fbpx Pensar Cristina después de su discurso en Chaco | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Opinión //// 10.05.2022
Pensar Cristina después de su discurso en Chaco

Cristina Fernández expuso sus diferencias políticas y económicas con Alberto Fernández en la UNCAUS. Ambos reconocen la necesidad de aumentar el salario mínimo. Cómo afecta al Frente de Todos la manifestación pública de las diferencias.

Por Santiago Gómez
Desde Salvador, Bahía.

En la primera entrevista que dio como expresidenta, cuando Gustavo Sylvestre le preguntó dónde la encontrarían en el futuro, Cristina respondió: donde siempre estuve, disputando la interna. Parece que no consigue salir de ese lugar. Hay que ser justos con ella, no se preparó para conducir. La compañera era la mejor cuadro legislativo que tenía Néstor Kirchner, una mujer con una inteligencia y oratoria sorprendente, pero quien conducía era él. Con ella en la presidencia Néstor seguía siendo la referencia para los líderes sindicales, conversaban con él. Una desgracia la dejó al frente de todo. Tenía el apoyo de la mayoría de la sociedad pero no de todo el peronismo y el sindicalismo. Construyó fuerza propia. La Cámpora es creación de Néstor, pero Unidad Ciudadana de ella. No estuvo dispuesta a disputar unas PASO y usó la unidad de medida peronista: quién  tiene más fuerza. Lo dejó muy claro en la primera entrevista como expresidenta: la mayoría de la gente que fue a agradecerle y despedirla no estaba organizada. Como siempre se encuadró dentro del movimiento, puso primero la patria, y dijo que no sería candidata si así se vencía al neoliberalismo. Eligió el candidato, un hombre que renunció a ser su jefe de gabinete, pero su fuerza propia y, ahora, ella misma, le sacan fuerza al gobierno. Nadie puede creer que esto fortalece la autoridad presidencial.

Cristina cuando recibió el Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional del Chaco Austral comentó algunas infidencias. Muchos nos preguntamos qué fue lo que acordaron sobre la toma de decisiones en el Frente de Todos. Escribo desde Brasil, donde  Lula eligió como candidata una compañera que nunca se preparó para conducir, es uno de las mejores  cuadros técnicos de este país, con un nivel de análisis altísimo, que reconoció públicamente que no quería ser candidata, y que en su segundo mandato eligió como ministro de economía un neoliberal y en un año y medio casi duplicó el desempleo. Y Lula jamás criticó en público a Dilma. Para eso estaban las centrales sindicales, los movimientos sociales, los otros partidos. Después del golpe Lula reconoció que si Dilma hubiera conversado con la base aliada quien sabe no la derribaban.

Antes de anunciar que no sería candidata a presidenta, Cristina lanzó un libro en el que llamó a un Gran Acuerdo Nacional, propuso sentarse a conversar para darle una solución al problema de una economía bimonetaria. Contó una reunión con Héctor Magnetto en la que le recriminó haber incentivado los cortes de ruta durante el conflicto por la resolución 125. Cristina escribió que no le entendió todo lo que dijo por la imposibilidad de Magnetto de hablar sin un aparato de por medio. Magnetto le respondió “No, Cristina, así es el neoliberalismo”, y Cristina agregó “¡Eso me dijo!… Que la ideología triunfante era el neoliberalismo. Al contrario, las veces que charlamos de economía con él teníamos coincidencias, siempre me pareció que tenía una posición más bien desarrollista”, fueron las conclusiones de Cristina.

En la UNCA Cristina volvió a hacer referencia al mandamás del Grupo Clarín. Para ella Magnetto es un determinante y no un condicionante. Cuando uno observa que lo mismo que sucede en Argentina se repite y repitió en Brasil, Ecuador, Venezuela, Bolivia, Paraguay, Honduras, la explicación no puede ser el Grupo Clarín. Aunque no exista monopolio igual al argentino, Brasil tiene cinco cadenas grandes de televisión y el de más alcance es el que más condiciona, pero no determina. Donde Magnetto dijo “no, es el neoliberalismo”, entiendo que hasta él entiende que hay algo por arriba de él. Muchos supuestos desarrollistas, cuando hacen sus inversiones, las hacen como neoliberalistas: se transforman en productores agrarios, meros exportadores. El expresidente de la UIA y presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior de Argentina, José Ignacio de Mendiguren, es uno de ellos.

