fbpx “Tangótico”: nuevo disco del cantautor Alfredo Piro | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 14.03.2021
“Tangótico”: nuevo disco del cantautor Alfredo Piro

El artista presentó su último material, en vivo y al aire libre, junto al pianista Pablo Montanelli, el viernes 12 de marzo en Pista Urbana (CABA). AGENCIA PACO URONDO dialogó con el referente de la nueva música popular argentina.

Por Silvina Gianibelli Fotos: Vicky Velouria

El reconocido cantautor Alfredo Piro presentó su nuevo disco Tangótico Volumen I,  el viernes 12 de marzo en Pista Urbana, Chacabuco 874, San Telmo (CABA) a las 21:00 h, junto al pianista Pablo Montanelli. Ambos son referentes de la nueva música popular argentina. El evento fue en vivo, con entrada libre, protocolo y artistas invitados: Agustín Silberleib en batería, Julio Coviello en bandoneón, la cantante Victoria Di Raimondo y la participación especial de Hernán Ohak y Florencia Marioni, bailarines que protagonizaron el video de "Muerte dulce".

AGENCIA PACO URONDO: ¿Cuál fue tu primer acercamiento a lo gótico, en tanto movimiento estético?

Alfredo Piro: Mi primer acercamiento al gótico, en tanto propuesta estética dentro del rock, fue en mi adolescencia; más precisamente con The Cure con el disco The head on the door. Había una estética post punk que, de alguna manera. espejaba el sustrato social en contexto de época tanto a nivel global, el fin de la historia de Francis Fukuyama, como frente al desencanto social post primavera alfonsinista, mediante el derrumbe económico y posterior indulto a genocidas de por medio. Si a comienzos de los 80 la consigna planteada por Bowie a los cuatro vientos era "Let´s Dance", Charly García, bajo la cruz del sur, arengaba justamente con un "Rap del exilio": "Vamo’ a bailar".

 APU: ¿Qué intérpretes de este movimiento merecieron tu admiración?

A.P.: Casi todos referentes del rock inglés: The Cure, Nick Cave, All about Eve, Smiths, The Mission, Fields of the Nephilim, Bauhaus, Joy Division, Jesus and Mary Chain. También artistas seminales que fueron referentes donde abrevaron aquellos otros, como Marc Bolan y T Rex, Bowie en su lapsus Ziggy Stardust/Aladdin Sane, Lou Reed, Iggy Pop, Velvet Underground, Patti Smith, Television...

APU: ¿Visualizás alguna coincidencia entre los contextos en que emergió este movimiento y el actual que transitamos?

A.P.: Cada tiempo atiende su momento que le toca en la historia. No, por suerte no veo coincidencias. Hay circunstancias que pueden espejarse, que se asimilan unas con otras, pero que no se repiten nunca. Lo que sí noto es que hoy un pibe o una piba adolescente pueden sentirse interpelados por la música que dialoga con su tiempo, que no es el rock, como le paso a mi generación, sino que es el trap. Y está muy bien que así sea, como le pasó a mi viejo en su adolescencia con Piazzolla en el 55.  

APU: ¿Cómo lograron pensar una síntesis con el tango?

A.P.: Tangótico es una propuesta que armamos con Pablo Montanelli, sin ningún otro fin que la honestidad artística, ante todo. No hubo nada pergeñado de antemano. Que por una cuestión generacional si se quiere, hayamos, tanto él como yo, abrevado en discos y estéticas en común, tiene que ver más con un contexto de época que con un proceso de búsqueda. Hay un manifiesto artístico explicito que está atravesado por el tango, sin dudas. Pero porque el tango como cultura, sobrepasa los bordes de un género, como estilo. 

Respecto a Tangótico Volumen I como un disco de síntesis: creo que pensarlo así, soslaya cualquier posibilidad de búsqueda como experiencia a futuro. "Siempre es hoy", "La única verdad es la realidad", ponele el estandarte que más te guste (risas).

