fbpx “Massa va a tener una relación privilegiada con los dueños de la Argentina”
Política //// 23.09.2013
“Massa va a tener una relación privilegiada con los dueños de la Argentina”

Diálogo con el periodista Diego Genoud sobre el principal candidato del Frente Renovador. Un intento de radiografía del intendente de Tigre, sus vínculos empresariales y un nombre: Jorge O’Reilly.

Por Nicolás Bondarovsky

AGENCIA PACO URONDO: ¿Quién es Sergio Massa y qué representa?

Diego Genoud: Me parece que es un cóctel, una unión de distintas tradiciones. Su origen, su familia política es la UCeDé y San Martín. Sumándose al lado de Luis Barrionuevo y Graciela Camaño, fue una primera infancia política de Massa. Después hay como una transición al duhaldismo, viene ANSES y estos años en el kirchnerismo donde me parece que Massa toma la lección para no andar de prestado y que hay que tener un territorio propio.

Massa se destaca como titular de ANSES y desde ahí empieza a tender una serie de puentes con gobernadores, con intendentes y, al mismo tiempo, se hace bastante conocido, siempre tuvo un perfil mediático alto. Ya en el 2007, él va como intendente viendo eso, la importancia que Néstor Kirchner le otorgó a los territorios. La importancia que le dio desde un primer momento, con la pelea con Duhalde o distintos factores pero siempre privilegiando el trayecto con los intendentes, los jefes territoriales.

Él vio claramente esto y dijo: necesito mi base para construir poder. Eso fue hace ya seis años, Massa eligió estar al frente de un municipio en lugar de quedarse en ANSES, un lugar importante para la administración nacional. Me parece que ahí se puede ver un poco lo que es Massa, el territorio, un origen político ligado al duhaldismo pero también tomando nota de algunos de los cambios que implicó el kirchnerismo a nivel político.

APU: Algo que sorprendió mucho de Massa fue su posicionamiento mediático y en las encuestas a pesar de ofrecer pocas definiciones políticas ¿Cómo fue ése manejo de Massa? Me refiero a los medios, sus periodistas amigos, operadores que ayudaron a instalarlo como candidato…

DG: Es importante -sin duda- su trato con los medios. Massa como jefe de Gabinete era la contracara de lo que había sido el kirchnerismo hasta ese momento, me refiero al trato con los periodistas en Casa Rosada. Hablo de llevarse en su auto a periodistas de Clarín o a periodistas de La Nación. Si bien Alberto Fernández era un tipo de mucho diálogo con Clarín, Massa expresaba otra cosa totalmente distinta, eso lo exploró siempre, estamos hablando de periodistas con peso en los diarios, en la televisión, en la radio.

Además, está Tigre. Muchos periodistas y empresarios viven en Tigre, son vecinos distinguidos. Él va armando una serie de relaciones: como cuando hizo las exhibiciones de Federer y Del Potro, a ese evento fueron todos. También cuenta con interlocutores en la Justicia, los tiene a nivel empresarial. Él desde un primer momento vio la necesidad de una construcción mediática, más menemista y le dio resultados. Ahora, cómo logra él concretar esta cantidad de votos que consiguió, porque él logró plasmar lo que las encuestas decían de alguna forma.

Para la segunda vuelta, todas las encuestas dicen que va a sacar más diferencia. Me parece que ahí hay que agregar el dato de que es una figura conocida para los jubilados (que son 6 millones de personas), en los medios también es una figura conocida, joven. No sé realmente cómo hizo pero creo que combina varios factores, la cuestión de los jubilados, la de los medios y con el impuesto a las ganancias metió un tema que los trabajadores formales, sobre todo con Moyano a la cabeza, habían reclamado. Hizo combinaciones con algunas cuestiones que el gobierno había descuidado, no tiene grandes definiciones o no las tuvo hasta que fue candidato pero sí me parece que es una visibilidad muy fuerte en la política. Fue jefe de Gabinete y yo, en su momento, lo había analizado como un fracaso. Pero mirándolo desde ahora pienso que el resultado fue más ambiguo. Le permitió -para algún sector de la sociedad- quedar como el que intentó hacer algunas series de reformas dentro del kirchnerismo y no pudo, por eso se fue.

