fbpx Lomas de Zamora: excarcelaron a un policía acusado de dispararle en la cara a un adolescente | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 25.08.2020
Lomas de Zamora: excarcelaron a un policía acusado de dispararle en la cara a un adolescente

Se trata del agente del Grupo de Apoyo Departamentales, Daniel David Antonio, que se encuentra acusado por un caso de gatillo fácil, ocurrido el 20 de junio pasado, en Villa Albertina.

El 20 de junio pasado, en el marco de un allanamiento en Villa Albertina, Lomas de Zamora, el agente del del Grupo de Apoyo Departamentales, Daniel David Antonio, disparó contra la cara de Ignacio Seijas (17) dentro de su casa familiar. Tras la imputación del efectivo policial por este hecho, trascendió la decisión de la jueza del Juzgado de Garantías Nº 5 de Lomas de Zamora, Marisa Salvo, de excarcelar al uniformado acusado en este caso de gatilló fácil.  "El policía que disparó a Ignacio, dejando ciego a mi hijo se encuentra libre. Le dieron la libertad. Esto no puede quedar en la nada. ¿Donde está la Justicia? El caso de mi hijo es un caso de gatillo fácil que la puede contar porque está vivo”, sostuvo en diálogo con AGENCIA PACO URONDO, Marina, la madre del joven.

Cabe recordar, que el padrastro del joven, Nelson Cabrera sostuvo en una entrevista anterior con este medio: "El muchacho dice que disparó y que la bala rebotó justo en el piso y le dio en el ojo. Nacho tenía todos los perdigones en la cara, le tiraron a matar".

Además, detalló: “Fuimos agredidos no solo Ignacio sino toda la familia, Nacho se llevó desgraciadamente la peor parte, pero cuando ingresan a casa escuchamos los estruendos de la puerta porque estaban barreteando, golpeándola, nos levantamos con los oficiales apuntándonos. Estábamos durmiendo con Marina, mi señora, mi bebé se despierta, empieza a llorar.  Me empiezan a decir que me tire al piso, que ponga las manos atrás, y cuando consigo arrodillarme me patean la espalda, me tiran al piso, me esposan y me pisan la cabeza. Mi señora quiere agarrar a Ari en su cuna, nuestra nena, y los oficiales diciéndole que no se mueva y apuntándole con el arma a ella y a la bebé. Hasta ahí no había cometido ningún atropello más que patearme y pisarme la cabeza, apuntando con el arma a Marina.”