fbpx El primer museo indígena revolucionario de Argentina
Cultura //// 30.01.2016
El primer museo indígena revolucionario de Argentina

En la Ciudad de San Salvador de Jujuy se yergue sobre una de las calles principales el primer museo indígena revolucionario de Argentina inaugurado por Alicia Kirchner en el año 2009, y realizado por la organización Social Tupac Amaru que lidera Milagro Sala. En esta nota, un recorrido por el lugar, sus objetivos y motivaciones.

 
Por Gabriela Canteros
Hay espacios en Argentina que recuperan la identidad cultural indígena, cientos de proyectos y programas, pero el Museo de la Tupac Amaru es el primer museo que reivindica no solo la comunidad indígena, sino la lucha del indigenismo, los principios de la emancipación y el liderazgo del líder “rebelde”, “revolucionario” Tupac Amaru.
La mayoría de los espacios culturales reconoce la comunidad aborigen como una comunidad vinculada a la naturaleza, dócil, casi romántica de los espacios naturales, pero las comunidades originarias están lejos de ser pastores que toman mate a la sombra; los herederos de Tupac Amaru son guerreros de la tierra que combaten con todas las formas que la naturaleza les permite por la continuidad de su cultura, el bienestar de su gente, el desarrollo de su pueblo y sobre todo la libertad y la igualdad ante todos los pueblos del mundo.
Este objetivo de emancipación es el que está expresado en el museo indigenista, que cuenta de cuatro partes dedicadas, cada una, a un espacio y tiempo particular de la historia indigenista, a su vez también recupera la vida dura y sencilla del hombre y la mujer de las comunidades rurales jujeñas. 
El Museo Temático en Maquetas "Tupac Amaru" fue inaugurado el 18 de mayo de 2009 al conmemorarse el 228 Aniversario de la trágica muerte de José Gabriel Condorcanqui “Tupac Amaru” y por ser, además, el Día Internacional de los Museos. Es el primer y único museo de una organización social a nivel nacional con estas características, cuyo objetivo fundamental es rescatar, revalorizar la identidad y la lucha por la emancipación de los pueblos indígenas, y lo hace a través de 67 maquetas distribuidas en tres salas de exposición.
Tupac Amaru decía: “Cuando existe la voluntad existen mil recursos, cuando no existe la voluntad existen mil escusas”, esta frase rescata la organización social que lleva su nombre, que inició su vida en los 90, cuando el gobierno nacional solo daba excusas para encargarse de la inclusión social de las comunidades históricamente marginales que representa la Organización. La ambición del pueblo indigenista que se manifiesta culturalmente en el museo Tupac es: “Libertad, igualdad y fraternidad”; al final, los objetivos de “nuestros hermanos, los indios” no son tan distintos como quieren pintarlos el unitarismo sarmientino y la oligarquía actual.
Para los que deseen conocer mejor la historia y el relato en primera voz pueden visitar el Museo Tupac Amaru en Jujuy y recorrer sus tres salas, las cuales contienen las siguientes representaciones:
Sala 1: Representaciones de las comunidades indígenas que ocuparon la Argentina durante el siglo XVI. Donde está el retrato de Tupac Amaru.
Sala 2: Jujuy Indígena, las cuatro regiones de Jujuy, Yungas, Valles, Quebrada y Puna.
Sala 3: Cultura, costumbres, y leyendas de Jujuy. Tradiciones orales.