fbpx Señorita Bimbo: "Es un momento súper jodido para ser periodista en nuestro país" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Medios //// 27.11.2017
Señorita Bimbo: "Es un momento súper jodido para ser periodista en nuestro país"

Entrevista a María Virginia Godoy. Comediante, actriz y escritora, conduce de lunes a viernes junto a Martín Rechimuzzi y Malena Pichot, Furia Bebé, por Futurock.

Por Ernesto Castelnovo

María Virginia Godoy es Señorita Bimbo. Comediante, actriz y escritora, conduce de lunes a viernes junto a Martín Rechimuzzi y Malena Pichot, Furia Bebé, por Futurock, la radio que a través del feminismo, la mirada crítica, el humor y el lazo irrompible con los oyentes, logra darle una vuelta de tuerca a la manera de comunicar en nuestro país. En esta entrevista, Bimbo marca las diferencias con los medios hegemónicos, habla de la importancia de la risa y explica cómo es posible hacer periodismo sin rendirle cuentas a nadie.

APU: ¿Cómo analizas la situación del periodismo argentino?

Me parece que es un momento súper jodido para ser periodista en nuestro país. En primer lugar, en el sentido estricto de la pérdida de fuentes laborales, que están más cortadas que nunca. Se están cerrando muchos medios, hay muchísimos despidos y eso también cambia la manera en la que se encara la profesión. Mucha gente se vuelve más mercenaria, y hay poco lugar para todos. Creo que es  un momento bastante conflictivo y difícil para ejercer la profesión. Además, lo económico influye muchísimo en cómo se desarrolla la comunicación. Pese a esto, también me parece un momento interesante para ser periodista y acomodarse a los tiempos que corren, donde se está deconstruyendo mucho con el feminismo y con otras cuestiones con respecto al lenguaje y a la manera de encarar y mirar muchas de las cosas que suceden en la sociedad. Así que es un momento interesante para plantar una nueva manera de hacerlo y de aggiornarse a la realidad, cosa que en los medios hegemónicos pareciera ser imposible. También está lleno de medios independientes y de gente haciendo uso de las redes para ejercer otra manera de comunicar, no tan hegemónica con respecto al periodismo, justamente.

APU: ¿Por qué crees que hay tantos despidos en el sector?

Creo que es lo mismo que está pasando en muchísimas otras áreas. Son las consecuencias  del macrismo. Lo cierto es que en lugares donde se pensaba que no iba a llegar, están llegando. Y también se están callando mucho las voces diversas, porque hay gente que no sirve para este plan. No hay diversidad para nada. A lo máximo que llegan es  a que escriba alguien más K y después  alguien más oficialista, pero no hay una real diversidad de opiniones, de voces y de posturas, entonces tampoco hace falta tanta gente diferente haciendo ese trabajo. Básicamente es un reflejo de lo que está pasando en todos los empleos. Se necesita menos gente porque no hay dinero.

APU: ¿Cómo es tu experiencia en Futurock?

Es bastante idílica. Surgió de las consecuencias en los cambios de gestión, la mayoría éramos parte de Nacional Rock,  a la que se le levantó entera toda su programación y también quedó mucha gente afuera, no solo desde el lado artístico y periodístico, sino del otro lado, gente que necesitaba escuchar otra manera de decir y hacer las cosas, así que en Futurock nos encontramos y por eso funciona. Tenemos la libertad de que nuestro sueldo está pagado (además de por pauta y de gente que lo apoya) por los oyentes, entonces nos da muchísima libertad. Nadie nos censura el contenido, hay claramente una unicidad en los discursos, más allá de los detalles, sobre cómo queremos hablar y encarar la realidad, así que es una experiencia espectacular porque tengo libertad total y estoy de acuerdo con la línea editorial de la radio. Somos muchas mujeres al aire y se pueden decir las cosas sin eufemismos, lo cual es muy necesario y tampoco hace falta responder a lo que se espera que sea un medio convencional. Podemos inventar otro medio, o por lo menos intentarlo. 

APU: ¿Qué es lo que más destacas?

Destaco que haya muchas mujeres al aire y que haya una clara búsqueda de que el discurso este atravesado por el feminismo y por otras cuestiones que no se pueden obviar  a la hora de mirar o encarar ningún tema. La idea es darle lugar a otra opción,  además de lo que es obvio y es correcto y el statu quo en todas sus formas. Nosotros cuestionamos, quizás tenemos más preguntas que respuestas, cosa que en los medios no es tan común, sino que pareciera ser que ahí está la posta, y nosotros no consideramos que la tenemos sino que cuestionando, rascando y enojándonos con lo que no va estamos tratando de encontrar otra manera desde nuestro lugar , que es haciendo radio. Así que es una experiencia espectacular por eso. En un momento en el que no hay data sobre muchas cosas, por el gran blindaje mediático y donde se habla solo de lo que se quiere que se hable en la mayoría de los medios, por suerte en las redes hay medios independientes, medios comunitarios que aun con lo vapuleados que están hacen correr otra información. Es un momento clave para decir algo y aprovechar el lugar de ser oposición y de ser resistencia desde un lugar creativo y activo, entonces está buenísimo tener este lugar

APU: ¿Qué diferencias notas en Futurock con el resto de los medios y periodistas?

Al no tener un auspiciante al que le molesten ciertas cuestiones podemos hablar de todo. En Futurock se habla de aborto, de despenalización del cannabis, de  violencia institucional, se critica a la Iglesia y a casi todas las instituciones. No tenemos que responderle a ningún señor, ni a ningún dueño, ni empresario  con sus chanchullos, ni a algún auspiciante al que le parezca que de ciertas cosas no hay que hablar, entonces podemos decir lo que queremos. La mayoría somos personas que vivimos en el mundo real  y que no somos millonarios, como muchos conductores que no saben cuánto cuesta un bondi. Vivimos en la realidad, nos pasan cosas y podemos hablar de esas cuestiones. No estamos interesados en vender  esa imagen de conductor. Tenemos más libertad porque no somos millonarios ni súper estrellas, ni todo eso. Los medios y sus programas estrellas están muy alejados de lo que pasa y de lo que realmente sufre mucha gente, así que esa es la principal diferencia, que de donde viene la plata también nos da la libertad de no tener que responderle a nadie más que nuestros oyentes, que quieren ese contenido, y a nuestras propias convicciones.

APU: ¿Y por qué crees que mucha gente si se identifica con estos conductores millonarios que no tienen nada que ver con ellos?

Creo que es algo puramente aspiracional, por querer ser como estos señores poderosos, y también porque se le adjudica al periodismo una nobleza que no contiene en sí mismo, que no lo requiere. Como si fuera gente que solo por ser periodista es respetable, su palabra es justa, equilibrada y neutra, cuando es ridículo ser neutro a algo tan personalista. Es como pedirle a cualquier otra rama artística o de lo que sea, neutralidad. Es imposible serlo, sería muy aburrido. No sé porque se identifican con ellos, y tampoco sé porque votan a la gente que votan. Creo que el mayor logro del mal es que la gente se identifique y se vea reflejada en sus propios villanos.

APU: ¿Qué importancia le das al humor en tu manera de comunicar?

Es la herramienta que yo tengo, entre otras, pero me parece de las más poderosas, de rápida respuesta y corta distancia con el prójimo. Que a través de un chiste que genera risa, que es algo físico, después pueda entrar una idea. Es la forma que yo y ,al menos en Furia Bebe tenemos, porque me divierte que las cosas me causen gracia. Creo que es una herramienta de crítica, de transformación y que se puede usar para hacer el bien.