fbpx ¿Por qué convocar a varones a sumarse a la ola verde por la legalización del aborto? | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Géneros //// 07.08.2018
¿Por qué convocar a varones a sumarse a la ola verde por la legalización del aborto?

AGENCIA PACO URONDO comparte hoy el texto completo de la declaración leída por el Colectivo de Varones Antipatriarcales en el marco del último #MartesVerde organizado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Por Colectivo de Varones Antipatriarcales

Las compañeras han demostrado la autonomía con que han podido abortar en condiciones dignas, a través de redes socorristas, a pesar de la clandestinidad del Estado punitivista que las ha condenado a la muerte. Y esa autonomía fue creciendo en esta ola verde para demostrar que no sólo nada ni nadie les va a impedir abortar, sino que esa autonomía debe traducirse en políticas de salud pública que permitan a todas las personas con capacidad de gestar acceder al derecho a decidir sobre sus propios cuerpos.

Así es. No es imprescindible el aporte de los varones para que ellas cristalicen esta gran conquista, que sin duda más temprano que tarde sabremos que será ley. Ellas no nos necesitan. Pero los varones necesitamos de la lucha de las compañeras para empezar nuestros propios caminos de liberación. Esa es nuestra responsabilidad y nuestra oportunidad. Liberarse para liberarnos.

¿Dónde están los varones cuando una mujer aborta en condiciones de clandestinidad? En todos lados. Es el varón que participó del embarazo. Como varones heterosexuales no podemos dejar de hacer un ejercicio pleno de concientización sobre qué pasa con el ejercicio de nuestra sexualidad en el momento en que una mujer aborta en la clandestinidad. ¿Se puede hacer pleno ejercicio de la sexualidad propia cuando la otra persona involucrada está condenada, amenazada de muerte por un sistema que le niega autonomía, seguridad sanitaria y contención profesional? Y con esto no queremos incitar a los varones a practicar culposamente la abstinencia sexual como anticonceptivo, tal como recomienda el Dr. Abel “Porcelanas” Albino. Tolo contrario, es imprescindible salir a reclamar la democratización del ejercicio de nuestros deseos en plena legalidad, salubridad, bienestar y placer. Por eso estamos hoy acá.

Pero no solo como responsable de la concepción es que identificamos a los varones. Cuando hablamos de varones, también es varón el médico que se niega a hacer abortos en un hospital público aun habiendo protocolos que despenalizan la práctica, pero que sí los practica en su consultorio privado. También es varón el farmacéutico que se niega a vender misoprostol a una piba.

Es el varón padre de la piba embarazada, que a pesar de que la hayan educado bajo la imposibilidad de concebir por fuera de la santa institución del matrimonio, la obliga a parir. Son los varones maestros que no incluyen la educación sexual integral como contenido curricular en sus materias. Son los líderes sindicales que obligan a sus amantes a abortar en condiciones clandestinas y riesgosas. Son los varones-niños que pierden a sus madres en abortos inseguros. Son los varones religiosos que emiten discursos públicos dónde niegan la autonomía de los cuerpos y hablan por las pobres. También son varones todas las fuerzas armadas y de seguridad, que tienen olor a macho y que, aunque muchos de sus “efectivos sean femeninos” y aborten, encarcelan a las mujeres por negarse a ser incubadoras. Varones también son los periodistas cómplices de la mentira, que difunden noticias tendenciosas y que tratan de ocultar a un feminismo que desborda por todos lados, en todos los canales. Varón es el presidente, que quiere a las pibas calladas, y a las fuerzas armadas en las calles.

En este contexto, no podemos dejar de hacernos presentes este día portando la bandera de los varones por el derecho a decidir. Es preciso incluso por nosotrxs mismxs pronunciarnos a favor de la legalización del aborto seguro y gratuito.

Como Colectivo de Varones Antipatriarcales asumimos la tarea de repensar y transformar nuestros roles (y el de todos lxs varonxs) en todas y cada una de las circunstancias que atraviesan nuestras vidas. Claro está que las situaciones de aborto nos involucran directamente. Como varones heterosexuales, porque somos copartícipes de la concepción y por tanto responsables de garantizar que si el deseo materno humaniza el embrión, entonces es imprescindible asumir la paternidad presente; y si no hay deseo, entonces acompañar, en tanto la persona gestante considere, el proceso de acceso al aborto. Como varones no heterosexuales merece convocarnos la urgencia de entender que la clandestinidad de nuestros deseos sexuales es producto del mismo sistema cis-hetero-patriarcal que condena a las mujeres a abortar en condiciones inseguras, a las travas, los putos, maricas, tortas y bis a escondernos en el placard y a ser reprimidxs brutalmente en todas nuestras formas de visibilidad. Ya nos lo hizo entender nuestra traviarca Lohana Berkins, que a mediado de los años 90 entendió que había que dar la discursión en la comunidad travesti de cara a poder hacer de la legalización del aborto una bandera propia. Como dijo la misma Berkins: “A la cárcel no volvemos nunca más” ni por desviadxs ni por aborteras.

“En el origen de nuestra lucha está el deseo de todas las libertades” cristalizaba Alejandro Modarelli en una frase que es crucial para entender el sentido histórico que nos toca atravesar en esta nueva cruzada del campo popular, feminista y disidente. Ya no callamos más frente a ninguna injusticia. Ya no queremos que nuestros cuerpos sean campos monopolizados por un sistema que produce pibes para la guerra y pibas para la trata. Aprendimos que frente a la embestida del neoliberalismo y la feminización de la pobreza, la organización popular y las redes feministas son la respuesta, y que cada vez somos más en esta ola verde y violeta que está dispuesta a seguir luchando para que el capitalismo y el patriarcado caigan juntos.

A los senadores y senadoras nos toca hoy hacerles saber que pesa sobres sus espaldas la responsabilidad de hacer de la Argentina un territorio más justo. Que los derechos humanos no se plebiscitan, que no se trata de si los y las ciudadanas de las provincias, en su mayoría están de acuerdo o no con el aborto legal. ¿No sería una locura que un sistema legal impida a las mujeres parir en territorios donde la ciudadanía no estuviera a favor de la procreación? Como se ha dicho una y mil veces, en los momentos históricos donde la sociedad argentina maduramente dijo sí a la ampliación de derechos nadie le va a quitar a nadie el derecho a parir legal, segura y gratuitamente en cualquier hospital. Por favor no dejemos los discursos antiderechos invadan sus conciencias a la hora de votar a favor de legislar una práctica que se hará con o sin el aval del Estado, porque las mujeres nacieron libres y autónomas y por esas mismas condiciones arriesgan sus vidas a la hora de abortar en condiciones riesgosas.

El patriarcado nos ha enseñado que nacimos para perder, pero está en nosotrxs demostrarle que vamos a ganar. Por eso exigimos con urgencia:

¡REAL IMPLEMENTACIÓN DE LA LEY DE EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL EN TODAS LAS ESCUELAS DE LA REPÚBLICA ARGENTINA!

¡PROVISIÓN Y DISTRIBUCIÓN GRATUITA DE ANTICONCEPTIVOS Y PROFILÁCTICOS EN TODO EL TERRITORIO!

¡APROBACIÓN E IMPLEMENTACIÓN DE LA LEY DE ACCESO AL ABORTO LIBRE, SEGURO Y GRATUITO Y LA PROVISIÓN Y DISTRIBUCIÓN DE MEDICACIÓN PARA LA INTERRUPCIÓN DEL EMBARAZO!

MÁS TEMPRANO QUE TARDE: ¡SERÁ LEY!