fbpx Viviana Canosa: los privilegios le nublan la empatía | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Debates //// 09.03.2021
Viviana Canosa: los privilegios le nublan la empatía

"En el marco del Paro Internacional de Mujeres, la periodista puso en duda los números de la violencia que padecen las mujeres en nuestro país y dijo que no necesita de nadie para empoderarse. ¿Hasta cuándo estos mensajes irresponsables en el prime time?". Por Josefina Figueroa

Por Josefina Figueroa

Viviana Canosa, tuvo un cruce al aire con sus colegas de A24, sobre la violencia de género. En el Día de la Mujer y en el marco del Paro Internacional de Mujeres, la periodista puso en duda los números de la violencia que padecemos las mujeres en nuestro país y dijo que no necesita de nadie para empoderarse.

"Vos te vas pariendo y ahí la que se empodera sos vos. Yo no necesito a ningún presidente, a ninguna ministra, ni pañuelo de ningún color me empodere. Yo me empodero porque me siento libre", aseguró.

Al respecto, la periodista Rosario Ayerdi le respondió que "está buenísimo que Viviana no necesite de nadie", pero que "hay muchas que si lo necesitamos". En este sentido explicó: "Hay muchas mujeres que sufren violencia, las mujeres sufrimos desigualdades y a casi 1 por día muere en Argentina. Por eso, bienvenida esta marcha, bienvenido si se politiza y para que al menos 1 mujer pueda dejar de sufrir lo que sufre".

No suficiente con sus expresiones liberales e individualistas que la caracterizan, Canosa introdujo un tema que lejos de complejizar el debate, lo redujo al argumento añejo y fuera de contexto. "Los varones también sufren", replicó. "¿Vos crees que los hombres no sufren?", preguntó.

Ante la actitud de sorpresa y el silencio generalizado en el estudio de televisión, la periodista continuó: "Estamos como que nosotras somos siempre las víctimas de todo. Yo no me siento víctima, pero no hablo sólo por mí, hablo en general".

Frente a esto, su compañera de piso, Ayerdi le explicó que en Argentina "muere casi 1 mujer por día".

"Si, ¿y cuantos hombres mueren?", retrucó Viviana, en un intento por igualar un fenómeno sobre el que hace años se viene luchando para revertir.

Intercambio en el que, de ninguna de las partes presentes en el piso, donde también se encontraba el periodista Luis Novaresio, se aclaró que no es lo mismo una muerte, por la razón que sea, que un femicidio.

Según informes recientes, en lo que va del 2021, 66 mujeres fueron asesinadas. Los responsables de dichos casos fueron, en su mayoría, parejas o ex parejas de las víctimas. En un porcentaje menor, pero incluso más preocupante, los victimarios de estos casos fueron agentes de las fuerzas de seguridad, ya sean en actividad o en retiro.

Según el Observatorio Mumalá, el 12% de los casos ocurridos en este año, fueron cometidos por miembros de alguna de las fuerzas de seguridad. Según el CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), en la última década en AMBA, se contabilizaron alrededor de 48 casos de femicidios cuyos victimarios eran funcionarios de seguridad. 

No obstante, las mujeres sufren otras formas de violencia en nuestra sociedad que tienen que ver con la desigualdad. Según un informe del INDEC, sólo en el mercado laboral formal, se comprobó que la tasa de actividad en los hombres es del 64,5% mientras que en las mujeres es tan solo del 45,4%. Del mismo modo, en cuanto a la tasa de empleo, el porcentaje es más bajo entre las mujeres, que representan un 39,4%, en tanto que los hombres sobresalen con un 57,7%.

Con este episodio televisivo, una vez más queda en evidencia que en los medios de comunicación argentinos hay espacio para comunicadores que reproducen mensajes con total irresponsabilidad. Recordemos que no hace muchos meses, la misma periodista recomendó ingerir una sustancia prohibida por las máximas autoridades sanitarias, para curarse del covid-19. Mensaje que culminó con el fallecimiento de un menor de edad, días posteriores.

En un momento histórico donde los feminismos expresan estar en emergencia por los niveles de violencia por motivos de género que reproduce la sociedad, y donde el Gobierno propone convertir en una política de Estado el tema, periodistas como Canosa se empeñan en retrasar las discusiones y confundir a las audiencias.

Esta pieza televisiva no es más que un claro ejemplo de cuánto los privilegios pueden nublar la empatía. También, que como ya sabemos, ser mujer no te imprime una perspectiva de género, pero por sobre todo abre una pregunta: ¿Hasta cuándo estos mensajes irresponsables en el prime time?