fbpx Caso Santiago Almiron: denuncian que es víctima de una causa armada | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 11.02.2021
Caso Santiago Almiron: denuncian que es víctima de una causa armada

El joven es acusado por un homicidio, hecho por el cual podrían condenarlo a cadena perpetua. Su familia y el abogado defensor Alejandro Bois aseguran que es una causa armada por agentes policiales. De hecho, los cuatro testigos del hecho no lo señalan como culpable.

Por Juan Borges

El día 8 de febrero comenzó el juicio contra Santiago Almiron (24), acusado de haber asesinado a un joven, hecho por el cual podrían condenarlo a cadena perpetua. Su familia y el abogado defensor Alejandro Bois aseguran que es una causa armada. De hecho, los cuatro testigos del hecho no lo señalan como culpable.

AGENCIA PACO URONDO conversó con Romina Lovillo, tía de Santiago Almiron quien nos aporta detalles de la causa.

APU: ¿Quién es Santiago Almiron? ¿Cómo es la causa por la cual se encuentra señalado?

RL: Santiago Almirón es un joven trabajador víctima de una causa armada por la policía y la justicia de Morón desde el 31 de agosto de 2018. Está acusado por el fiscal Mario Alberto Ferrario de la UFI Nº 3 de los tribunales de dicha ciudad de haber robado en un local de comidas de esa localidad y de haber asesinado a un cliente.

Durante la investigación pudimos observar a través de los expedientes varias irregularidades:

Los testigos del hecho describen al asaltante como un hombre de unos 25/30 años, de 1,65 mts aproximadamente, con barba tupida. Santiago, al momento de su detención tenía 22 años, mide 1,83 mts y no usaba barba.

La damnificada declara que esta persona la llama por su sobrenombre y que solo quienes la conocen saben del mismo. Santiago y la víctima no se conocen. Además, menciona que fue amenazada reiteradas veces por el marido de una ex empleada.

APU: ¿Se investigaron las amenazas?

RL: Nunca se investigó esa línea. Santiago fue sometido a 4 ruedas de reconocimiento. Todas dieron negativo.

En una recorrida por el barrio, el jefe de calle lo ve a Santiago cortando el pasto para una cooperativa en la que trabajaba, le pide el DNI y le saca una foto.

Posteriormente, este policía se presenta a declarar en la comisaría de la zona exponiendo que un testigo de identidad reservada menciona que un chico, llamado Santiago Almirón, había cometido el hecho. Este testigo nunca fue citado a declarar. Del allanamiento a la casa de Santi se llevaron celulares con sus respectivos comprobantes de compra, ninguno perteneciente a la víctima. Estos teléfonos fueron peritados arrojando resultado negativo. Se produjeron varias falencias en la cadena de custodia, como ser la manipulación sin guantes durante los allanamientos.

El celular de la víctima se activó en una parcela de Hurlingham, en un predio donde no se encontraba Santiago, pero no pudieron comprobarlo con alguna prueba tecnológica de ubicación. Dentro de los varios pedidos por parte de la defensa, se pidió la recolección de ADN en las uñas del fallecido para ser cotejado, ya que se relata un forcejeo entre ambos, pero fue denegado.

Aun así, a partir del 8 de febrero de 2021 será enjuiciado por el TOC número 3. Sus familiares, amigos, la Coordinadora Contra La Impunidad Policial y diferentes organizaciones exigimos absolución para Santiago.

APU: ¿Qué aportes hubo en el juicio?

RL: Durante el juicio declararon las 4 personas que fueron testigos directos del hecho. Las cuatro trabajaban en el local de comidas en el que sucedió el asesinato, todas ellas tenían amistad con Alejandro, la principal víctima de aquel día. Esas cuatro personas aseguraron, al ver en la pantalla a Santiago Almirón, quien participó de manera remota del juicio, que no fue él quien entró a robar al local y disparó sobre su amigo.

Luego de las primeras testimoniales, siguió la declaración de una de las hermanas de Santiago. Daiana es policía. En ese momento cumplía servicio en la Policía Metropolitana en la Ciudad de Buenos Aires, pero como cursaba un embarazo delicado le habían permitido que no portara su arma reglamentaria y que hiciera reposo en su casa. Por esa razón, ella tenía el arma guardada en una baulera de la pieza de su madre. a noche del hecho, la policía allanó la casa de Santiago, preguntó si había algún arma en la casa y la hermana dijo que sí. Acompañó a los policías a buscarla y se la entregó.

Como las características de esa arma coinciden con la vaina y el casquillo de bala que mató a Alejandro, la fiscalía afirmó que ahí había un argumento sólido para juzgar a Santiago. De hecho, la fiscal, durante el interrogatorio de Daiana, le consultó sobre el arma asegurando que se trataba del arma homicida, a lo que el defensor Bois respondió que no se concluyó que esa fuera el arma homicida. El tribunal hizo lugar a la objeción de Bois.

APU ¿A quién señalan por el armado de la causa?

RL: Por último, declaró el policía Matías Barcos, a quien la familia señala como el responsable de armar la causa. En su declaración aseguró haber hecho todo lo que debía, y no respondió a muchas de las preguntas que le hizo la defensa alegando no recordar. Luego de más de 5 horas de jornada judicial, el tribunal llamó a un cuarto intermedio hasta el jueves próximo.

Esto fue ayer del juicio. Nosotros sostenemos que Santiago es víctima de una causa armada por que llega a una instancia de juicio a dónde la condena puede ser a perpetua sin haber estado nunca en el lugar del hecho q se le pretende inculcar...cómo llega ahí si no es por el Estado o sea por negligencia del estado o porque el estado, los policías escriben la causa y la fiscalía, así como ellos la escriben la pasan al juzgado y el juzgado lejos de controlar o revisar la elevan a juicio.

Es armada porque Santiago nunca estuvo en el lugar del hecho, nunca se cruzó con la persona que fue víctima del hecho y como hace para estar entonces para estar dentro de un expediente policial q lo lleva hoy a enfrentar un juicio dónde puede ser condenado a perpetua.

Hoy jueves 11 de febrero estamos convocando en tribunales de Morón a la segunda audiencia del juicio.