fbpx Absolvieron a Luz Aimé Díaz: una defensa colectiva y con perspectiva de género  | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Géneros //// 02.10.2020
Absolvieron a Luz Aimé Díaz: una defensa colectiva y con perspectiva de género 

El TOC N° 8 de CABA absolvió a la joven trans y ordeno su inmediata liberación. Se encontraba privada de su libertad desde julio de 2018 por un delito que no cometió. “Estoy muy feliz y no tengo palabras para agradecer todo lo que hicieron por mi”, sostuvo la joven luego de la decisión judicial. 

Ilustración: Silvia Lucero

Luego de oir los alegatos, el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional  N° 8 de la Ciudad de Buenos Aires absolvió a la joven trans Luz Aimé Díaz y ordeno su inmediata liberación. La joven se encontraba privada de su libertad desde julio de 2018 por un delito que no cometió. De esta manera, tras dos años de privación injusta de su libertad, Luz Aimé Díaz fue absuelta de los cargos de “intento de asesinato agravado”. “Estoy muy feliz y no tengo palabras para agradecer todo lo que hicieron por mi”, dijo Luz tras ser notificada de la decisión judicial.

Durante el juicio, la defensa de Díaz, a cargo de la abogada Luciana Sánchez, llevó a cabo una estrategia que incluyó a voces expertas en género que dieron cátedra al tribunal sobre la exclusión estructural que vive la población trans. La Campaña Absolución por Luz, compuesta por este equipo legal, sus compañeros y compañeras del Hotel Gondolín y del Bachillerato Mocha Cellis, trabajó incansablemente para conseguir que se haga justicia y lo lograron.   

“No tengo elementos para sostener una acusación formal contra la acusada. El tribunal debe dictar su absolución”, señaló la fiscal María Luz Castany en una exposición que duró una hora, donde hizo un repaso de las pruebas vistas durante las tres audiencias del juicio.

En este marco, la referente trans Lara María Bertolini y parte de la Campaña de la Absolución por Luz señaló  en redes sociales: “Cuando una lesbiana le discute a la justicia cambia la forma de accionar de la justicia, cuando una travesti acompaña a esa lesbiana en la lucha jurídica, cuando maricas, transgeneros no binaries y devenires identitarios hacen un frente de lucha empieza a quebrarse la justicia Patriarcal. Cuando no nos damos por vencides argumentando o justificando que al ser la justicia machista no vale la pena pelear....acá estamos”.

La historia de Luz

Luz Aimé Díaz (22) es salteña y llegó a Buenos Aires en 2017. Desde entonces vive en el hotel Gondolín, asociación de derechos humanos que funciona como refugio y cooperativa de travestis y trans en Villa Crespo. Al tiempo de instalarse, comenzó a estudiar en el Bachillerato Popular Trans Mocha Celis hasta que en julio de 2018 fue acusada por un crimen del que no tenía conocimiento ni participación. 

Una noche del 2018, Luz estaba trabajando en la zona de Palermo y dos personas la contrataron para un servicio sexual. Dos meses después, Díaz fue detenida y acusada de un crimen que ocurrió en aquel domicilio, pero que ella desconoce. Los mismos hombres que la contrataron esa noche, habrían secuestrado y violentado a un hombre perteneciente a la comunidad LGBT+, en una habitación contigua en la misma propiedad. 

Para la justicia, las pruebas de que Luz estuvo presente en el lugar del ataque fueron suficientes para someterla a 8 meses de prisión en el Penal de Ezeiza. Sin embargo, la investigación no avanzó sobre aquellas personas que la condujeron a la vivienda. 

En mayo del 2019, el equipo de defensa de Díaz, integrado por Luciana Sánchez, Lara Bertolini y Natalia D’Alesandro, consiguió que se le otorgue la prisión domiciliaria. Beneficio que se le debió conceder desde un principio por su discapacidad visual amparada por la ley 24.660. Desde entonces, esperaban que, cuando llegara la instancia de juicio, la sentencia fuera una absolución.