fbpx Denuncian ajuste en Ciencia y Tecnología
Más información //// 18.01.2016
Denuncian ajuste en Ciencia y Tecnología

El colectivo de trabajadores Ciencia con Cristina denuncia que “Macri ha librado la capacidad de generar políticas de Estado a corporaciones sectoriales, privadas y/o trasnacionales, que comienzan a cambiar el rumbo, instalando un proyecto de país en función de sus intereses de rentabilidad y a espaldas de la mayoría de los argentinos, y en consecuencia de espalda al Sistema Científico Tecnológico Nacional”.

 
El gobierno de Mauricio Macri comenzó a cambiar el rumbo del sistema científico y tecnológico Nacional a través de los cambios en el desarrollo industrial nacional iniciado hace doce años. Ese complejo y continuo proceso de transformación estructural que llamamos desarrollo es, sin lugar a dudas, el principal desafío que tenemos como sociedad, y requiere de una férrea decisión política, y una planificación estatal consciente que se materializa en un entramado de políticas a diferentes niveles.
En ese marco el rol de las empresas estatales y muy especialmente el de las vinculadas a ciertas industrias estratégicas es central para el desarrollo. Una de esas empresas es ARSAT.
En el primer mes de gestión de Cambiemos, Macri ha librado la capacidad de generar políticas de estado a corporaciones sectoriales, privadas y/o trasnacionales, que comienzan a cambiar el rumbo, instalando un proyecto de país en función de sus intereses de rentabilidad y a espaldas de la mayoría de los argentinos, y en consecuencia de espalda al Sistema Científico Tecnológico Nacional.
ARSAT es la empresa del Estado nacional dedicada a brindar servicios de telecomunicaciones a través de una combinación de infraestructuras terrestres, inalámbricas y espaciales. Fue creada por ley en 2006 con el objetivo de ocupar y defender las posiciones orbitales asignadas a la Argentina por la Unión Internacional de Telecomunicaciones con satélites desarrollados en el país. En 2007 se inició en la operación y prestación de servicios sobre satélites alquilados, que desde 2014 puede hacer sobre el ARSAT-1, primer satélite geoestacionario argentino y en 2015 suma el satélite ARSAT-2, segundo satélite argentino. La construcción y puesta en órbita de estos dos satélites fue el resultado de una fuerte inversión del Estado Nacional con el fin de federalizar las telecomunicaciones, lograr soberanía satelital y tecnológica, apoyándose para ello en la empresa INVAP, líder nacional en fabricación de satélites.
A partir de 2010, ARSAT implementa la Red Federal de Fibra Óptica, con un tendido que alcanza los 35.000 km en servicio del objetivo final de 58.000 km; el Centro Nacional de Datos, el data center más seguro del país y uno de los mejores de América Latina; y la plataforma tecnológica del Sistema Argentino de Televisión Digital Terrestre (SATVD-T), que transmite señales de televisión digital abierta y gratuita en la más alta calidad de imagen y sonido a todo el país a través de 83 antenas en operación y muchas más en construcción. Toda esta inversión ha permitido nuestra soberanía tecnológica basada en la transformación de conocimiento científico intensivo a un producto de altísimo valor agregado para nuestra industria.
Mauricio Macri comenzó por nombrar como Presidente de la empresa ARSAT SA a Rodrigo De Loredo, yerno del actual Ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad. Rodrigo De Loredo, abogado y ex legislador de la Provincia de Córdoba, de dudosa calificación para un puesto de tan alto grado de especificidad y sin antecedentes de desempeño en el rubro, ha decidido echar a 21 trabajadores de ARSAT. De estos 21 trabajadores, a diferencia de lo que los medios malintencionadamente reportan, no eran todos gerentes y subgerentes, es decir cargos jerárquicos del organismo, sino que había una cantidad de 10 trabajadores bajo convenio colectivo de trabajo, rasos trabajadores.
Una muestra del ataque al Sistema Científico Tecnológico es el despido de Martín Serra, ingeniero electrónico de la UTN (Ver nota de Pagina 12 abajo), uno de los responsables de la elaboración del proyecto de ley para poner en marcha el Plan Satelital Geoestacionario Argentino 2015-2035, que fue luego aprobado por el Congreso en 2015.
A su vez, tampoco es cierto que todos los despedidos fueran militantes, lejos de ello, varios ni siquiera eran simpatizantes del gobierno anterior. Está claro que estos despidos en la empresa ARSAT no son aislados sino que se enmarcan en el plan sistemático que trae Mauricio Macri para desmantelar el Estado Nacional, su rol de equiparador de oportunidades para todos los argentinos y para desarrollar industrias estratégicas. Esto representa un golpe a la soberanía tecnológica y sin duda para la Ciencia y la Tecnología Argentina, ya que afecta a una parte importante del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología.
Como dijo Victor Hugo Morales en Plaza de Mayo a propósito de su despido de Radio Continental “ya no hay lobby en Argentina porque los que hacían el lobby ahora son los funcionarios de este gobierno”. Esto también puede verse en ARSAT SA, donde uno de los miembros del Directorio actual es Henoch Aguiar, ex secretario de comunicaciones en la presidencia de Fernando De La Rua y vinculado al grupo Clarín. Queda claro que el grupo de multimedios acuerda con Mauricio Macri ser parte activa de la toma de decisiones del Estado Nacional, cediendo soberanía una vez más a manos del monopolio.
Es llamativo que el Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Dr. Lino Barañao, no se haya expresado para defender este ataque al Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología que afecta el horizonte de desarrollo tecnológico nacional. Que no nos confunda, el ataque a ARSAT es un ataque a la Ciencia y la Tecnología de nuestro país y debemos estar alertas y movilizados para defenderla.