fbpx La muestra "Dante x Alonso" se vuelve itinerante | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 03.04.2022
La muestra "Dante x Alonso" se vuelve itinerante

Inaugurada en diciembre del 2021, comienza su recorrido por distintos museos del país. En ella, el pintor no sólo homenajea al poeta italiano sino que redobla la crítica a nuestro peor momento de la historia reciente, instalando a los represores y militares en el mismísimo infierno.

Por Gabriela Canteros |​ Ilustración: Gabriela Canteros

Un equipo del Museo de Bellas Artes termina el desmontaje de la serie "Dante x Alonso", mientras que el siguiente museo se prepara para recibir la exposición. La muestra inaugurada en diciembre por los 700 años del fallecimiento del poeta italiano Dante Alighieri ha terminado su exhibición durante el mes de marzo. La novedad reside en que la misma inicia una itinerancia por varios museos del país. Tan aclamada y masiva exposición podrá visitarse desde 22 de marzo al 8 de mayo en el Museo de Bellas Artes y MAC, de Bahía Blanca. Posteriormente viajará al Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén, al Museo de la Patagonia, de Bariloche, y al Museo Carlos Alonso-Mansión Stoppel, de Mendoza, y concluirá su recorrido en el Museo Contemporáneo de Unquillo (Fundación MACU), Córdoba.

Cuarenta obras del maestro argentino correspondientes a un largo periodo de producción que va desde 1968 hasta el 2006. Como señala el Director del Museo, Andrés Duprat: “Estas obras conectan dos épocas lejanas y nos demuestran que los horrores siguen replicándose y alimentando las imaginaciones actuales”. La serie, inspirada en la Divina Comedia de Dante Alighieri, encarna la mirada crítica de su autor a la historia del siglo XX. Alonso, de 93 años, Premio Nacional Trayectoria, sigue produciendo material inédito, creativo y polémico en su casa-taller ubicada en Unquillo, Córdoba.

Durante el año 2019 se exhibió en el Museo Nacional de Bellas Artes una muestra retrospectiva del artista, curada por la Lic. Florencia Galesito y el artista Pablo de Monte. La exposición titulada “Pintura y Memoria” planteaba el recorrido de la pintura de Alonso desde los comienzo del paisaje, el romance plástico con Vincent Van Gogh, los homenajes a su fallecido maestro Spilimbergo, dos obras vinculadas a la gran pintura de Ernesto de la Cárcova, una reinvención de “Sin pan y sin trabajo”, la serie vinculada a la muerte de Ernesto Che Guevara y los profundos horrores de la última dictadura cívico militar Argentina.

La extensa trayectoria de Carlos Alonso, su compromiso social y político con obras de denuncia y polémica le han valido la censura en el año 1976. El exilio, la desaparición forzada de su hija Paloma, han marcado su obra de manera contundente. El horror, como lo llama el mismo, está presente en su serie “Manos Anónimas” que hoy forma parte de la colección del Museo Nacional de Bellas Artes en Buenos Aires.

Carlos Alonso es uno de los artistas argentinos más reconocidos del siglo XX a la actualidad. Su historia está signada por tragedias personales, con la muerte de su padre, de su primera esposa, y la desaparición de su hija Paloma, víctima de la última dictadura militar. El artista es testigo y víctima directa de la violencia y terrorismo de Estado en la historia argentina reciente, y producto de esos hechos sufrió una parálisis en su pintura, como el mismo lo cuenta en varias entrevistas realizadas por la Televisión Pública, en años posteriores del regreso a la democracia.

De ese camino tortuoso surgen sus obras que, desde sus inicios, están comprometidas con la crítica social, política y cultural. Pincel en la mano, con herramientas de destreza e importante dramatismo, trazan vínculos en la historia con el artista norteamericano Francis Bacon, nexo que se ve claramente en sus retratos homenaje a Lino Enea Spilimbergo.

El archivo de imágenes de Alonso nos habla de un experto, de un artista que ha visto mucho, no sólo de la historia del arte, sino también de la historia de la pintura occidental de caballete. El artista parte de la tradición, de una selecta tradición donde incluye a Rembrandt, Van Gogh, Courbet y Renoir.

Una parte fundamental de lo que fue exhibición “Alonso. Pintura y memoria” que plantean Florencia Galesio y Pablo De Monte en el Museo Nacional de Bellas Artes, corresponde a la obra que Alonso realiza en homenaje a Van Gogh, su santo, como a él le gusta definir ese vínculo de atracción que mantiene con el pintor neerlandés. Bajo esta diversidad y tradición plantea la tradición y ruptura, la crítica social y política, su relación con la literatura y los personajes que de ella emergen, la desnudez, la pobreza, la rebelión y la muerte, la vida en su etapa más decrépita y putrefacta.

“Dante x Alonso” supone no sólo el homenaje al poeta italiano, en ella el pintor redobla la critica a nuestro peor momento de la historia reciente, instalando a los represores y militares en el mismísimo infierno. Licencia poética le llaman en letras, para Alonso justicia plástica.

Además de ver la exposición en los lugares descriptos anteriormente, el catálogo de la exposición "Dante x Alonso" puede descargarse de forma libre y gratuita.