fbpx "La causa de Luciano no fue acompañada masivamente por la sociedad"
DDHH //// 09.01.2013
"La causa de Luciano no fue acompañada masivamente por la sociedad"

Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga, habla sobre la reciente detención del oficial Julio Diego Torales en la causa por "severidades y vejaciones". "Es un avance mínimo porque en la causa principal no tenemos resultados", subrayó.

(Foto:Nos Digital)

Por Nahuel Placanica y Nicolás Bondarovsky I
Agencia Paco Urondo: Bueno, por fin los medios se hacen eco del caso de tu hermano...
Vanesa Orieta: Sí, afortunadamente se consiguió que los medios tomen esta causa de una forma seria para ayudar a resolver algunas cuestiones, sobre todo protegernos a nosotros que venimos padeciendo desde la denuncia de este caso diferentes amenazas.
APU: ¿Qué pasó en el día de la fecha? ¿Detuvieron a un policía que estaría implicado en la desaparición de Luciano?
VO: Sí, hay un policía preso desde el día de ayer en relación a la causa caratulada como “severidades”. Esta causa comenzó en septiembre de 2008, tiene relación directa con la causa por desaparición de Luciano. Denunciamos que Luciano fue detenido por averiguación de antecedentes, trasladado al destacamento de Lomas del Mirador, un lugar sin instalaciones para detenidos asi que estuvo en una cocina en forma ilegal y arbitraria. En ese entonces él era menor de edad, lo que se suma al resto de las ilegalidades. En esa cocina, Luciano fue golpeado en presencia de mi mamá y mía, nosotros escuchábamos como Luciano gritaba y nos pedía por favor que lo saquemos de ese lugar.
La detención de este policía es un avance mínimo porque en la causa principal todavía no tenemos grandes resultados, los ocho policías siguen trabajando en funciones en otras comisarías. Además, esta causa sigue figurando como averiguación de paradero y en la causa los policías figuran como testigos.
APU: ¿Cómo puede ser que siga figurando como averiguación de paradero?
VO: Es lo que venimos hablando con todos, es una causa que le tuvimos que poner mucho corazón, tuvimos que aprender a organizarnos, salir a la lucha, pasar la barrera del miedo, enfrentarnos a grandes poderes al menos para hacerlo visible.
La Justicia con la fiscal, que un primer momento, no puso a investigar a la policía sino todo lo contrario, derivo la investigación en la fuerza que nosotros denunciábamos. Hoy seguimos hablando de averiguación de paradero porque no se pudieron recabar mayores datos, aunque tenemos datos concretos en la causa, pero se podrían haber juntado más. Durante los 45 días que la fiscal Roxana Castelli tuvo la causa se perdieron pruebas fundamentales, fue cómplice de los ocho policías que desaparecieron a Luciano y el poder político también ayudó ya que en ningún momento acompañó el proceso judicial ni a la familia.
La verdadera problemática es qué ocurre con la policía. Genera más inseguridad cooptando pibes para ir a robar que cuando se niegan los matan.
APU: Hacías hincapié en el accionar del gobierno provincial, lo señalas directamente como cómplice..
VO: El gobernador de la Provincia de Buenos Aires y el Ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal, no han hecho absolutamente nada a cuatro años de la desaparición de mi hermano y para nosotros son responsables del hecho y cómplices de que no avance la causa.
APU: ¿Qué te sorprendió más en estos cuatro años de lucha?
VO: A esta altura me sorprendería si algún funcionario hiciera algo. Ya no me sorprende nada, cuando comenzó la causa de mi hermano ya tenía una visión crítica de los funcionarios de la Provincia de Buenos Aires, así que cuando salimos a la lucha no esperamos más que lo que nos dieron, nada.
APU: ¿Qué importancia y qué rol le asignas a la movilización popular y a la sociedad en todo esto?
VO: La causa de mi hermano no fue una causa acompañada masivamente por la sociedad, tuvimos el acompañamiento por los que conocemos que trabajan en los barrios y sufren la violencia institucional, pero hay sectores de la sociedad, incluso los más concientizados, que no terminan de comprometerse con la causa de los más pobres, que terminan naturalizando algunas cuestiones que son graves. Muchos saben que la policía se maneja de determinada forma o ejercen abuso de poder pero no salen a reclamar por una causa como la de mi hermano.
Con Pablo Ferreyra hemos hablado en su momento, de lo fundamental que es que la sociedad acompañe este tipo de causa. Cuando Mariano Ferreyra muere todos los sectores sociales salieron a la calle, cuando Luciano desapareció no pasó y ahora pasa cada año porque nosotros aumentamos la organización y la lucha. Tenemos que pelear día a día con la sociedad, que incluso en los sectores más concientizados, carga con alguna discriminación. No se termina de entender que en los barrios pobres la desaparición, la tortura y la muerte es moneda corriente. El día en que la sociedad se ponga a la par de los más pobres en lo que respecta a todo (vivienda digna, trabajo digno, de poder llevarle al plato de comida a tus pibes todos los días), ahí cambiaremos las cosas.
APU: ¿Cómo continúa la lucha?
VO: Por lo pronto con una actividad el 26 de enero desde la 14hs hasta la noche. Vamos a estar recordando cuatro años de la desaparición de Luciano y le proponemos a la gente poner el cuerpo en diferentes actividades como participar de una charla, escuchar una banda, traer a los chicos a los talleres que vamos a hacer, etc. Esto va a ser en Lomas del Mirador, en las avenidas San Martín y Mosconi, partido de La Matanza.
Desde la apertura de la democracia hasta estos días más de 3700 pibes murieron por la problemática del gatillo fácil y son más de 197 las personas desaparecidas. Tenemos una cuestión pendiente y no podemos esperar más, la memoria debe ser activa y tenemos que luchar por los derechos humanos todos los días.