fbpx Al dolor ternura, poemas de Julia Pascolini | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 05.08.2017
Al dolor ternura, poemas de Julia Pascolini

Cinco poemas de Julia Pascolini. Una escritora que consigue hacer sonar el dolor sin doler, con trazos tiernos y el cuidado de quien ama y perdona. Un verso que atraviesa y lleva suave la lectura.

Por Julia Pescolini

Abrazaré

Abrazaré el dolor
Para olvidar
Cuánto duele
Y así la intensidad
Me aturdiese la respiración
Lo abrazaría
Aún más intensamente
Para que
Sepa
Que mi interminable taquicardia
No cesa
No olvida
No impide que vivas en el alma mía
Llena de vacíos que
Impaciente
Buscás llenar
Con vicios físicos
Y mentales

Me abracé al dolor
Para olvidar que duele
Y aprendí a doler
Mientras amo
Y a amar
Mientras duelo

-

No temo
A las despedidas
Mas sí temo
Cuando escasean
Cuando
La palabra
Que es,
Sencillamente,
La única herramienta
Que conozco
Y
Exploto
Se niega
Se anula
Se pierde
En versos incoherentes
U omisiones
Cobardes

No temo
A las despedidas
Mas sí temo
A quienes
Con soltura
Sueltan
Con frescura
Olvidan
Aquello que fue
No volverá
E inconscientemente
Anhelarán
Eternamente

 

Yuxtapuesta

Y sentiré tu piel
Yuxtapuesta a la mía

Y balbucearé tu nombre
Entre gritos y perdones

Y me aniquilará la culpa
Como siempre lo ha hecho

Y tendré cerca de tu nuca
Mis pechos fríos

Y fumaré pensando
Que por cada bocanada
Respiro tu aire
Y tu aire será el mío

Y tu piel estará
Yuxtapuesta a la mía

Y la sangre correrá
Sin premeditaciones
Y tocará miles
de puntos venosos
paralelamente

Y pediré
Al cielo
Y a la tierra
Y al azar
Y a la causalidad
Que por siempre
Persista
La inclaudicable mentira
De creer amar
Y sólo por lo que dura
Una conexión neuronal

Y sentiré tu piel
Dentro de la mía

Y sentiré tu pelo
Por entre mis yemas

Y creeré que te deseo
Más de lo que te quiero

Y sentiré tu respiración
Bajo mi pelo
Y bajo mi cuerpo

Y te amaré
Así, sin más
Así, sin peros

 

Omnipresente

Desperté omnipresente
De mi propia vida
Casi
Sentí
Que había escapado
Mi alma
Por algunas horas

Con el pecho en los labios
Y la mente en las alturas
Observando
Desde lejos
Cómo todo apagaba

Desperté omnipresente
De mi propia vida
Casi
Sentí
Que ya no estaba

Omnipresente
De mi actos
De mis fallas,
De mi andar
Descalzado,
Entregado a
la renuncia,
A la nada

Desperté omnipresente
De mi propia vida
Y conecté
-Reconecté-
Mi alma
Y mi cuerpo
Sólo después
De permitirles
Descalzarse

 

Perdón

Supe ser carne fácil
Para quienes con vehemencia
Aspiraron lastimarme

Mas no pude controlar
Nada sobre mi
Siquiera una gota de amor
Cuando se trató de alegrías espontáneas

Fui todo aquello que aborrezco
Para quienes con afán
Eligieron amarme

Descreo del arrepentimiento
Muchísimo más
Que lo que descreo del dolor eterno

Y universalmente hablando
No existen acciones inconscientes
Sino reacciones consecuentes

Quiero pedirte perdón
Por lo que pude hacer
Y negué entregar

Quiero reclamar disculpas
Por lastimar almas inocentes
Como respuesta a dolores latentes

Digo disculpas
En muchos idiomas
Sé ninguno
Aunque de orgullo desconozco
Completamente
Tanto
Como para enorgullecer mi alma

Quiero pedirte perdón
Por esperar más de lo ajeno
Que de la causalidad interna

Quiero pedirte perdón
Por sentir que débote
Todo
Aún creyendo
Que me entregaba completamente

Julia

Dedicado a aquella alma que desee atribuírselo.