fbpx La banda Serpentor llegó a Obras | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 07.11.2021
La banda Serpentor llegó a Obras

El legendario grupo de thrash metal se presentó el viernes pasado, por primera vez en el Estadio Obras, con su nuevo álbum Sacerdote del horror. AGENCIA PACO URONDO conversó en la previa con Guillermo Romero, cantante de la agrupación. 

Por Gito Minore |​ Fotos: Martín DarkSoul

Serpentor es una banda del oeste del conurbano bonaerense. Formada originalmente en el año 1998, viene desde esa época imponiendo su música pesada y llegó a convertirse, hoy por hoy, en una de las grandes referencias de la Argentina.

Con seis discos editados, dos DVDs en vivo y un amplio caudal de conciertos ofrecidos (incluido el inolvidable Vélez como teloneros de Iron Maiden), el grupo tocó el viernes pasado por primera vez en el Estadio Obras. Con motivo de esta presentación y de la salida de su nuevo álbum Sacerdote del horror, AGENCIA PACO URONDO conversó en la previa con Guillermo Romero, cantante de la banda, quien nos contó la actualidad de esta gran agrupación.

AGENCIA PACO URONDO: El viernes se presentan por primera vez en el Estadio de Obras ¿Qué expectativas tienen para este retorno presencial en un lugar tan emblemático?

Guillermo Romero: El viernes 5 de noviembre a las 22 horas tocamos en el mítico Estadio Obras y las expectativas están al tope. Va a ser un gran show, histórico para la carrera de Serpentor y para la escena metalera Argentina, porque no hay muchas bandas que hayan tenido la chance de adelantar un nuevo disco en semejante lugar y mucho menos de thrash metal y menos aún sin tener ningún “ex” de alguna banda legendaria ni nada. Llega a Obras una banda que viene trabajando hace más de 20 años de modo ininterrumpido, girando por tantísimos lugares de nuestro país y países hermanos. Sabemos que tenemos el apoyo de la gente que en otras ocasiones copó los teatros de Flores, Chacarita y Cemento. Después de tanto encierro y de muchas pérdidas irreparables, vivimos este nuevo encuentro con nuestro público de modo muy especial.

 APU: Están por sacar su nuevo disco Sacerdote del horror que, a juzgar por el tema adelanto “Represión violenta”, sigue en la tónica de denuncia que supieron forjar durante todos estos años. ¿Nos contás un poco de que se tratan las letras del disco?

G.R.: Las letras del nuevo disco cuentan historias, en general de violencia y denuncia; desastres naturales y desastres ocasionados por el hombre; violencia ejercida contra el trabajador que no pueda salir de la pobreza; del pueblo que vuelve a creer en las mentiras de siempre; de una sociedad que pierde la memoria y le falta empatía; de políticos insensibles. Hay temas como “Sacerdote del horror” que cuenta y muestra cómo se paró y se para la Iglesia ante las denuncias de las víctimas de abusos y casos de pedofilia. Hay una canción que se llama “Pandemónium” que fue la última letra que entró, la escribí en cuarentena y refleja un poco la locura que se vivía en el primer año de pandemia, la información que llegaba de otros países y la desinformación también, como se partía la opinión de todos, y por su puesto el papel de los medios de comunicación.

APU: Este disco además de publicarse en plataformas, va a salir en diferentes formatos CD, vinilo, cassette ¿Cuál es el desafío de volver a apostar al formato físico?

G.R.: El desafío siempre es el mismo, tratar de dar lo mejor que tenemos y este es un gran disco. Hace tiempo que muchos seguidores de la serpiente, nos piden un disco en vinilo. Incluso, pensamos sacar Poseído cuando fue su aniversario número 15 en 2019, pero no pudimos. Gracias a Icarus Music, nuestro sello discográfico, y principalmente a Carlos Zarate, su director, que es un amante de la buena música y del formato físico, cuando escuchó Sacerdote del Horror nos anticipó su idea de sacarlo en los tres formatos en un set box de lujo, lanzar una tirada limitada con el vinilo en color rojo, con remeras exclusivas, púas, palos y varios productos, que los coleccionistas no se van a querer perder. De hecho, ya están reservando para retirar el 5 de noviembre en Obras, en el stand de Icarus Music.

