fbpx Martín Salinas: “Si vamos a contar nuestro cambalache, hagámoslo desde nuestro punto de vista” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 07.08.2022
Martín Salinas: “Si vamos a contar nuestro cambalache, hagámoslo desde nuestro punto de vista”

El prestigioso guionista y director de cine dialogó con AGENCIA PACO URONDO acerca de Lunáticos, su nueva película filmada en México, Uruguay y Buenos Aires, que se estrenó el 4 de agosto pasado en varias salas del país.

Por Miguel Martinez Naón

Martín Salinas, guionista y co-autor de la serie Llámenme Francisco (que pudo verse en la plataforma Netflix), dialogó con AGENCIA PACO URONDO acerca de su nueva película Lunáticos, una comedia satírica filmada en Buenos Aires, México y Uruguay. La misma cuenta con un notable elenco de actores entre los que se encuentran Daniel Hendler, Verónica Llinás, Adolfo Dosal y Julián Kartun, entre otros. La producción ejecutiva estuvo a cargo de Liliana Mazure y este jueves 4 de agosto será estrenada en varias salas del país.

Agencia Paco Urondo: ¿Cómo nació Lunáticos? ¿Cúal es su punto de partida?

Martín Salinas: El punto de partida de esto que estamos estrenando es algo que escribí después de la crisis del 2001 sobre una persona desesperada por algo que le acababa de suceder, un personaje de la clase media argentina; seguramente había votado a los mismos que lo habían verdugueado, los mismos que finalmente habían causado su debacle y no la entendía. Estaba escrita en clave de humor negro, era algo trágico y al mismo tiempo resultaba cómica, al unísono. 

APU: ¿Qué busca transmitir como autor de estas historias?

M.S.: Buscaba transmitir ambas cosas, lo trágico y lo cómico. Hay antecedentes en la manera de narrar. Por ejemplo en Mateo, de Discépolo, donde conviven escenas dramáticas con la comicidad. Todo giraba en el tema del dinero, el cambio de los tiempos, no entender lo que pasaba. En un momento pensé: esto es “la biblia y el calefón”. Una especie de cambalache que después se empieza a repetir en otra escala mundial en el 2007, 2008, con la gran crisis que se acercaba a la del 30.
Fue ahí que me empezó a interesar esa historia, qué pasaba con la gente, con los personajes. Exploré con personajes latinoamericanos pero finalmente lo armé tomando tres ciudades que yo conocía. Mi interés fundamental en ese sentido es contar con esos seres normales cotidianos y sobre lo que les sucede en situaciones extraordinarias. Pasan pero traen adentro el germen de aquello que los está destruyendo. 

No hay figuras ni líderes en la historia sin que haya personas comunes que los hayan construido. La idea era ver, construir algo con características panamericanas, pero a partir de los personajes de la vida cotidiana que son entrañables y que, a su vez, tienen ese germen de su propia destrucción o la ajena, si las condiciones del capitalismo mundial los empujan para ese lado. 

El resultado de todo eso es una especie de cambalache, porque hay algo que se repite desde el inicio del mundo en todos los países y en la historia mundial. Entonces me aboqué a buscar otras historias que sintonizaban con esta donde el dinero y su escasez o su pérdida, fuera el tema central, el desamor, los conflictos familiares, la corrupción; todo aquello lo metí en este cambalache que venía trabajando junto con las otras historias. 

APU: ¿Dónde transcurren estas historias?

M.S.: Transcurre en Buenos Aires, en la ciudad de México, y en Montevideo que es un centro financiero internacional. Así nació y nos embarcamos en hacerla, apareció Liliana Mazure como productora, estrella del proyecto. Apareció también un presidente norteamericano que puse como personaje que empezó a twitear de manera muy similar a un mandatario real de aquel país. Así fue mi punto de partida cómico y dramático para terminar de armar esta historia.

APU: ¿Cómo elegió a los actores?