APU: Nombraba a sus amigos empresarios y periodistas que son vecinos de Tigre, nombraba a sus amigos en la Justicia. Hay un nombre que aparece muy relacionado a Massa: Jorge O’Reilly ¿Qué puede contar sobre él?

DG: O’Reilly es una figura importante desde siempre en Tigre, tiene una empresa que se llama EIDICO que tiene alrededor de 20 countries, no está sólo en el partido de Massa pero su base es Tigre. Tiene alrededor de 40 countries en todo el país, la mayoría en zonas inundables. En el sur –Chubut- tuvo varios conflictos, ha sido denunciado judicialmente. Sin duda, la relación con Massa es muy importante. Massa lo lleva a la Jefatura de Gabinete de la Nación en el 2009 como asesor ad honorem. Era un tipo que no tenía ninguna experiencia política pero sí con mucha relación con él. O’Reilly dice que Massa -en su momento-, lo imaginó como intendente de Tigre, cuando él todavía dudaba si se iba o no de ANSES y algunos dicen que hay como una sociedad entre ellos, que trasciende la política. Lo cierto es que es uno de los empresarios más importantes del círculo Massa. Además, expresa una política inmobiliaria que Massa profundizó. No diría que Massa la inició porque en Tigre todos sabemos que Ricardo Ubieto fue intendente durante 25 años, pero sí hay una política inmobiliaria, que surge en la época del menemismo, que tiene que ver con la expansión de las autopistas, con obras de infraestructura y con convertir a Tigre en lo que viene siendo, un terreno muy desigual.

APU: Tigre cedió muchos terrenos de su municipio para este tipo de construcción…

DG: O’Reilly comienza a construir una serie de obras que no estaban aprobadas. Por ejemplo, en Santa Bárbara, O’Reilly comenzó a construir sin tener la aprobación del municipio y cuando llega Massa -en el 2007- le da esa aprobación. Hay toda una serie de barrios cerrados, de countries con espejos de agua que construye O’Reilly y que además tienen esta particularidad: es un miembro de la Iglesia muy ligado al Opus Dei y llama a sus construcciones Santa Bárbara, San Agustín, San Isidro Labrador, San Rafael.

APU: Ya que habló de la Iglesia: ¿indagó cuál es su relación con Massa?

DG: Pasa por ahí. O'Reilly fue importante en ese primer momento de Massa en el gobierno, en ese 2009. Hubo un momento, incluso lo mencionó Verbitsky y me consta que es así, que O'Reilly sonó como candidato para la Embajada del Vaticano, antes de Cafiero. O'Reilly tenía una relación más directa con el nuncio -el delegado del Papa- que en ese momento era Ratzinger, o sea, dejarlo afuera a Bergoglio que según O’Reilly hacía política partidaria y no representaba la línea que bajaban del Vaticano. Ahora que Massa va a ir a ver al Papa y que incluso se cuentan anécdotas de que Massa dijo “me largo” cuando Bergoglio fue elegido Papa. En realidad, Bergoglio nunca tuvo una buena relación con Massa y O’Reilly, sino que jugaban con otro sector de la Iglesia, más conservador. Eso sucedió durante la gestión de Massa en la Jefatura de Gabinete, Massa y O’Reilly profundizaron la relación con los sectores más duros. Si bien el gobierno ya no tenía relación con Bergoglio, pusieron una ficha más en esa idea de que había que trabajar con los sectores más conservadores para dejarlo a Bergoglio afuera. Ahora se plantea como un seguidor del Papa, pero no fue así cuando estaba en la gestión.

