos jóvenes, también debería participar un facilitador cultural, que ayude a adaptar e integrar a dichos jóvenes para poder desenvolverse en la cultura urbana.
Sabemos que existen diferentes grados de abandono y exclusión de las poblaciones rurales con menos de 2.000 habitantes, en estos casos también deberían existir becas para los jóvenes que quieran estudiar carreras relacionadas a la calidad de vida y el desarrollo local, que podrían ser desde médic@s generalistas, enfermer@s, técnicos agropecuarios, técnicos constructores, y oficios requeridos según demandas locales, sin descontar la posible necesidad de abogados con capacidad de gestionar demandas ante las autoridades políticas locales. En este caso también debería existir un compromiso de ejercer por una buena cantidad de años, su labor profesional en sus lugares de origen, participando los municipios, en garantizar la salida laboral de dichos jóvenes.
También sería conveniente que estos jóvenes se instalen en pensionados bajo la tutela de un psicólogo que les brinde orientación y facilite soluciones, frente a los problemas que, debido al impacto de cambio de medio cultural pudieran tener.
Finalmente, debería tenerse muy en cuenta, la demanda de profesionales y técnicos que las organizaciones de trabajadores ocupados y desocupados pudieran tener.
En estos casos, solamente debería haber un acuerdo y articulación entre organismos publicos y organizaciones sociales, para definir la modalidad mas adecuada de llevar adelante este plan de becas para formación de profesionales al servicio de la clase trabajadora (ocupada y desocupada)
(Agencia Paco Urondo)
 

03.03.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Los hijos del 20 de diciembre de 2001 van escribiendo la historia de la conciencia de nuestro Pueblo sumergido. Salidos de la más ignominiosa exclusión, la discriminación más abyecta y las peores condiciones de existencia que conoció una fracción de la clase trabajadora en las últimas décadas, los cartoneros forjaron sus organizaciones desde la solidaridad elemental y hoy disputan, con métodos heterodoxos y muchas veces incomprendidos, su lugar dentro del movimiento obrero.
Así, un grupo de cartoneros que de la nada creó una de las más formidables organizaciones sociales independientes de la Ciudad de Buenos Aires, legitimó su liderazgo en elecciones limpias y democráticas como pocas veces se vieron en el llamado campo popular, condujo por tres años un proceso sin precedentes de dignificación laboral de su sector, combate contra el trabajo infantil y enfrentamiento frontal contra las mafias policiales y políticas, hoy se desprende de los laureles, pero no de la lucha.
En el día de la fecha se realizaron las elecciones generales del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), la mayor organización de cartoneros y recicladores de la República Argentina.
Más de 1500 cartoneros emitieron su voto ante una comisión fiscalizadora compuesta por dirigentes de la Coalición Cívica (Facundo Di Filipo), el Movimiento Evita (Ernesto Pailalef), el ibarrismo (Eduardo Epztein), Proyecto Sur (Adrian Camps) y el ejecutivo porteño (Laura Diaz Alberdi). Se presentaron cuatro listas y salió vencedora con el 50% de los votos la lista 1 compuesta por siete jóvenes trabajadores y trabajadoras del cartón.
El actual presidente de la Cooperativa, Sergio Sánchez de 48 años, que decidió junto a sus compañeros de conducción no presentarse para dar lugar a nuevas generaciones de militantes, fue ovacionado por su desempeño frente al movimiento y por su actitud de renunciamiento. Lejos de la cultura burocrática de la dirigencia gremial, lejos de las posturas hipócritas de los pregoneros de la horizontalidad que no dejan crecer a las nuevas generaciones, lejos de los que se atornillan a los sillones con dudosos objetivos y sobre todo, lejos de los que anteponen los intereses personales a los colectivos; así fue como un grupo de trabajadores pobres, sacrificados, que podría haberse enriquecido a costa de su lucha y enquistado en el poder social para negociarlo por poder político, le deja el bastón de mariscal a las nuevas camadas dirigentes.
El MTE coordina a 2300 cartoneros que desarrollan actividades de reciclado en la Ciudad de Buenos Aires, recuperando más de 200 tn diarias de Residuos Solidos Urbanos. En 2009, pese al lobby de las empresas de higiene urbana y los negocios PRO, lograron instaurar el reciclado como Servicio Público de Gestion Estatal-Cooperativa. Asimismo, junto a los costureros de La Alameda realizan denuncias contra el trabajo esclavo, la trata de personas y la explotación infantil. Cuenta con una escuela nocturna donde asisten 150 chicos ex cartoneros.
Gustavo Vera es maestro de escuela municipal y presidente de la Cooperativa La Alameda

(Agencia Paco Urondo)
 

02.03.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Mientras continúa la discusión en torno a la presentación del escritor peruano Mario Vargas Llosa en la apertura de la Feria del Libro, compartimos una carta abierta que a fines de año pasado el indígena Hugo Blanco dirigió al Premio Nobel. Sumamos así una reflexión más al debate sobre el escritor, la literatura y la política.

