fbpx Gatillo fácil de Luciano Olivera en Miramar: “Los familiares de la víctima fueron reprimidos luego del crimen” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 27.12.2021
Gatillo fácil de Luciano Olivera en Miramar: “Los familiares de la víctima fueron reprimidos luego del crimen”

Nicolás Galante, periodista local, dialogó con AGENCIA PACO URONDO y habló sobre el joven asesinado en la ciudad balnearia.

Por Juan Borges y Paula Viafora

Nicolás Galante, periodista de la ciudad de Miramar, dialogó con AGENCIA PACO URONDO y habló sobre el gatillo fácil de Luciano Olivera perpetrado en la ciudad balnearia. Por el homicidio del joven se encuentra acusado el efectivo policial Maximiliano Abel González (25).

AGENCIA PACO URONDO: ¿Qué sucedió la noche del crimen de Luciano? 

Nicolás Galante: Respecto a la noche de los hechos los chicos de los clubes de Miramar suelen juntarse los jueves para disfrutar una cena. Luciano había estado en la cena de “11 Unidos” que es el club donde jugaba. Es un equipo del barrio Oeste de Miramar. Después de la cena hay algunos que dicen que paso por la casa de un amigo. Se trasladó desde el club “11 Unidos “hasta el anfiteatro “Lolita Torres”.

Al llegar a ese lugar se pusieron a jugar a la pelota allí. Aún queda la duda de en qué situación se inicia la persecución. No era un operativo de transito ni vehicular. Se habla de una supuesta denuncia por ruidos molestos, la cual aún no ha trascendido. Se inicia la persecución por calle 21 que es la principal de la ciudad, toma una cuadra de la diagonal Fortunato de La Plaza, dobla en la calle 30, después en la avenida 9. Cuando llega a 9 y 34 es la imagen que se conoció del video. Patrullero que se le atraviesa y el disparo a unos seis y siete metros. Luciano en movimiento sobre la moto. Perteneciente al padrastro. Según los dichos de la fiscal el joven intento inclinarse pero la bala impacto en el sector del pecho, tórax.  Ingresó al corazón con daños al pulmón y orificio de salida por la espalda. Se habla que el horario de los hechos fue aproximadamente entre 2 30 y 3 de la madrugada. El video de la cámara del chalet que filmo los hechos marca como horario las 3 AM.

Sin embargo, el parte policial habla de las 4 de la mañana. Según Judith, la madre de Luciano, después de estar abrazada a su hijo durante varias horas en el lugar del hecho se dio cuenta que la herida era en el pecho del joven. Nadie le dio explicaciones y la primera versión era que el patrullero lo había chocado de frente. Hubo que esperar a la Policía Federal para hacer las pericias. A las 8:30 retiran el cuerpo del joven. Dos horas antes el comisario intento esposar a la madre. Posteriormente, hubo familiares y personas allegadas que recibieron perdigones de goma en el cuerpo cuando la policía comenzó a reprimir. Por su parte y ante la violencia policial algunos vecinos comenzaron a responder arrojando piedras, lo cual termino contaminando la escena del crimen. 

APU: ¿Se conocían el agente acusado y la víctima?

N.G.: Efectivamente, se conocían del barrio.  Ambos vivían en el barrio “Parquemar”. Tenían unas dos cuadras de distancia. La tía de Luciano es policía y según declaraciones no quiere seguir perteneciendo a la fuerza. Los otros cuatro policías que estaban con el acusado González fueron trasladados de la ciudad a otras jurisdicciones. Se desconoce que sucedió con el otro patrullero que los acompañaba la noche del crimen. El comisario a cargo había asumido a fines de marzo de este año. Había tenido una campaña positiva de relaciones públicas. Edgardo Andres Vulcano venia de la comisaria segunda de Mar del Plata y buscaba tener un buen vínculo con los vecinos. Veníamos de un año donde se registraron cinco suicidios de personal policial. Cuatro de ellos con actividad en servicio y otro retirado hace poco tiempo. Hablan de muchas quejas de falta de acompañamiento y contención. 

APU: ¿Cuál es su visión personal como comunicador sobre el caso? 

N.G.: Hubo una carga muy fuerte de estigmatización social indudablemente. El hecho de moverse en una moto y una visera, la edad y la clase social son elementos que resultan ser resistidos por algunos miembros de las fuerzas policiales. Esto está pasando no solo en la ciudad de Miramar. Si vamos hacia atrás hace veinte años fue la desaparición y posterior femicidio de Natalia Melman que también termino en incendio de la comisaria. Como periodista local podemos decir que tuvimos casos muy resonantes en la ciudad.