APU: ¿Quién más está en el séquito que rodea a Sergio Massa? Me refiero al sector empresarial, el banquero Jorge Brito es uno…

DG: Es una persona importante por la relación que él armó desde ANSES. Había reuniones que Massa hacía siendo jefe de Gabinete que se realizaban directamente en el Banco Macro y las hacía ahí para que -supuestamente- no se entere la oposición o los medios, ése era el nivel de familiaridad que ya tenía Massa desde el inicio. No es el único, Brito es como una figura emblemática porque acompañó a todos los gobiernos. Es una persona a la que Cristina le apunta seguido, es una persona también de mucho vínculo con Boudou, es una persona que viene de la relación Boudou-Massa, que era muy estrecha y que hubo una ruptura, pero no es el único. Hay muchos empresarios, De Mendiguren sin duda, él fue el armador de esa reunión que tuvo Massa con empresarios una semana antes de las primarias.

APU: Dijo cosas interesantes en esa reunión…

DG: Ahí fue donde anunció un nuevo esquema, el anuncio de impuestos, algunas cosas muy importantes que sabemos que están esperando hace mucho tiempo, la posibilidad de un interlocutor un poco más amable, más allá de que sin duda ganaron mucho como siempre lo dice Cristina. Por ahí el trato que recibieron no les gustó del todo y nunca aceptaron del todo.

APU: ¿El poder económico estaba esperando un candidato que podría ser lo que en algún momento fue Reutemann? ¿Cree que a Massa lo impusieron, lo impulsaron o lo vieron, se despertaron y apostaron todos con él?

DG: Creo que Massa es, a diferencia de Reutemann y Scioli, el más fiel representante del poder económico. Hay que decir también que Massa quiere ir por el poder. Me parece que Massa quiere ser presidente o quiere ir por el poder en la Argentina y que eso se combina con la orfandad del sector financiero y del poder económico que busca un candidato más amable para sus aspiraciones. Lo veo más a Massa buscando él ser la voz de esos sectores.

Para mí, la operación que busca Massa es una reconciliación entre el PJ y la República, entre la territorialidad y la institucionalidad y en ese plano busca darle garantías al empresariado, representa ésa demanda insatisfecha para el empresariado. Creo que esa es la operación que él busca, los territorios, el PJ, muchos dirigentes, los que estuvieron en el kirchnerismo y hoy dicen que hay que abrir otra etapa; también, el sector empresario y por supuesto lo que dice un sector de la sociedad que vota a Carrió. Hay muchos de la Coalición Cívica que también lo ven a Massa como una vía posible, como una gobernabilidad aceptable.

Massa dice, por lo menos en privado, que él aprendió la lección de Kirchner, la de recuperar autonomía para la política, hay que ver si lo hace o no. Deja trascender eso con la gente que habla, con sectores que por ahí no están muy convencidos porque lo ven muy cerca de Macri, lo ven como una versión recargada de los 90. Él dice: Kirchner ganó autonomía para la política, eso no se puede perder. Hay que ver qué es lo que hace si llega, si esto prospera. Pero deja trascender esa idea de que él quiere ser dueño, que no quiere estar de prestado ni ser un empleado. También afirma que no hay una vuelta atrás después del kirchnerismo, la política después del 2001 cambió. Después de lo que representó Néstor Kirchner al principio, ganó autonomía ante las corporaciones.

APU: ¿Eso dice Massa?

DG: Eso lo dice en privado, no sé si es verdad pero es lo que él plantea.

APU: Desde el punto de vista económico, en las pocas definiciones que se conocieron, él habló de endeudamiento, de la posibilidad que las retenciones al campo se bajen. La posibilidad que el sector bancario pueda incidir otra vez en el sistema previsional. La opinión de De Mendiguren sobre devaluación la conocemos todos. Hay variables que pueden condicionar esta visión sobre la necesaria autonomía de la política.

DG: Ahí hay que ver qué es lo que prioriza. El esquema del sistema económico de Massa hoy, el gabinete prematuro de economistas que armó, se podría decir que es un primer kirchnerismo: Peirano, Delgado, Lavagna, Redrado. Hay que ver, Peirano es un representante del empresariado, de muy buen diálogo con la UIA, creo yo, más respetado que De Mendiguren en el sector. En cuanto a Redrado, sabemos que tiene otro perfil, sí más ligado a la década del 90 y hay que ver por quién se inclina. Hasta ahora no tiene un programa integral, tiene un objetivo como es ganancias, hablar de reformas financieras y pegar por ahí. No sé qué va a pasar a nivel económico, si esto que cuento sobre lo que dice Massa es cierto, no podría hacer un giro muy violento en lo económico. Sería más previsible que tuviera un giro más elocuente en lo político, en los aliados, en la gente que lo rodea.