Carta abierta de Hugo Blanco a Mario Vargas LlosaNoviembre del 2010 Señor Mario Vargas Llosa: El premio Nóbel otorgado a usted representa un golpe más del neoliberalismo a las poblaciones indígenas, ya que difícilmente podrá encontrarse mayor enemigo de ellas que su persona. Son diarios los golpes del sistema mundial gobernado por las grandes empresas multinacionales contra dichas poblaciones, consistente en la depredación de la naturaleza en sus zonas de vida, lo que significa la muerte para ellas.El ataque es múltiple, solo menciono algunos ejemplos: La implantación de minas a cielo abierto, que roban el agua de la agricultura y la envenenan, matando vegetales, peces, suelo y seres humanos. La extracción de hidrocarburos con parecidos efectos. La instalación de fuentes hidroeléctricas para la minería, que roban el agua de la agricultura y provocan inundaciones.La tala de la selva para extracción de madera, para instalaciones ganaderas o para plantaciones de biocombustibles, lo que debido a las intensas lluvias de la zona provoca la desertificación. La agroindustria que debido al monocultivo y al uso intensivo de agroquímicos, mata la tierra cultivable. El calentamiento global provocado por la emisión de gases de efecto invernadero que asola con inundaciones y deslizamientos de cerros, mata arroyos, disminuye el volumen de los ríos, diluye glaciares, sumerge islas; provoca veranos muy calientes e inviernos muy fríos. Estos ataques no son sólo contra los pueblos indígenas, sino contra toda la humanidad, pues todos vivimos de lo que la naturaleza nos brinda; lo que sucede es que son las poblaciones indígenas las directamente afectadas por él y por eso son las primeras en reaccionar, ofrendando su vida ante la brutal arremetida del sistema, lo que los convierte en héroes de la humanidad. Usted, en más de una ocasión ha defendido a las empresas depredadoras contra las poblaciones indígenas. Veamos sólo dos ejemplos:   Medio Ambiente El 5 de junio del 2009, día mundial de la defensa del medio ambiente fue escogido por el gobierno de Alan García para masacrar a traición a más de 200 indígenas (no 10 que es la cifra oficial repetida por usted) que defendían la selva amazónica, el pulmón del mundo. Esta masacre, el encarcelamiento y procesamiento de numerosas víctimas del ataque, fueron respondidas con multitudinarias protestas en la capital peruana y otras ciudades, se levantaron voces de protesta en diversos lugares del mundo (naturalmente usted no estuvo entre quienes protestaron), los hermanos amazónicos no se rindieron, había un poderoso avance de los habitantes de la selva central hacia Lima. Frente a eso, el gobierno se vio obligado a retroceder y se derogaron dos de los más feroces Decretos Ley de depredación (que además eran ilegales pues van en contra del derecho a consulta de los pueblos indígenas por cualquier cosa que tenga que ver con su territorio, reconocido por el convenio 169 de la OIT, que es ley peruana de carácter constitucional aprobada por el Congreso). ¿Cuál fue la actitud de usted? Al contrario de la mayoría del pueblo peruano, lamentó la derogatoria, escribió “Victoria Pírrica”, manifestando que futuros gobiernos peruanos no osarán “volver a meter la mano en la Amazonía para alentar la inversión privada y el desarrollo económico de esta región”, “los satanizados decretos estaban en el fondo bastante bien orientados. Perseguían una necesidad imperiosa: atraer inversión privada y tecnología de punta hacia una región que tiene grandes reservas de gas, petróleo y muchos minerales….”  “A esto acaban de renunciar de manera suicida las comunidades amazónicas que siguieron las consignas retrógradas de Alberto Pizango”. Fue al revés, ha sido Pizango quien obedeció las consignas dadas por la población amazónica, un estilo de democracia que jamás entenderá usted, “demócrata” Vargas Llosa. Usted usa el mismo lenguaje que la gran prensa en manos de las empresas multinacionales depredadoras. Además se lanza contra “las estúpidas mentiras según las cuales aquellos decretos formaban parte del Tratado de Libre Comercio firmado entre el Perú y Estados Unidos”. Esas “estúpidas mentiras” están en los preámbulos de los decretos y fueron pregonadas por la ministra Mercedes Araoz. No se detiene ahí, considerando a los habitantes amazónicos retardados mentales, no concibe que la resistencia pueda haber sido pensada por ellos, dice que fueron instigados por Hugo Chávez y Evo Morales. No desperdicia la oportunidad para ensalzar a los dos gobiernos más retrógrados y asesinos de indígenas de Sudamérica: Perú y Colombia.   Organización colectiva democrática Seminario Las amenazas de la Democracia en América Latina: Terrorismo, Debilidad del Estado de Derechos y Neopopulismo, evento realizado en Bogotá (tenía que ser Colombia) durante los días 19 y 22 de noviembre del 2009 Sus palabras: "El desarrollo y la civilización son incompatibles con ciertos fenómenos sociales y el principal de ellos es el colectivismo. Ninguna sociedad colectivista o impregnada con esa cultura es una sociedad que desarrolla, moderniza y alcanza la civilización... El socialismo, el nazismo y el fascismo son los fenómenos colectivistas del pasado. Hoy se expresa mediante el nacionalismo y los integrismos religiosos. El fenómeno está brotando en América Latina de una manera muy sinuosa y revistiéndose con unos ropajes que no parecen ofensivos sino prestigiosos... En Perú está brotando con dos o tres hermanitos que en nombre de esa identidad colectiva, la identidad indígena, autóctona, genuina, la de la verdadera peruanidad, ha lanzado una campaña que cuando uno la examina racionalmente parece que fuera tonta, casi cómica, pero que toca un centro neurológico llamado el espíritu de la tribu, que nunca desparece incluso en sociedades que han avanzado más en el camino de la civilización. . . El indigenismo de los años 20 que parecía haberse rezagado es hoy en día lo que está detrás de fenómenos como el señor Evo Morales en Bolivia. En Ecuador hemos visto operando y además creando un verdadero desorden político y social. El indigenismo en Ecuador, Perú y Bolivia está provocando un verdadero desorden político y social, y por eso hay que combatirlo... De Ecuador sé muy poco lo que está sucediendo ahora... Si queremos alcanzar el desarrollo y elegir la civilización y la moralidad, tenemos que combatir resueltamente esos brotes de colectivismo... Creo que en el movimiento indígena hay un elemento profundamente perturbador que apela a los bajos instintos, a los peores instintos del individuo como la desconfianza hacia el otro, al que es distinto. Entonces se encierran en sí mismos".   Usted entiende clara y correctamente que la comunidad indígena es la herramienta fundamental para la defensa de la Madre Tierra. Por eso el sistema dirigido por las empresas depredadoras multinacionales comprende que el ataque a la naturaleza debe ir acompañado del ataque a la comunidad indígena. Donde hay indígenas, en cualquier continente, hay comunidad indígena, organismo verdaderamente democrático donde manda la colectividad, no el individuo, como en la sociedad “democrática” actual, donde mandan los intereses de las grandes empresas. Esa real democracia se manifiesta en el acuerdo de acciones de protesta colectivas, en plebiscitos como los de Tambogrande, Ayabaca, Huancabamba e Islay en el Perú, Andalgalá en Argentina, donde más del 90% manifiesta democráticamente “Vida sí, mina no”. Es a esa democracia a la que tiene terror el sistema, por eso Fujimori en el Perú y Salinas en México casi simultáneamente dieron leyes contra la comunidad indígena, por eso de los Decretos Ley de Alan García algunos van contra la naturaleza y otros contra la comunidad indígena. Por eso usted habla con horror del “espíritu de tribu”, de “la colmena”, “el hormiguero”, comprendiendo que la fuerza del movimiento indígena para defender la naturaleza contra la depredación del gran capital es la comunidad indígena. Ese “desorden político y social” es la ruptura del “orden” que necesitan las compañías depredadoras para asolar la naturaleza con sus acciones hacia el “progreso”, que es por una parte el progreso de sus ingresos millonarios y por otra el camino a la extinción de la especie humana.Usted ataca el colectivismo en nombre de la defensa del individuo. El colectivismo no niega la individualidad, que debe ser respetada. La individualidad es aplastada por el fundamentalismo mercantil que implanta la “moda” obligando a todos a acatarla (McDonald's, Coca Cola), los menos sometidos a este aplastamiento son los indígenas, entre los que cada pueblo se viste diferente. Es la sociedad que usted defiende la que aplasta la individualidad y exalta el individualismo que es el egoísmo supremo. La cultura colectivista es la de la solidaridad humana, al contrario que la que usted defiende, extremadamente egoísta. El mejor ejemplo de esto es que las grandes empresas multinacionales están dirigidas por personas que saben que con la desbocada emisión de gases de invernadero están conduciendo a la extinción de la especie humana, pero ya no les importa sus nietos ni sus hijos, sino cumplir con el sagrado mandamiento neoliberal, ganar la mayor cantidad de dinero posible en el menor tiempo posible. La condena que usted hace a la democracia indígena ha sido suficientemente bien replicada por Saramago: “Que alguien haya podido decir que el movimiento indígena es un peligro para la democracia me parece algo increíble. Cómo de una cabeza inteligente puede salir una afirmación tan monstruosa como esa”. Para responder “a quien diga que el movimiento indígena en América es el enemigo más grande de la democracia”  “yo lo que les propongo a vosotros indígenas de esta América, es que os convirtáis en heraldos de la democracia. Si vosotros levantáis la bandera de la democracia, tal vez los demás aprendamos”. La comunidad indígena, sin darle ese nombre, hace tiempo que está levantando la bandera de la auténtica democracia, además la está llevando a niveles superiores, con la comunidad de comunidades en el Cauca, Colombia, en las islas Kuna de Panamá, y en mayor grado en la zona zapatista de Chiapas, donde desde hace 16 años gobiernan los indígenas mediante las “Juntas de Buen Gobierno” que son rotativas, cuyos miembros pueden ser revocados en cualquier momento y no ganan ni un centavo (como en las comunidades indígenas) por ejercer esa función Por eso no es casual que usted haya escrito “La Otra Cara del Paraíso” desatando una catarata de calumnias contra esos indígenas, comprende muy bien el peligro que para las grandes empresas significa su ejemplo a los otros pueblos.  Las palabras de usted en el seminario también fueron refutadas por dirigentes indígenas.Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador: (CONAIE): “Vargas Losa está pensando en el siglo anterior y cree que los indígenas tenemos que continuar marginados. Si hay hambre, pobreza, iniquidad, no podemos estar tranquilos”. “Si la democracia significa igualdad y equidad, nosotros perseguimos justamente una verdadera democracia”. Luis Macas, fundador de la CONAIE: “Vargas Llosa apoya un poder excluyente, semejante al que propone el presidente estadounidense George Bush, con un mundo unipolar. Los indígenas en cambio proponemos otro tipo de poder, que es el “ushay”, en kichua, que es perfeccionar las condiciones de vida, la capacidad de desarrollarnos colectivamente, desde el aporte de los distintos espacios”. El diputado Ricardo Ulcuango: “¿Civilización es dejar que tres o cuatro lucren con el negocio del gas en Bolivia, con las privatizaciones en Perú o con el petróleo del Ecuador; es contaminar la naturaleza hasta dejarla seca o vender el agua de los ríos al que pague mejor?” Humberto Cholango de ECUARUNARI, la organización más grande de la CONAIE  que agrupa a los indígenas de la sierra: Son posturas como esa “las que no dejan avanzar en la consolidación de una Latinoamérica más democrática, más tolerante, más participativa, y más integrada, reconociendo la diversidad de cada país con todos los actores que construyen este continente”. Como se ve, ellos tienen un concepto diferente de la libertad y la democracia que usted, que opina: “El combate por la libertad nos obliga a tomar partido resueltamente, sin subterfugios, por las sociedades abiertas y democráticas del mundo libre cuyo liderazgo ejercen los Estados Unidos”.   Racismo Usted goza de un intenso racismo. Se nota cuando recomienda a los indígenas que para superarse abandonen su cultura. Basta leer su novela “Lituma en los Andes”, un libro contra los “serranos” (en el Perú costeño hay un racismo regionalista contra los indígenas identificados regionalmente como habitantes de la sierra). Cuando el cabo costeño le dice al guardia serrano que “merece ser costeño”, éste le agradece. La culminación de la novela es la constatación de que el canibalismo es un ritual serrano. Yo soy serrano y en toda mi existencia no he visto nada semejante. Lo que sí veo es lo que dije más arriba, que la cultura que usted defiende está llevando al exterminio de la humanidad, no se la come, simplemente la está matando. En mi libro “Nosotros los Indios” dedico un capítulo (“La cultura india y el neoliberalismo” - José María Arguedas y Mario Vargas Llosa) a la defensa de mi “tayta” José María Arguedas contra los ataques suyos en su libro “La Utopía Arcaica”. No voy a repetir acá lo dicho allí, sólo menciono la presentación hecha para la segunda edición: “Este artículo fue escrito en marzo de 1999. De entonces a ahora se ha desarrollado una oleada de movimientos indígenas en el continente y una desastrosa crisis del neoliberalismo. Esto demuestra que “la utopía arcaica” no es el “indigenismo de José María Arguedas” sino el bienamado neoliberalismo de Vargas Llosa, del cual continúa siendo uno de sus gurúes.”   Uchuraqay En enero del 83 fueron asesinados 8 periodistas en la comunidad de Uchuraqay, Ayacucho. El gobierno represor que entregó el poder político del departamento al genocida general Clemente Noel (fui suspendido por 120 días de la Cámara de Diputados por haber dicho esto y haberme negado a retirar ese calificativo), nombró una comisión presidida por usted para encubrir la responsabilidad del ejército en el crimen. Usted cumplió perfectamente ese cometido, culpando a los comuneros en forma colectiva por las muertes, desdeñando informes de antropólogos, juristas, lingüistas y psicoanalistas. La Comisión por la Verdad y Reconciliación y otras organizaciones de defensa de los derechos humanos denuncian que usted se limitó a recoger los testimonios y pruebas que dieron los militares implicados en el crimen, las que naturalmente exculpaban al ejército, eliminando el resto. Aplicando el racismo manifestado en “Lituma en los Andes” dijo que habían sido los comuneros quienes mataron a los periodistas y piadosamente afirmó que “todos éramos culpables” por no “civilizarlos”.
Dicen que pasado un tiempo un tribunal encontró pruebas de la implicancia militar, y que usted manifestó que su conclusión la había hecho por el "bien de la democracia". Menciono esto porque hay quienes presentan a usted como “defensor de los Derechos Humanos”. Los familiares de los periodistas muertos sienten asco por usted debido a su labor de encubridor de genocidas como Noel.   Conclusión Afortunadamente los pueblos indígenas del mundo inspiran cada vez mayor respeto de otros sectores de la población mundial por estar a la vanguardia de la defensa de la naturaleza en favor de toda la humanidad y por practicar la verdadera democracia solidaria en sus organizaciones, mostrando el único camino posible para asegurar la supervivencia de la especie: Que sea toda la sociedad quien se gobierne a sí misma y sea la que determine qué instalaciones industriales pueden continuar existiendo sin poner en riesgo la supervivencia de la especie. Esto he podido constatarlo en la gira que hice por Europa últimamente hablando precisamente de ese tema.
El verticalismo antidemocrático y egoísta de las grandes empresas multinacionales a lo que usted no sé por qué llama “democracia”, tiene cada vez menos admiradores. No me extraña que usted haya recibido el Premio Nobel, También Obama recibió el premio Nobel de la Paz por impulsar la guerra de Afganistán. Pienso que Alfred Nobel, quien se sentía culpable por su responsabilidad como empresario enriquecido a través de la producción de dinamita usada por la minería y la guerra, no estaría satisfecho con los dos premiados. (Agencia Paco Urondo)