APU: La alta poesía de lo gótico y la imagen inigualable de lo popular,  habrá sido el gran universo a descubrir…

A.P.: Inmediatamente descubrimos que había mucho por descubrir en nuestros propios recorridos. Yo andaba a la caza de un nuevo socio de aventuras musicales. Siempre sentí la necesidad de hacer música con otra persona, con un par. Complementarme en la propuesta del otro, o completar mi búsqueda encontrando nueva música de otro músico.

En cuanto a la poesía la vara dentro del tango la dejaron muy alta -ya hace más de 70 años- Homero Manzi, José María Contursi, Cátulo Castillo, Homero Expósito, el existencialismo de Enrique Santos Discépolo, Enrique Cadícamo, Carlos Bahr, Federico Silva, Alfredo Lepera.

APU: ¿Cómo fue el proceso de creación junto a Pablo Montanelli?

A.P.: Partimos siempre desde la música, como premisa. Montanelli es un enorme melodista y el hecho de cruzarme artísticamente con él, me dio la enorme posibilidad de desarrollarme como autor, como letrista de canciones. 

Yo anteriormente -como experiencia previa-había desarrollado una melodía en base a una cadencia armónica que me había sugerido Carlos Filipo, a la que finalmente le puse letra y después termino siendo "Tango de no amor". Pero no me había sentado nunca a hilar la letra de una canción sobre una melodía inventada por otro músico. Siempre lo hice con mis temas. 

Tenía unas cuantas ideas para plasmar en canciones. Eso mismo fue lo que le planteé a Montanelli cuando nos encontramos. En ese primer encuentro tocamos algunos temas, si querés a modo presentación, y él me dio un disco suyo con todos tangos propios, instrumentales. Al ensayo siguiente volví con unos machetes y le dije que se me habían ocurrido algunas letras. Probamos el primer tema: "El viajero". Aunque vale aclarar que lo primero que tocamos en esa primera juntada no fue un tema propio, ni de él, ni mío, si no fue un cover: un tango de Armando Pontier y Homero Expósito, "El Milagro".

APU: ¿Qué devenires lograron encontrar juntos a lo largo del camino recorrido?

A.P.: Nada más y nada menos que un proyecto. Proyecto que en mí como intérprete, músico, potenció y enriqueció un carácter de letrista que estaba embozado detrás del cantante. Tangótico resume un punto de encuentro artístico, hoy ya consumado mucho más como banda que como dúo. La presentación fue el viernes 12 de marzo en Pista Urbana, Chacabuco 874, CABA, junto a Agustín Silberleib en batería, Julio Coviello en bandoneón, Victoria Di Raimondo como cantante invitada y la participación especial de Hernán Ohak y Florencia Marioni, bailarines que participaron en el video de "Muerte dulce".

No sólo la otredad te complementa artísticamente, como autor o como compositor (ni hablar como intérprete) si no que saca lustre a tu propio oficio y potencia tus hábitos dormidos. Yo me puse a componer nuevos temas, también interpelados por el tango y por la música incidental de nuestras vidas que es la que encontramos en la adolescencia. 

Hoy Tangótico es un proyecto transoceánico, te diría: nos reencontramos con Montanelli luego de un año y tres meses de no vernos y de no tocar juntos. Recién nos vimos hace cuatro días. Fue fuerte.

No existe todavía una plataforma que nos permita interactuar y tocar a distancia al mismo tiempo. Ergo el disco terminó siendo la resultante como excusa para seguir haciendo música juntos. No había apuro en grabar “ya” un disco. Incluso teníamos material hecho por los dos para hacer un disco mucho más largo, pero si hay algo que aprendimos en tiempos pandémicos es en atender el aquí y el ahora, a trabajar lo clave del momento.

APU: A lo Bowie … ¿el dictado de la música es siempre el corazón?

A.P.: Más que a lo Bowie, a lo Astor Pantaleón Piazzolla: "La música es el arte más directo, entra por el oído y va hasta el corazón".

**

“Tangótico”: video de “Muerte dulce”, con los bailarines Hernán Ohak y Florencia Marioni