fbpx Abraham Gak: “Argentina se está convirtiendo en el país del contramodelo”
Economía //// 23.08.2010
Abraham Gak: “Argentina se está convirtiendo en el país del contramodelo”

Morón, Buenos Aires (Agencia Paco Urondo) Según el economista y actual defensor del pueblo de Morón, nuestro país está tomando medidas contrarias a la de los países del primer mundo. Su crítica a la oposición sobre la propuesta del 82 % móvil y su mirada sobre el actual modelo económico y la educación del futuro en esta entrevista con la Agencia Paco Urondo.
Agencia Paco Urondo: ¿Qué análisis hace  sobre la propuesta de la oposición  de llevar el haber de los jubilados a un 82 % del salario mínimo, vital y móvil?
Abraham Gak: Nadie dice que el 82 % móvil es injusto, todo lo contrario. Hay que ver si esta medida se puede sostener en el tiempo. Primero hay que ver  que en  estos años el haber de los jubilados ha aumentado, bien o mal pero aumentó, se puede discutir si alcanza o no pero lo cierto es que se aumentó. El otro punto que hay que ver es que el sistema no se autofinancia, es decir que el aporte de los activos no alcanza para cubrir a todos los pasivos. Ese desfinanciamiento es cubierto por rentas generales en una proporción importante que va del 27 al 40 % sin tener en cuenta el aumento del salario mínimo vital y móvil. Después está pendiente el pago del fallo Bádaro y otros. Por otro lado hacer un proyecto y no tener la forma de financiamiento es muy inconveniente como metodología legislativa. Hay que distinguir el flujo del stock si uno quisiera pagar el 82 % móvil a esa masa de personas se podría a hacer pero no se sostendría a largo plazo porque requiere una política económica sostenida, hay que destinar dinero de un presupuesto a otro. Hoy en día los jubilados y pensionados reciben más que ese 82 % móvil entre ambas asignaciones. Creo que este tema tendría que discutirse en otro momento y no en tiempos previos a las elecciones. Por qué  un 75 o 90 % esto requiere de un estudio técnico detallado, más cuidadoso y  ver qué impacto tiene porque si no por qué no se discuten en el congreso temas más importantes para los argentinos. 
A.P.U: ¿Cuál es su perspectiva sobre la situación de INDEC?
A.B: Usted sabe que yo soy director del Proyecto Plan Fénix. Nosotros en el año 2004 sacamos una declaración donde planteamos  expresamente la necesidad de tener un instituto de información de estadísticas oficiales que tuviera las garantías de imparcialidad y autarquía que de la tranquilidad  a quienes utilizan esas informaciones. Hace seis años hicimos esa propuesta. No podemos tener dudas sobre la información estadística porque todos los datos dejan de tener rigurosidad sobre todo porque dejan de ser creíbles todos los datos y aparecen las consultoras privadas que están a favor de otros intereses concretos.  Tanto el debate por el 82 % móvil y el tema del  Indec deben ser discutido  sin el nivel de desapasionamiento que se vive en la actualidad, creo que la presencia de las universidades públicas garantizan la calidad de la información.
A.P.U: Desde algunos sectores de Izquierda o centro Izquierda se dice que el modelo económico de los Kirchner es similar al modelo neoliberal de Carlos Menem. ¿Usted que análisis  hace de esta comparación?
A.G: Creo sinceramente que afirmar que este modelo económico es similar al de Carlos Menem es un disparate. Hay una serie de medidas que se tomaron que afirman esta postura. En primer lugar la relación con la moneda extranjera, el superávit del comercio exterior basado en la producción y no en el endeudamiento, el desendeudamiento e independencia de los sectores financieros internacionales es muy importante y por último y más significativa la presencia de un Estado activo. Esto no quiere decir que el modelo de los Kirchner haya roto con el sistema capitalista, no, no han roto. Todo su trabajo está hecho en base a las condiciones y bases de un sistema capitalista donde se le deben garantizar rentabilidad a los sectores empresarios. En eso no caben dudas. Algunos podrían decir que el sector petrolero y  los bancos fueron visiblemente beneficiados  y por otro lado un sector visiblemente castigado. Las medidas tomadas durante la crisis fueron totalmente diferentes con respecto a otras crisis como la crisis del Tequila, del real y la crisis de los países asiáticos fueron totalmente diferentes. Las medidas de la Asignación Universal, la recuperación de las jubilaciones por parte del Estado, son medidas que incluso las puede tomar un gobierno neoliberal, si es que tiene los recursos,  pero desde lo ideológico es un modelo distinto al de Menem. Argentina tiene una mirada estratégica con respecto a América del Sur. Por eso es que estas acciones como la aparición de los sectores del campo o terratenientes y los sectores empresarios son expresiones del neoliberalismo que quieren volver. La presión para crear el banco del Sur, la política de la Unasur es un cambio sustancial. De todos modos si uno quiere encontrar falencias las puede hallar. Creo que hay que tener una buena política de defensa medio ambiente y desarrollo de la educación. En Argentina se están dando una serie de medidas  y discusiones que hace quince años no se podrían discutir como la despenalización del aborto, la reforma del código civil y otras tantas. Son expresiones de una Argentina que se está convirtiendo en el contramodelo. En lo económico con medidas que están en las antípodas de las que se toman en Grecia y España, en lo social el aumento de la Asignación Universal por Hijo, el aumento en cinco veces del presupuesto educativo, la defensa de los derechos Humanos y por último la libertad de expresión. Todo eso convierte a la Argentina en el contramodelo de un sistema que va a cambiar indefectiblemente.

Economía y Educación:
A.P.U: Hay algunos autores que plantean que a cada modelo o modo de producción le corresponde un modelo educativo. ¿Cuál sería el modelo educativo de la Argentina para la economía que viene?
A.G: Yo creo que hay una orientación hacia el consumismo a la valoración de las condiciones económicas para la definición del valor de las personas. Todo eso es reflejo de un modelo de país que todavía no ha sido cambiado, en ese sentido hay una continuidad. Me parece que tenemos que plantear una escuela diferente que tienda a generar un buen ciudadano. No pienso tanto en una escuela que forme para el trabajo, aunque pienso que el chico debe tener conocimientos de comunicación, informática y nuevas tecnologías que es necesario pero es importante formar un buen ciudadano. El chico que crece, que mama la solidaridad, el trabajo en equipo, que sepa que tiene un futuro y tiene una mirada y entiende el mundo en que vive va a tener en claro que es lo que quiere. Es importante que tengan conocimientos de economía, de política, que se pueda expresar, entender  y poder leer.etc; Si vos logras que el chico logre todo eso puede mover montañas, diferente es cuando lo formamos para un empleo. Eso va a fracasar porque va a ser una persona que está formada para ser utilizada no una persona que pueda armar su propia vida. (Agencia Paco Urondo)