fbpx Marcelo Melingo: “La poesía generó un puente en el aislamiento” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 06.09.2020
Marcelo Melingo: “La poesía generó un puente en el aislamiento”

AGENCIA PACO URONDO conversó con el actor y director teatral,Marcelo Melingo sobre Un minuto y medio no se le niega a nadie, un ciclo de poesía en la voz de actores y actrices por streaming desde la Sala Caras y Caretas.

 

 

Por Silvina Gianibelli

La nota contiene lenguaje inclusivo por decisión del entrevistado.

Leer poesía en voz alta

Marcelo Melingo es actor, director teatral, se formó junto a Norman Briski, Augusto Fernández, Lito Cruz y Julio Chávez, entre otros maestros prestigiosos, es director artístico del espacio teatral Salas Caras y Caretas donde ejerce una curaduría de obras teatrales de alto contenido intelectual y por el que pasan los nombres más prestigiosos de la escena porteña.

AGENCIA PACO URONDO: ¿Cómo nació el proyecto de convocar a actores y actrices para que lean poesías en un minuto? 

Marcelo Melingo: Precisamente a los días de haber empezado la cuarentena, allá por fines de marzo. Se generó un vacío e incertidumbre al no poder llevar el cuerpo al escenario y decidí llamar a varios maestros de teatro para escuchar sus perspectivas sobre el peor de los obstáculos que tuvimos alguna vez los teatristas y el teatro contemporáneo; no hay modo, no hay ninguna manera presencial de hacer teatro, es el paradigma. Ricardo Bartís tuvo una respuesta inmediata y fue con una poesía. En un audio de WhatsApp me grabó una interpretación a modo de obsequio como para apalear la desolación, y tenía la particularidad de durar un minuto veinte segundos, Osvaldo Lamborghini fue su elección. El contexto multiplicó el sentido poético y metafórico al oírla, en el confinamiento un mensaje oportuno y contundente en algo más de un minuto fue inspirador para lo que comenzaba a suceder en los principios de esta peste, y ese "obsequio" se hizo viral. Invité a actrices y actores a la lectura de poesía, eso generó un puente en el aislamiento que causó entusiasmo y agradecimiento. Por suerte conté con algunas herramientas y el equipo para poder resolver la propuesta día a día. Te aclaro que fue todo fue hecho con amor, o como se dice Ad honoren, por parte de todxs.

APU: ¿Cómo transitás esta experiencia de reencuentro con este género?

M.M.: Tengo la certeza de que la lectura en voz alta de este género, está plagado de prejuicios, lo está desde siempre desde la primera educación. Y digo así: leer en alta voz en vez de decir recitar y me pregunto si se podrá decir interpretar la poesía. Creo que ahí estamos trabajando, en demoler esos preconceptos con la exposición del género y tratando de que se logre ver la luz de lxs poetas. Las actrices y los actores que interpretan los poemas son profesionales, entonces nos dan la posibilidad de superar la aprensión que en general se tiene al leer poesía en voz alta. Todos tenemos una poesía o un autor favorito. Es un paso que podemos dar en este impasse. El sentimiento entonces es de un reencuentro divertido y agradecido. El título: Un minuto y medio no se le niega a nadie, es una obligación poética.

APU: ¿En qué lugar la poesía y el teatro se miran cara a cara, según tu experiencia en ambas disciplinas? 

M.M.: Esto puede suceder gracias a las actrices y los actores que le pusieron el cuerpo por medio de la voz a cada texto que ellos mismos eligieron, interpretando a sus autores favoritos. Hubo una ida y vuelta interesante, estudié a cada autor que me proponían y en las grabaciones fue muy gratificante jugarlo con los compañerxs, el teatro sabe de eso porque siempre es en equipo. La confianza en las devoluciones es muy importante y sentí que el proyecto lo soportó, solo tuve que llevar a cabo la invitación al tiempo que les compartía el poema hecho el día anterior; con muchxs he trabajado y en el encuentro de la propuesta fluyó el entusiasmo. Unx escuchaba y quería hacer el suyo, algunxs han llegado a repetir pero con seudónimo. La experiencia fue apasionada, como cada vez que se hace el teatro y ahora lo hicimos con la poesía. Llegamos a coleccionar 60 poemas de un minuto y medio y publicamos la última entrega este domingo 23 de agosto en donde dimos por finalizada la primera temporada. Continuará.

APU: Conociste a Borges casi en el orden de lo onírico...

