fbpx Atentado a Bolsonaro: en 1989, se acusó al PT del secuestro de un candidato y fue desmentido posteriormente | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Internacionales //// 17.09.2018
Atentado a Bolsonaro: en 1989, se acusó al PT del secuestro de un candidato y fue desmentido posteriormente

El atentado contra el candidato brasilero del régimen, Jair Bolsonaro, despertó dudas luego de las imágenes iniciales. La periodista Marcela Lamoure encontró un artículo de 2010 donde se denunciaba una práctica similar en las elecciones de 1989 cuando Fernando Collor de Mello derrotó a Luiz Inacio da Silva, "Lula".

Traducción por Marcela Lamoure

Una investigación apuntó que el PT no estuvo involucrado en el secuestro de Diniz. Involucrados denunciaron que la policía los obligó a vestir las remeras de la campaña de Lula.

São Paulo. La cobertura mediática sobre el secuestro del empresario Abílio Diniz, ejecutivo del Grupo Pao de Açúcar en 1989 fue decisiva para el resultado de la segunda vuelta de las elecciones en que disputaban Fernando Collor de Mello (PRN) y Luiz Inácio Lula da Silva (PT). La conclusión es de la profesora de comunicación Diana Paula de Souza que realizó un estudio “Periodismo y Narrativa: un análisis discursivo de construcción de personajes periodísticos en el secuestro de Abílio Diniz y sus persecuciones políticas”.

Diarios de la época suscitaban que el PT estaría involucrado en la acción, usando fuentes policiales. Luego de la victória de Collor, las acusaciones fueron desmentidas. El estudio analizó los diarios O GLOBO, Jornal do Brasil y Folha de Sao Paulo de 17 a 20 de diciembre de 1989. El secuestro de Diniz sucedió el 11 de diciembre de 1989, por integrantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria(MIR), pero sólo fue revelado luego de la liberación del ejecutivo el 16 de diciembre, víspera de la segunda vuelta de la primera elección directa en Brasil, pos dictadura.

Según la investigadora, en el día 17 de diciembre comenzaron los “relatos periodísticos sobre material de propaganda política del PT que habría sido encontrada junto a los secuestradores”. Y después del inicio de las investigaciones “se observó un esfuerzo de los vehículos para establecer una conexión entre el secuestro y el entonces candidato a la Presidencia de la República, Luís Inácio Lula da Silva”, como en el artículo de O GLOBO del 18 de diciembre. “Grupo aseguró que los terroristas integran dos organizaciones de extrema izquierda en Chile - Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y Organización de Resistencia Armada(ORA) y que en poder de los que fueron detenidos fue secuestrado material de propaganda política del PT”.

Diana describe que pese a la aparente objetividad del diario, que atribuyó las informaciones a una fuente principal, Romeu Tuma, hay una asociación entre terrorismo, movimientos de izquierda y el Partido de los Trabajadores. “La publicación realiza una conexión sutil del PT con el MIR y el ORA, ya que se refiere a los tres organismos en la misma frase, sugiriendo que el PT tendría conexiones con las organizaciones guerrilleras”. Los diarios citan también que las remeras y fajas del PT habrían sido encontradas con los secuestradores pero que eso no sería un indicio del envolvimiento del PT con el secuestro.
Por otro lado, Diana cita que Fernando Collor de Mello, adversario de Lula en el balotaje, “tuvo el apoyo de Roberto Marinho, dueño de las organizaciones O GLOBO, que reflejó en el periodismo practicado por los vehículos de comunicación del Grupo”. “El ejemplo clásico fue la edición del Jornal Nacional que siguió al último debate entre los dos candidatos, realizado el día 14 de diciembre de 1989”, describe el estudio.

La investigación también reproduce un párrafo del JB que de forma semejante a O GLOBO destaca una posible conexión del MIR con PT. “Más allá de la casa en la calle Ilashiro Miazaki, la policía informó haber invadido un departamento en las cercanías(Rua Charles Darwin), donde vivirían los secuestradores que ya estaban presos, y allá habrían encontrado folletos del MIR, propaganda electoral de la campaña de Lula, agendas con teléfonos de dos líderes petistas, el vice intendente paulistano Luiz Eduardo Greenhalgh y el legislador Eduardo Suplicy, presidente de la Cámara Municipal, y de Ayrton Soares, del PDT. Fue encontrada también, según la Policía, una carpa con ventilación en el techo, que habría sido usada en el secuestro del publicitário Luiz Sales, liberado en el inicio de octubre luego del pago de un rescate de US$ 2,5 millones. Todavía al final de la tarde, el ministro de Justicia Saulo Ramos, que acompañaba el caso a través de llamados a cada 10 minutos, afirmó no haber ninguna información sobre la agenda.

