fbpx Macrismo: “descristinizar” es la tarea
Opinión //// 09.03.2016
Macrismo: “descristinizar” es la tarea

No conforme con descolgar los cuadros de Néstor Kirchner y Hugo Chávez, la avanzada del relato conservador está en marcha.

Por Juan Ciucci
La nota de Clarín casi que lo festeja a gritos: Macri avanza con cambios para “descristinizar” la Casa Rosada. Son esos pequeños relatos donde aparece con toda visibilidad la virulencia con la que quienes vienen a "unir a los argentinos" profundizan la "grieta".
"Según la descripción que hicieron ante Clarín dos funcionarios con despacho en Balcarce 50, se trata de pasar de lo que hoy es `una gran unidad básica´ o `un museo del populismo´ a `una Casa de Gobierno más institucional, que refleje la historia argentina´ y que sea `un lugar de trabajo funcional y agradable´, cuenta Leonardo Mindez.Es la funcionalidad y ser agradables, claro, lo que los lleva a enfrentar los paradigmas de una Argentina socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana. Ya lo hicieron sus antecesores, que con una brutalidad mayor intentaron sembrar el olvido sobre el movimiento nacional. La descalificación es esencial a su modo de comprender al campo popular: así es como sólo pueden pensar en `una gran unidad básica´ o `un museo del populismo´.
Pero la lista continúa: "desaparecerá otra de las creaciones de Cristina, la Galería de los Patriotas Latinoamericanos" (no sólo Kirchner y Chávez ahora, sino también el “Che” Guevara, Eva Perón, Salvador Allende, Pancho Villa, Simón Bolívar, Tupac Amaru y Augusto Sandino, entre otros). "Tampoco sobrevivirá", sigue Mindez, con sus frases poco felices para contar esta historia, "la llamada Galería de los Ídolos Populares". La explicación, nuevamente, es "objetiva": `La idea es tener obras de calidad que tengan que ver con la historia argentina y, cuando sea posible, recuerden hechos que hayan ocurrido en ese sector de la Casa Rosada´, explicó un encargado de las modificaciones".
Y aún falta más: "otra modificación crucial ocurrirá con la próxima designación del historiador Luciano de Privitellio como director de Programas Culturales de la Secretaría General", quien se encargará de "modificar el relato del Museo del Bicentenario que Cristina inauguró detrás de la Casa Rosada, en las ruinas de la antigua Aduana Taylor". Clarín nos cuenta de qué va la cosa: "el Gobierno dice que se buscará `equilibrar´ el marcado sesgo ideológico actual de las 14 estaciones que cuentan la historia argentina, donde salen magullados Sarmiento, Roca y Alfonsín, entre otros, y glorificados Rosas, Perón y Kirchner". Nuevamente, la vieja historia del enfrentamiento historiográfico: resucitarán las glorificaciones a la historia liberal, esa que no tiene sesgos ideológicos. Volverán a desempolvarse las viejas diatribas de Mitre y Asociados, se acabaron las desmitificaciones de la historia oficial. Cambiamos.
Los ataques a los símbolos del peronismo nunca fueron eficaces, y sólo sirvieron para engrandecer la leyenda. Estas torpezas del macrismo no serán la excepción, y deberemos saber hacernos fuertes, hasta el regreso.