fbpx Breves reflexiones sobre sindicalismo y capitalismo, por Héctor Amichetti | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Opinión //// 29.09.2017
Breves reflexiones sobre sindicalismo y capitalismo, por Héctor Amichetti

El secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense realizó un análisis en las redes sociales para pensar el momento complejo político y económico.  

Por Héctor Amichetti

Sobre el capitalismo y las mafias:

Las prácticas mafiosas del capitalismo se naturalizan por la legalidad con que el propio sistema las encubre y protege.
¿Qué es sino el blanqueo de capitales de los evasores?
¿Qué es sino el famoso "carry trade" que permite a los especuladores multiplicar sus capitales mediante una simple maniobra financiera?
¿Qué son sino las sobre-facturaciones y sub-facturaciones que suman ganancias tramposas a las multinacionales exportadoras?
¿Qué es sino la fuga de capitales generados por la riqueza y el esfuerzo argentino para ser disfrutado por un puñado de accionistas en el exterior?
Hay una parte de los argentinos que está desocupada, pasa hambre y sufre pobreza a causa de este tipo de prácticas.
Hay una nación a la que le niegan su desarrollo.
La inteligencia del pueblo debe percibir cuando el sistema oculta sus actos mafiosos hablándonos de las mafias.

Sobre el Movimiento Obrero Organizado:

Por si alguien no lo sabe 3.500 organizaciones con convenios que protegen los derechos de 10.000.000 trabajadores y trabajadoras.
Instituciones que, con admirable sentido solidario promueven la ayuda mutua, la cultura, la capacitación laboral, el turismo social... en una sociedad demasiado preocupada por exaltar los valores individualistas del "sálvese quien pueda".
Organizaciones que, desde hace muchísimos años y a causa del deterioro de la asistencia pública de los malos gobiernos, cubren la atención de la salud de 20.000.000 de hombres, mujeres y niños de nuestra patria.
Una estructura de más de 70.000 delegados y delegadas de base que todos los días actúan como una valla para impedir abusos patronales en las fábricas, comercios y oficinas de todo el territorio nacional.
Eso es el sindicalismo argentino.
Por eso molesta al gobierno de los grandes patrones