01.03.2011

 
Posadas, Misiones (Agencia Paco Urondo) Un grupo de jóvenes le solicitó a Cristina la incorporación de Andrés Guacurarí y Artigas entre los Patriotas Latinoamericanos que integran el Salón con sus retratos en Casa de Gobierno. Ocurrió en el marco del festival que se hizo el viernes por la culminación de las obras de Yacyretá.
 

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió anoche, en Posadas, Misiones, un pedido formal para que el prócer misionero, Andrés Guacurarí y Artigas, Andresito, sea incorporado en el Salón de Patriotas Latinoamericanos de Casa de Gobierno.En el macro de la celebración por el llenado del embalse de la represa hidroeléctrica de Yacyretá a cota 83, un grupo de jóvenes se acercó a la presidenta y le entregó un retrato de Andrés Guacurarí, además de una “justificación histórica” en la cual se exponían los motivos que fundamentaban la incorporación del retrato del prócer guaraní junto a los patriotas de todo el continente.El pedido formal, fue acompañado por una nota del Ministro Coordinador de Gabinete de la Provincia de Misiones, Ricardo Escobar, quién auspició la presentación ante la presidenta. En dicha nota, el funcionario explicó que la importancia del personaje “radica en la trascendencia simbólica que tiene Andresito, no sólo en el contexto de su pasado sino, fundamentalmente, por la reinterpretación que se hace del mismo desde el presente”.Para el jefe de gabinete de Misiones, la posibilidad de incorporar a Guacurarí en el Salón de Patriotas Latinoamericanos “es un reconocimiento que supera a la exclusiva trayectoria de vida de Andresito, para hundirse y fundirse en un reconocimiento amplio a nuestros pueblos originarios. Así, presente y pasado se unifican en el contexto de un país que nos incluye, nos integra y nos brinda derechos para todos y todas”.La “Justificación histórica” que acompañó a la nota del Jefe de Gabinete, fue redactada por el historiador misionero Pablo Camogli, quien recordó que Andresito “no sólo fue el primer aborigen en gobernar entre sus pares al ser designado Comandante General de Misiones, sino que, además, es el único aborigen en gobernar entre blanco en nuestra historia, ya que también fue, durante siete meses, Comandante General de Corrientes”.Para el joven historiador, Guacurarí “es una figura clave de la década revolucionario e independentista de 1810” y sólo debido “a que la historia oficial lo invisibilizó” es que no tiene el “reconocimiento adecuado a sus méritos y su lucha libertaria”.El Salón de Patriotas Latinoamericanos fue inaugurado el 25 de mayo de 2010, en el marco de los festejos multitudinarios por el Bicentenario de la Revolución de Mayo.Allí, figuran los retratos de 24 próceres de la Patria Grande, entre otros, aparecen José de San Martín, Simón Bolívar, Ernesto “Che” Guevara, Farabundo Martín y Tupac Amarú.

¿Quien fué Andresito?
Andrés Guacurarí nació en la costa del Uruguay en 1778. De origen guaraní, emigró hacia la Banda Oriental en busca de trabajo. Allí, conoció a José Artigas, quien lo adoptó como su hijo y lo transformó en uno de sus principales lugartenientes. A partir de aquel encuentro, Andresito sumó el apellido Artigas a su firma, pasando a llamarse Andrés Guacurarí y Artigas.En 1815, fue designado Comandante General de Misiones, puesto desde el cual impulsó las ideas federales básicos: la igualdad entre los hombres y el principio de la soberaníaparticular de los pueblos.Durante su gobierno, Misiones recuperó parte de sus límites históricos, que habían sido ocupados por los portugueses y los paraguayos. Además, se impulsó la reorganizaciónpolítica de la provincia, el desarrollo productivo y comercial y un incipiente proceso industrializador vinculado a la industria armamentista.A fines de 1818, el ejército guaraní se sumó a la contienda civil en el Río de la Plata. Andresito en persona comandó el ataque sobre Corrientes, ciudad que ocupó y gobernó durante siete meses, tiempo en los cuales mantuvo una tirante relación con la aristocracia blanca local. Además, remitió hacia Santa Fe, una escuadra fluvial y un grupo de soldados para colaborar con el gobernador santafesino Estanislao López en guerra contra Buenos Aires.En dos oportunidades, el ejército misionero invadió el Brasil como parte de las operaciones definidas por José Artigas en la Banda Oriental. En la segunda de estas ocasiones, Andresito fue capturado por el enemigo y remitido prisionero a Río de Janeiro. Allí, se perdió el rastro sobre su vida y se desconoce si murió en la cárcel o si fue liberado. (Agencia Paco Urondo)

28.02.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo)

“Como les dije el 10 de diciembre, sé que siendo mujer me va a costar un poco más, pero que no se confundan con mi aparente fragilidad, tengo ejemplos de mujeres que vencieron a lo que ningún hombre podía vencer. Allí están, a un costado, con sus pañuelos blancos en la cabeza, ellas son el ejemplo de que las mujeres, con objetivos, con ideales y con valentía, son capaces de vencer las adversidades más terribles”.
Discurso de la Presidenta de la Nación Argentina, Dra. Cristina Fernández de Kirchner en Plaza de Mayo, el 1º de abril de 2008.
 
El discurso fue pronunciado poco después que en la Plaza de Mayo se vieran los primeros esbozos de lo que luego sería el lock out patronal agropecuario; este duró hasta la derogación de la 125 en julio del mismo año.
 