M.M.: Sí, gracias a un hecho bastante cotidiano. Borges vivía a una cuadra de mi casa natal, en barrio centro, hasta los 18 años viví a una cuadra de Florida, exactamente en Maipú y Córdoba. Iba al colegio a la vuelta por Paraguay. Esas calles fueron el barrio de mi infancia. Con un compañero de otro curso y otros chicos del centro todos de 12 años aproximadamente jugábamos a la pelota en la plaza San Martín, frente a Retiro. Una tarde acompañé desde el colegio a mi coequiper de fútbol a cambiarse de ropa para ir al partido y cuando entrábamos a su edificio le pregunté si sabía que ahí vivía Borges, no respondió. Al entrar por la puerta de la cocina, el pasillo daba directo a un cuarto muy largo, rectangular y de techos muy altos; vi casi total oscuridad pero en penumbras se podía apreciar que todas las paredes estaban tapizadas por bibliotecas altas repletas de libros de todos los tamaños. Un escritorio ubicado en el medio del cuarto con un veladorcito alumbraba a Borges sentado, me quedé observándolo sin decir nada mientras él acariciaba hojas de un libro que sostenía en sus manos. Desde la salida del edificio hasta que comenzó el partido le hice un reportaje a mi compañero. Resultó ser el hijo de la señora que trabajaba en la casa del escritor, su ama de llaves. Y para entonces yo ya me había enterado que Cortázar también era del barrio y me ilusionó saber que podría conocerlo… recuerdo que me entusiasmaba más la posibilidad de ese encuentro.

APU: ¿Hablemos de Ensayo sobre la persona, asumís la docencia como un espacio de investigación?

M.M.: Sí definitivamente, el taller, el ensayo y el trabajo de búsqueda en el teatro es la actividad principal. Me gusta la idea de recibir lo que me enseñan lxs alumnxs , aquello que traen, sus inquitudes y conocimientos, estética y experiencias en sus vidas. Este seminario que ya di cuatro veces, realizamos cuatro películas de treinta minutos cada una, donde con los participantes realizamos una creación colectiva como trabajo final. Es un documento y una experiencia, tuvimos muy buenos resultados. En el seminario se apunta a desenmascarar el personaje que unx configura en el cotidiano, para que una vez despojadx descubramos la vitalidad en toda su contradicción y potencia expresiva, ahí unx empieza a divertirse en serio. La gente que se acercó a hacerlo ha sido en su gran mayoría personas sin grandes experiencias y te diría que en muchos casos eso es muy bueno, pues no tienen tantas zozobras de la profesión, a veces un poco pegajosas. En Septiembre daré el Ensayo sobre la persona vía streaming con el apoyo de la productora Oeste Films, la universidad nacional de Cuyo y el INTI. Será la segunda vez que la provincia de Mendoza me convoca. El año pasado lo hicimos allá de manera presencial.

Pueden visitar la página: https://www.facebook.com/ensayosobrelapersona/

APU: ¿Cuáles son los nombres que están presentes en tu curaduría como director artístico del Caras y Caretas y cuáles las perspectivas próximas del teatro en tiempos de confinamiento?

M.M.: En el Teatro Caras y Caretas tuvimos el privilegio de entrada de contar con los que, para nosotros en el departamento de producción, son los maestros de nuestro teatro argentino. Kartun fue un fundamental apoyo para nosotros, así que contamos con el Shakespeare argentino, como le han gritado en alguna exposición, y además trajo a su ya superclásico Terrenal. Pedro Saborido también fue un aporte cultural y del humor que nos interesa, como también el gran Chamé Buendía con Othelo-termina mal y cerrando la tríada humorística Los fabulosos BlaBla. Otras de las patas que tiene su espacio en el Caras y Caretas es Norman Briski que con María Onetto hemos montado Potestad, el anti clásico de Eduardo Tato Pavlovsky . Estábamos en conversaciones otros dos importantes gurúes de las tablas como Bartís y Veronese. No nos podemos quejar somos muy agradecidxs por la posibilidad que el Grupo Octubre nos permite para poder contar con una sala para semejante aglomeración de talentos de nuestra cultura.

APU: ¿Alguna perspectiva para retomar la actividad?

M.M.: Hoy Salas Caras y Caretas On Line es nuestro lugar de encuentro para la producción que estamos por lanzar a mediados de septiembre con muchos de estos nombres pero vía streaming. Están todxs invitadxs.