Cristina creó una situación en la que la última palabra no la tiene el presidente. Alberto perdió autoridad el día que retrocedió con Vicentín. Los mismos por los renunció lo hicieron retroceder. ¿Cómo se construye ese Gran Acuerdo Nacional, cómo consigue cerrar un acuerdo el presidente si un Tweet o una carta de Cristina lo puede colocar en cuestión? Es cierto que Alberto responde cuando La Cámpora o ella lo sacuden. El IFE 4 es una prueba de ello, y la última asignación para duplicar el Sistema Alimentario Escolar bonaerense, otra. ¿Pero cuando pensaron en gobernar juntos, cómo pensaron la toma de decisiones? Ambos conocían a todas las fuerzas existentes, empresariales, políticas, sindicales, de los movimientos sociales, las cámaras empresarias, conocían cuál había sido la respuesta ante cada medida y los resultados de las mismas. Durante su exposición Cristina mencionó al Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, por el libro “Los tres kirchnerismo”, donde el economista analizó la política económica kirchnerista, y cuestiona las decisiones económicas después de la muerte de Néstor, quien conducía al movimiento aún cuando ella estaba en la presidencia.

Cristina no hizo mención alguna a las críticas que Kulfas realizó en ese libro. Guillermo Moreno, en entrevista con Agencia Paco Urondo señaló que había dos proyectos económicos dentro del Frente de Todos, el de Massa, el Frente Renovador, que es bajo desempleo con bajos salarios, una desocupación del 12% y una pobreza del 25%. El otro, un modelo que incluya a todos. Cuesta creer que los desempleados en Argentina sean sólo 900.000 personas. Uno entiende que el INDEC considera desempleada a una persona que no buscó trabajo en las últimas dos semanas y que está disponible para trabajar. Para quien escribe, el dato más importante es población económicamente activa ocupada: 43,6%. Eso no impide reconocer que la producción y el empleo crecen. El problema es que toda vez que Argentina tuvo una política de distribución de ingresos se encontró con el problema de la restricción externa: a mayores salarios, mayores importaciones. ¿Cuál es la propuesta económica de Cristina para resolver el problema? ¿Vencer a Magnetto? ¿Eso qué sería? Con el grupo dividido seguiría existiendo Daniel Hadad, que tiene un alcance superior al de Magnetto. Infobae llega a toda América Latina, cubre los principales países.

Según una encuestas de la consultora Taquion, publicada en 2021, sólo el 27% de quienes habitan Argentina tienen la televisión como su principal canal de información. El 60% de quienes se informan principalmente por televisión son pobres. La mayoría se informa por redes sociales (32,8%) y sitios de internet (23,7%). La alianza entre sistema financiero y medios de comunicación es una consecuencia lógica. Para quien especula la información es un recurso indispensable. Así que se creó el telégrafo Wester Union comenzó a utilizar la red para operar con información sobre cosecha y exportaciones de otros países, para operar en el establecimiento de los valores de mercado. No hay duda alguna que Magnetto es un problema para la Argentina, pero presta servicios al sistema financiero. Para quien lucra con el riesgo, promover miedo es negocio. Combaten el Estado de Bienestar Social, promoviendo el mal estar social. ¿Contra quién? Contra la clase política. Porque la política es la única herramienta que existe para regular las relaciones comerciales. Para el llamado sector privado, las relaciones comerciales, como las laborales, son cuestiones privadas y nadie de afuera tiene derecho a meterse. Por eso también son contra los sindicatos.

Pero para Cristina el mayor obstáculo para el cumplimiento pleno de nuestra Constitución es Magnetto. Cristina considera que el Grupo Clarín es determinante. En su libro contó que Nestor gestionó una reunión con Magnetto para intentar acercar posiciones, imagino que sabía que los medios de comunicación era un condicionante y habrá querido conversar para ver si bajaban la intensidad de fuego. Pero parece que para Cristina las posiciones son absolutamente antagónicas. Ella nacionalizó las AFJP y no se lo van a perdonar nunca. Sin dudas que aquello afectó al Grupo Clarín, porque sabemos que se capitalizaron con los bonos de las AFJP, pero no sólo a Clarín afectó. Fue un golpe al sistema financiero en su conjunto, se les quitó un importantísimo volumen de recursos para hacer negocios.