En ese momento revivieron los discursos cipayos que pedían volver a ser el granero del mundo; revivieron los nombres de quienes aplaudieron el desfile de vaquitas ajenas y genocidas locales en el ruedo de la Sociedad Rural, tan emparentada con Videla, Uriburu y Braden; volvió a sonar el clarinete de la derecha y no faltó quien forzó una analogía entre Cristina e Isabel, predicando el mismo final.
 
Pero pocos hablaron de cómo esa sociedad conformada por la SRA, la Iglesia y los medios junto a los militares conformaron el Estado represor de 1976.
 
Los bombardeos de Plaza de Mayo en 1955, donde se atacó población civil, cuestión que siguió en 1956 con fusilamientos en José León Suárez, son los ladrillos fundacionales en la edificación del Terrorismo de Estado de 1976, el cual sistematizó estas prácticas.
 
En casi 21 años, la oposición a la violencia sistemática adoptó varias formas: desde La Resistencia Peronista a las Madres. En ambos casos, el rol de las mujeres fue marginado de la historia, reducido a la mínima expresión de “locas” o ninguneado por el poder hegemónico.
 
Acaso los nombres de Susana Valle, Mary Terán de Weiss, Alicia Eguren o Azucena Villaflor son sólo algunos de estos ejemplos:
 
*Susana Cristina Valle murió el 3 septiembre de 2006. Hacía poco se había conmemorado un nuevo aniversario del bombardeo que finalizaría con el golpe que derrocó a Perón y por esos días se declaraban inconstitucionales los indultos neoliberales, entre otros, a Martínez de Hoz, autor intelectual de las políticas económicas genocidas de 1976.
 
La hija del General Valle, tras el fusilamiento de su padre por orden de Pedro Aramburu, se transformó con el correr de los años en una referencia de La Resistencia en los ’60, asumió un activo rol político con la JP en los ’70, conformó parte de una agrupación política de superficie de Montoneros y sufrió lo que sufrieron muchas mujeres durante la dictadura: la picana y a consecuencia de la tortura sistemática, la pérdida de gemelos.
 
Acá hay que detenerse un poco: el año pasado en un fallo histórico, la Justicia determinó que por sistemáticos, los ataques sexuales a las detenidas eran un delito de lesa humanidad y por lo tanto imprescriptibles.
 
Los testimonios de Rosa del Carmen Gómez, Silvia Ontivero -perdió su embarazo por la tortura y las violaciones- y Luz Faingold, sirvieron para enviar a la cárcel a dos policías retirados que integraron el D2.
 
Este falló se sumó a los de abril y julio de 2010, en los que fueron condenados a 15 años el civil y ex agente de inteligencia Horacio Américo Barcos y a perpetua -y cárcel común- a Gregorio Rafael Molina, ex sub jefe de la Base Aérea de Mar del Plata, respectivamente.
 
Esto también es parte de lo que suele reivindicar Benjamín Menéndez con sus discursos en cada juicio que afronta por sus delitos y de quienes dicen haber estado “más seguros” con los militares.
 
*Mary Terán de Weiss fue una tenista, la mejor de su época en nuestro país y que ocupó el número uno de Argentina en 1941, 1944, 1946, 1947 y 1948.
 
Disputó 1100 partidos, ganó 2 oros y un bronce en los Primeros Juegos Panamericanos organizados en Buenos Aires en 1951. Organizó torneos infantiles durante el Gobierno de Perón para popularizar un deporte elitista.
 
La irrupción de la Fusiladora la marginó, por su adhesión al peronismo, de los torneos y la actividad.
 
En 1980 la Fundación Konex la ignoró cuando premió a las personalidades más destacadas del siglo pese a que Mary estuvo entre las mejores 20 del mundo y hasta la aparición de Gabriela Sabatini no había habido alguna mujer que se le pueda comparar.
Envuelta en un manto de olvido Terán de Weiss se suicidó, con 66 años, el 8 de diciembre de 1984 en Mar de Plata.
 
No sólo Cristina Fernández de Kirchner es la actual presidenta de Argentina ocupando un lugar importante, sino también basta con ver otros espacios: Nilda Garré y Cristina Caamaño en el Ministerio de Seguridad; Alicia Kirchner en el Ministerio de Desarrollo; Débora Georgi en el Ministerio de Industria; Mercedes del Pont, al frente del Banco Central; Hebe de Bonafini, Estela de Carlotto y Nora Cortiñas, Madres, Abuelas y Abuelas  (LF) respectivamente; la jueza Wilma López, que detuvo a José Pedraza por el asesinato de Mariano Ferreyra; Sandra Arroyo Salgado, que entiende en la causa de los “hijos” de Herrera de Noble; Mariana Carabajal y sus notas en Página 12 sobre la trata de personas con fines sexuales, son solo algunos de los nombres - que se suman a las invisibles de todos los días- que muestran un rol político activo y que rompen con lo que quiere mostrar el poder mediático con Tinelli como mascarón de proa y que el poder hegemónico persiguió, desapareció, torturó y violó. (Agencia Paco Urondo)

28.02.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, en Tiempo Argentino)

