fbpx Alba Rueda: "Las lógicas patriarcales también habitan en las políticas públicas" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Géneros //// 21.04.2020
Alba Rueda: "Las lógicas patriarcales también habitan en las políticas públicas"

En comunicación con  AGENCIA PACO URONDO, la subsecretaria de Políticas de Diversidad de la Nación habló sobre el rol del Estado frente a la situación de vulnerabilidad social y económica que atraviesa la comunidad travesti trans en el marco de la cuarentena. ¿Hay intervención en los casos de violencia institucional? ¿Llega la ayuda del gobierno?

Por Josefina Figueroa. Foto de Daniela Amdan

Agencia Paco Urondo: ¿Cómo están trabajando desde el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad con el resto de los ministerios?
 
Alba Rueda: Es un desafío para nosotras particularmente porque somos un ministerio que tiene muy pocos meses. En nuestro tercer mes de gestión nos tocó la pandemia. Esto nos implica un enorme trabajo humano e institucional. Nosotros teníamos una misión clara: transversalizar la agenda de géneros y diversidades. Eso significa que no podíamos tener una agenda sin involucrar otras áreas de gobierno para promover los derechos integrales de las personas, particularmente del colectivo LGBT+ y como política de gobierno. Sabemos que en las propias lógicas institucionales hay prácticas patriarcales que fomentan la desigualdad y la discriminación. Por eso el plan siempre fue trabajar en conjunto con otros ámbitos para intervenir en situaciones de emergencia como la violencia institucional. Llegamos a reunirnos con varias áreas, con lo cual el aislamiento social nos dificultó gran parte, pero pudimos continuar con ese vínculo y focalizar en los espacios más urgentes.
 
APU: Es sabido que la población travesti-trans se encuentra en una situación particularmente difícil. ¿Cuáles han sido las políticas desde el Ministerio para este sector?
 
Alba Rueda: Esta situación de emergencia nos permitió ver más en detalle cuántas de estas personas estaban atravesando condiciones vulnerables. Hay algunos estudios de organizaciones sociales sobre población travestis trans que dan cuenta de una enorme violencia estructural que viven las personas trans: violencia económica, en el ámbito laboral, en el trato digno en los ámbitos de la educación y la salud y lo restrictivo de las prácticas sociales. Lo que la cuarentena nos arrojó fue más posibilidades de conocer estas realidades. Nosotres nos sumamos a la inclusión de personas travestis y trans en programas sociales que ya existían en el Ministerio de Desarrollo Social, porque cuando llegamos había 1200 inscriptas en el programa “Hacemos Futuro”, y en la cuarentena logramos incorporar a más programas sociales y armamos listas de más de 4200 personas.  
Además, llevamos adelante varias medidas. La Línea 144 incorporó en el trabajo la violencia de género en clave de diversidad; esto implica que las trabajadoras tengan una perspectiva amplia sobre las situaciones de violencias de géneros, donde éstas no abarcan solamente las relaciones intrafamiliares sino también institucionales. Por ejemplo, en el caso de la diversidad, surgen una serie de pautas específicas para trabajar la violencia institucional. También desde el Ministerio de las Mujeres se sacó una resolución que plantea excepciones para realizar denuncias sobre situaciones de violencia que incluyen a la población LGBT+.
Por otro lado, hemos articulado con los ministerios y ámbitos nacionales que están encargados de los módulos alimentarios para poder llegar a las compañeras de manera real y efectiva.
También estamos haciendo todo un trabajo frente a las situaciones de desalojos de personas trans. Hoy contamos con un circuito donde interviene el Ministerio Público de la Defensa, la Defensoría del Pueblo y nosotras. Estamos trabajando sobre el DNU que sacó Alberto que evita los desalojos. Muchas veces pasa en hoteles familiares pero otras veces en hogares donde se les venció el contrato y no llegan a trasladarse.
Y de los hechos de violencias, hemos recibimos denuncias sobre intentos de transfemicidios y travesticidios a través de organizaciones sociales y la Línea 144. Ahí actuamos acompañando con la parte legal y de contención social. Son todos distintos aspectos que están dialogando con la situación estructural, y con una implicancia importante para trabajar las situaciones de emergencia en relación a la cuarentena.
 
 APU: ¿Qué sabe de las situaciones en las provincias? ¿Están coordinando con otros sectores? ¿Cuáles?
 