Las alianzas del kirchnerismo que él eligió desde lo simbólico, no creo que tengan el mismo peso que en un eventual gobierno. Si es cierto lo que él dice, sería difícil un giro al estilo Federico Sturzenegger, no lo veo. Pero son elementos que junto y los leo de esa manera, es muy prematuro, no sé qué va a hacer Massa. La familia política que él tiene es un tren fantasma, lo ves con Galmarini, con Barrionueno, con Juanjo Álvarez, con una dupla importante que es Manzano-Vila, que se acoplaron a la campaña de Massa, son figuras que lo acompañan, lo rodean y lo quieren ver en lo más alto, después hay que ver.

APU: ¿Imagina un sindicalismo abroquelado al massismo luego de octubre?

DG: No sé si luego de octubre pero sí veo, claramente, a Moyano acompañando a Massa. Lo de Héctor Daer sorprendió de alguna manera, porque él está construyendo todos los días para ir sumando alfiles al massismo a nivel sindical. Guillermo Pereyra va a llegar a Massa por Moyano pero también por Daer. Me parece que hay varios dirigentes sindicales que van a estar jugando claramente, sobre todo los que tienen más vocación política. Pero primero hay que ver el resultado de octubre.

APU: ¿Cómo imagina a O’Reilly con Massa en el poder?

DG: O’Reilly de política no entiende nada, si hablás con él te das cuenta que realmente no entiende nada de política, lo que hace bien son negocios. Puede ser que crezca como empresario, que Massa incentive un empresario más propio. Massa va a tener -en un eventual gobierno- una relación privilegiada y directa con los dueños de la Argentina, eso sin duda. Ya la tiene con muchos y es una esperanza para todos ellos. Hablamos de Brito, de Manzano, de De Mendiguren y hay que hablar también de Garfunkel que estuvo en el cierre de listas y que más allá de ser socio de Spolsky, es Madanes, es Aluar. Es el poder económico, la burguesía nacional que nunca se terminó de constituir que también está representada en esos sectores como los de Garfunkel. Supongo que Massa habrá hablado ya, no sé si con Paolo Rocca pero por lo menos con Luis Betnaza.

APU: Otro interrogante que aparece cuando se analiza a Massa es de dónde sacó toda esa plata para financiar una campaña tan grande. ¿De dónde sale todo eso?

DG: El Municipio de Tigre tiene mucha plata. Massa cuando va por los municipios de la provincia de Buenos Aires, entrega fondos como si fuera administrador. No sé cuánto, pero lo dice en todos los actos públicos: “van a recibir una ayuda económica de esto, de lo otro”, eso a mí me sorprende. Evidentemente se preparó para esto, los números que salieron en La Nación demostraban el dinero que los municipios massistas habían ahorrado para enfrentar una eventual sequía de parte del gobierno nacional. Creo que tiene dos o tres presupuestos ahorrados para hacer política, además de los sectores empresarios que están siempre apostando. Me parece que tiene resto para eso y que entendió que hay que hacer ésta política: por un lado desde el Estado y por el otro con autonomía económica. Algunas cosas que me parece que Kirchner dejó claras, Massa las tomó, no creo que con la misma idea cuando llegue al poder.

APU: Esto de continuar lo bueno y corregir lo malo…

DG: Sí, eso lo plantea con claridad. Hasta ahora todos decían que hay que seguir con el proyecto o derribarlo. Ahora aparece un tipo que dice no, ni este proyecto tiene que seguir ni tiene que caer. Tiene mucho tiempo, él todavía no habló de la presidencia, obviamente puede ser gobernador si quiere, pero hay que verlo caminar un poco más. Seguro, Massa no es lo que dicen los grandes medios que es.