fbpx Poema que vuelve: Gerardo Burton | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 13.09.2020
Poema que vuelve: Gerardo Burton

El escritor Gerardo Burton comparte con nosotros dos poemas de su próximo libro dedicado a los trágicos acontecimientos de 1955, cuando fue bombardeada la Plaza de Mayo.

Por Miguel Martínez Naón | Ilustración: Gabriela Canteros

Gerardo Burton nació en Buenos Aires en 1951. Reside en Neuquén desde 1986. Es periodista, editor de libros y escribe poesía. Como periodista, trabajó en diarios de la región patagónica. Publicó: poemas iniciales (1979); con la esperanza delante y 18 poemas azules para maría (1981); los juegos ocultos (1985); infierno sin umbral (1987); aire de penumbras (1994); radiofotos (2004); obra junta (2007), tranvía 4 (2013) y heridas que no cierran (2017). También, en 2013 publicó La piedra y la raíz, una recopilación de artículos periodísticos.

En forma artesanal editó voces del cristo verde (2000); el poema-afiche corazón perdido (2002); en 2007 nunca un bolero; en 2009 endecha, en 2010 nube nueve, en 2013, linda y fatal y cae al cielo; en 2016 beatlemania, y este año las cuatro estaciones y poemas. Participó en ediciones colectivas -antologías, muestras de poesía, etc.-, espectáculos performáticos, en festivales y encuentros de poesía, en el país y en el exterior, recibiendo algunos premios.

En 2017 apareció su investigación periodística sobre la historia del petróleo en Neuquén con el título Crónica del subsuelo. El petróleo en Neuquén 1918-2013.

Edita plaquetas y afiches de poesía en forma artesanal y no comercial con el sello la cebolla de vidrio ediciones, que ya supera los 40 títulos. Condujo programas radiales, tres de ellos dedicados a la difusión de la poesía y la música y una columna semanal sobre narrativa patagónica.

Durante varios años redactó columnas diarias de humor político en El Diario de Neuquén y en el semanario La Trastienda. Con un grupo de periodistas amigos lanzó en mayo de 2019 el portal www.pasadoxradio.net, donde se subieron archivos digitalizados de programas de radio y material fotográfico y audiovisual de más de veinte años de trabajo en emisoras del Comahue. Aprende pintura y gestiona los sitios www.lacebolladevidrio.blogspot.com y www.larosadearena.blogspot.com.

Los dos poemas que presentamos a continuación forman parte de un próximo libro de este autor dedicado a los trágicos acontecimientos del 16 de junio de 1955 cuando 30 aviones de la Marina de Guerra argentina bombardearon la Plaza de Mayo con el objetivo de asesinar al presidente Juan Domingo Perón y en el que murieron más de 350 personas. El libro llevará por título Trescientos cincuenta o más. (Los bombardeos sobre Plaza de Mayo).

Resulta un hecho más que significativo para quienes conducimos esta columna compartir estos poemas que transitan por nuestra historia desde aquella tragedia hasta nuestros días, en los que se revela también la ausencia de los 30 mil desparecidos, las víctimas del gatillo fácil y las mujeres, víctimas de femicidio.

 

trescientos cincuenta o más

     y más tarde

treinta mil, santiago maldonado

y ahora

facundo astudillo    muchos más

     y no pueden

en estos versos las infinitas pibas

     las muertitas

las menos, siempre

     de ahí

se vuelve

     mejores, buenos quizás

todo el odio no hace una historia

     rafael nahuel lo sabe

ya en el lago, y maldonado

en el río, y tantos

     en el plata

rojo de sangre, rojo de amor

     ganándole al odio negro

todos estos números

     no por ser más

sino por el amor, por la vida en el amor

     y porque así

es la felicidad

     con tantos

así en la tierra como

    

siempre

 

 

****

 

grita la sangre

     en las fauces abiertas de la tierra

     grita en el sueño del presidente

su conciencia de caín

     como ahora

el esqueleto salino de astudillo

     grita

entre los pastos duros de la laguna

 

¿acaso soy el guardián?

     sueña el general dormido en timote

mientras en las heras y coronel díaz

     donde severino cayó fusilado

(lo contó roberto arlt)

     tanta carne torturó el esbirro

 

ahí está valle

     que ensombrece a los vivos

qrande es esperando el pelotón

     proceda

 

y susana, manojo de amor

     guarda unas cartas y el anillo

antes de la descarga

     viva la santa federación

y hoy no hay nada allí: una plaza

un enorme canil

     pibes que pasean perros, soledad rosas

hace unos años

     ociosos al sol, mujeres

que almuerzan antes

     del retorno a la oficina

 

no imaginan el drama

     de sangre  lágrimas   miseria    mugre

de la cárcel nacional que es un fantasma

     donde penan recuerdos de la patria injusta

salvajes unitarios

 

¿caín en peregrinaje o en huida?

     no

caín gobierna muchas veces, casi

     siempre

busca hermanos que matar

el pibe lizaso, el cura angelelli

exiliados  no dejan

     nada al azar, y piden, al

aclarar los hechos

     dar por terminado

el asunto

 

     son la muerte

     son

     el odio

     que acumula

     cadáveres  dolor

     nombres

     de recién nacidos, gritos

que entre la basura

     de josé león suárez

todavía hoy

     se oyen