M.S.: El primer paso fue el casting con el elenco, que no fue un casting propiamente dicho sino una selección que yo realicé yendo a buscar uno por uno, habiendo visto a cada uno. Con algunos había trabajado, con otros teníamos algún vínculo por otro lado. Fui a México y me entrevisté con Casandra Ciangherotti, Alfonso Dosal, Julieta Egurrola. Les pasé el guión y nos encontramos, fue importante que se entusiasmaran porque estaban fuera de mi presupuesto, son figuras que tienen mucha trayectoria en México. Ellos vinieron a Buenos Aires, llegaron cuatro días antes del rodaje, habíamos hablado bastante pero no habíamos trabajado sobre el guión hasta que estuvieron acá y fue maravilloso. Yo sabía los registros que tenían, la idea era que todo el elenco manejara un registro donde todo es real y que nunca se viera un tono de farsa. Lo que hay de farsa son situaciones, pero la idea no es sobreactuar ni subrayar esas escenas. 

Cuando los actores son del nivel de ellos y el elenco acompaña perfectamente, empieza a tomar cuerpo lo que uno tenía en la cabeza por escrito, en todos los casos lo enriquecían y le daban vida, para mí esa fue la parte más sabrosa de la dirección.

Cuando yo dirijo busco una verdad. Cabe aclarar que la película fue partida al medio; los dos primeros tercios se hicieron, después vino la pandemia y tuvimos que interrumpir la filmación que trascurría en Montevideo, tuve que renunciar a un par de actores uruguayos que no podían cruzar del otro lado. Por suerte Daniel Hendler estaba acá, tuvimos que ensayar online con el elenco de Montevideo mientras fue la cuarentena. Se hizo en un estudio con Cromas, se grabaron exteriores desde el coche y después se integró todo en pos producción. El aporte de los actores es fundamental y se logra cuando son personas que les encanta explorar y ver qué es lo que los entusiasma: sus defectos, sus momentos. Los personajes de la historia de Argentina pudimos ensayarla durante cuatro sesiones, esto fue mucho más ágil. Los actores que tuvieran los roles menos importantes debían entender el tono y el punto con el que trabajábamos con el resto del elenco, me parece que lo logramos. Eso lo deberán juzgar aquellos que vean la película. 

APU: ¿Cómo fue esa experiencia de trabajar durante la pandemia?

M.S.: Ensayar durante la pandemia era hacer todo en forma online aunque estuvieras a pocas cuadras de los actores, eso creó una dinámica muy original con respecto a lo que uno está acostumbrado. Julián Kartun estaba en la costa, Daniel Hendler estaba acá muy cerca, Verónica Llinás estaba como a 30 kilómetros y así con todos, con Pablo Pintos tuvimos que hacerlo online y combinar horarios.

APU: En una entrevista usted sostuvo que el proyecto tuvo dificultades para contar con apoyo del INCAA durante el gobierno de Mauricio Macri ¿Qué fue lo que sucedió?

M.S.. Con respecto al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, el INCAA, si no existiera dicho ente esta película tampoco hubiera podido ser posible. 
Es una institución que hay que defender y alimentar para que al cine nacional se le provean los elementos y nuestra cinematografía tenga presencia en el mundo. A veces aparecen en el horizonte posibilidades de que los fondos de dicho ente sean administrados desde otro lugar como el Ministerio de Economia, cosa que sería un error imperdonable. 

El proyecto en el Instituto estuvo complicado para presentarlo, fue en 2017, estábamos bajo una administración que no era fluida ni sentíamos que pudiéramos avanzar. Lo que sí debemos valorar mucho es la gente que trabaja en el Instituto que siempre tuvieron una actitud de mucho apoyo, no hablo de la conducción política sino los trabajadores. Si hay alguien que supo navegar contra aguas turbulentas fue Liliana Mazure como productora, que siempre estuvo del lado de los que trabajan cuando le tocó estar al frente del Instituto y de nuestro cine nacional. 

