fbpx New Amsterdam: ¿es posible transformar el sistema de salud? | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Entretenimiento //// 27.02.2021
New Amsterdam: ¿es posible transformar el sistema de salud?

"Público y gratuito" es una realidad de la que podemos sentirnos orgullosos. Pero imaginemos que esa alianza es imposible y que nos encontramos dentro de un sistema que nos excluye, donde el acceso a la salud es un privilegio y no un derecho. Esta emergencia sanitaria volvió a poner en relieve esa desigualdad de la que Estados Unidos es propietaria y sobre la que la televisión ensayó su propia autocrítica. New Amsterdam es nuestro horizonte posible, y es la utopía americana.

Por Manuela Bares Peralta

La falta de acceso a la salud es una profunda desigualdad que se encuentra arraigada en todo el sistema económico, social y sanitario norteamericano. Un derecho que desaparece si no tenes recursos o sos inmigrante porque lo “público” no quiere decir lo mismo en todas partes; porque la gratuidad del sistema de salud continúa siendo una utopía en muchas partes del mundo.

Bajo esa premisa, David Schulner y Kate Dennis desarrollaron New Amsterdam, un drama médico que pareciera referenciar los primeros años de ER: Emergencias y alejarse de las producciones actuales. Una historia que construye su propia solución a una urgencia, pero que también enciende una llama de esperanza.

Está inspirada en el registro histórico del Hospital Bellevue, ubicado en la ciudad de Nueva York; uno de los hospitales públicos más grandes del país y que fue un lugar de tránsito para muchos pacientes excluidos del sistema. Una lógica donde el seguro médico y los recursos no obstaculizaban el acceso a la salud de quienes más lo necesitaban y que sobrevivió a los años y a las pandemias.

La serie comienza cuando el doctor Max Goodwin (Ryan Eggold) asume como el nuevo director del primer hospital público de Estados Unidos e implementa una serie de cambios en el hospital y su personal, pero sobretodo en sus pacientes. “¿Cómo puedo ayudar?”, repite Goodwin a una sala llena de médicos confundidos. Ese es el cambio de registro al que nos empuja la serie: un sistema de salud sin brechas y obstáculos, donde lo público amplifica derechos, en vez de aniquilarlos.

Este punto de partida hace que el formato anticuado al que se ajusta la serie —que en sus primeras dos temporadas alcanzó los 40 capítulos y en los primeros días de marzo va a estrenar su tercera temporada— sea uno de los contenidos más vistos en una plataforma como Netflix. New Amsterdam es una serie novelada, pero también es una crítica televisada. En definitiva, recoge las mejores experiencias y las moderniza para hacer construir su propio registro, y hacer la diferencia.