Alba Rueda: Hoy sabemos que quienes subsistían a través de la prostitución estaban sosteniendo sus economías de modo diario; cuando se cerró la esquina, se cerró la calle, la mayoría entró en una situación dominó de crisis que tiene que ver con que no pudieron pagar los hoteles, sostener sus alimentos, el pago de servicios, entre otros.   Surge así toda una situación crítica y de emergencia que se distribuye diferente según las zonas. Estamos viendo que los módulos alimentarios no llegan en algunas provincias a las compañeras trans, y esto tiene que ver con varios motivos y dificultades complejos. Por un lado, aquellos programas sociales que trabajaban con situaciones de vulneración de derechos en Argentina no tenían la textura de las personas trava-trans. No estaban contenidas en algunos gobiernos provinciales pero tampoco en las organizaciones sociales que trabajan con los barrios populares, trabajadores de la economía social, entonces quedaron afuera de la distribución de módulos alimentarios. Esta situación revela que las lógicas patriarcales habitan en las políticas públicas y en cómo se piensa la pobreza en nuestro país. Las personas trans somos merecedoras de políticas públicas pero también es necesario que los movimientos sociales populares nos incluyan. Hay provincias que no las tienen en cuenta y no les hacen llegar los módulos alimentarios a las compañeras. Estamos hablando de 7 mil módulos solicitados, tenemos que poder abarcarlo. Hay reclamos por esto y hay una profunda deuda histórica del Estado con la población trans, y lamentablemente también de grandes sectores de militancia social.
 
APU: En estos días hubo denuncias de abusos de las fuerzas de seguridad como detenciones arbitrarias en el barrio de Constitución y abuso sexual en la provincia de Jujuy. ¿Están al tanto? ¿El Ministerio mantiene un diálogo con este tipo de instituciones?
 
Alba Rueda: Dialogamos mucho con el Ministerio de Seguridad de Nación, y nos sumamos a la derogación del "protocolo Bullrich" para la detención de la población LGBT+ y actualmente están trabajando con las fuerzas de seguridad nacional y las recomendaciones a las provinciales. Sobre las situaciones de violencia institucional estamos al tanto, articulamos con Nación y estamos articulando con las provincias para llevar adelante un acompañamiento legal y social a quienes han vivido esas violencias. En el caso de las detenciones de las compañeras de Constitución, estamos en contacto con ellas para acompañarlas. Sobre el caso de abuso sexual en Jujuy, hablé el fin de semana con las organizaciones que acompañan a Delfina y con los referentes provinciales de diversidad. Puntualmente, sobre los cuatro policías involucrados, los habían trasladado a otra seccional y pedimos la suspensión preventiva hasta que se resuelva la situación legal.

APU: La organización OTRANS también denunció falta de atención en hospitales. ¿Hay algún tipo de protocolo o formación para el sistema de salud en estos casos?
 
Alba Rueda: Con el Ministerio de Salud estamos trabajando mucho y colaboramos en un protocolo para el ámbito de la salud. Se llama “Recomendaciones para garantizar el acceso a la salud de las personas trans, travestis y no binarias en el contexto de la pandemia” y está basada en la Ley de Identidad de Género (26.743). Para las compañeras que están con tratamientos de VIH u hormonales, estamos trabajando para que se retomen de manera alternativa, con el objetivo de que no las expongan a situaciones peligrosas. Pero todo son desafíos sociales frente a la lógica de la pandemia que se sitúa principalmente en centros urbanos. Para eso tenemos que trabajar mucho con las organizaciones sociales y el uso de las tecnologías como un soporte. Y poner las prioridades en contener la pobreza y exclusión de tantas personas tiene muchas implicancias. Nos pone de cara con ámbitos de seguridad, módulos alimentarios y ayudas sociales.  
 
APU: ¿Qué adhesión ha tenido la actividad del Ministerio en términos generales?
 
Alba Rueda: Hemos tenido buena respuesta. Tuvimos una buena articulación con ámbitos de diversidad de distintas provincias. Sin embargo, creo que en líneas generales faltan recursos y también tiempo. El gobierno asumió con una situación muy compleja. Es un enorme desafío el de este gobierno para adoptar criterios de prioridad sobre quienes menos tienen. En la pandemia se pone en evidencia la pobreza, la vulnerabilidad, y nos estamos enfocando en eso. Ya vendrá el tiempo donde podamos hacer un trabajo más amplio.