Es vital que exista ese Instituto con fondos públicos para poder producir en paralelo y más allá de lo que se produce en y para las plataformas, si bien le dan trabajo a gente del quehacer cinematográfico responden a paradigmas, formas y fórmulas que tienen un límite, ni bueno ni malo. No hay un país excepto Hollywood que pueda tener un cine independiente para poder abordar historias y temáticas que tengan que ver con nosotros y nuestra cosmovisión del mundo. Por eso es fundamental que el INCAA siga teniendo autarquía y que siga recibiendo los fondos específicos que en este momento están jaqueadas por la realidad, incluso la asistencia a salas. 
Tenemos muchos frentes con respecto a los derechos de autor, hay que dar una gran batalla en ese sentido.

Las plataformas llegaron para quedarse, pero no para nosotros. Al menos de nosotros depende que esto no suceda.

APU: En ese sentido ¿Qué expectativas tiene con su película?

M.S.: Con Lunaticos mi deseo es que funcione como una película que convoque público. Para mí ganarle público a las grandes producciones que llegan de Hollywood y del mundo de las plataformas es una batalla política, no solo por un tema de contenidos sino por ocupar nuestros espacios, nuestra mirada sobre el mundo. 
Si vamos a contar nuestro cambalache o nuestra biblia y el calefón, al menos hagámoslo desde nuestro punto de vista. Tenemos raíces literarias, en mi caso me remonto a la picaresca española, a la risa y el espanto. Tratando de explicarles la palabra picaresca a colegas de otros países, me llevó un rato pero finalmente lo entendieron.

El INCAA pasó una temporada oscura durante el macrismo, de eso no cabe duda. Me refiero sobre todo cuando echaron, por ejemplo, a Alejandro Casetta, alguien del cine que había puesto la idea de invertir en proyectos de la escritura para que los guionistas pudieran trabajar cuando ganaban un concurso. Lamentablemente no les gustó ese proyecto.

APU: Esta película promete mucho parecerse a la realidad actual, o no?

M.S.: Si, si uno lee las noticias acerca del aterrizaje inminente de Nancy Pelosi en Taiwan; la respuesta del presidente chino, que llamó a Joe Biden para anticiparle que el que juega con fuego se quema, y la advertencia de utilizar todos los medios disponibles para mantener la integridad de su territorio, teniendo en cuenta eso, y el aterrizaje de Pelosi pese a todas las advertencias, más las bolsas que empezaron a sacudirse, sin duda los que vean la película sacarán sus conclusiones. 
...

Ficha técnica

Título
Lunáticos

Género:
Comedia satírica

Idioma:
Español

Duración:
98 minutos

Escrita y dirigida por:
Martín Salinas

Producción ejecutiva:
Liliana Mazure

Producida por:
Liliana Mazure, Laura Imperiale, Mónica Lozano

Producción Uruguay:
Lucía Gaviglio, Virginia Hinze.

Elenco argentino y uruguayo:
Daniel Hendler, Luis Ziembrowski, Rafael Spregelburd, Julián Kartun, 
Gerardo Chendo, Verónica Llinás, Marcelo Subiotto, Pablo Pinto, Marina Bellati Francisco Lumerman, Claudio Martínez Bel. 

Elenco Méxicano:
Alfonso Dosal, Cassandra Ciangherotti, Julieta Egurrola.

Equipo Técnico:

dirección de fotografía
Marcelo Iaccarino (ADF)

dirección de arte
Adriana Slemenson

montaje
Andrea Kleinman (EDA-SAE)

música
Jimena Salinas Slemenson

jefe de producción
Juan De Francesco

asistente de dirección
Santiago Masip

sonido directo sets Buenos Aires y Ciudad de México
María Canobra

sonido directo set Montevideo
Mariana Delgado

director postproducción de sonido
Sebastián González (ASA)
vestuario
Ana Markarian

jefa de maquillaje
Verónica Sabattini

jefa de maquillaje y peinado
Lorena Superville

cámara/steady 

sets Buenos Aires, Ciudad de México y exterior coche Aguinis
Augusto Tejada

set Montevideo 
Gustavo Triviño (ADF)

Producción y postproducción México
Juan Pablo Polo Flores
Eamon O´Farrill