fbpx San Miguel: De la Torre, un “renovador” del Proceso, Seineldin y Rico
Política //// 18.02.2016
San Miguel: De la Torre, un “renovador” del Proceso, Seineldin y Rico

Perfil del intendente massista de San Miguel. Un asado para pedir que las Fuerzas Armadas intervengan para "luchar contra el narcotráfico". Sus posiciones sobre el Terrorismo de Estado. 

Por Pascual Manganiello*

Es notable la capacidad de “reacomodamiento”, sin abandonar sus “principios”, del referente de los intendentes massistas Joaquín de la Torre, que esta semana invitó a varios de sus colegas con un impactante asado en su tierra, San Miguel, con Carlos Federico Salvai, ministro de Gobierno (en los hechos, el jefe de Gabinete) de María Eugenia Vidal y Alex Campbell, subsecretario de Gobierno y Asuntos Municipales bonaerense, a quienes reclamaron por “fondos frescos” para disputar al kirchnerismo en territorio bonaerense.

De la Torre, abogado de la UCA y un hombre de íntima y regular relación con el Opus Dei, dejó claro que junto al reclamo de fondos, pretende que el macrismo tome la propuesta del Frente Renovador de volcar las Fuerzas Armadas a la seguridad interna, concretamente en la “lucha contra el narcotráfico”, una propuesta fracasada en Latinoamérica y el mundo, por otra parte vedada por la legislación argentina.

Pese a los sucesivos saltos políticos del jefe comunal, el reclamo no sorprendió a sus ya veteranos compañeros de rugby del Club Regatas de Bella Vista, del que fue medio apertura y también entrenador: recuerdan todavía su entusiasmo adolescente por el golpe de Estado de 1976 que desató el terrorismo de Estado en la Argentina, apoyo que no dudó en ratificar (ya adulto) en una solicitada que se publicó en los matutinos porteños el 20 de junio de 1989. Su nombre figura junto a los de Videla, Massera y Camps, entre otros, para expresar “nuestro reconocimiento y solidaridad a la totalidad de las Fuerzas Armadas de Seguridad y Policiales que defendieron a la Nación en la guerra desatada por la agresión subversiva y derrotaron a las organizaciones terroristas que pretendieron imponernos un régimen marxista".

Lejos de su actual repudio al “autoritarismo” y el declamado amor por la República y la división de poderes, ya era entonces un confeso admirador de Mohamed Alí Seineldín y Aldo Rico, y pasó a integrar la nómina de funcionarios destacados del intendente carapintada, al que luego enfrentó ganando la intendencia en 2007, luego de un rápido salto al FpV.

De allí también se alejó –molesto por el rumbo “populista”-- para estrecharse en un abrazo pionero con Sergio Massa, desde cuyas filas venció en 2015 a su antiguo “protector” Franco La Porta, ex director de Lotería y Casinos de la Provincia, y secretario de Servicios Públicos de Scioli.

Esta nueva ofensiva por retomar el rol represivo de las Fuerzas Armadas, tiene marcas de niñez que no pueden obviarse.

Por un lado, De la Torre se formó en el Colegio Don Jaime, que cerró hace algo más de diez años. Ahí se desempeñó como capellán durante la dictadura monseñor Héctor Aguer, el actual arzobispo de La Plata, uno de los más conservadores de la Iglesia. También estudiaron los hijos menores del dictador Videla. Y el intendente se recibió de bachiller con Orientación en Ciencias Humanas.

Hace pocos días se denunció que desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a cargo de Germán Garavano, decidieron eliminar de la web Infojus Noticias más de diez mil investigaciones periodísticas.

Entre las que “desaparecidas” había notas sobre la imputación a Mauricio Macri por espionaje ilegal como jefe de Gobierno porteño, la represión en el Borda por parte de la policía Metropolitana, el incendio del depósito de documentos de la empresa Iron Mountain, así como investigaciones sobre la relación de la familia de Juliana Awada con talleres de costura clandestinos.

Tambièn, piadosamente, fue borrada la información según la cual el padre del actual intendente, Ricardo De la Torre, quién se desempeñó como subsecretario de Educación durante los períodos dictatoriales de Galtieri y Bignone cobraba irregularmente una jubilación por ese cargo, pese a que la ley 26.475 extinguió los beneficios previsionales para los funcionarios de la dictadura militar. El enlace aún existe, pero el espacio correspondiente puede observarse totalmente en blanco.

No sorprende, entonces, la reflexión del portal Tres Líneas, donde el intendente de San Miguel es columnista permanente: “Joaquín de la Torre no sólo es amigo de María Eugenia Vidal. Estuvo a punto de ser su candidato a vicegobernador cuando el acuerdo electoral entre Sergio Massa y Mauricio Macri parecía posible. Pero los vínculos nunca se rompieron. Días antes del ballotage, compartió un almuerzo con Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Marcos Peña y Diego Santilli. En el entorno de la gobernadora afirmaron a LPO que lo quieren 'ordenando la primera sección –Conurbano Norte- y aportando a la gobernabilidad de la provincia'".

No hubo ofrecimientos de cargos, porque saben que De la Torre se mantuvo leal a Massa en los momentos más difíciles y no es de andar saltando de espacios políticos. Pero lo ven como un aliado clave que puede aportar a la estabilización del Gobierno "desde afuera”.

* Presidente de de la Red de Bibliotecas Populares para la Integración "Néstor Kirchner", secuestrado y torturado durante la última dictadura.