Cobertura decisiva

Mario Sergio Conti, en su libro Noticias del Planalto: la prensa y Fernando Collor, afirma que la elección fue decidida en la última semana, momento “en que la prensa estuvo involucrada en los hechos principales”. Para Conti, el secuestro de Diniz está entre los factores que pueden haber contribuído para la elección de Collor y la derrota de Lula.

El autor, una de las fuentes de Diana, narra que “en la mañana de domingo, día de la votación, El Estado de Sao Paulo publicó en la primera página que “un cura de la zona sur simpatizante del PT, fue el garante de la casa alquilada por los secuestradores”. Fleury dio una entrevista al diario diciendo que se encontró material de propaganda petista en una casa alquilada por los secuestradores. O Estadao transcribió declaraciones de Saulo Ramos y Romeu Tuma negando que hubiera cualquier evidencia de que los criminosos estuviesen conectados al PT. Saulo Ramos levantó la hipótesis de que los delincuentes esparcieron material de propaganda petista en la casa para que si fueran detenidos, se beneficiaran con penas más blandas que la ley establece para los crímenes con motivación política. Uno de los reportajes de O Estado relató que Alcides Diniz, hermano del secuestrado, sostenía que el PT habría participado del secuestro. Pero el reportaje no aclaraba que Alcides Diniz era amigo de Leopoldo Collor y se involucrase en la campaña del candidato del PRN. La principal noticia del diario O Rio Branco, de Acre, fue “PT secuestra Abilio Diniz”.

Defensa

El análisis de la estudiosa muestra que Lula sólo se defendió de la supuesta conexión que los diarios le apuntaban entre el PT y el secuestro en una pequeña “notita al pie de página, exprimida por un bloque de anuncios publicitarios. El título es: “Lula tema “trampa”, explica la especialista. El párrafo de O GLOBO en que el entonces candidato petista se manifesta sobre el asunto sugiere que “Lula no dio importancia al secuestro, ya que estaba en un partido de fútbol”. “El énfasis en los términos populares utilizados por él parecieran descalificar el candidato para el cargo que pretendía ocupar”, analiza la autora.

Desmentido

Los desmentidos sobre la conexión del secuestro de Diniz con el PT “se volvieron más enfáticos a partir del día 19 de diciembre de 1989, cuando el resultado de las elecciones ya era conocido”, cita Diana.

Conti describe que “las investigaciones posteriores probaron que ningún militante del PT estuviera involucrado en el secuestro de Abilio Diniz, realizado por aventureros conectados a grupos de izquierda de América Central. Los secuestradores dijeron en juicio que los policiales civiles los torturaban y antes de presentarlos ante la presa, los obligaron a vestir remeras del PT. La Policía Civil estaba bajo el comando del secretario de Seguridad, Luiz Antonio Fleury Filho. La víctima, Abílio Diniz, protestó contra la tortura de sus algoces. Casi un año después, en octubre de 1990, el Gobernador de Sao Paulo, Orestes Quércia, superior inmediato de Fleury, dijo en una entrevista a Estado de Sao Paulo que durante el secuestro “hubo presiones en el sentido de que se condujera las investigaciones para involucrar al PT”.

El JB llamó el envolvimiento del PT al drama del ejecutivo de “trama policial”. “Según el diario, los abogados de los secuestradores ‘denunciaron ayer que la Policía vistió una remera del candidato a la Presidencia de la República por el Frente Brasil Popular, Luis Ignacio Lula da Silva, en uno de ellos y lo fotografió,[...]a dos días de las elecciones presidenciales”. La Policía negó la denuncia de los abogados.’ En O GLOBO del día 19, el Ministro de Justicia Saulo Ramos suscita que “los secuestradores pueden haber usado la remera del PT como disfraz, aprovechando las elecciones”.

El 20, O GLOBO sale con la nota: “El grupo del secuestro de Abílio no fue político”. En el cuerpo, Romeu Tuma entonces Director General del Departamento de la Policía Federal, admite que la conexión del secuestro con el PT pudo haber perjudicado Lula en el balotaje. “Admitió que la asociación entre el secuestro y el PT puede haber afectado la imagen de Lula. El propio comisario no vio supuestas remeras y repudia cualquier conexión del caso con el PT. La información partió del Secretario de Seguridad de Sao Paulo, Antonio Fleury Filho, y fue confirmado por los propios secuestradores. Ellos afirmaron que fueron obligados por los policiales a ponerse las remeras luego de detenidos”.

También en el dia 20, Folha de Sao Paulo destaca: “Secuestro pudo haber perjudicado a Lula”, que “Sao Paulo fue el único Estado donde Collor creció significamente entre sábado y domingo”, según encuesta de DATA FOLHA.