fbpx ARA San Juan: un submarino británico, problemas de profundidad y un pesquero chino | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Sociedad //// 31.01.2018
ARA San Juan: un submarino británico, problemas de profundidad y un pesquero chino

Se reveló que la Armada y el Gobierno mantuvieron en secreto varios datos claves sobre el submarino desaparecido desde el 15 de noviembre. La interminable lista de de problemas que presentaba el navío antes de zarpar. 

En las últimas horas se conoció que el ARA San Juan, desaparecido desde el 15 de noviembre, detectó a un submarino nuclear inglés apenas cuatro meses antes. Además, la Armada y el Gobierno sabían que tenía problemas a cierta profundidad. 

El portal Infobae reveló que el 9 de julio de 2017, a las 19:48, el ARA San Juan "detectó por audio el rumor sonar de un posible submarino nuclear". El acercamiento de la supuesta nave de guerra del Reino Unido había sido "constatada una hora antes ya que se la tenía por registrador". Por ese motivo, la tripulación que había zarpado de la Base Naval de Mar del Plata el 1° de julio, a las 15:00, recibió la orden de "disminuir los ruidos al máximo" y proceder "a grabarlo".

La tres grabaciones de los ruidos del submarino que los acechaba tuvieron una duración de "10, 6 y 2 minutos" y fueron enviadas a la Armada Argentina. Sin embargo, hasta hoy se mantuvo en secreto.

Infobae también accedió a un documento en el que en un "mensaje naval" con el sello de "secreto", el ARA San Juan había sido "limitado" en su "profundidad operativa" a solo "100 metros". Había una razón: a una mayor profundidad "no permite garantizar su estanqueidad".

El "mensaje naval" titulado "Estado Operativo-Limitaciones" del ARA San Juan fue firmado por el capitán de navío Héctor Aníbal Alonso, jefe del Estado Mayor del Comando de la Fuerza de Submarinos, y por el capitán de navío Carlos Alberto Acuña, Comandante de la Fuerza de Submarinos, entre otros.

Además, Infobae reveló que "el 7 de julio a las 06:06, el ARA San Juan tuvo contacto con el pesquero (chino) LU RONG YUAN YU 883".

Según el reporte de la Armada, el sumergible argentino "investigó" a la embarcación fuera del área económica, pero en sus adyacencias porque "prendía y apagaba su sistema de identificación".

Ante esto, "el pesquero comenzó a propulsar a gran velocidad" rumbo la posición del submarino cuando se intentaba realizar un "acercamiento" para identificación del buque asiático. Ese movimiento obligó al capitán a sumergirse y realizar "maniobras evasivas" para evitar una colisión con el barco chino.

El listado de problemas

Según Infobae, los dos tripulantes que se bajaron del ARA San Juan en Ushuaia (los marinos Juan Gabriel Viana y Humberto René Vilte) reconocieron que el submarino tenía fallas, entre ellas la pérdida constante de aceite. Lo hicieron ante la jueza Yáñez.

En su reporte de "Material", el comandante del buque de guerra también destacó que:

-"El vástago del actuador plano de popa se giraba un cuarto de vuelta en sentido antihorario mirándolo desde la proa", precisó. Aclaró que la irregularidad "se corregía cada tres días aproximadamente llevándolo a su posición normal".

-"A partir del segundo día de navegación se detectó un ruido permanente en la línea de eje entre 65 y 85 revoluciones por minuto (RPM), que se mantuvo a lo largo de toda la navegación".

Ante la magistrada, los marinos que declararon como testigos también describieron que estos ruidos en el casco continuaron en la navegación de noviembre, cuando el buque zarpó desde Mar del Plata.

El comandante Fernández destacó en su último informe presentado por escrito una situación llamativa. Dice así: "Por la gran actividad de pesca de arrastre se observó una gran actividad de aves marinas sobrevolando las embarcaciones, a veces y dependiendo de los mástiles izados también se colocaban arriba de nuestros mástiles pudiendo delatar la presencia de la Unidad submarina". Es decir que el ARA San Juan pudo haber sido identificado por el pesquero que intentó embestirlo por las gaviotas que se le acercaban.

Y sigue Infobae, revelando información secreta hasta el momento: 

Documentación con el sello de "SECRETA" firmada por el propio comandante Fernández y los capitanes de fragata y de navío Correa y Fuentes, respectivamente, y fechada el 1° de septiembre de 2017, aseguraba que antes de zarpar de Mar del Plata el ARA San Juan tenía, entre otros, los siguientes desperfectos:

-"El sistema de embarque de torpedos tenía pérdidas hidráulicas en el motor del dispositivo de izado y giro".

-"El submarino cuenta con 80 trajes de escape" pero "los equipos se encuentran vencidos".

– Las dos "escotillas de rescate no se encuentran certificadas", es decir que no estaba asegurado su perfecto funcionamiento en caso de un rescate de emergencia.

-Antes de zarpar ya había "baterías desconectadas".

-Los motores diésel tenían "pérdida de agua de refrigeración". El documento aclara que este inconveniente "pendiente de cambio de colectores no afecta la operación del motor".

-Los mismos motores del submarino arrojan "indicaciones erróneas en los instrumentos de medición eléctrica".

-Para la producción de oxígeno "se deben tener 100 candelas a bordo" pero solo "se cuenta con 14 candelas embarcadas".