APU: El año pasado y gran parte de este estuvieron atravesados por la pandemia. ¿Cuánto los afectó a ustedes como banda la problemática de no tocar en vivo y todo lo que trajo aparejado esta crisis?

G.R.: Bueno, la crisis nos llegó a todos. Fueron tiempos muy difíciles, tiempos muy tristes, con pérdidas irreparables. Es la primera vez en más de 20 años que Serpentor paró de ensayar algunos meses. Serpentor nunca antes había parado de tocar, como banda al igual que muchas otras, suspendimos giras que estaban armadas y que incluían muchas ciudades nuevas en provincias que aún no habíamos visitado y que sabemos que tenemos fans. Pero bueno, nada de eso importa realmente, porque podemos volver a armar esas giras, estamos bien, tenemos salud y muchos planes para el futuro. Lo triste es que sabemos que mucha gente perdió a su ser amado, eso es muy triste y es real, esta pandemia se llevó a mucha gente querida. ¿Si nos afectó no tocar? Sí, claro, un poco sí, pero lo que más nos afectó es haber perdido algunos fans como Carlos Barroso o Jorge Iggor Martínez, por nombrarte a dos que seguían a Serpentor desde hace muchos años, y yo conozco hasta a sus familias, vinieron a ver a la banda con sus hijos. Eso nos afectó más que cualquier cosa, la pérdida del Pato Larralde, para mí es un duro golpe para el rock, el metal y la música en general. Saber que no voy a poder disfrutar de su magia en vivo y en directo me afecta. Queda su música y, claro, el recuerdo imborrable de su presencia arriba del escenario.

APU: Están cumpliendo 23 años de trayectoria dentro de la escena ¿Qué balance podés hacer después de tanto trabajo?

G.R.: Serpentor es una banda nacida en 1998 en los suburbios del conurbano, con integrantes de los barrios de Libertad (Merlo), Rafael Castillo y Laferrere (Matanza). La idea era armar una banda de thrash metal que nos representara. Después de tocar por mil sociedades de fomentos, clubes, bares, cuevas y antros de muchas partes de Buenos Aires, llegamos a la Capital con mucha gente que nos seguía y tocamos en festivales donde no sonaba el thrash metal. En 2004 presentamos el segundo álbum en el histórico Cemento, como banda principal. Hicimos giras por el interior, Paraguay, Uruguay, Chile, después vinieron los teatros de Flores y el Vórterix, tocamos con la mayoría de las bandas que nos influenciaron, Testament, Overkill, Destruction, Tankard, Exodus, Megadeth, hasta con Iron Maiden en la cancha de Vélez, antes de la pandemia. ¿Qué te puedo decir? Ahora adelantamos este nuevo disco en el Estadio de Obras y es un paso muy importante, gigante para Serpentor y también para la escena nacional, porque si no, siempre es lo mismo. Acá no hay ningún ex nada y lo digo con respeto, muchísimos músicos pasaron por Serpentor, amigos que nos ayudaron a dar buenos shows y músicos estables que grabaron discos y giraron que son parte de la historia de Serpentor. Todos ellos crecieron con nosotros y todos tienen grandes proyectos musicales. El balance es absolutamente positivo, pasamos las metas que nos propusimos, cumplimos muchos sueños que teníamos de pibes, disfrutamos lo que hacemos.

APU: Después de la presentación oficial del disco ¿Qué se viene para 2022?

G.R.: Después del lanzamiento, el 2022 nos encontrará presentando el disco en el interior del país, seguramente, rearmando la gira que no fue. Nuestro manager, Seba Molina, está trabajando arduamente para cerrar cosas muy grosas, esperamos llegar a esas ciudades que aún no conocemos y volver por supuesto a las que siempre nos esperan. Posiblemente también algún festival internacional importante y gira.

¡Gracias por la entrevista y gracias por el aguante de todos!