fbpx "La niña de sus ojos", una novela trazada con la potencia odiadora del gorilismo | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 14.11.2021
"La niña de sus ojos", una novela trazada con la potencia odiadora del gorilismo

En diálogo con AGENCIA PACO URONDO, el escritor Vicente Muleiro se refirió a su reciente trabajo, una historia situada en el año 53 durante el gobierno del General Perón.

Por Miguel Gaya y Miguel Martinez Naón

El escritor y periodista Vicente Muleiro ha publicado recientemente su novela La niña de sus ojos (Seix Barral), situada en los años 50, donde se recrea un relato ficcional sobre el vínculo amoroso entre el presidente Juan Domingo Perón y la estudiante Nelly Rivas. 
APU conversó con él acerca de la trama de esta obra y su manera de abordar los hechos.

AGENCIA PACO URONDO: ¿Cuál es la ética del novelista frente a personajes y hechos reales?

Vicente Muleiro: El camino que decidí tomar es respetar los hechos macro, los lugares y las fechas históricas. También utilicé el mismo procedimiento para el discurso. Hay tramos que salen del discurso público o de testimonios registrados. Pero obviamente que el discurso más privado e íntimo es ficción. No hay una sola manera de tratar los hechos históricos y podría decir que tomé el camino de la realidad constatada con el valor agregado de la imaginación.

 APU: ¿Cómo abordaste dos personajes de un espesor dramático tan contrario como Perón y Nelly?

V.M.: Leí el material disponible en torno de ellos y fue fundamental un libro del abogado de Nelly Rivas, de Juan Ovidio Zabala. Zabala no solo acompañó y defendió a Nelly tras el golpe del 55 sino que además se volvió a reunir con ella en 1995 para completar la historia. Lo más arduo fue combinar dos personalidades diferentes, ya que Nelly no quería introducirse en la política y no era un mundo que le interesaba. De todos modos, estaba claro que Perón sintió una cercanía por razones que se pueden conjeturar más desde la ficción que desde el cualquier análisis con pretensión científica. 

 APU: ¿Qué alcanzaste a ver sobre los hechos luego de terminar el libro, que no habías visto al abordarlo?

V.M.: Lo más impactante son los puentes que esa historia traza con la potencia odiadora del gorilismo, su encarnizamiento con la privacidad y una laceración psicológica y pública hacia esa chica. La curiosidad de los jueces, del tribunal ilegal que le arman ad hoc y aún la intervención de los médicos legistas es de un increíble morbo. Es un caso donde hay lawfare y fake news con una potencia no menor a la que se experimenta ahora.

APU: En diversas oportunidades has señalado que gran parte de este libro se constituye más como una ficción que como un testimonio real pero, como acabás de decir, en las últimas páginas queda claro el ensañamiento feroz que tuvo la dictadura del 55 hacia la joven Nelly ¿Será ese el leitmotiv de toda esta obra?

V.M.: Por caminos laterales, la ficción suele dar cuenta de verdades que los testimonios no dan. No creo que exista un género que se pueda denominar “novela histórica”, pero, para decirlo de algún modo, la ficción que trabaja con materiales de la historia siempre arma ese juego: la historia como telón sobre el cual reescribir y a reinterpretar. Y esa reinterpretación no es necesariamente adrede, puede ser el resultado de una acumulación de intuiciones y percepciones. Me encontré, por ejemplo, con esa tendencia a hacer del peronismo un cuerpo político erotizado y aún a sus líderes erotizados. Ya sabemos las bestialidades que se decían de Eva, pero acá a la vuelta del tiempo tenemos tapas de revistas que posan de serias imaginando el cuerpo desnudo de una ex Presidenta. Había un chiste de psicoanalistas en los años 70 que me hacía gracia: “En el fondo los gorilas tienen el deseo latente de ser violados por el peronismo”. Lo más incómodo del humor es la verdad que encarna porque, en efecto, el peronismo tiene una dimensión lúdica que inclusive se manifiesta en sus líderes. La pareja del actual presidente Fernández está embarazada, algo que forma parte del más habitual repertorio de lo humano. Bien, casi lo acusan de ser un violador serial o de hacer el amor para conseguir, de paso, una erección electoral. Algunas bromas que hicieron los diarios de la derecha debieran avergonzarlos. El antiperonismo, como puede verse, tiene sus eternos retornos.

APU: ¿Qué respuestas has recibido desde que el libro salió publicado? ¿Creés que ha generado discusiones, debates o cuestionamientos? ¿Buscabas eso?

V.M.: No, no buscaba escándalo y no se produjo. Recibí algunos insultos por las redes y la pregunta perpleja sobre por qué se me ocurrió tratar justo una secuencia histórica propagada por la maquinaria gorila. Desde ya que sabía que abordar ese romance de Perón con una quinceañera era inevitablemente controversial. Pero no le corresponde a un escritor hacer cálculos de corrección política. 

APU: ¿Estás escribiendo? ¿Hay algún otro libro bajo la manga?

V.M: Estoy escribiendo, claro, casi no sé hacer otra cosa. Pero no los guardo bajo la manga, sino en el archivo de la computadora. Hoy choqué con mi auto en mi propia cochera, quise hacer panchos y se me reventaron las salchichas. De todo me consuelo escribiendo, como decía el paisano Paja Brava. Estoy trabajando una obra de teatro, corrigiendo una novela y cerrando un libro de poesía. No sé para qué tanto, o sí lo sé: mi relación con la escritura es lúdica. Bueno chichipíos, ya está bien por hoy. Pero vuelvan cuando saque otro libro ¿eh?

Esta novela será presentada el 27 de noviembre a las 18:00 h en La Casa del Escritor, México 524, San Telmo, CABA.
El escritor será entrevistado por Andrea Recúpero, hablará Daniel Divinsky y leerá textos el actor Arturo Bonín