fbpx Güemes: revolucionario americano | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Debates //// 15.06.2020
Güemes: revolucionario americano

"La gloria de Güemes radicó en su intransigencia por defender nuestra emancipación, anteponiendo todo interés personal al de su provincia". Por Pablo Vázquez.

Por Pablo A. Vázquez *

En vísperas de su paso a la inmortalidad, producido el 17 de junio de 1821, la figura heroica de Martín Miguel de Güemes se eleva como arquetipo del coraje gaucho, del estratega militar de “guerra de recursos” para derrotar a los realistas y de un gobernador legalmente constituido aunado a su sentido de caudillo popular con gran predicamento social.

Si bien lo hay descripto, diario del general Paz mediante, como propenso a fomentar la indisciplina de sus “Infernales” y el arrebato en combate, nada estuvo más alejado de la verdad. Su estilo y táctica militar fueron meditadas profundamente, a la vez que mantuvo férrea disciplina entre sus huestes.

Hermanado con la pasión revolucionaria de Manuel Belgrano y el plan continental de San Martín, más su conexión en la distancia con el sentido social de José Gervasio de Artigas, vemos a Güemes a algo más que un guerrillero o combatiente altivo, sino a un cabal patriota.

El sentido social del caudillo se evidenció en el Fuero Gaucho. Comunicado a Pueyrredón el 27 de abril de 1818, fue aprobado por el Director Supremo, confirmando éste el goce del fuero militar a sus milicias gauchas. Los gauchos salteños pudieron acceder a su tierra, a costa del patriciado local, con la posterior tensión de dichos sectores afectado en sus intereses.

“Güemes no sólo se ve acosado por el enemigo exterior y por los paisanos limítrofes, sino que, además, fermentaba la oposición interna dentro de su provincia. Los principales dirigentes del movimiento contra Güemes, eran el Dr. Facundo de Zuviría, el Dr. Juan Marcos Zorrilla, D. Damaso de Uriburu, D. Mariano Benites y D. José de Gurruchaga.

La anterior afirmación de Atilio Cornejo, en su Historia de Güemes (1945), quien a su vez cita la obra de Bernardo Frías, se complementa con la descripción de las conspiraciones que soportó el gobierno legítimo del prócer. “En 1819, el gobierno de Güemes era en Salta blanco de la odiosidad y consideración de toda la clase culta, lustrada y principal con muy pocas y no menos honrosas excepciones”.

Más allá que esta afirmación expone crudamente la raíz de los conflictos en nuestra historia, en la tensión entre los medios y los fines, o las formas y el fondo, que aún hoy marca las polémicas en la vida política local, no menos cierto fue que “el origen de la oposición a Güemes –continua Cornejo - debe buscarse en los repentinos empréstitos que exigió a la gente pudiente de Salta y Jujuy… Definíanse así también las dos tendencias políticas de Salta: los de la Patria Vieja, con Güemes y Gorriti; y los de la Patria Nueva, con los Uriburu, Zuviría, Zorrilla. Había en ellas cierto aspecto personal, que perduró por muchos años en Salta. Más aún, se advertía cierto matiz personal en pugna de la democracia de Güemes, a la aristocracia republicana de los otros”.

Fue interceptado en la noche del 7 de junio de 1821 por un grupo realista que intentó ocupar Salta, y que lo hirió con una bala que le penetró por el coxis, hiriéndolo mortalmente. Conducido por sus gauchos hasta la Cañada de la Orqueta, murió el 17 de junio de 1821, haciéndole jurar al coronel Jorge Enrique Vidt, que seguiría combatiendo a los realistas.

La noticia de su muerte se esparció por toda Salta. Carmen Puch, su abnegada esposa, se dejó morir para acompañar el destino del héroe hacia los cielos del Señor. Mientras que sus enemigos empezaron a negociar con el jefe realista Olañeta, fueron los gauchos salteños quienes cercaron a las fuerzas realistas y a los traidores, forzando el armisticio del 14 de julio de 1821, y reafirmado pro el Cabildo de Sala el 21 de dicho mes. El espíritu de Güemes había dado su última batalla, encarnado en ese subsuelo de la patria sublevado.

La gloria de Güemes radicó en su intransigencia por defender nuestra emancipación, anteponiendo todo interés personal al de su provincia, y a su vez sostener una férrea defensa de nuestra nacionalidad para proyectar un ansiado destino americano.

* Politólogo; Docente de la UCES; Secretario del Instituto Nacional Juan Manuel de Rosas; Miembro del Instituto Güemesiano – asociación civil – de Buenos Aires.