fbpx La producción de terror
Relámpagos //// 19.09.2016
La producción de terror

Por Daniela Poblete Ibañez l “Con ayuda de los medios de comunicación los y las neoliberales crean ficciones en las que somos actores y actrices que aportamos a la narración de la historia y así nos convencemos de conflictos que existen en la virtualidad que nos muestran como realidad”.

 
A muchas/os de nosotras/os nos contaron el cuento de que si llegabas al final del arcoíris encontrarías un baúl lleno de oro con el que vivirías feliz para siempre. El gobierno de Mauricio Macri hace 9 meses nos viene prometiendo que en un futuro, incierto, todo va a mejorar. Aunque ya sabemos para quienes. Nos cuentan cómo va a ser un futuro perfecto en el cual habrá "pobreza cero" y estaremos insertos en el mundo (del libre mercado). Y con esa profecía justifican las horrendas medidas que han tomado y tomarán porque para ellos ganarse el reino de los cielos no es gratis, y cual promesa bíblica llegar implica un costo y un sacrificio… para nosotras/os.
El neoliberalismo no necesita para reproducirse un modo de opresión externo o dependiente del Estado para reprimir objeciones o cuestionamientos al sistema político, económico o social que lleva adelante. Es mucho más sutil, no por eso menos peligroso y macabro, porque busca a través de ficciones crear subjetividades que tienen como consecuencia la auto represión de cada individuo, rompiendo con la lógica del sujeto colectivo. Con ayuda de los medios de comunicación los y las neoliberales crean ficciones en las que somos actores y actrices que aportamos a la narración de la historia y así nos convencemos de conflictos que existen en la virtualidad que nos muestran como realidad.
En particular quisiera referirme a la producción de terror que podemos ir pesquisando a diario en noticieros, periódicos, radios, en las intervenciones de los y las funcionarios/as de gobierno, etc. Hemos sido testigos de situaciones y declaraciones que tienen un alto contenido humorístico, entiendo, pues no tienen asidero en la realidad. Ver a un secretario de seguridad buscando terroristas que no existen en Corrientes, la campaña que nos invita a denunciar movimiento aéreo sospechoso a un teléfono del Ministerio de Seguridad, amenazas escritas en un baño de una universidad firmada por ISIS, personas alertando sobre un plan castrocomunista para Latinoamérica en la TV, etc; son acciones que nos muestran para decirnos e informarnos que sufrimos la amenaza de un enemigo externo que se mete sigilosamente en la Argentina, en complicidad con personas y organizaciones nacionales y populares, y a los que hay que combatir con la implacable aplicación de la Ley (antiterrorista).
Este enemigo, tan sigiloso hasta el punto de ser invisible, por supuesto que ingresa a nuestros cuerpos bajo el modo de paranoia, miedo y terror. Nos quieren hacer creer que terroristas y narcos vienen por nosotras/os y que aunque el gobierno haga todo por protegernos, la amenaza es tal que debemos quedarnos en nuestras casas y no participar de actividades y espacios donde este enemigo actuaría con facilidad como manifestaciones, militancia, activismo, etc. Así matan varios pájaros de un tiro; nos encierran en nuestras casas viendo la TV donde periodistas y panelistas se transforman en los mejores voceros neoliberales, criminalizan la protesta social, invalidan la opinión de dirigentes y partidos opositores y el gobierno se transforma en un héroe de la película.
Macri y sus secuaces no sólo vienen a romper las reglas porque no son adecuadas para su plan económico. Vienen a cambiar las relaciones sociales, a constituir una nueva forma de vida y un nuevo individuo. Porque el neoliberalismo ofrece un consumo ilimitado de bienes y satisfacciones a las que puedes optar si te esfuerzas y trabajas, montando así la idea del emprendimiento personal por sobre el proyecto colectivo. En este mundo que nos plantean ya no sirve el Estado como garante de derechos si no que sirve como administrador de oportunidades. La organización y la utopía ya no son necesarias porque esta todo revelado. Podemos ver el baúl al final del arcoíris, pero no logramos alcanzarlo porque nunca es suficiente lo que hacemos. Nos volvemos presos de un exceso de deseo y sentimos miedo o terror de que nos arrebaten lo poco conseguido estos agentes externos, que vienen a robarnos el sueño del éxito.
Lo que nos propone este gobierno, lo que nos cuenta como éxito y como problema, su preocupación por los sectores más vulnerados y la promesa de un futuro esplendor donde todas y todos seremos felices es como el arcoíris y su baúl lleno de oro: una ilusión.
RELAMPAGOS. Ensayos crónicos en un instante de peligro. Selección y producción de textos: Negra Mala Testa Fotografías: M.A.F.I.A. (Movimiento Argentino de Fotógrafxs Independientes Autoconvocadxs)