 Alguien que tiene una clara idea de la historia verdadera, como la doctora. Cristina Fernández de Kirchner, ha avanzado en la senda del revisionismo: la reivindicación de la gesta de la Vuelta de Obligado, el ascenso a Generala de Juana Azurduy, la puesta en relieve de Manuel Dorrego, también el guión historiográfico de la celebración del Bicentenario que tanto escozor provocó en sectores del liberalismo conservador. 
Los vencedores de las guerras civiles del siglo XIX escribieron la historia oficial, la que siempre nos contaron y nos enseñaron, y su espíritu no pudo sino reproducir la ideología oligárquica, porteñista, liberal en lo económico y autoritaria en lo político, antiprovincial y anticriolla de aquellos cuyo proyecto de país estaba resumido en el dilema sarmientino entre “civilización”, lo europeísta-porteño, y “barbarie”, lo criollo-provincial.
Estaban convencidos del país que querían y lo llevaron adelante sin reparar en medios. Guiados por un abstracto “progreso”, diseñaron una sociedad a la imagen y semejanza de las naciones poderosas de la época y copiaron sus instituciones y sus cartas magnas sin importar que ellas respondiesen a circunstancias e idiosincrasias ajenas a las raigalmente nuestras. Para ellos, civilizar fue desnacionalizar. De allí nuestras costumbres, nuestros gustos, nuestra arquitectura, nuestros deportes, nuestros vicios. Nuestra historia.
Para llevar a buen puerto ese proyecto de organización nacional consideraron imprescindible renunciar a lo criollo y a lo popular que constituían la identidad medular de lo argentino. Comenzar de cero, imaginando haber nacido del otro lado del océano. O en el hemisferio norte. Sus ideólogos, en especial Sarmiento y Alberdi (este antes de su conversión y de su conflicto con el sanjuanino), bregaron por la transformación de la Argentina en lo que no era, pero que ellos consideraron que debía ser.
Debieron entonces enfrentar una dificultad supina: sus mayorías, la plebe, “no servían” para el proyecto “civilizador”. No olvidaban que era contra ellos que habían combatido a lo largo de los años de guerras civiles, pues los criollos, los indios, los gauchos, los mulatos, los orilleros habían sido leales, en su inmensa mayoría, a quienes representaron sus intereses ante el extranjerizante despotismo porteño: Artigas, Dorrego, San Martín (sí, San Martín) , Rosas, Ramírez, López, Peñaloza, Felipe Varela. Todos ellos, vale apuntar, de finales trágicos.
Porque no se trataba de hacer un país confortable para las grandes mayorías, sino de acomodarlo a las necesidades de los poderosos: “Hemos de componer la población para el sistema de gobierno, no el sistema de gobierno para la población (...) Necesitamos cambiar nuestras gentes incapaces para la libertad” (Sarmiento).
Luego del asesinato de Dorrego se desencadenó un genocidio de gauchos federales, matanza que se repitió, amplificada, luego de que Urquiza entregase a Mitre el triunfo en Pavón. Los porteños organizaron entonces el Ejército Nacional, que fue lanzado a las provincias para ocuparlas y desalojar a sus gobernantes federales. En los años posteriores a Pavón murieron la mitad de los gauchos de la campaña.
La propuesta fue más allá del aniquilamiento físico y apuntó a la extirpación cultural, también psicológica, de todo aquello que oliera a plebeyo y nacional, identificado con barbarie, y lo hispánico, homologado a decadencia. Se estableció así una condición esencial de la dependencia argentina de intereses ajenos a los patrióticos en complicidad con su dirigencia política y económica. Mecanismo automático que funciona a nivel colectivo, en cada argentina y argentino, y se activa sin que se tenga conciencia de ello, pues está muy arraigada en nuestra cultura −más aun: en nuestro psiquismo− la idea de que lo culto, lo civilizado, lo deseable es lo exógeno.    Ese diseño es el que se prolonga hasta nuestros días, con las variaciones impuestas por épocas y circunstancias, y a su calor se desarrolló la historiografía que le era funcional, sustentada por ceremonias escolares, marchas patrióticas, libros de texto, cátedras universitarias, academias y el dominio de los mecanismos de prestigio y de financiación.   
Contra esa versión tendenciosa surgió en el pasado el “revisionismo histórico”, cuyo primer antecedente puede encontrarse en el Juan B. Alberdi que había regresado del elitismo: “En nombre de la libertad y con pretensiones de servirla, nuestros liberales Mitre,  Sarmiento o Cía. han establecido un despotismo turco en la historia, en la política abstracta, en la leyenda, en la biografía de los argentinos. Sobre la Revolución de Mayo, sobre la guerra de la independencia, sobre sus batallas, sobre sus guerras, ellos tienen un alcorán que es de ley aceptar, creer, profesar, so pena de excomunión por el crimen de barbarie y caudillaje” (Escritos póstumos).
Desde sus inicios pueden detectarse un “revisionismo de derecha” y un “revisionismo progresista”. El primero pondrá el énfasis, por ejemplo, en el Rosas amante del orden, defensor de la soberanía nacional, aferrado al catolicismo en contra de la difundida masonería de su época. El segundo es representado por quienes compartían la opinión de la columna vertebral del revisionismo progresista, José María Rosa: “El gobierno de Rosas puede llamarse socialista. La Confederación Argentina con su sufragio universal, igualdad de clases, fuerte nacionalismo y equitativa distribución de la riqueza era tenida como una verdadera y sólida república “socialista” adelantada al tiempo y nacida lejos de Europa.”
La historia oficial se recicló rebautizándose como “historia social”, dominante en las universidades argentinas, que incorporó criterios y tecnologías actualizadas en un cambio cosmético sincerado por uno de sus principal ideólogos, Halperín Donghi (Ensayos de historiografía): “Nos proponemos ilustrar y enriquecer, pero cuidando de no ponerla en crisis, a la línea tradicional.” Es decir que se trata de una historia oficial modernizada.
Cabe aclarar que ningún prejuicio existe contra las serias y honestas investigaciones historiográficas llevadas a cabo por quienes no se identifican con el revisionismo; lo que cava la diferencia entre las corrientes en disputa es la interpretación que de ellas se hace.
Algunas acciones del gobierno nacional presidido por alguien que tiene una clara idea de la historia verdadera, como la doctora. Cristina Fernández de Kirchner, han avanzado en la senda del revisionismo: la reivindicación de la gesta de la Vuelta de Obligado, el ascenso a Generala de Juana Azurduy, la puesta en relieve de Manuel Dorrego, también el guión historiográfico de la celebración del Bicentenario que tanto escozor provocó en sectores del liberalismo conservador.
Araceli Bellota, Hernán Brienza, Eduardo Rosa, Pancho Pestanha, Luis Launay, Víctor Ramos, Leticia Manauta, Leonardo Castagnino, Eduardo Luis Duhalde, Hugo Chumbita, González Arzac, Oscar Denovi, Enrique Manson, Vergara Bertiche, Pablo Hernández, Roberto Surra, Marcelo Gullo, Muñoz Azpiri, García Pérez, Caro Figueroa, los recientemente fallecidos Ernesto Ríos y Enrique Oliva, son algunos de los declarados revisionistas actuales del campo nacional y popular, mayoritariamente peronistas, a los que vale agregar también a Felipe Pigna, Jorge Lanata, Daniel Balmaceda y a aquellos que se han ocupado de reescribir la historia más reciente como Ceferino Reato, Roberto Caballero, Marcelo Larraquy, Vicente Muleiro, María Seoane, Eduardo Anguita y otros. También cabe consignar a los revisionistas marxistas como Norberto Galasso.
Lo que unía y une a los revisionistas es lo que expresó Arturo Jauretche: “Véase entonces la importancia política del conocimiento de una historia auténtica; sin ella no es posible el conocimiento del presente y el desconocimiento del presente lleva implícita la imposibilidad de calcular el futuro, porque el hecho cotidiano es un complejo amasado con el barro de lo que fue y el fluido de lo que será, que no por difuso es inaccesible e inaprensible.”
Es que no puede construirse un futuro venturoso sobre la base de un pasado falsificado.

28.02.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Las autoridades del Instituto Universitario Nacional de Arte (IUNA) realizarán un desagravio el próximo 23 de marzo al ataque realizado contra las imágenes de víctimas del Terrorismo de Estado enfachada del Establecimiento. A continuación, el comunicado:
En la noche del 9 al 10 de febrero, así como atacaron a los organismso de DD.HH., los mismos que un día atacaron a León Ferrari en su muestra agredieron el frente del Departamento de Artes Visuales Prilidiano Pueyrredón en Av. Las Heras 1749 y a la memoria de los estudiantes desaparecidos de las Escuelas Nacionales de Bellas Artes.

  • Carlos Mayor, desaparecido el 15 de agosto de 1977 a los 35 años
  • Célia López Alonso secuestrada el 13 de octubre de 1976 a los  38 años
  • Marisa Bordini Ghilardi de 33 años, secuestrada el 5 de agosto de 1977
  • Laura Irene Dorfman Danilovich secuestrada el 10 de mayo de 1978 a los 25 años
  • Diego Castro Irazu secuestrado el 15 de noviembre de 1977
  • Hilda Adriana Fernández de 26 años secuestrada el 21 de enero de 1977
  • Marta Virginia Esain de 22 años desaparecida el 28 de Mayo de 1976
  • Cecilia Laura Minervini secuestrada el 10 de agosto de 1977 a los 20 años
  • Y a Irene Mónica Bruschtein Bonaparte de 21 años secuestrada el 11 de mayo de 1977

No los olvidamos y los homenajearemos el próximo 23 de marzo en la vereda de nuestro Departamento.
Julio Flores. Decano Director



(Agencia Paco Urondo)

24.02.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) La Universidad debe ser de las pocas instituciones, junto con la Iglesia Católica, que no tuvo la capacidad de repensarse o verse cuestionada a partir de la crisis de 2001. Es comprensible que eso ocurra en una institución cuya función es la difusión de un dogma como es la iglesia, pero no deja de generar perplejidad en el caso de la universidad.
Pareciera que la burbuja universitaria salió intacta de la crisis política más importante de las últimas décadas. Luego de 2003, con el gobierno de Néstor Kirchner y la política llevada adelante por el entonces ministro de Educación Daniel Filmus se generaron condiciones propicias para que en algunas universidades colectivos interclaustros de docentes, estudiantes y egresados pudieran impulsar una discusión en torno al rol de la Universidad, la calidad de la enseñanza, las condiciones de trabajo y la vinculación con la sociedad. Esto necesariamente aparejó la expulsión de grupúsculos reaccionarios, asociados al menemismo o a sectores conservadores locales, de la conducción universitaria. La excepción de este proceso ha sido la Universidad de Buenos Aires.
Sin dudas, la UBA es la universidad más grande si se considera cantidad de trabajadores -administrativos y docentes-, estudiantes, o en otro registro facultades y carreras. Su historia inmediata parece opuesta a lo sucedido en otras academias del país. Recapitulemos un poco. En 2006, el candidato a rector era el entonces decano de la facultad de Derecho Atilio Alterini, un abogado vinculado a la última dictadura militar e impulsado por "las facultades grandes" como Ciencias Médicas, Derecho, Económicas. La impugnación a dicho personaje como rector partió desde sectores estudiantiles independientes como NBI de Derecho, El Mate de Ciencias Sociales y otras organizaciones sociales y de derechos humanos. La complejidad de encontrar otro candidato en poco tiempo más la desatinada política de los partidos de izquierda mantuvo a la UBA prácticamente un año sin rector, es decir sin su máxima autoridad, lo que produjo un deterioro aún mayor al que ya se vivía. El “candidato del consenso” fue Rubén Haullú -decano de Veterinaria-, avalado por la unión de la UCR-Franja Morada y el PRO. El panorama no podía ser más desolador.
La universidad que mira para otro lado
Efectivamente la política llevada adelante por la UCR-FM y el PRO implicó un distanciamiento aún mayor con la sociedad y el deterioro de las condiciones de trabajo en el marco de un proyecto interesado en sostener un modelo de Universidad como el negocio que siempre fue para la UCR, con la única novedad que ahora preveía compartirlo con el PRO.

