fbpx Fernández Wagner: "(sobre la toma) Así se accede al suelo en la Argentina"
Sociedad //// 15.12.2010
Fernández Wagner: "(sobre la toma) Así se accede al suelo en la Argentina"

El urbanista (de la Universidad Gral. Sarmiento) Raúl Fernández Wagner charló con la Paco Urondo (en su versión radial) sobre las tomas. Para el especialista, no se trata de una noticia extraordinaria: "hay una por semana". Y agrega sobre el fondo de la cuestión: "La solución es reforma urbana. Tierras hay. Hay que disciplinar a los desarrolladores urbanos".

Por Enrique de la Calle

APU: Primera reflexión sobre lo que esta ocurriendo en V. Soldati

Raúl Fernández Wagner: El tema nos shockeó, nos sigue golpeando. En primer lugar estaban las noticias policiales, pero ahora vemos cómo el tema continúa. Lo que vemos es muy duro. El fenómeno de ocupación de tierras se repite, hubo otros casos, para nosotros que investigamos el tema era previsible, lo veníamos anunciando. Para nosotros resume lo que es una ciudad injusta. Esto toma una escala que es histórica en la Argentina como fue hace 103 años la huelga de los inquilinos a principios del siglo XX. Esta es la ocupación de tierras de los inquilinos de las villas. Eso es novedoso. Después se agregan actores, pero esa es la válvula que se abrió y estalló todo.

APU: Entonces, ¿la toma es la huelga de los inquilinos del Siglo XXI?

Sí, no estrictamente una huelga pero sí.

APU: ¿Hay tierras para satisfacer la demanda en la región metropolitana Buenos Aires?

RFW: Esto se ha presentado muchas veces como un tema de vivienda. Pero no es así, es un tema de tierra, para los urbanistas es un tema de suelo urbano. Hay que preguntarse qué ocurre. Lo que tenemos es una demanda impresionante, contenida. En 2007 nos daba que de cada 100 nuevos habitantes de la metrópolis, 60 accedían de forma informal. Es decir, 6 de cada 10 no van y alquilan en una inmobiliaria o compran una casa o un departamento de modo formal.

APU: Entonces, lo que ocurrió en Villa Soldati es la norma.

RFW: Claro, así se accede al suelo en la Argentina, consiguiendo suelo de forma informal. Es un fenómeno que se da en todo el país que en todo caso estalló en la región metropolitana. Pero tenemos casos así todo el tiempo. Hay una toma importante por semana. Hace poco se dio un caso en Moreno de 800 familias. Era un tema que estaba invisibilizado.

APU: Este es un proceso, entonces, que se viene profundizando.

RFW: Lo que hay es una tremenda escasez de suelo, lo que es una paradoja, obviamente. ¿Por qué? Hace 30, 40 años atrás los sectores populares compraban un lote y hacían su casa. Había un buen sistema de ferrocarriles. Muchos de los que ocupan ahora son nietos de aquellos propietarios. Del 40 al 80 fue así, e incluyó a 5 millones de nuevos habitantes en la región metropolitana sin mayores problemas. Primero llegaban a las villas porteñas, o estaban en una pensión, hasta que formaban la familia y se iban a vivir en una casa propia en la periferia. Así se formó el primer, el segundo y parte del tercer cordón del Conurbano. Eso se terminó hace 20. Y se dio un fenómeno en la periferia que encareció el suelo urbano que fue el de los barrios cerrados. Vos pensá que los barrios cerrados ocupan el doble de la Ciudad de Buenos Aires. No se explican las tomas sin entender ese fenómeno. Los barrios cerrados ocupan 40 mil hectáreas y Capital Federal 20 mil.

APU: ¿Cuánta gente vive en los barrios cerrados y cuánta en Capital?

RFW: En los barrios cerrados, se calculan 200 mil personas. En Capital, tres millones. En los barrios cerrados, con la densidad de Buenos Aires, podrían vivir allí seis millones de personas. Son tres casas por hectárea, imaginate el consumo diferencial de suelo urbano. Y los barrios cerrados también te elevan el precio del suelo, lo que expulsa a la gente.

APU: ¿Cómo repercuten las políticas específicas del Gobierno de Mauricio Macri?

RFW: Hay una situación general, que se da en toda la Argentina, se construyen ciudades injustas. Prevalece el mercado sobre la función social del suelo urbano. Se hacen buenas políticas de vivienda sin políticas urbanas, lo que tiende a agudizar los problemas aunque con buenas intenciones. No se comprende el problema de fondo. En el caso de Buenos Aires, no sólo se da que no se construyen viviendas. Hay un boom de la construcción pero el 80 son edificios lujosos. El resto es para los sectores medios. Es decir se construye para las elites, que además ya tienen vivienda.

APU: ¿El boom de la construcción no bajó el precio de las propiedades?

RFW: Puede ser. Pero ocurre que hay muchas viviendas que se volcaron al mercado de los alquileres porque hay una gran demanda de los sectores medios, de los jóvenes profesionales, gente con salarios más o menos aceptables. Parte del boom se vuelca al alquiler. Eso no resuelve el problema del 40% de la sociedad que gana menos de 4000 pesos.

APU: ¿Cuánta gente vive asentamientos irregulares?

RFW: Es la segunda ciudad del país. Si consideramos la gente que vive en villas, asentamientos, inquilinatos, en la región metropolitana; estamos en 1,3 millones habitantes. La segunda ciudad más grande del país, más grande que Rosario y Córdoba. Esa es la dimensión del problema, es lo que estalla en estos días.

APU: ¿Tiene solución?

RFW: La solución es reforma urbana. Tierras hay. Hay que disciplinar a los desarrolladores urbanos. Los desarrolladores no pueden hacer lo que quieren. Tiene un costo social lo que hacen. Incluso los barrios sociales son ilegales, no hay norma que los ampare, incluso los títulos de propiedad no son perfectos. También son un circuito informal. Hay que disciplinar a los inversores, no se puede seguir construyendo torres. Nosotros decimos por tantos metros que construyen que hagan viviendas sociales. Otra cuestión es que se producen valorizaciones extraordinarias del suelo que no se recuperan. Lo que se llama participación en plusvalía. La Ciudad lo usa con el subte, en valores ínfimos. Con toda la obra pública que se hace, todo el tiempo se valoriza. En Ciudad se necesita un alquiler social.

APU: ¿Por qué el Gobierno Nacional no ha sido permeable a los debates que vos planteás?

RFW: Me parece que hay una vieja idea que persiste ahí que es propia del peronismo. La idea de que el problema se resuelve construyendo viviendas. En 2004-2007 se hicieron en la región 27 mil viviendas, hacía 26 años que no pasaba. Buena parte de las viviendas que se construyendo tuvieron problemas de suelo. Se construyeron alejadas. Es decir: diste una vivienda pero peor calidad de ciudad. Es un tema imperdonable para un Estado. Deben implementarse políticas de suelo. Hay una iniciativa fuerte del Gobierno Nacional. Pero no se termina de entender que hay que aplicar políticas de suelo que regulen al mercado.

APU: ¿La discusión en torno a una ley de ordenamiento territorial va en ese camino?

RFW: Nosotros esperamos que sí. Que el Estado tenga herramientas. Nosotros decimos que no alcanza que el Estado regule al mercado, debe producir suelo.