fbpx Inés Ulanovsky: “Creo que un archivo familiar puede convertirse en político o viceversa” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 22.11.2020
Inés Ulanovsky: “Creo que un archivo familiar puede convertirse en político o viceversa”

AGENCIA PACO URONDO conversó con la fotógrafa y escritora sobre el libro Las Fotos publicado por Paisanita Editora y el rol fundamental de la fotografía en la vida.

Por Inés Busquets | Fotos: Diego Levy

La fotógrafa, productora audiovisual y guionista Inés Ulanovsky en el libro Las Fotos de Paisanita Editora,presenta un compendio de historias donde el eje principal es la fotografía. Un recorrido de hallazgos, reconstrucciones, secretos, reencuentros que junto al lenguaje visual se conjugan para dar testimonio vivo y concreto de un momento o situación determinada.

Un libro-objeto que nos convoca desde la misma elocuencia de la tapa para descubrir en cada palabra o en cada foto un universo propio. Un pasaje donde el tiempo se vuelve tangible y los detalles predominantes.

La importancia de las imágenes en nuestras vidas. La materia prima constitutiva de la memoria de un país. Un lenguaje único para múltiples expresiones culturales, políticas y sociales. Objeto de análisis lingüístico de grandes decodificadores del discurso contemporáneo. Walter Benjamin, Pierre Bourdieu, Susan Sontag, Roland Barthes trabajaron los distintos usos de la fotografía, su evolución, el valor cultural y la trascendencia como elemento de prueba en el hecho histórico.

Las fotos no es un libro conclusivo, es una obra que permanece, que te deja pensando y te despierta curiosidad, como bien dice María Moreno en la contratapa: “Las fotos puede leerse como un libro de cuentos de misterio donde el enigma que se revela es siempre una foto (…)”

AGENCIA PACO URONDO: ¿Cómo fue el proceso creativo de Las Fotos?

Inés Ulanovsky: El proceso fue largo, por momentos difícil pero en líneas generales muy gratificante. A mi se me había ocurrido el formato del libro pero me costó más de lo que pensaba dar con las historias. El proyecto fue abandonado y retomado varias veces y finalmente se alinearon los planetas y lo pude terminar.

APU: ¿Cuál fue el hallazgo que te incentivó a convertir en libro tu pasión por los archivos fotográficos?

I.U.: Yo lo que vi es que la fotografía y esas historias, eran un buen material para escribir, que era lo que yo quería hacer. Durante años fui coleccionando esas historias. Algunas eran personales, otras que me fui encontrando, algunas que me fueron mandando. Todas tenían en común que estaban protagonizadas por fotos y cierto misterio que se devela en el final.

APU: Imagino que reunís una cantidad importante de estas historias: ¿Cómo fue el proceso de selección y el encuentro con los protagonistas?

I.U.: Una parte importante del libro fue la investigación: hice varias entrevistas, pedí documentación, recorrí archivos y leí mucho sobre fotografía. La selección de las historias fue medio intuitiva, cuando sentí que estaba más o menos todo lo que quería contar o decir, cerré el libro. Algunas historias quedaron afuera porque no pude resolverlas a nivel narrativo. Todos los textos son breves y no quería que se fueran de registro, entonces las que se me complicaban mucho decidí no incluirlas.

APU: En el libro la fotografía cumple un rol fundamental para la vida de las personas ¿Nos contarías sobre la función social de la fotografía?

I.U.: Es una pregunta que no se si podría responder, en el libro eso de alguna forma se responde en algunos capítulos en los que queda más claro que la fotografía puede cambiarle la vida a la gente de un modo concreto. En el capítulo “Archivos incompletos” o “Las vidas de Oscar” es más clara la función social de la fotografía.

APU: Algo similar ocurre con la historia y la política en los encuadres de la memoria de un país, en eso los archivos fotográficos han sido un eje esencial ¿Cómo fue tu experiencia en el armado constitutivo de un archivo fotográfico? Y el impacto personal ante historias como “Archivos incompletos”…

I.U.: Me interesan desde siempre los archivos fotográficos porque tienen características únicas. Creo que un archivo familiar puede convertirse en político o viceversa. Aprendí mucho en los archivos por los que pasé y siento que ese tipo de trabajo de rescate medio invisible es muy importante y ocurren hallazgos inesperados en ese tipo de espacios, de los que soy muy fan. En el caso de “Archivos incompletos”, se dieron una serie de acontecimientos medio inexplicables, hechos atravesados por el terror pero también por el azar que hicieron que una persona se encuentre por primera vez con la imagen de su padre. Haber sido parte de eso fue muy emocionante.

APU: Alguna vez leí en Bourdieu que las mujeres son las encargadas de transmitir la memoria, por ejemplo se da que en general en la vida de todos hay una madre, una abuela, una tía que registra la infancia ¿Cuál crees que es el vínculo entre las mujeres y la memoria?

I.U.: Es interesante, no lo había pensado pero si. En general son las mujeres las que arman los álbumes de fotos familiares o las que se sientan con la caja de fotos a reponer las historias. Personalmente tuve una madre fotógrafa que registró mi infancia con mucha precisión.

APU: A medida que uno va recorriendo Las Fotos pasa por secretos familiares, hallazgos históricos, encuentros inesperados: ¿Considerás que también existe un efecto sanador o causal en las fotografías?

I.U.: Creo que, tal como dice Sontag, Las fotografías son quizá el más miterioso de todos los objetos. En ese sentido hay algo ahí que aún hoy no termina de entenderse cuando uno mira una foto. Las fotos son el registro de algo que no volverá a ocurrir y algunas ocupan un rol fundamental en la vida de alguna gente. No se si sanan, pero ayudan a entender cosas.

APU: No es muy difundida la existencia de archivos de fotos encontradas: ¿Nos contás un poco sobre eso?

I.U.: Es un género llamado Found photography que es la recuperación o puesta en valor de fotos perdidas o descartadas. Hay muestras, películas o libros, fundaciones y grupos de gente que se ocupa de hacer ese tipo de rescates. Es interesante lo que ocurre alrededor de esos mundos de fotos descartadas y encontradas. Yo encontré varias joyitas tiradas en la calle.

APU: Hoy la foto digital nos permite tener un acervo fotográfico permanente, de repente lo analógico nos permitía valorar “esa foto” determinada: ¿Cómo se da hoy ese valor simbólico o cómo podemos distinguir lo aurático ante tanta invasión fotográfica?

I.U.: En el libro hago un planteo en ese sentido, y si bien es un poco caprichoso, creo que es cierto. Encuentro lo “aurático” en las fotos de papel y en los negativos, pero no en las fotos digitales. La cantidad de fotos que sacamos y que vemos por día nos alejan de las fotos únicas, icónicas (familiares o históricas) que tenían un valor sentimental, material, político que ahora me cuesta encontrar.