2

Paralelamente a este proceso, Daniel Filmus dejó de ser ministro de Educación para dedicarse a su campaña como Jefe de la Ciudad de Buenos Aires. Durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner ocuparon ese cargo Juan Carlos Tedesco (2007-2009) y Alberto Sileoni (desde 2009). A cargo de la Secretaría de Políticas Universitarias quedó Alberto Dibbern. Pese a estos cambios de ministros, la política de educación superior se ha definido con los mismos parámetros. Desde 2003 mucho se ha avanzado: creación de varias universidades en el área metropolitana, desarrollo del Programa de Voluntariado Universitario -que puso a un colectivo académico a pensar en vínculos con la sociedad-.
El  presupuesto para el área no ha parado de crecer y sin dudas representa el mayor porcentaje del PBI de la historia nacional. Pero tal vez la mayor novedades tuvo dada por la creación del ministerio de Ciencia y Tecnología, a cargo de Lino Barañao. Esta decisión inicialmente parecía interesante dado que explicitaba el lugar que el kirchnerismo le daba a la ciencia en su programa político, sin embargo con el tiempo quedó claro que la separación entre educación superior y producción científica de conocimiento era funcional a intereses tecnócratas que agudizaban aún más la burbuja universitaria vaciándola de política.
En este sentido, es indudable el aporte de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner a la educación superior. No obstante, es necesario hacer dos consideraciones. Por un lado, pese la proactiva política llevada adelante por el ministerio, este descuidó a las universidades que padecieron el menemismo y lo llevan marcado, cual estigma, en su deterioro cotidiano. Desde el ministerio de Educación no parece traslucirse una voluntad política de impulsar la transformación urgente que necesita principalmente la UBA. Por otro lado, la escisión entre educación superior y producción de conocimiento científico ha retrotraído la discusión sobre la necesidad de la universidad como una institución que además de impartir conocimiento y otorgar títulos profesionales tiene un rol social que cumplir. La coalición gobernante de la UBA aprovechó esta coyuntura para impedir que cambios penetraran en los muros universitarios.
A fortiori, el desafío consiste en evitar el desentendimiento del Estado respecto de la situación universitaria, es necesario que intervenga e impulse un nuevo modo de producción y circulación del conocimiento. Es urgente poner en discusión la idea de autonomía universitaria, que mientras otrora implicaba el carácter independiente que debía caracterizar a las academias productoras de conocimiento, ahora no es más que una consigna vacía con que sectores de derecha y de izquierda se ven favorecidos. El ideal de autonomía tal como la promovieron los reformistas del 18 era que esos sectores que financian la universidad se vean beneficiados por ella.
Quedará para otra nota la responsabilidad que nos quepa a aquellos que no somos parte del oficialismo universitario ni de partidos trotskistas y que sin embargo asistimos adormecidos a la coyuntura universitaria. Pero más allá de esto, sin dudas el gran pendiente del gobierno de CFK que deberá ser prioridad para un próximo mandato es el tratamiento legislativo del proyecto de ley promovido por la diputada nacional Adriana Puiggrós sobre una  nueva ley de educación superior que anule la 24.521menemista. En un año electoral es menester (com)prometer esfuerzos en ese sentido. No tengo ninguna duda que el gobierno lo hará en la dirección acertada.
La autora es doctora en Sociología. (Agencia Paco Urondo)

21.02.2011

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo) Carta que van a leerle al ministro de educación Esteban Bullrich en el inicio de la Paritaria. Se trata de impedir que el gobierno de la Ciudad demuela un predio de la escuela 24.
 
 
 

Al Ministro de Educación de la CABA
SR. Esteban Bullrich
S              /              D
Los maestros de la Escuela Nº 24 D.E. 15 y toda la comunidad educativa le solicitamos detener el remate y la demolición del espacio cedido como ANEXO (según Ordenanza Nº 10.914 de fecha 28/11/85 y acta de entrega Nº 198 – SGI- 86 de fecha 06/06/1986) desde el año 1986 ubicado en Pedro Ignacio Rivera  4221/53 en el cual nuestros niños realizan a diario los recreos , actos escolares, encuentros comunitarios, interescolares, prácticas deportivas, campeonatos distritales y prácticas culturales, las cuales no pueden realizarse en la escuela por no contar con el espacio físico.
Sr. Ministro: Para esta comunidad, el “Campito” es el pulmón de nuestra Escuela.
NO al remate de la Educación Pública
Saludo a Usted atentamente,
Equipo de Conducción, Ejecución y Comunidad Educativa
Nota: Contactos: Escuela Nº 24 D.E. 15: 4543-5178 – esc24de15@yahoo.com.ar
Directora Rosa Olmedo: 4767-2406
Vice directora: Adriana Puppo 1559961686
Maestros:
Silvina Negrini: 1558801293
Mario León: 1556134893

silvinegrini@yahoo.com.ar
 
(Agencia Paco Urondo)

 

16.02.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por Fernando Musante) En la edición del día lunes 7 de febrero de 2011, el Sr. Enrique Szewach publicó una nota en el Diario Ámbito Financiero titulada: “UNA NUEVA MUERTE DE MIS ABUELOS”. En esa nota el Sr. Szewach comparó al gobierno de la Sra. Cristina Fernández de Kirchner con el que encabezaba Adolfo Hitler en Alemania entre los años 1933 y 1945. Hacía también en su nota, el Sr Szewach, un parangón etre el martirologio de sus abuelos, muertos en las cámara de gas del campo de exterminio de Auschwitz, con la aplicación de algunas medidas de control sobre algunas actividades comerciales como las que él practica. Me he permitido contestarle esperando que estas líneas sean recibidas, por el Sr. Szewach, con la misma cuota de tolerancia que exige de los demás.
Sr. Enrique Szewach:
Con el respeto que me merece. Presupone usted que sus conceptos pueden ser tildados de “exagerados” por algunos (yo, por ejemplo) y se equivoca. A mi leal entender son simplemente maliciosos y falaces. Es más, pienso que en mi barrio (La Paternal) los llamaríamos de otra manera.
Comienza usted, Szewach, su nota citando, tácitamente por cierto, a Bertolt Brecht al mencionar un verso de un conocido poema del artista alemán que suele repetir nuestra admirada Cipe Lincovsky. Curiosa cita la suya, Szewach, usando nada menos que a Brecht para declamar su dogma neo–liberal. Justo a Brecht, hombre perseguido por Mac Carthy, entre otros, por su indisimulable simpatía por el comunismo y escritor capaz de acuñar frases como: “Un delito mucho peor que asaltar un banco es haberlo fundado” o“Una de las pocas diferencias que hallo entre un hombre de negocios y un gangster es que el gangster, por lo general, no es cobarde”; y habernos obsequiado, entre otras maravillas,  un cuento estupendo (publicado en sus “Historias de almanaque”), titulado “Los tejedores de alfombras de Kujan–Bulak honran a Lenin”  en el que canta loas al viejo Vladimir Ilich Uliánov, tipo nada simpático –si es que los hay– para los que piensan como usted.
Sí, Sr. Szewach, no compartimos antecedentes genéticos. No abrevamos en las mismas fuentes, y –creo– tampoco argumentamos de la misma manera. Usted parece echar mano al horror de la Alemania nazi sólo cuando le conviene, porque convengamos que espantosas masacres de similar magnitud han sido perpetrados (y se siguen perpetrando) por los paladines del ideario que usted sostiene a lo largo de los últimos siglos y en casi todas las regiones del planeta. Aquí no más, hace unas pocas décadas los defensores de sus mismas ideas sumieron al país en una técnica de matanzas, secuestros, torturas, desapariciones de personas y apropiaciones que –salvo en la cantidad– superaron en maldad a aquellas a las que usted cita, desde que ingresaron formas delictivas a las que ni los nazis se habían atrevido. Hablo de la apropiación de niños nacidos en cautiverio y la posterior sustitución de sus identidades.
Claro que usted compara de una manera llamativamente mercantilista (podríamos decir) personas con negocios; a propósito lo cito textualmente: “Es cierto que no derriban la puerta a medianoche, para sacarte de la cama; ni te suben a un avión para tirarte desde el aire al río. Es cierto que no te destierran al Gulag, ni te condenan a trabajos forzados. Pero ¿Cómo puede progresar en serio un país en el que cualquier personaje con poder, puede decidir, en un instante, la vida o la muerte de un negocio, de una empresa, de una iniciativa?”
Parece que, para usted, observar métodos de medición de índices, o –aún peor– revisar registros contables, o exigir el cumplimiento de normas laborales, es igual que tirar gente al río, o llevar a gente –como sus abuelitos– a las cámaras de gas. Sí, Szewach, en La Paternal a los que razonan así los llamamos de otra manera.
Ha hablado usted –y vuelvo a mi cita anterior– de “la vida o la muerte de un negocio” (sic) toda una confesión de partes. Confunde usted a las personas con negocios y a los negocios con personas. Un constructo intelectual, propio de usureros y mercaderes, sin otra articulación con sus congéneres más que el propósito de lucro. Lo curioso es que semejante pensamiento le evoque los padecimientos de sus abuelitos.
Cuando León Felipe, aquel poeta zamorano indudablemente anti–fascista se refirió a Inglaterra, la trató de “Raposa” (zorra según el diccionario de la R.A.E.). Él odiaba a los nazis pero aún más a los “raposos” y decía así: “¡Raposa! / ¡Hija de raposos! / Italia es más noble que tú / y Alemania también. / En su rapiña y en sus crímenes / hay un turbio hálito nietzscheano de heroísmo, / en el que no pueden respirar los mercaderes, / un gesto impetuoso y confuso / de jugárselo todo a la última carta / que no pueden comprender los hombres pragmáticos.”
Y debo confesar que coincido con el poeta. Son personas como usted que emplean cualquier argumento para defender sus ponencias, me alimentan este tipo de convicciones. ¿Uso de sofismas? No. En La Paternal lo llamamos de otra manera.
Creo que su alma mercachifle ha hecho que, además de escribir con grosera irresponsabilidad, haya cometido usted una gravísima falta de respeto para con la memoria de más de seis millones de seres humanos que fueron víctimas de la barbarie nazi. Incluidos sus abuelitos.
Usted escribe lo que quiere, pontifica, afirma, y descalifica; y siempre lo hace con el signo pesos entre ceja y ceja, ya que así surge de sus dichos. Si alguien está de acuerdo con el gobierno es un corrupto o un imbécil. Está claro que se instala usted en sacerdote de un monoteísmo de mercado, tan intolerante como lo puede ser cualquier otro monoteísmo, desde que se expresa de manera tal que uno (como yo) queda inclinado a suponer, que usted siente que lo guía algún determinismo infalible.
Es que si bien el concepto “raza” ha sido destituido por el pensamiento científico para la especie humana, es posible que sea usted de los que interpretan aquello de “pueblo elegido” del mismo modo que los nazis interpretaban lo de “raza superior”; no se asuste por la comparación, no es mía, la hizo un notable pensador de origen judío. A modo de prueba reproduzco este breve fragmento:
“Podemos tomar como punto de partida un rasgo característico de los judíos, que domina sus relaciones con los otros pueblos. No cabe duda que los judíos tienen una opinión particularmente exaltada de si mismos, que se consideran más nobles, encumbrados y superiores a los demás, de quienes también se diferencian por muchas de sus costumbres”.
Si no me cree, revise “Moises y la religión monoteísta” de Sigmund Freud, otro “sonaipa” (también así decimos en La Paternal) que como Brecht, Marx, Trotsky y varios más, podrían haber compartido con usted el gusto por el pastrom con pepinos agridulces (a mí me fascinan y soy goy) y la condición de circuncisos, pero no creo que muchas otras cosas más.
Sin nada más que agregar.
Fernando Musante D.N.I. 4.623.625
En Buenos Aires, febrero de 2011 (Agencia Paco Urondo)