Los principales medios de comunicación representan intereses financieros, son usados para realizar operaciones, es un hecho, nadie puede negarlo, Edward Snowden filtró los manuales de operaciones psicológicas. Los medios de comunicación son una herramienta para librar la batalla de las ideas, por eso construimos y sostenemos hace más de quince años la Agencia Paco Urondo. Es importante que la sociedad tenga la mayor cantidad de información posible, tenga acceso a educación que le permita acceder a herramientas para procesar la información. Investigaciones psicológicas prueban que es la mejor manera de combatir las noticias falsas, que son una preocupación porque es un hecho que tienen efecto, operan sobre las emociones de las personas, y las emociones condicionan las elecciones humanas.

Cristina es la dirigente política que consigue emocionar más personas en Argentina. Por amor o por odio. Quienes utilizan el odio son las fuerzas neoliberales. La psicología prueba que si pone a una persona a elegir entre algo que odia y cualquier otra cosa, elige cualquier otra cosa. Macri y Bolsonaro son prueba de ello. Las personas eligieron por emociones, no por la razón. Ambas elecciones perjudicaron los intereses de la mayoría de sus votantes. Pero las fuerzas nacionales y populares en la región, lamentablemente, no hacen uso del odio para condicionar conductas. No promueven el odio de la población hacia las pocas familias responsables de la pobreza, la desocupación, la calidad del acceso a la salud y la educación.

Es claro que la vicepresidenta no se coloca como conductora de todo el movimiento peronista. Opera a través de representantes que hacen parte de su fuerza política, sean parte de movimientos sociales o sindicales. Por la prensa supimos de reuniones que mantuvieron el diputado Máximo Kirchner, el ministro Wado de Pedro y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, con algunos de los principales empresarios argentinos. ¿Ella no conversa con los principales factores de poder nacional o no lo hace público? ¿Hubo respuestas a su convocatoria a un Gran Acuerdo Nacional? ¿Cuáles fueron las respuestas que escuchó para superar el problema de nuestra economía bimonetaria?

En diversas oportunidades Néstor Kirchner hizo públicas sus diferencias con diversos sectores de poder y los llamó por nombre y apellido. Antes de él la mayoría no sabía el nombre del jefe del Grupo Clarín ni quién era el CEO de Shell. Sería un gran aporte para la población que la vicepresidenta expusiera cuáles son las respuestas y posiciones de los principales actores de poder para conseguir resolver los problemas estructurales de nuestra economía. ¿Cuál es la propuesta de la vicepresidenta para resolver el problema de la restricción externa? ¿Cuánto y a quién habría que sacarle para conseguir aumentar el salario mínimo y sacar a la mayoría de la población de la pobreza? ¿Cuál debería ser el salario mínimo en dólares que garantice el equilibrio para no llegar al cuello de botella de la restricción externa?

La propia Cristina reconoce que la economía crece, que las exportaciones aumentaron por precio, producto del valor internacional de los commodities, y cantidades exportadas, consecuencia de las políticas económicas, pero no está conforme con la forma en que se está distribuyendo ese crecimiento. Al mismo  tiempo, en su presentación en Chaco colocó China como modelo de crecimiento: que creció con salarios bajos, por eso las multinacionales se fueron a producir al país asiático. Tras dos años de gobierno, Néstor Kirchner bajó la pobreza 10%, cuando asumió el país el nivel estaba en el 54% y en el primer semestre de 2005 bajó para 39,9. Cerró el año 2005 con 33,8% de pobreza, conforme datos del INDEC. Cabe recordar que el expresidente tuvo una política de aumento salarial vía decretos. Sea por el mecanismo que sea, no hay duda que el Salario Mínimo Vital y Móvil debe ser aumentado. El ministro de economía y el de desarrollo productivo se expresaron en la misma dirección.

La pregunta que algunos nos hacemos es ¿Cuál es la estrategia que está pensando Cristina? Reconoció que la mayoría de la población se siente defraudada con las políticas del actual gobierno, del cual ella es la máxima responsable, por ser quien eligió al candidato. No hay duda alguna de lo acertada de su táctica electoral. ¿Pero cuál es la estrategia a futuro? ¿Qué suma debilitar la autoridad presidencial? ¿Cuál fue el acuerdo de gobierno al que habían llegado antes de conformar el Frente de Todos? Lamentablemente, Cristina no es adepta a dar muchas entrevistas, para tener la posibilidad de preguntarle al respecto. Así que a quienes hacemos análisis político no nos queda otra posibilidad que analizar su pensamiento a través de lo que dice y lo que no.