El intelectual alemán anti-nazi Bertold Brecht

16.02.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en el diario ultra liberal Ámbito Financiero con el título "Una nueva muerte de mis abuelos") Antes de que me recuerden aquellos versos de «ahora vienen por mí», aclaro que ya en otras ocasiones escribí y protesté por el tema que domina esta nota y que no han venido por mí, todavía, aunque sí por algunos amigos y colegas. Antes que me acusen de exagerar los argumentos que aquí presento, confieso que soy exagerado.
Hechas estas aclaraciones, lo sucedido estos días en torno al cuestionario intimidatorio que la Secretaría de Comercio Interior les hizo llegar a las consultoras privadas, que elaboran índices de precios al consumidor para compensar la ausencia de un índice oficial creíble, y las continuas arbitrariedades del Gobierno en materia de mercados, comercio, importaciones, exportaciones, etc., me volvieron a ratificar lo irrespirable que se ha puesto el aire en la Argentina.
Los métodos nazis que ha impuesto el populismo corporativo y regresivo (disfrazado de progresismo) que prevalece y la pasividad e impotencia con que la sociedad los ha aceptado, y hasta, en algunos casos respaldado, me asustan, me entristecen, y atacan mi optimismo incondicional, sobre el futuro posible para la Argentina.En la práctica, bajo los formalismos de una democracia republicana, nuestro país está dominado por un Estado arbitrario e ilegal. Que se toma atribuciones que no le competen. En donde funcionarios de cualquier rango dan órdenes telefónicas a ciudadanos, empresas, organizaciones, sin el respaldo del derecho, ni de ley alguna, solo con la amenaza de utilizar sus propias fuerzas de choque, que toman la forma de sindicalistas descontrolados, inspecciones impositivas o laborales, difamación a través del periodismo del régimen, o jueces adictos. Es cierto que existe la posibilidad de «defenderse» formalmente recurriendo a lo que han dejado de la Justicia y a lo que queda del periodismo independiente. Pero no es menos cierto que, en el ínterin, por la demora propia de esos mecanismos formales en los que se amparan se pierde tiempo, dinero, recursos y, sobre todo, se desgastan las voluntades. Como me dijo un amigo los otros días, a raíz del cuestionario que había recibido, respecto de su estimación propia del índice de precios al consumidor: «¿Cómo no le vas a contestar una nota a Stalin? Hasta que la Justicia nos dé la razón, nos van a hacer quebrar».Es cierto que no derriban la puerta a medianoche, para sacarte de la cama; ni te suben a un avión para tirarte desde el aire al río. Es cierto que no te destierran al Gulag, ni te condenan a trabajos forzados. Pero ¿Cómo puede progresar en serio un país en el que cualquier personaje con poder, puede decidir, en un instante, la vida o la muerte de un negocio, de una empresa, de una iniciativa? ¿Cómo se puede hundir capital y lograr rentabilidades razonables en el marco de políticas que se modifican de la noche a la mañana, por un capricho, una insensatez, o un acto de corrupción?¿Cómo puede una sociedad que se dice progresista y democrática soportar las mentiras, las burlas, las excentricidades de algunos de sus gobernantes sin siquiera, el castigo de la protesta, o del voto? ¿Tan fácil resulta comprar voluntades, con un poco de fiesta consumista, subsidios y regalos para los amigos?Parece que sí.Mis abuelos paternos murieron en las cámaras de gas de Auschwitz. Mucho antes de ese momento, una sociedad culta y exquisita se había dejado convencer, dominar, controlar, o formó parte, de una secta irracional. Mucho antes, un Estado arbitrario convirtió a sus ciudadanos en víctimas, victimarios o cómplices. Dónde y cuándo se pudo o se debió parar semejante orgía de insensatez, destrucción y muerte, es una pregunta, aún hoy, con muchas respuestas o con ninguna.A usted, insisto, le puedo parecer exagerado, quizás porque no tiene estos antecedentes «genéticos», o porque no le asigna a estos hechos la misma importancia que yo, y lo entiendo.Pero, en mi caso, cada vez que en la Argentina se cometen, se aceptan, se toleran arbitrariedades que nos dejan tan lejos del resto del mundo. Cada vez que algún funcionario, algún periodista corrupto del régimen, o algún dirigente gremial o empresario convalida estas atrocidades «menores», o mira para otro lado, o hasta las justifica con sofismas absurdos. Cada vez que yo mismo no hago nada, acepto y me digo a mí mismo, «no es para tanto», «es una tontería más sin consecuencias», «ya pasará». Cada vez que esto sucede, siento que mis abuelos paternos vuelven a entrar en esa cámara de gas, a la que los llevaban a «ducharse». Siento que mueren de nuevo. Que los mato. (Agencia Paco Urondo)

05.02.2011

Caracas, Venezuela (Agencia Paco Urondo, publicado en La Opinión Nacional de Caracas, 10 de octubre de 1881) No es una simple noticia extranjera, sino un grave suceso que mueve a Europa, estremece a África, y encierra interés grandísimo para los que quieren darse cuenta del movimiento humano, – la última revuelta del Egipto, totalmente vencedora, militar y concreta en apariencia, y en realidad social y religiosa.
Uno es el problema, dicho brevemente: se tiende a una gran liga muslímica, y a la supresión del poder europeo en la tierra árabe. Arranca de Constantinopla, llena a Trípoli y agita a Túnez la ola mahometana, detenida, no evaporada, al fin de la Edad Media.
El poderoso aliento de la independencia y la fatiga de tanta vergonzosa explotación, y tanta intervención extraña y oprobiosa ¿no mueven allí todos los pecho? […] Porque el aire que encienden con sus plegarias los panislamistas de Constantinopla, sopla abrasador en el septentrión de África, y empuja el brazo del rencoroso argelino Sheik Mahmoud contra Francia, y repite por todo el viejo dominio de Mahoma la palabra de reivindicación y de conquista que brota inspirada de los labios del hermoso sirio Abul Huda.
Presiéntese el acercamiento de la magna lucha entre el afán conquistador de los poderes europeos y el indómito anhelo de independencia de las comarcas africanas. En otro tiempo fue de Francia el ansia vivísima de poseer el Egipto, en tiempos de avaricia, deslumbramiento y gloria militar. Las reminiscencias de aquella política, la posibilidad vaga de regir definitivamente en Túnez, y los intereses que ha creado el Canal de Suez, apegan aún a Francia a aquella tierra de sus sueños, en que cegaron y murieron, bajo el más atrevido de sus hijos, sus bravos y aguerridos veteranos.
Así queda el problema: el ancla británica quiere clavarse en los ijares del caballo egipcio: el Corán va a librar batalla al Libro Mayor: el espíritu de comercio intenta ahogar el espíritu de independencia: el hijo generoso del desierto muerde el látigo y quiebra la mano del hijo egoísta del Viejo Continente. (Agencia Paco Urondo)

04.02.2011

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) En una contratapa de Página/12 hace más de 4 años, escribías, respecto de los monumentos a fusiladores de obreros, asesinos, torturadores y golpistas que aún quedan en pie, que si no los sacábamos “alguna vez nos vamos a encontrar con un monumento a Etchecolatz en La Plata”. Etchecolatz, torturador de niños y embarazadas, que incluso pudriéndose en la cárcel, aparece como un fantasma en estos días, cuando el Equipo de Antropología Forense continúa la búsqueda de Jorge Julio López.

Tenés razón Osvaldo, es lo mínimo que le debemos a los que lucharon, para honrar su memoria y sus batallas, como escribió Eduardo Galeano: “En esta tierra son tantos los monumentos que sobran como los que faltan”.
 
Todavía no los sacamos a los que sobran, pero cada vez hay menos. Tampoco hicimos todos los que faltan, pero cada vez hay más. Del aumento en la velocidad en el cambio del número dependerá, de aquí a unos años, ver si en estas letras  abunda el optimismo crédulo o si es la feliz expresión del cambio que estamos viviendo en estos días.
 
De a poco algunas calles y avenidas cambian de nombre, como la Avenida Presidente Nestor Kirchner antes conocida como Avenida Roca que a partir de diciembre del año pasado ya no obliga a los habitantes de Rio Gallegos a mencionar al genocida de los Pueblos Originarios cuando digan el lugar en el que viven o cuando arreglen una cita.
 
De a poco algunos monumentos son dados de baja, como el monumento a la llamada “Revolución Libertadora”, para la mayoría del pueblo conocida a secas como “la Fusiladora”, que en estos días en una emocionante pueblada en Salliqueló, con gente llegada de todo el país la convirtió, quizas sin querer, en una imagen de paredes destruidas y escombros, como si la Plaza de Mayo bombardeada en el 55 se hiciera presente donde antes descansaba desafiante el monumento a los que la arrasaron.
 
Hay muchos otros casos que no conozco pero que espero empezar a conocer.
 
Algunos, de una trascendencia tal que se contradice con la poca difusión que tuvieron en los medios.
 
Es el caso del Monumento a la Democracia y contra los golpes de Estado, que fue inaugurado el 6 de septiembre del año pasado en la ciudad de Tandil, que reemplazó al monumento a Uriburu en  la plaza Dr. José Santamarina. En un solo día, de fecha nefasta, no solo se le dio la baja deshonrosa a un monumento de los que sobran sino que también y de manera colectiva, se honró la memoria de todos aquellos que de una u otra forma, anónimos o conocidos, lucharon contra los golpes de estado a través de nuestra historia.
 
El monumento fue ideado por el joven estudiante de arquitectura Juan Cruz Aquino quien ganó el concurso de ideas promovido por el Concejo Deliberante de Tandil que mediante una ordenanza promulgada unánimemente, inició la construcción del nuevo monumento a la democracia.
 
En palabras de Juan “el monumento es una breve representación sintética y abstracta de lo que es nuestra historia. El monumento en si mismo es una placa de hormigón armado representando la democracia como construcción permanente y valorizando la solidez que la misma debe tener. Este volumen se ve violentado por seis perforaciones que hacen a cada golpe de estado vivido por nuestro país; cada uno de ellos tiene mayor o menos tamaño dependiendo del tiempo que duró cada gobierno de facto. La ultima perforación, que es el periodo comprendido entre 1976-1983 esta dispuesta de manera horizontal, para enfatizar el final, un corte en estos periodos de interrupción, dando paso al pleno superior del monumento de hormigón, connotando firmeza, entereza, durabilidad como un deseo de Democracia eterna. La plaza que contiene al monumento en si mismo, forma parte de la totalidad con unas fajas de cesped que son 28, representando a los desaparecidos de nuestra ciudad” (Agencia Paco Urondo)

03.02.2011

Salliqueló, Buenos Aires (Agencia Paco Urondo, gentileza Miguel Silveyra) En las primeras horas de este miércoles 2 de febrero  una pueblada procedente de diversos puntos del país, e integrada por jóvenes y viejos militantes del campo nacional y popular, llegó hasta Salliqueló y procedió a la destrucción del monumento erigido como festejo por el golpe de estado del 16 de junio de 1955. En este se derrocó al entonces presidente constitucional General Juan Domingo Perón, e inició los primeros dieciocho años de persecuciones, tortura, cárcel y asesinatos por cuestiones políticas en nuestro País, la autodenominada “Revolución Libertadora”, recordada por el pueblo como Fusiladora o Libertadura.

Conmemorando y festejando el primer aniversario del golpe de estado de la autodenominada Revolución Libertadora, en Salliquelló, se construyó, el 16 de septiembre de 1956, en pleno centro de la ciudad y con grandes festejos un monumento de homenaje a esa dictadura, la escultura se descubría en 25 de Mayo y Pellegrini, en la esquina misma de la plaza Hipólito Yrigoyen. Justamente en una plaza con ese nombre, el del caudillo radical que en 1930, recibía el Primer Golpe de Estado de la Argentina. Con fuerte presencia y discurso del radicalismo, se reivindicaba otro golpe. Ambos a gobiernos nacionales y populares, ambos "acusados" de lo mismo, ambos por hacer las cosas bien, ambos por gobernar para las mayorías. Paradojas políticas. La reivindicación de la "libertad", allí donde desaparecía. Al revés.

Desde entonces el pueblo y la democracia han estado solicitando, al Intendente y al Consejo Deliberante, que sea retirado del lugar, que los argentinos no estaban dispuestos a continuar con esa postura golpista.

El significado de ese monumento tuvo tratamiento legislativo local en el año 2005, con un proyecto del bloque justicialista, que propuso entonces que se le reemplazaran las placas y se realizara un acto (en ese momento a 50 años de la Revolución Libertadora) de desagravio al gobierno del Gral. Perón, víctima de ese golpe de estado en la primavera de 1955, fue debatido y rechazado por la mayoría radical del Consejo Deliberante, que argumentó la negativa en la conservación del patrimonio histórico.

La H.C. de Diputados de la Nación, con dictamen favorable de la Comisión de Derechos Humanos voto por amplia mayoría, en mayo de 2010, una Resolución que, en su Art. 1º, expresó su más enérgico repudio a la existencia de un monumento que reivindica a la "Revolución Libertadora" en la ciudad de Salliqueló, provincia de Buenos Aires, que fuera inaugurado el 16 de septiembre de 1956 y, en su Art. 2º, exhortaba a las autoridades competentes de la provincia de Buenos Aires a remover dicho monumento, por constituir un agravio a las instituciones democráticas de nuestra República.

Inútiles resultaron los pedidos populares, ni el reclamo de los Concejales locales, ni los del propio Congreso de la Nación, ninguna de las autoridades procedió a la remoción de ese monumento y así, Salliqueló, “Capital de Novillito Tipo” se ha convertido, además, en la “Capital del Homenaje a los golpes de estado y a las dictaduras”.
Finalmente, en las primeras horas de esta madrugada, una pueblada auto convocada, procedente de diversos puntos del país, e integrada por jóvenes y viejos militantes del campo nacional y popular, llegó hasta la localidad de Salliqueló, Provincia de Buenos Aires, y procedió a la destrucción del monumento, arrojando volantes donde se podía leer: ¡BASTA DE REIVINDICAR A GOLPISTAS Y ASESINOS! (Carta de Susana Valle al fusilador de su padre, Eugenio Aramburu). (Agencia Paco Urondo)